Santa Eufrosina de Suzdal

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo ruso de la Santa.

Icono ortodoxo ruso de la Santa.

Cuando el pasado 15 de febrero escribimos sobre San Barlaam, obispo de Suzdal y Tarussky, se nos pidió que escribiéramos sobre Santa Eufrosina de Suzdal y así lo prometimos. Hoy es día de cumplir ese compromiso.

Santa Eufrosina de Suzdal es una figura compleja ya que fue princesa, monja y asceta. Hasta hace muy poco tiempo su biografía estaba en la “žitie i sluzba” redactada por el monje Gregorio del monasterio “Spaso Evtimievo”, fallecido en el año 1565. Sin embargo, como el mismo Gregorio confesaba, no existiendo documentación alguna escrita sobre la santa, él se había basado en los relatos de las monjas los cuales se habían transmitido por tradición oral. Pero recientemente, hace solo unas décadas, Spasskij, en su obra “Св. Евфросинии Принцесса Суздале” ha esbozado una figura notablemente distinta a aquella que se tenía tradicionalmente, encuadrando su personalidad en los eventos políticos de la Rusia de finales del siglo XII-principios del XIII. Al hacer esto, este erudito ruso no se ha preocupado de resolver las leves contradicciones existentes entre la biografía tradicional y su “revolucionaria” reconstrucción histórica, lo que ha originado que algunos piensen que se trataba de dos personajes distintos. Nada más lejos de la realidad.

Según Spasskij, el verdadero nombre de Eufrosina era Elena Prebrana, mientras que el monje Gregorio la llamaba Teodulia y habría nacido alrededor del año 1165. Era la hija mayor del príncipe Miguel Jur’evic de Suzdal, el noveno hijo del célebre Jorge Dolgorukij y de una princesa bizantina, que era su segunda esposa. Cuando el hermano mayor del padre – Andrés Bogoljubskij – quiso para sí la ciudad de Suzdal, los hermanos menores tuvieron que contentarse con ser los señores de ciudades de menor importancia, por lo que a Miguel se le adjudicó la ciudad de Osterkoe.

Miniatura del siglo XVII en el que se representa a Teodulia solicitando el ingreso en el monasterio.

Miniatura del siglo XVII en el que se representa a Teodulia solicitando el ingreso en el monasterio.

En el año 1162, Miguel Jur’evic se casaba con la princesa Febronia, de la cual tuvo su hija Elena Prebrana. Cuatro años más tarde, toda la familia se trasladaba a Torcesk. La muerte repentina de Andrés Bogoljubskij (el hermano mayor del padre) provocó una serie de luchas entre los hermanos, por lo que Miguel – el padre de Elena Prebrana – se vio obligado a combatir para conseguir la ciudad de Vladimir. En esta ocasión, su principal aliado fue el príncipe Svjatoslav de Cernigov, cuyo hijo Vladimiro solicitó desposarse con Elena.

Después de la victoria y conseguida la ocupación de la ciudad de Vladimir, Miguel moría dejando el trono a su hermano Vsevolod, mientras que en Suzdal, en el año 1178, Elena se desposaba con Vladimiro de Cernigov, marchándose a vivir a la ciudad originaria de su esposo. En el año 1185 mientras su esposo intentaba montar un ejército para combatir contra los “polovcy” donde fue capturado el príncipe Igor, Elena se marchó a Putivl para consolar a la esposa de Igor. Cuando en el 1201 murió su esposo, Elena dejó aquella ciudad y se marchó a vivir con su madre a la ciudad de Suzdal, pero un año después moría también su madre y ella le solicitó al obispo Juan de Suzdal el permiso y la ayuda para construir un monasterio femenino.

