Santos Quiliano, Colonato y Totnano de Würzburg

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Bustos de los tres Santos.

Bustos de los tres Santos.

Los santos mártires Quiliano, Colonato y Totnano eran misioneros en el centro de Alemania, en la mitad del siglo séptimo y son venerados como apóstoles y protectores de Franconia.

San Quiliano de Irlanda
Las principales fuentes hagiográficas de estos tres santos irlandeses de Franconia son dos textos que comprenden la pasión de Quiliano, Colonato y Totnano. La primera, llamada “Passio Kiliani minor”, probablemente fue escrita en el año 788 y reformulada en el 840, en el martirologio de Rabano Mauro, según el modelo utilizado para los santos misioneros. Una nueva biografía enriquecida (Passio Kiliani maior) fue escrita alrededor del año 880.

Según la tradición, San Quiliano habría nacido a principios del siglo séptimo en el seno de una familia noble en Mullagh, en el centro de Irlanda. Probablemente su nombre proviene de la “Ceallach Celtic” (que significa “guerra”, “batalla” o “guerrero”). Siendo joven siguió a San Columbano el Viejo, convirtiéndose en monje en el monasterio de Iona (o Hy), bajo las reglas monásticas establecidas por el conocido santo misionero irlandés. Más tarde Columbano podría haber estudiado durante un tiempo las ciencias de su época.

Escultura de San Quiliano (Kilian), obispo mártir.

Escultura de San Quiliano (Kilian), obispo mártir.

Santos Quiliano, Colonato y Totnano, misioneros en la Germania Central
San Columbano el Joven (540-615) fue el primer misionero irlandés que abandonó la isla y que inició la cristianización de las tierras germánicas, fundando el primer monasterio en Annegray (Francia). Las misiones de los monjes irlandeses siguieron la tradición de San Patricio: algunos monjes establecían un nuevo monasterio en una zona de religión pagana y luego comenzaban la misión en las tierras de alrededor. Después, si la misión resultaba ser exitosa, los monjes del monasterio eran enviados más lejos, a otras regiones más remotas y comenzaban de nuevo a misionar. San Quiliano y sus compañeros son considerados como parte de esta “primera hornada” de misioneros irlandeses en Alemania, junto con San Gallo († 645), San Eustaquio († 629) y los obispos de Salzburgo, San Ruperto († 718) y San Virgilio († 784).

No se sabe en qué circunstancias San Quiliano llegó a tener doce discípulos, entre los que estaban incluidos el sacerdote Colonato y el diácono Totnano. En cualquier caso, el grupo salió de Irlanda en un determinado momento y fue a misionar a Alemania, con el fin de predicar la fe cristiana. En su ruta ascendieron el río Rin y alcanzaron Aschaffenburg (una ciudad situada hoy cerca de Frankfurt am Main), donde permanecieron un tiempo. Más tarde se fueron más lejos, por el valle del río Main, alcanzando Würzburg, centro de Franconia en aquellos tiempos. En un principio, San Quiliano y sus discípulos fueron muy apreciados por los lugareños debido a sus conocimientos en agricultura, industria de la madera y ganadería, los cuales traían desde Irlanda. Con la prosperidad económica, algunos de los lugareños quisieron ser bautizados y se convirtieron al cristianismo. Entre ellos estaba un jefe local llamado Gozberto, aunque según otras fuentes, ya había sido bautizado pero no practicaba su fe como debería hacerlo.

En el año 686, Quiliano fue en peregrinación a Roma para reunirse con el Papa Conón (686-689) a fin de solicitarle su bendición y permiso para continuar la misión en el este de Turingia y Franconia. En esta ocasión fue consagrado como obispo misionero para toda la región montañosa de lo que actualmente es la Alemania Central.

Iluminación medieval del martirio de San Quiliano (Kilian).

Iluminación medieval del martirio de San Quiliano (Kilian).

