Santas de nombre Lutgarda

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo de Santa Lutgarda de Tongres, obra de Francisco de Goya y Lucientes (1787). Monasterio de San Joaquín y Santa Ana de Valladolid, España.

Lienzo de Santa Lutgarda de Tongres, obra de Francisco de Goya y Lucientes (1787). Monasterio de San Joaquín y Santa Ana de Valladolid, España.

Pregunta: Quisiera saber la historia de Santa Lutgarda y si hay algún icono bizantino de ella y/o imagen. Gracias.

Respuesta: Santas (o más bien beatas) con este nombre existen dos: Santa Lutgarda patrona de los flamencos y Santa Lutgarda de Wittinchen; y como tú no especificas a cuál de ellas te refieres, te daremos algunos datos de ambas. Creo que es la mejor solución. Decirte también que como ambas vivieron en el siglo XIII, difícil es que haya iconos de ellas, como no sean de factura moderna, aunque sí diversas obras de arte.

Santa Lutgarda de Tongres, patrona de los flamencos
Es también conocida como Liudgarda, Liutgardis y Lutgardis. Su “Vita” se atribuye a Tomás de Cantimpré y fue escrita sólo dos años después de la muerte de la Santa. Este autor era uno de sus familiares y su testimonio es muy importante por cuanto la escribe con mucha prudencia y un cierto espíritu crítico. Por otra parte, él mismo modificó en parte su relato, alrededor del año 1254, añadiendo datos facilitados por otro familiar, llamado Fray Bernardo, que era penitenciario del Papa Inocencio IV. Esta “Vita” tuvo cierto éxito, a juzgar por las versiones populares escritas, algunas de ellas en flamenco y que fueron relativamente abundantes. Citemos, por ejemplo, la escrita por Guillermo de Afflinghem (editada en el año 1900) y la de un tal Gerardo, que también fue editada en el año 1857.

Según estos textos, Lutgarda nació en el año 1182 en Tongres, que es un municipio belga de habla flamenca y con unos doce años de edad entró en el monasterio que las benedictinas tenían en Saint-Trond. Como fue elegida priora contra su voluntad, ese mismo día abandonó el monasterio para marcharse a la comunidad de Awirs – cercana a Lieja – y posteriormente, a Lillois y a Aywières, comunidad de habla francófona donde ella se empeñó en seguir hablando el flamenco. Obstinada, sí que era.

Santa Lutgarda pertenece a un grupo de “mujeres piadosas” del siglo XIII, que llevaron una vida mística considerada excepcional, como Santa Cristina de Saint-Trond, Santa Juliana de Cornillón, Santa Ida de Nivelles y algunas otras. De ella se afirma que fue especialmente favorecida por el Sagrado Corazón de Jesús, que se le apareció en repetidas ocasiones y con quien tuvo encuentros muy conmovedores. Ella se impuso a sí misma un régimen de excesiva austeridad con la intención de hacer penitencia para conseguir la conversión de los albigenses y de algunos señores de aquella región que llevaban vidas bastante licenciosas.

Conjunto escultórico de la visión de Santa Lutgarda de Tongres. Puente de Carlos, Praga (República Checa).

Conjunto escultórico de la visión de Santa Lutgarda de Tongres. Puente de Carlos, Praga (República Checa).

Se dice también que, por intercesión de las Almas del Purgatorio, realizó curaciones milagrosas y que asimismo, se vio beneficiada por diversas premoniciones, especialmente relativas a la duquesa de Brabante e incluso a su propia muerte. De mayor, se quedó ciega, pero aun así, vivió once años ejerciendo una cierta influencia beneficiosa entre los cercanos a ella. Murió el 16 de junio de 1246 en la abadía de Aywières.

Fue beatificada conforme al denominado “modo antiguo” y su tumba en el coro del monasterio de Aywières es objeto de veneración. Fue inscrita en el Martirologio Romano en el año 1584, aunque nunca ha sido oficialmente canonizada. El 4 de diciembre de 1796 las monjas tuvieron que huir a Ittre (Bélgica) como consecuencia de la Revolución Francesa, llevándose las reliquias de la Santa, que en el 1870 pasaron a ser propiedad de la parroquia. Su fiesta se celebra el día 16 de junio. Se la representa vestida de monja, con un libro y un rosario en las manos en referencia a sus visiones místicas. También se la ha pintado intercambiando su corazón con el de Jesús e incluso bebiendo la sangre que sale del costado de Cristo. También se la ha pintado muriendo junto a la cruz, mientras Jesús alarga su brazo derecho para estrecharla junto a su pecho.

Santa Lutgarda, fundadora de la comunidad de Wittinchen
Nació en el año 1291 cerca de Schenkenzell, en la Selva Negra, en el seno de una familia de campesinos. Como tenía una deformación física, con sólo dos años de edad fue acogida por las beguinas de Oberwolfach. Sabemos que las beguinas eran una asociación de mujeres cristianas que se dedicaban a ayudar a los enfermos, niños, ancianos y mujeres necesitadas. Después de llevar veinte años de vida muy pobre y muy mortificada, por inspiración divina, se dedicó a recaudar fondos para fundar un convento para treinta y cuatro religiosas de la Orden de San Francisco. Ésa era su intención, pero pronto se vio desbordada por más de setenta religiosas.

A los dos o tres años de su fundación, en el año 1327, el monasterio quedó destruido por un incendio y ella se dedicó a reconstruirlo buscando ayuda en Alsacia, Suiza y Hungría. En el año 1332 obtuvo del Papa – que estaba en Avignon – la confirmación de su comunidad como perteneciente a la Tercera Orden de San Francisco, transformándose cinco años más tarde, en una comunidad de monjas clarisas. Aunque el convento era extremadamente pobre, siempre se la veía gozar de una alegría que era tenida como sobrenatural.

Reliquias de Santa Lutgarda de Tongres en Ittre (Bélgica).

Reliquias de Santa Lutgarda de Tongres en Ittre (Bélgica).

Ella se distinguió por sus meditaciones sobre la vida y la pasión de Cristo, siendo asimismo devotísima del Sagrado Corazón de Jesús y de las ánimas del Purgatorio, devociones que recomendaba a sus religiosas. Se dice que un día, mientras rezaba por la conversión de los pecadores delante de un Crucifijo, de éste comenzó a brotar sangre por todas sus heridas, mientras mucha gente se refugiaba en su corazón.

Murió en el año 1348 y fue sepultada en la iglesia conventual que hoy en día es la iglesia parroquial de Wittinchen, ya que el convento fue secularizado en el año 1803. Su tumba es muy visitada, especialmente el día 16 de octubre, que es su festividad. Aunque su culto nunca ha sido confirmado oficialmente, es tratada como santa y/o como beata.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– VV.AA. “Bibliotheca sanctorum”, tomo VIII, Città N. Editrice, Roma, 1988

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es