Con la ayuda del obispo, en el año 1207 el monasterio era ya habitable. Ella ingresó en el monasterio, cambió su nombre por el de Eufrosina y en el año 1227 recibió allí la visita de María, hija de Miguel de Cernigov (sobrina de su esposo), que se había desposado con Basilio, príncipe de Rostov. En el monasterio, Eufrosina se dedicó a llevar una severa vida de asceta aunque sufría de continuas tentaciones, por lo que recurría a la mortificación (especialmente a los ayunos) para sobrellevarlas. Allí puso a disposición del resto de las monjas toda su cultura, enseñándolas a leer y escribir y leyéndoles sobre todo las Sagradas Escrituras. Al mismo tiempo colaboraba estrechamente con la egumena del monasterio en el buen funcionamiento de la comunidad. Aconsejó a la superiora dividir el monasterio en dos partes: una dedicada a las monjas vírgenes y otra dedicada a las monjas viudas; las primeras habitando el monasterio de la Deposición del Manto de la Madre de Dios y las segundas, en el monasterio de la Trinidad. O sea, que dentro del gran monasterio existían dos más pequeños, aunque los oficios religiosos los celebrasen todas las monjas en comunidad. Aquella fue la edad de oro del monasterio, porque fueron numerosísimas las monjas, muchas de las cuales alcanzaron grandes cotas de santidad y de sabiduría. Como los habitantes de Suzdal tenían conocimiento de la actividad y virtud de Eufrosina dentro del monasterio, acudían en masa solicitándole consejo.

Miniatura rusa del siglo XVII en el que se la representa resistiendo las tentaciones.

Miniatura rusa del siglo XVII en el que se la representa resistiendo las tentaciones.

Esta es la reconstrucción histórica que hizo Spasskij, el cual no sabiendo como conciliar estos datos con los que se aportaban en la biografía tradicional escrita por el monje Gregorio, prefirió cerrar así su narración. En realidad, una simple reconstrucción mucho más fiable necesitaba de una mayor integración con los elementos más tradicionales y, si verdaderamente se trata de una misma persona, es necesaria una buena argumentación para demostrar que Elena Prebrana es la misma persona que la Eufrosina de la que habla la tradición hagiográfica rusa.

Las dificultades en este sentido no son ni pequeñas ni pocas; sin embargo, parece más probable que se trata de una única persona y no de un desdoblamiento. Para ello tendremos que ir comparando las dos biografías aunque de la tradicional escribiremos después de hacer estas comparaciones. En primer lugar tenemos la dificultad cronológica en lo referente a su nacimiento que es adelantado casi medio siglo: el año 1212 para Gregorio y el 1165 para Spasskij. Sin embargo, esto no crea ningún problema suficientemente serio, ya que la santa vivió ochenta y cinco años. La segunda cuestión es el nombre: Teodulia para el hagiógrafo Gregorio y Elena Prebrana para Spasskij, algo hasta cierto punto admisible si pensamos en las alteraciones que a lo largo del tiempo puede sufrir una tradición oral. Otra diferencia es el nombre del esposo, aunque esta dificultad no es insuperable si pensamos que nuestra santa pudo haberse casado dos veces: primero con Vladimiro y viuda de este en el 1202, antes de entrar en el monasterio en el 1207, pudo haberse casado nuevamente y de nuevo, enviudar. La diferencia principal está en que mientras para Spasskij su padre era Miguel de Suzdal, para el monje Gregorio era Miguel de Cernigov.

Sin embargo, aun esto no es una contradicción insubsanable, ya que pudiera tratarse del mismo príncipe (a quién Spasskij lo hace morir prematuramente) o de dos príncipes distintos, el segundo de los cuales podría haber sido un padre putativo debido a relaciones familiares próximas, como lo demuestra la visita de María al monasterio. Sea cual sea la solución más probable, es cierto que la tradición hagiográfica relaciona la destrucción de Suzdal con el martirio de San Miguel de Cernigov, padre o cuñado de Eufrosina.

Relicario (urna) de la santa anterior a la Revolución Bolchevique.

Relicario (urna) de la santa anterior a la Revolución Bolchevique.

