San Vicente María Strambi, obispo pasionista de Macerata y Tolentino

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Retrato del Santo. Anónimo del siglo XIX.

Retrato del Santo. Anónimo del siglo XIX.

Ante todo, en este primer día del año 2015 quiero desearle a todos los amigos y visitantes del blog un Venturoso Año que nos de muchas más satisfacciones que disgustos. Si miramos hacía atrás, veremos que en años anteriores en este día primero del año hemos escrito sobre los temas propios de tan señalado día: Circuncisión de Nuestro Señor, Octava de la Natividad y Fiesta de María, Madre de Dios. Un año lo dedicamos a Santa Filomena y este año queremos dedicarlo a un santo obispo pasionista cuya festividad celebramos precisamente hoy y que precisamente nació y murió un 1 de enero: San Vicente María Strambi.

Nació el día 1 de enero del año 1745 en Civitavecchia, donde su padre José Strambi, trabajaba como farmacéutico. Su niñez fue muy piadosa y virtuosa, pero compatible perfectamente con una vivacidad propia de la edad, incluyendo alguna que otra travesura. Sin tener la mayoría de edad y venciendo la resistencia de su padre, entró en el seminario de Montefiascone, donde recibió la tonsura eclesiástica y las órdenes menores. En 1764, en el Colegio Nuevo de Roma frecuentó la cátedra del padre Bongiocchi y posteriormente, al año siguiente, del dominico padre Soldati. Con veintidós años de edad fue ordenado de diácono en Bagnoregio el 14 de marzo de 1767, actuando como rector del seminario siendo solo diácono.

Sintiéndose atraído hacia la vida religiosa tuvo contactos con los capuchinos y con los paules (lazaristas), llegando a ser aceptado como religioso pasionista por San Pablo de la Cruz durante los ejercicios espirituales previos a su ordenación sacerdotal, acaecida en Bagnoregio el 19 de diciembre del 1767. Al iniciar el noviciado tomó el nombre de Vicente María de San Pablo y aunque su padre le seguía incordiando, hizo su profesión religiosa el 24 de septiembre del 1769. Después estar dos años estudiando las Sagradas Escrituras y los textos de los Santos Padres, inició una gran labor de predicador en casi todas las ciudades del centro de Italia. Ocasionalmente coincidió con San Gaspar del Buffalo y con el Siervo de Dios Carlos Odescalchi así como con otros célebres misioneros predicadores, llegando a ser el predicador más popular de Roma, predicando incluso en varias ocasiones al conjunto de los cardenales de la Curia.

Estampa del Santo con reliquia “ex indumentis”.

Estampa del Santo con reliquia “ex indumentis”.

Desde el año 1781 al 1784 fue padre provincial de la Congregación Pasionista en el Alto Lazio, primer consultor provincial (1784-1790), segundo consultor general (1790-1796) y postulador general desde el año 1792 hasta su muerte. Era un sacerdote muy solicitado como director espiritual y entre sus dirigidos estuvieron la Beata Ana María Taigi y la Venerable Luisa Maurizi.

El día 5 de julio del año 1801 fue nombrado obispo de Macerata y Tolentino, nombramiento que aceptó solo por la inflexibilidad de su amigo el cardenal Antonelli y la firmeza del Papa. En Macerata, vendió el antiguo seminario que se caía a trozos y construyó uno nuevo, reservándose personalmente la aceptación de los seminaristas, a los que semanalmente les daba una conferencia y dos sesiones de canto gregoriano. Fue muy cuidadoso en la elección de los profesores del seminario entre los que se encontraba algún que otro seglar. Se dedicaba a socorrer a los pobres, compraba y distribuía entre las familias más necesitadas grandes cantidades de canapa (una fibra textil), cuya hilatura les volvía a comprar de manera muy generosa. Amplió el orfanato que los Padres Somascos tenían en su diócesis, así como el conservatorio de Tolentino que convirtió en refugio de personas mayores, construyendo asimismo una biblioteca pública. En lo social, hizo otras muchas obras a favor de los más necesitados de su diócesis.