Muerte martirial de los tres santos misioneros
Quiliano regresó a Würzburg junto con Colonato y Totnano. Animado por la autoridad recibida del Papa, San Quiliano comenzó a criticar a Gozberto por su comportamiento inmoral y le pidió que se desprendiera de Gailana, la viuda de su hermano, con quien se había casado en aquel ínterin. De acuerdo con la ley romana, el matrimonio era posible, pero la ley de la Iglesia lo prohibía. Gozberto respetó la decisión canónica declarada por Quiliano, pero lo hizo en una campaña militar en el año 689, poco después del regreso del obispo. Como se describe en la “Passio minor”, durante su ausencia, Gailana envió a algunos soldados a fin de que mataran a los misioneros durante la noche, en el monasterio en el que vivían. Quiliano, junto con el sacerdote Colonato y el diácono Totnano mostraron el libro de los Evangelios a los soldados enviados a matarlos, pero estos no dudaron y decapitaron a los tres. Manchas de sangre de los tres mártires pueden verse en la portada del Evangelio de Quiliano, que se conserva en la biblioteca de la Universidad de Würzburg. Los asesinos eliminaron las huellas de su asesinato y escondieron los cuerpos de los misioneros asesinados en un granero de la fortaleza Burg.

Una mujer ermitaña tuvo una visión una noche y fue al lugar del martirio. Recogió el suelo empapado con la sangre de los mártires y, posteriormente, descubrió los cuerpos incorruptos de los santos, llevándolos ante el príncipe, que ya había regresado de la guerra. Los autores de los crímenes se suicidaron en circunstancias poco claras, probablemente debido a sus malas conciencias. Posteriormente, Gailana y el príncipe Gozberto terminaron también siendo asesinados en trágicas circunstancias. El extraño final de estos criminales, impresionó fuertemente a los lugareños, que interpretaron los acontecimientos como una venganza divina, lo que hizo que muchos de ellos abrazaran el cristianismo.

Cráneos de los tres Santos.

Cráneos de los tres Santos.

Culto
Es posible que Quiliano erigiese una cruz en Bischofsheim an der Rhön, con el fin de llevar a los celtas a la fe cristiana. El monasterio construido en aquel mismo lugar es tradicionalmente el origen de la misión de San Quiliano y es considerado un lugar de peregrinación hasta el día de hoy. Un trozo de madera de la Santa Cruz se conserva en un relicario del monasterio.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160119

El culto a los Santos Quiliano, Colonato y Totnano es atestiguado históricamente desde el 8 de julio del año 752, cuando San Burcardo, el primer obispo de Würzburg, colocó sus reliquias en su catedral. Este día es el celebrado como la festividad de estos santos. En presencia del emperador Carlomagno, el mismo obispo Burcardo, en el año 788 colocó las reliquias en la iglesia “Salvatorkirche” emplazada en el lugar del martirio, la cual se reconstruyó como catedral dedicada a San Quiliano.

Desde la Edad Media, San Quiliano es venerado como el patrono de Franconia. El 8 de julio se celebra en Würzburg una peregrinación en honor de los tres santos, durante la cual el relicario que contiene los cráneos de los tres mártires es abierto para su veneración. Los tres mártires se veneran de igual forma en otras ciudades alemanas como Bamberg, Heilbronn, Schwäbisch Hall, Schwäbisch Hall y Paderborn. La veneración de San Quiliano en Irlanda, su tierra natal, está atestiguada desde el siglo noveno.

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
Acta Sanctorum Iulii tomus II, Paris, 1867, pp. 599-619
– Joachim Schäfer, Kilian von Würzburg, en: Ökumenisches Heiligenlexikon – https://www.heiligenlexikon.de/BiographienK/Kilian.htm, accessed on 24. 9. 2015
– F. Lauchert, St. Kilian, en The Catholic Encyclopedia, Robert Appleton Company, New York, 2010
– John Canon O’Hanlon, Lives of the Irish Saints, vol. VII, Dublin, 1875, pp. 122-143.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es