Según esta tradición – que es la aceptada por todos los hagiógrafos a excepción de Spasskij -, la joven princesa Teodulia, hija del príncipe Miguel de Chernigov, fue prometida como esposa al príncipe Menas que se encontraba en Suzdal. Cuando se encontraba en la ciudad de su esposo, éste murió y ella retornó a su casa alrededor del 1227, entrando en el monasterio que había sido fundado veinte años antes y en él se distinguió por su santidad de vida.

Mientras tanto, en el 1238, el Khan Batù destruyó la ciudad de Suzdal y se volvió contra Chernigov, amenazando con destruirla si no se rendía voluntariamente. Miguel, viendo el peligro que lo amenazaba, huyó a territorio húngaro y allá por el año 1244, cuando todos los príncipes rusos se habían rendido, retornó a la Rus’ haciendo también acto de sumisión. Consciente de su comportamiento, el Khan Batù, le impuso pasar a pie a través de brasas de fuego y adorar posteriormente a sus ídolos. El se negó decididamente, pero a sugerencia de algunos príncipes rusos, estuvo a punto de ceder; el único que trataba de disuadirlo para que no lo hiciera era un tal Teodoro, tutor de Eufrosina, la cual se enteró de la situación en la que se encontraba su padre y con un inmenso dolor que le atravesaba el corazón, le escribió una carta en la que le decía que si apostataba, no lo consideraría como su padre. Miguel resistió y tanto él como el tutor fueron martirizados. El monje Gregorio nos cuenta que después del martirio, el padre se le apareció a la hija manifestándole que estaba en la presencia de Dios. La Iglesia Ortodoxa lo tiene reconocido como santo, celebrando su festividad el día 20 de septiembre.

Golpeada por la muerte de todos sus seres queridos, Eufrosina continuó con su vida ascética y aunque fue elegida egumena del monasterio, no se diferenció en nada del resto de las monjas: se negó a vestir de manera distinta que las demás, comía y trabajaba lo mismo que ellas y pasaba frío de manera voluntaria repitiendo sin cesar que “el pescado que está recubierto de nieve y está congelado, no se estropea, sino que incluso está mejor. Por eso, nosotras las religiosas, si sufrimos el frío nos convertimos espiritualmente en más fuertes y somos más agradables ante la presencia de Dios”. Después de una breve enfermedad, murió el 25 de septiembre del año 1250.

Relicario (urna) actual.

Relicario (urna) actual.

Como dije anteriormente, su “Vita” y el oficio litúrgico en su honor fueron compuestos por el monje Gregorio alrededor del año 1560. Poco tiempo después, su culto fue oficialmente reconocido por el metropolita Antonio de Moscú (1572-1581) en consideración a los muchos milagros obrados por intercesión de la santa. Sus restos fueron encontrados incorruptos el día 18 de septiembre del año 1698, siendo trasladados a la iglesia principal del monasterio en tiempos del patriarca Adrián. Durante la revolución bolchevique sus restos fueron llevados a un museo pero no se destruyeron. Desde el año 1988 se encuentran en la iglesia de los Santos Constantino y Elena en Suzdal.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Georgievskij, V., “El monasterio de la Deposición del Manto de la Madre de Dios de Suzdal”, Vladimir, 1900
– Kologrivov, I., “Los santos rusos”, Milán, 1977.
– Kremlevskij, A., “Eufrosina de Suzdal”, Petrogrado, 1904.
– Spasskij, I., “Santa Eufrosina, princesa de Suzdal”, publicado en “Zurnal Moskovskoj Patriarchii”, 1949.
– Trofimov, A., “Las mujeres santas de la Rus’”, Moscú, 1994
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum orientaliun, vol. I”, Città Nuova Editrice, Roma, 1998.

Enlaces consultados (19/02/2015):
– http://days.pravoslavie.ru/Life/life1603.htm
– www.patriarchia.ru/db/text/913894.html
– www.pravenc.ru/text/187882.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es