Santa Iris, virgen de Gerápolis

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Ilustración de la Santa por Jules van der Horst.  (1990). Fuente: www.heiligen-3s.nl

Ilustración de la Santa por Jules van der Horst. (1990). Fuente: www.heiligen-3s.nl

Su nombre deriva del propio nombre griego antiguo Ἶρις que a su vez proviene del sustantivo ἶρις, que significa arco iris. Según la tradición, Santa Iris es una de las cuatro hijas de San Felipe el diácono.

En el libro de los Hechos de los Apóstoles (Hechos, 21, 1-9) se lee: “Despidiéndonos de ellos nos hicimos a la mar y navegamos derechamente hasta llegar a Cos; al día siguiente, hasta Rodas y de allí hasta Pátara. Encontramos una nave que partía para Fenicia; nos embarcamos y partimos. Avistamos Chipre y, dejándola a la izquierda, íbamos navegando rumbo a Siria y así, arribamos a Tiro pues allí la nave debía dejar su cargamento. Habiendo encontrado a los discípulos nos quedamos allí siete días. Ellos, iluminados por el Espíritu Santo, decían a Pablo que no se subiese a Jerusalén. Pero cuando se nos pasaron aquellos días, salimos y nos pusimos de camino. Todos nos acompañaron con sus mujeres e hijos hasta las afuera de la ciudad. En la playa, nos pusimos de rodillas y oramos. Nos despedimos unos de otros y subimos a la nave; ellos se volvieron a sus casas. Nosotros, terminando la travesía, fuimos de Tiro a Tolemaida; saludamos a los hermanos y nos quedamos un día con ellos. Al siguiente, partimos y llegamos a Cesarea y entramos en casa de Felipe, el evangelista, que era uno de los Siete y nos hospedamos en su casa. Éste tenía cuatro hijas vírgenes que profetizaban”.

Sin embargo el texto de San Lucas no define ninguno de los nombres de las cuatro. El obispo Polícrates de Éfeso, en una carta suya dirigida al Papa San Víctor I (189-199) en la que le plantea la cuestión de la Pascua, apelaba a la presencia en el Asia Menor de los sepulcros de San Juan, de San Policarpo, de San Felipe y de dos de sus hijas, sepultadas con su padre en Gerápolis. Posteriormente, agregaba: “otra hija suya, que en vida profetizaba animada por el Espíritu Santo, reposa precisamente ahora en Éfeso”. Por unas fuentes más tardías se sabe que esta santa profetisa se llamaba Hermíone.

La Bibliotheca sanctorum (Enciclopedia de los Santos), editada por Città Nuova Editrice, informa acerca de los nombres de las cuatro hijas de San Felipe diácono y evangelista, diciendo que eran Hermíone, Caritina, Iraida y Eutiquiana. Según algunas fuentes, las hijas Caritina y Eutiquiana murieron mártires, mientras que Iraida, después de la muerte de su padre Felipe, al cual acompañaba en su misión apostólica, se dedicó a la predicación del Evangelio en Gerápolis, donde murió en el año 103 siendo allí sepultada. La misma Bibliotheca Sanctorum menciona otro nombre más: Irais virgen, hija de San Felipe, diciendo que ella es su hija Hermíone.

Este nombre de Iris puede derivar de Irais o de Iraida, pero es desde luego una de las hijas del diácono San Felipe. Estas cuatro hermanas son conmemoradas el día 4 de septiembre.

San Felipe el Diácono y su hija, Santa Iris. Icono confeccionado por Damiano Grenci a partir de otros dos iconos.

San Felipe el Diácono y su hija, Santa Iris. Icono confeccionado por Damiano Grenci a partir de otros dos iconos.

Oración:
“Padre Misericordioso, fuente de todo don, que por el poder del Espíritu Santo das a las personas sencillas el don de la profecía y el celo por anunciar a Cristo que es Camino, Verdad y Vida, concédenos por los méritos e intercesión de Santa Iris, hija del diácono y evangelista San Felipe, las gracias necesarias para que en nuestras vidas sea santificado tu nombre. Amén”.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es