Santa Greca, virgen y mártir sarda

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen procesional de la Santa. Decimomannu, Cerdeña. Fotografía: Nuragic Man. Año 2009.

Imagen procesional de la Santa. Decimomannu, Cerdeña. Fotografía: Nuragic Man. Año 2009.

Hoy, día 12 de enero, se conmemora solemnemente en la localidad sarda de Decimomannu (Cagliari) la festividad de Santa Greca, virgen y mártir de Cerdeña, a la que se tiene por patrona de esta localidad. Es una Santa muy conocida y venerada a nivel local, y la prueba es que, aparte del día de hoy, también es celebrada el día 1 de mayo y el último domingo de septiembre, es decir, hasta tres veces al año.

Sin embargo, esta Santa plantea ciertas dificultades a la hora de, sobre todo, considerarla como mártir. Es totalmente desconocida por todas las fuentes hagiográficas, tanto antiguas como medievales. Aparece por primera vez en unos documentos del siglo XIV como titular de un monasterio, según cita P Sella en su obra “Rationes decimarum Italiae”. Por tanto, una mención muy, muy tardía.

Una inscripción mal traducida
Afortunadamente, aunque sí es la primera mención hagiográfica que de ella tenemos, no es el primer testimonio de su existencia. Es muy probable que el nombre y el culto dependan de una inscripción del siglo IV, a los cuales hace referencia el documento del siglo XIV, pero que fue redescubierta en el siglo XVII. En efecto, en el año 1610 el obispo de Cagliari Monseñor Desquivel, con la participación del marqués de Palmas, hizo que se excavara en Decimo para buscar reliquias de santos. Fue entonces cuando se encontró un sepulcro con la siguiente inscripción, coronada por el Crismón:

“B.M. GRECA-QUIESCIT IN PACE-VIXIT ANNIS XX-M. II D. XVIII-DEPOSITA-PRIDIE IDUS IANUARIAS”

Que fue traducida del latín así: “La bendita mártir Greca descansó en paz. Vivió veinte años, dos meses y dieciocho días. Fue enterrada el día anterior a los idus de enero”. Es decir, el día anterior al 13 de enero: el 12 de enero, tal día como hoy. De ahí que su fiesta sea en esta fecha, suponiéndosele el martirio en este mismo día.

Lápida sepulcral de la Santa, con la inscripción en latín y los crismones.

Lápida sepulcral de la Santa, con la inscripción en latín y los crismones.

La inscripción es auténtica, sin lugar a dudas, ha sido estudiaba por ilustres estudiosos sardos, pero, en realidad, no tiene ningún valor probatorio que asegure la santidad de su titular, es decir, de Greca, nombre latino que significa “griega” (¿nombre real y auténtico de la persona enterrada; o, más bien, seudónimo que alude a su origen griego?). En cualquier caso, es dudoso que se pueda interpretar que la ocupante sea una mártir, porque las dos letras iniciales (B.M.) se han interpretado falsamente como B(EATA) M(ARTYR) “bendita mártir”, cuando más bien significan B(ONAE) M(EMORIAE) “de buena memoria” o B(ENE) M(ERENTI) “la benemérita”, como insinúan casi todos los epigrafistas.

Y es que existen muchísimos ejemplos que prueban estas otras dos tesis, habiendo infinitos casos idénticos en la epigrafía cristiana latina. Por tanto, es más lógico y coherente, a la luz de un estudio arqueológico serio y cotejando la inmensa mayoría de inscripciones funerarias de la época, traducir como “Greca, de feliz memoria” o “de buena memoria”, “Greca, la benemérita”; antes que “la bendita mártir Greca”. Lo cual prueba que estamos ante el sepulcro de una joven mujer, pero en modo alguno dice que fuese mártir.

Passio de la Santa
Después de descubierta esta inscripción, el obispo Desquivel insertó, sin más, el nombre de Greca en el calendario diocesano y ordenó escribir una biografía realmente fantasiosa, sin ningún fundamento puesto que nada se sabía de la ocupante de este sepulcro.

Imagen de la Santa venerada en Follelfo, Cerdeña. Nótense los tres clavos coronando su cabeza.

Imagen de la Santa venerada en Follelfo, Cerdeña. Nótense los tres clavos coronando su cabeza.

Según esta versión inventada, Greca habría sido una joven cristiana que vivió en Decimomannu a caballo entre los siglos III y IV de nuestra era, y que fue víctima de la persecución de Diocleciano. Así, siendo detenida por su fe cristiana, fue encarcelada; y para obligarla a abjurar de su fe, cruelmente torturada: fue flagelada y le clavaron tres clavos en la cabeza. Como esto no doblegó su voluntad, fue finalmente decapitada en el año 304.

El atribuirle la condición de mártir a esta cristiana del siglo IV no fue el único error de traducción a la hora de leer el epígrafe, ya que se interpretó que sufrió el martirio el 21 de enero y por tanto, como se dice que tenía veinte años de edad, suponen que el día de su nacimiento habría sido el 12 de octubre de 284. En fin, imaginación al poder. Más inventado, imposible.

Culto y memoria
En el año 1777, sobre el sepulcro se erigió una capilla y su culto comenzó a difundirse por muchas localidades de Cerdeña. La mitad de su esqueleto a permanecido en Decimonnanu, mientras que la otra mitad fue enviado a Cagliari para su veneración en la Cripta de los Mártires de la catedral.

Como decía, en Decimomannu se la conmemora solemnemente el día 12 de enero, el 1 de mayo y de manera especial, el último domingo de septiembre, donde se celebra una especie de romería a la que acude muchísima gente de diversos lugares montados en carros especialmente adornados.

La Santa no tiene una iconografía especialmente desarrollada, porque realmente no hay de dónde sacar. Aparece como una joven doncella coronada, portando la palma del martirio y el libro de los Evangelios; en ocasiones lleva tres clavos metidos en la cabeza, aludiendo a su inventado tormento. A menudo porta también el lirio de la virginidad, que se le supone tan gratuitamente como el mismo martirio; o un crucifijo de madera, aludiendo a -ésta sí, segura- fe cristiana.

Conclusiones
Sin duda, todo cuanto se puede decir de la que es llamada Santa Greca es que era una mujer cristiana que murió jovencísima, cuyo sepulcro y lápida son auténticas, datadas en el siglo IV, y de cuya fe no cabe dudar por la presencia del Crismón y la laudatoria “in pace”.

Tecas con reliquias ex-ossibus de la Santa.

Tecas con reliquias ex-ossibus de la Santa.

Sin embargo, se ha cometido un error al traducir las iniciales B.M, que más que aludir a una mártir bendita, aluden a una mujer de grandes méritos o de feliz memoria, una fórmula que era rutinaria en la epigrafía sepulcral latina cristiana de la época. En fin, que nuestra protagonista de hoy, Greca, era cristiana, vivió en el siglo IV, falleció a los veinte años de edad y fue enterrada un 12 de enero, pero en ningún lado se nos dice que era mártir ni que fuera santa en ningún aspecto. El fervor popular y el desmedido entusiasmo del clero, en este caso, se han encargado de hacer de ella lo que seguramente no era.

Meldelen

Bibliografía:
– SELLA, P., “Rationes decimarum Italiae saec. XIII-XIV. Sardinia”, Città del Vaticano, 1945.
– VVVAA; Bibliotheca Sanctorum: Enciclopedia dei Santi, Ed. Città Nuova, Roma 1984.

Enlaces consultados (11/01/2015):
– it.wikipedia.org/wiki/Greca_di_Decimomannu
– ww.santagreca.it/
– www.santiebeati.it/dettaglio/90342

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es