San Teotonio, canónigo de Coimbra

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Tabla del Santo, obra de Nuño Gonçalves, siglo XV. Museo Nacional de Lisboa, Portugal.

Tabla del Santo, obra de Nuño Gonçalves, siglo XV. Museo Nacional de Lisboa, Portugal.

San Teotonio nació alrededor del año 1080, en Tuy (Pontevedra), luego era gallego, español de nacimiento. Existe una tradición portuguesa que lo hace oriundo de Valença. Sus padres –Oveco y Eugenia-, lo educaron religiosamente y lo pusieron bajo la tutela se su tío Cresconio, que era obispo de Coimbra (Portugal), el cual lo educó en las artes literarias (gramática, filosofía y teología) y en el canto, según la costumbre de la época, bajo la guía del archidiácono Tello.

Cuando murió su tío, fue recibido en la diócesis de Viseu, que era sufragánea de Coimbra, y en ella se ordenó de sacerdote, destacándose por sus virtudes y por su celo pastoral. Por este motivo fue elegido prior (deán) de la catedral de Viseu, cargo en el que estuvo poco tiempo, pues renunció a él a fin de realizar una peregrinación a Jerusalén.

Cuando volvió de Tierra Santa, aunque le propusieron nuevamente su puesto, no lo aceptó y ni siquiera aceptó ser elegido obispo de Viseu, cargo que le fue ofrecido de manera insistente por el conde Enrique y la reina Teresa “con el consenso de todo el clero y del pueblo”. Como simple sacerdote, se dedicó de manera intensa a la predicación y al apostolado del confesionario, granjeándose el cariño y la simpatía de todas las clases sociales, por su caridad, pureza de vida y libertad evangélica.

Relicario del cráneo en el monasterio de la Santa Cruz de Coimbra, Portugal.

Relicario del cráneo en el monasterio de la Santa Cruz de Coimbra, Portugal.

Pasado un cierto tiempo, emprendió una nueva peregrinación a Jerusalén, visitando todos los santos lugares de Palestina, contactando con los canónigos regulares de la basílica del Santo Sepulcro, que le propusieron formar parte de aquella comunidad. Sin embargo, no aceptó el ofrecimiento, prometiendo hacerlo cuando realizara a Tierra Santa el tercer viaje que tenía “in mente”. Según la tradición, en uno de estos viajes trabó amistad con San Bernardo de Claraval. En estos tiempos, en los cuales Portugal pretendía independizarse del reino de León, Teotonio se alió con el Infante Don Alfonso Henriques, que llegaría a ser el primer rey portugués y del cual fue su consejero.

De regreso a Portugal, pronto comenzó la preparación del proyecto de este tercer viaje, pero fue disuadido por su antiguo amigo Tello, que junto con otros diez sacerdotes, estaban proyectando la construcción del monasterio de la Santa Cruz en uno de los suburbios de Coimbra. Teotonio se adhirió con entusiasmo a esta iniciativa, formando junto a ellos la primera comunidad de este monasterio, asumiendo las Reglas de los Canónigos Regulares de San Agustín y siendo elegido como su primer prior.

A la cabeza de este nuevo monasterio, dio pruebas más que suficientes de sus cualidades de hombre de gobierno y de sus virtudes, por lo que la fama de su santidad contribuyó al rápido desarrollo de esta nueva fundación. Se le atribuye el don de clarividencia y de milagros. Después de veintiún años de priorato renunció al mismo, pasando los últimos diez años de su vida en la más estricta observancia de la Regla, dedicándose a la oración y a la penitencia. En el 1153, el Papa Adriano IV le ofreció el obispado de Coimbra, pero él se negó de nuevo.

Tumba del santo en el monasterio de la Santa Cruz de Coimbra, Portugal.

Tumba del santo en el monasterio de la Santa Cruz de Coimbra, Portugal.

Teniendo más de ochenta años de edad, murió el 18 de febrero del año 1166, siendo sepultado en la sala capitular del monasterio. Fue canonizado por el Papa Alejandro III un año después de su muerte, convirtiéndose de esta forma en el primer santo portugués oficialmente canonizado. En el año 1630 fueron exhumados sus restos, trasladándose cerca del altar mayor. En aquel momento, un brazo del santo fue regalado al monasterio de San Vicente de Lisboa, y el otro a la catedral de Viseu.

A finales del siglo XVI empezó a ser conmemorado en los martirologios el día 18 de febrero, o sea hoy, celebrándose su fiesta con Oficio propio en las catedrales de Braga, Evora, Coimbra, Leiria y Viseu. Es el santo patrono de la ciudad de Viseu y de su diócesis.

Antonio Barrero

Bibliografía:
Analecta bollandista LX., 1942.
– B. de Gaiffier, “Hispana et Lusitana”, Analecta bollandista, LXXVII, 1954.
– O’Malley, E.A., “Tello and Theotonio, the Twelfth-Century Founders of the Monastery of Coimbra”, Washington, 1954.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctorum, tomo XII”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es