San Quirino de Roma, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vidriera en la iglesia de San Remaclo en Uersfeld (Alemania).

Vidriera en la iglesia de San Remaclo en Uersfeld (Alemania).

Según la “passio” de los santos Alejandro, Evencio y Teódulo, que tiene escasísimo valor histórico y que no es anterior al siglo VII, Quirino sería el tribuno ante el que llevaron a estos tres santos mártires una vez que fueron arrestados por orden del emperador Trajano. Según este texto, el tribuno Quirino quedó admirado por los prodigios realizados por los mártires, se convirtió y junto con su hija Balbina, se hizo bautizar, por lo que fue condenado a morir decapitado, cosa que ocurrió un 30 de marzo. Su cuerpo fue sepultado en el cementerio de Pretextato. Y esto es todo lo que se sabe de él, ni más ni menos.

Sin embargo, hay que decir que es cierto que un mártir con este nombre consta entre los mártires sepultados en esta catacumba, en una “spelunca magna” (cueva grande), de la que se hace mención en los Itinerarios del siglo VII y también es cierto que este nombre aparece en un epígrafe del siglo V, allí mismo encontrado. El texto del epígrafe es el siguiente: “MRV IANUARI. FEL ET COFF QUIRINI. MAIO(RIS)”.

El Martirologio Jeronimiano dice el 30 de abril: “Romae in cimitero Praetextati via Appia depositio Quirini episcopi”. Según el bolandista Delehaye, este elogio se refiere al mártir mencionado en los Itinerarios y que sólo por error se dice que es un obispo. Sería el redactor del texto el que lo confundió con el homónimo obispo de Siscia, recordado el 4 de junio, aunque bien es verdad que este último no estuvo sepultado en Pretextato, sino en las catacumbas de San Sebastián en la vía Apia.

Adón recoge a Quirino en su martirologio corrigiendo al Martirologio Jeronimiano en base a la “passio” mencionada al inicio del artículo, añadiendo que la conmemoración era el 30 de marzo. La mención de Adón pasó al martirologio de Usuardo y de éste, al Martirologio Romano con este elogio: “Romae in coemeterio Praetextati vian Appiam, sancti Quirini martyris qui tribunus confessionem fidei coronavit martyrio”, respetando siempre la fecha del 30 de marzo.

Escultura de San Quirino de Roma en la Catedral de Neuss (Alemania).

Escultura de San Quirino de Roma en la Catedral de Neuss (Alemania).

Aunque de manera resumida haya expuesto todo este embrollo, lo que si está claro es que Quirino es un auténtico mártir romano, al que desde luego no podemos confundir con el obispo de Siscia.

Según un documento redactado en Colonia en el año 1485, el cuerpo del mártir fue regalado por el Papa San León IX en el año 1050 a una abadesa llamada Gepa (que algunos dicen que era hermana del propio Papa), la cual lo llevó a Neuss, donde aún se encuentra y donde siempre ha sido solemnemente festejado tanto el 30 de marzo como el 30 de abril. A esto se le llama “quedar bien con los dos”.

Desde Neuss, el culto a San Quirino se difundió por otras ciudades alemanas -especialmente en Colonia-, por Bélgica y por Italia, donde es el santo patrono de Correggio. En la región de Renania, su nombre se le da a los pozos, a las fuentes e incluso a algunos paseos o calles. Es invocado contra el mal de gota, contra la viruela y aunque no sé el por qué, es considerado como santo protector de los animales. Según Pompeo Ugonio en su obra “Storia delle Stazioni di Roma”, el cuerpo de San Quirino estuvo en la iglesia de Santa Balbina, pero este dato no se encuentra en ninguna otra fuente.

San Quirino forma parte de los mártires romanos pertenecientes a la milicia, o sea, representados como militares y su culto en regiones realmente alejadas de Roma se debe al regalo de las reliquias a Alemania. Como la leyenda dice que fue un tribuno, se le representa como un guerrero, con coraza de tipo medieval, escudo, lanza y estandarte. A veces, se le incluye la palma del martirio. Su escudo es de nueve puntas, en alusión a las armas de la ciudad de Neuss (Neuss en latín es “Novesia”), ya que como he dicho antes esta ciudad es el centro de su culto.

Con aspecto de joven guerrero está representado entre otros, en un fresco del siglo XV existente en la iglesia de san Goar, donde aparece acompañado por San Vito. También se le representa como mártir, atado a un palo, torturado por clavos y martillos y con las manos rotas, ya que estos tormentos le son atribuidos. Por ejemplo, así aparece en la imagen de las puertas del cuadro del “Juicio Final”, atribuido a Stephan Lochner, del siglo XV, que se encuentra en la Pinacoteca de Mónaco.

Urna de San Quirino de Roma en Neuss (Alemania).

Urna de San Quirino de Roma en Neuss (Alemania).

Como su culto tuvo su máxima difusión después del siglo XI, existe un fresco del siglo XII en la cripta de la iglesia de San Gereón de Colonia, mientras que en la iglesia de San Cuniberto de esta misma ciudad está representado en un cuadro existente en una de las capillas de la misma. Otras representaciones, sobre todo con escenas del martirio, se encuentran en las vidrieras del siglo XV de la Wiesenkirche de Soest, en Westfalia y en una serie de escenas esculpidas sobre la sillería del coro de la iglesia parroquial de Calcar.

Antonio Barrero

Bibliografía:
Analecta bollandista LX, 1942
Analecta bollandista LXXX, 1962
– Celletti, M.C. y Cignitti, B., “Bibliotheca sanctorum, tomo X”, Città N. Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es