Realizó una verdadera reforma en la enseñanza del catecismo, de tal modo que la escuela catequética existente en la catedral llegó a tener dieciséis clases o aulas, introduciendo la enseñanza del catecismo no solo en los niños, sino también en los adultos, para los cuales abrió una escuela de pedagogía catequética. Instauró una serie de reuniones o conferencias con los párrocos y los confesores para estudiar la moral, a los que personalmente les daba charlas, inculcó en los sacerdotes la necesidad de llevar el hábito talar y la celebración diaria de la Misa y después de la Restauración (cuando los franceses abandonaron Italia), logró establecer dos de los seis monasterios femeninos que anteriormente habían existido en Macerata. También consiguió que retornasen a su diócesis algunas Órdenes y Congregaciones religiosas suprimidas por los invasores franceses.

Reliquias del Santo en la catedral de Tolentino.

Reliquias del Santo en la catedral de Tolentino.

Aunque las autoridades francesas intentaron por todos los medios que jurase fidelidad al emperador Napoleón, siempre se negó, haciéndolo aun más firmemente el 26 de septiembre del año 1808, después de haberlo consultado con el Papa Pío VII. Por eso fue desterrado a Novara donde estuvo hasta mediados del mes de octubre del año 1809, cuando fue enviado a Milán. Allí fue hospedado por los Padres Barnabitas y por el marqués Zitta Modignani. Sus discípulos espirituales fueron entre otros, monseñor Caprano, el duque Scotti, el senador Felicci, la condesa Carolina Durini, la marquesa Magenta Ferranti y otros personajes célebres pertenecientes a la organización “Amicizia Cristiana”.

Varias veces ofreció al Papa su renuncia, que finalmente León XII le concedió el 1 de noviembre del año 1823, aunque llevándoselo al Palacio del Quirinal como su consejero. En los cuarenta días que estuvo allí, todas las tardes conversaba largamente con el Papa. Cuando León XII enfermó de muerte, el santo ofreció su vida por la del Papa y fue escuchado por Dios, porque atacado por una apoplejía el día 28 de diciembre de 1823, murió el 1 de enero de 1824. Ocho días más tarde fue sepultado en la basílica de los Santos Juan y Pablo, aunque en Macerata se le erigió un cenotafio, obra de Fidel Bianchini.

Tanto en los diversos procesos diocesanos abiertos en las diócesis por donde había pasado como en el proceso apostólico comparecieron como vice postuladores algunos seglares, entre ellos el conde Giacomo Mellerio por Milán. Fue beatificado el 26 de abril del 1925 y canonizado por el Venerable Papa Pío XII el día 11 de junio del 1950. El 12 de noviembre de 1957 su cuerpo fue trasladado desde la basílica romana de los Santos Juan y Pablo a la iglesia de San Felipe de Macerata. Es el santo patrono de su diócesis y del Colegio de Postuladores de la Congregación para las Causas de los Santos. Aunque en el Martirologio Romano está inscrito el día 1 de enero, los Pasionistas lo conmemoran el día 24 de septiembre.

Urna del Santo en Macerata.

Urna del Santo en Macerata.

Aunque muchos de sus escritos se han perdido quedan algunos pocos manuscritos de carácter oratorio, ascético y teológico. Entre las obras que han sido editadas cabe destacar: “La Vita del ven. Servo di Dio padre Paolo della Croce”, que fue editada en Roma en el año 1786. La segunda parte de esta obra ha sido reimpresa con la adición del padre Disma: “Lo spirito di San Paolo della Croce”, editada en Alba, en el año 1950. También se ha editado: “Dei tesori che abbiamo in Gesú Cristo”, Macerata 1805 y Florencia, 1908; “Il mese santificato con divote meditazioni ed affetti sopra il Sangue Preziosissimo de Gesú Cristo”, del que se han realizado numerosas ediciones, la primera en Milano en el año 1828.

FELIZ AÑO 2015 A TODOS LOS COLABORADORES Y LECTORES DEL BLOG

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Cento, F., “Il ven. Vincenzo María Strambi”, Macerata, 1922
– Ferruzzi, M. y Rudoni, P., “Compendio de la vida de monseñor Vicente María Strambi”, Milán, 1924.
-VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo XII”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Enlace consultado (29/11/2014):
-www.diocesimacerata.it

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es