Santa Engracia de Braga, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Busto-relicario de la Santa. Catedral de Braga, Portugal.

Busto-relicario de la Santa. Catedral de Braga, Portugal.

Pregunta: Hola buenas noches, he quedado muy contento por poder visitar y leer este tuyo site. Estoy haciendo pesquisas por Internet en los últimos días sobre Engracia de Badajoz/Engracia de Carbajales/Engracia de Braga y encuentro muy poca información… Me gustaría especialmente de saber en que día, o días del año es su festividad y se existe alguna imagen suya, pues muchas veces las imágenes que descubro son de la de Zaragoza. Sé que la Engracia de Badajoz/Braga tiene una pintura en la iglesia parroquial de Badajoz, pero no consigo hallarla en la internet. Un abrazo y espero una respuesta. Portugal

Respuesta: La cuestión que planteas es compleja, pues de la mártir por la que me preguntas se sabe muy poco y presenta rasgos que llevan a confundirla, como bien dices, con la mártir hispana Engracia de Zaragoza, a la cual ya le dedicamos un artículo. Personalmente dudo que se trate de una Santa real por la escasa información que tenemos sobre ella y porque la mayor parte de la misma es la típica leyenda altomedieval que vemos repetida en muchas otras partes y cultos, pero, como siempre, me limito a exponer lo poco que sé, gracias a bibliografía consultada y a notas tomadas desde hace tiempo; y tú mismo saca las conclusiones que consideres oportunas.

Historia de la Santa
A esta mártir de la conoce como Engracia de Braga, Engracia de Carbajales o Engracia de Badajoz, siendo el primer lugar el de su nacimiento, el segundo el de su martirio, y el tercero el de su culto. Muy poco se sabe de ella, como decía: cuenta la historia que era una joven virgen, nacida en Braga -ciudad de la antigua Gallaecia, hoy portuguesa-. Sobre sus progenitores no se sabe nada, aunque no faltan autores que, como suele suceder, la inscriben en un linaje noble. Su padre, siguiendo las costumbres de la época, la prometió en matrimonio sin su consentimiento, a un noble castellano de la región (otras versiones apuntan a que la prometieron a un “moro”, un musulmán noble-). Ella había hecho de voto de castidad y no tenía la menor intención de revocarlo, por lo por que, cuando se hizo efectivo el contrato matrimonial, se fugó de casa, marchándose a Castilla. Algunas versiones dicen que la muchacha puso pies en polvorosa el mismo día de su boda, plantando al novio en el altar (!!). Perseguida por su prometido, que reaccionó con gran violencia al verse desdeñado, fue alcanzada en los montes de Carbajales (hoy Carbajales del Alba, en la provincia de Zamora) y allí mismo, sin más dilación y mientras ella se postraba en fervorosa oración, la decapitó.

Para librarse de acusaciones, el asesino cogió la cabeza cortada de su víctima y la echó en la laguna del Guadiana a su paso por Badajoz, pero eso no le sirvió de nada, porque fue milagrosamente encontrada. Así lo narra el P. Croisset en el “Novísimo Año Cristiano”, traducido al español por el P. Isla: “Apacentaba su rebaño un pastor por las cercanías de la laguna; y llevándolo un día a beber, salió del agua un resplandor tan extraordinario, que se espantaron las ovejas: el pastor atónito fijando los ojos en aquella luz quedó deslumbrado, como si los clavara en él y no sabía que hacerse. Volviendo en sí, por inspiración del cielo dio parte a algunas gentes de lo que le había sucedido. Y habiendo agotado con artificios el agua de la laguna, hallaron la cabeza fresca y encarnada. A este hallazgo se siguieron algunas maravillas que obró nuestro Señor por intercesión de esta Santa”.

La cabeza de la Santa, arrojada a las aguas. Ilustración infantil.

La cabeza de la Santa, arrojada a las aguas. Ilustración infantil.

No se conoce la fecha del martirio, pero parece que fue durante la dominación musulmana en la península ibérica -este período es pasmosamente impreciso, ya que comprende unos ocho siglos-. Juan Solano de Figueroa, un autor al que vamos a seguir bastante a partir de ahora, se atreve a decir que los hechos ocurrieron en tiempos de Fernando I, alrededor del año 1050. Muchos autores le atribuyen, en el momento del martirio, una edad en torno a los 20 años, lo que la habría hecho nacer en 1030, también en tiempos en que el rey se dedicaba a la conquista del noroeste peninsular: siglo XI.

Su cuerpo fue sepultado en la iglesia de un monasterio y, posteriormente, trasladado a Carbajales, donde durante mucho tiempo se conservó una pequeña iglesia dedicada a ella, en cuyo altar había una pintura relatando la escena de su martirio, como muy bien tú has dicho. Sin embargo, no me consta que en Carbajales se conserve su cuerpo, pero no lo puedo asegurar por completo. La cabeza se mantuvo durante algún tiempo en una ermita que edificaron en aquel sitio; luego fue trasladada a la catedral de Badajoz. La ermita, a finales del s.XIII, se convirtió en convento agustino.

Culto y reliquias
El primer lugar de culto, como he dicho, fue una ermita, cuya fábrica -afirma Solano de Figueroa- era “tan antigua que no hay escritura que encuentre su erección, o primera fábrica; muchas escrituras he leído, y todas la suponen ya hecha del mil quinientos y veintisiete”. Posteriormente aparecen como ministros encargados de la misma los frailes de la Orden de S. Agustín, tratando de precisar la fecha: “… la avian tenido por convento los religiosos de S. Agustín muchos años antes de que pasasen al sitio de Santa Marina, y costando que bivian en esta ciudad el año mil doçientos y noventa y dos en aquel sitio, es cierto que lo menos desde aquel tiempo estaba edificada la hermita”. Luego se deduce que el hallazgo de la cabeza de Santa Engracia debió producirse entre 1050 y 1200.

La venerada reliquia fue trasladada a la catedral según las actas sinodales de Alonso Manrique (1501) que dicen así: “E porque hallamos que en nuestra yglesia cathedral esta la cabeza de Santa Engracia, que se denuncie por los curas de la ciudad de Badajoz para que se guarde en dicha ciudad”. En las actas de la visita, efectuada por D. Francisco de Navarra en agosto de 1552, se dice: “… luego se visitó el Sagrario questa en la Capilla colateral en el qual está una caxa de madera e dentro en el esta una caxa de plata con un rrostro e dentro una calavera que dizen que es de Santa Engracia quees de la otra parte de Guadiana junto a la dehesa de los quaderjones e visitada se torno a poner en su lugar”. El sínodo de 1671 alude a la santa mártir en estos términos: “E porque hallamos que en la nuestra yglesia cathedral esta la cabeça de Santa Engracia…”. Según algunos testimonios, este relicario actualmente no existe; y tampoco nuestro compañero Antonio Barrero, que visitó la catedral de Badajoz hace un tiempo, pudo verlo debido a problemas de conservación del armario de reliquias.

Otros relicarios presentes en la catedral de Braga (Portugal).

Otros relicarios presentes en la catedral de Braga (Portugal).

Su fiesta litúrgica era el 13 de febrero, con categoría de memoria obligatoria. Tuvo oficio propio y día de precepto para la ciudad, hasta que Urbano VIII restringió esta facultad a los obispos diocesanos. Parece que, después de esto, el culto a la mártir lusitana fue decayendo, pues hay constancia de que continuó solamente el oficio litúrgico, que ha experimentado diversas reformas hasta nuestros días según la normativa romana. En el año 1580 se restauró su culto en Badajoz, señalando su festividad de forma definitiva el día 3 de abril.

El dilema de las tres Engracias
Acabamos de especificar que existen dos Santas de nombre Engracia, una mártir hispana antigua, la de Zaragoza, y la lusitana de Braga de quien tratamos hoy. En realidad, hay una tercera, la hermana de los Santos Valentín y Fructuoso, patronos de Segovia. Los tres eran ermitaños: se retiraron al desierto para la contemplación y fueron degollados por los musulmanes. Su festividad litúrgica se celebra el 26 de octubre. En principio, tres Santas de nombre Engracia, las tres mártires, pero las tres claramente diferenciadas.

Sin embargo, esta triple identidad no fue respetada por todos, originándose confusión en autores como Flores o Ribadeneyra. Algunos escritores extremeños, imbuidos de fervor regionalista, sostuvieron que Engracia de Carbajales nació en Badajoz, y no en Braga. Por eso, afirman ellos, su verdugo llevó la cabeza cortada de la Santa hasta las cercanías de la ciudad pacense. Así opinan Gil González en su “Teatro eclesiástico de las Iglesias Metropolitanas y catedrales de los reinos de las dos Castilla”, y Bernabé Moreno de Vargas en la “Historia de Mérida”. Más categóricamente afirma el manuscrito de 1786 “Santoral de la Santa Igª Catedral de Badajoz y Catálogo de Santos y Festividades que en ellas se celebran: Abril, Santa Engracia Virgen y Mártir natural de Badajoz. Doble. Esta es su santa caveza…”

Grabado de Santa Engracia, ermitaña y mártir de Segovia, que no debe ser confundida con sus homónimas de Zaragoza y Braga.

Grabado de Santa Engracia, ermitaña y mártir de Segovia, que no debe ser confundida con sus homónimas de Zaragoza y Braga.

No obstante, Solano de Figueroa establece con claridad la distinción entre las tres Engracias: la de Zaragoza, la segoviana y la venerada en Badajoz. Antes que él, en 1604, Jerónimo Román de la Higuera sostiene que “ai dos Santas vírgenes y mártires lusitanas, ambas Engracias, de la una cuerpo y cabeza en çaragoça y de la otra solamente la cabeza en Badajoz y no el cuerpo, que estaça en Carvajales”

La obra crítica “Bibliotheca Sanctorum”, publicada por el Instituto Juan XXIII de la Pontificia Universitá Lateranense de Roma en 1964, hoy de reconocido prestigio en el terreno de la investigación hagiográfica, llega a afirmar, a través del articulista Justo Fernández Alonso, las siguientes puntualizaciones:

1. La Engracia zaragozana no tiene documentos fehacientes sobre su procedencia; ya que Aurelio Prudencio no lo proporciona: “No viene comunemente accettata la opinione di alcuni autori secondo cui Engrazia e compagni provenivano da Portogallo”. Por tanto, no se puede concluir que sea de Braga, sino de Zaragoza. Esto ya lo hemos afirmado anteriormente: Santa Engracia de Zaragoza no puede considerarse lusitana, sino más bien hispana.

2. Que la única Engracia bracarense es la martirizada en Carbajales de Albas (Zamora), cuya cabeza fue encontrada en Badajoz. Ambos lugares siempre estuvieron asociados a los frailes agustinos desde el medievo.

3. En cuanto a la especificación del homónimo se le añade distintos gentilicios: Engracia de Braga, de Carbajales o de Badajoz, como ya hemos dicho. Sin embargo, normalmente se opta por este último, por ser esta ciudad el sitio donde, según la leyenda, se apareció milagrosamente y manifestó su intercesión protectora sobre sus devotos.

Parece ser, que, entonces, se ha mezclado a estas tres Engracias, pues nuestra Engracia de hoy, como la mártir de Zaragoza, estaba por casarse; pero como la mártir de Segovia, fue decapitada; mientras que la de Zaragoza murió entre horribles tormentos. Puede que la confusión más grande se haya dado entre la mártir segoviana y la lusitana, pues ambas mueren degolladas en lo agreste en tiempos de Al-Andalus, aunque en zonas geográficas alejadas y por verdugos distintos -no tanto si aceptamos que el despechado novio fuese musulmán- y, desde luego, en circunstancias diferentes.

Escultura de Santa Engracia en el Panteón Nacional de Lisboa (Portugal). La iconografía corresponde a la Santa zaragozana.

Escultura de Santa Engracia en el Panteón Nacional de Lisboa (Portugal). La iconografía corresponde a la Santa zaragozana.

Concluyendo
Poco más es lo que puedo decirte: una Santa muy poco conocida, de la que se sabe muy poco y claramente legendario, pues podría citarte un sinfín de mártires ejecutadas por haber desdeñado un esposo –aquí unas cuantas- y cabezas cortadas que generan milagros o tienen vida propia -y aquí unas cuantas más-. Claramente el relato es una leyenda, y de la pista de la reliquia se sabe poco. Posiblemente algún vecino de Badajoz, Carbajales o incluso Braga nos pueda ampliar al respecto. Adjunto, de todos modos, fotos de algunos relicarios de la catedral de Braga, facilitadas por Antonio Barrero- que corresponden a Santa Engracia, probablemente la lusitana, aunque como ya decía, la tradición lusitana tiene también a la zaragozana por lusitana -¡menudo lío!- aunque ya sabemos que era hispana.

¿Y la famosa cabeza milagrosa? Pues de haber estado, debió estar o está en la catedral de Badajoz. Yo, personalmente, no doy para más, a partir de aquí dejo abierta la posibilidad de colaboración para aquellos quienes puedan arrojar luz a este asunto. Espero haberte ayudado con lo poco que he podido recabar.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi), Città Nuova Editrice, Roma 1987.

Enlaces consultados (20/3/2014):
– https://pt.wikipedia.org/wiki/Engr%C3%A1cia_de_Braga

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es