Santa Nolwenn (Noyala), virgen mártir en Bretaña

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vidriera de la Santa en Bignan, Francia.

Vidriera de la Santa en Bignan, Francia.

Hoy se celebra la festividad de una mártir bretona, conocida como Santa Noyala (Noyale) de Pontivy, que es reconocible en su entorno al tener una iconografía muy precisa: es una Santa cefalófora, que porta su cabeza cortada entre las manos.

El nombre de Noyala es un seudónimo patronímico de una figura que, en realidad, recibía en origen el nombre de Nolwenn. Existen, no obstante, varias variantes ortográficas del mismo, como Noalwen y Nolwen, con una sola n. La terminación “-wenn”, en antigua lengua celta, procede del mismo prefijo “Gwen-”, que significa “blanco”. Esta blancura alude a la idea de pureza, virginidad, y a su vez dicho nombre deriva en otras variantes invertidas como Gwennoal y Gwenaël.

Ciertos lugares de culto bretones que mencionaremos después, una tradición popular multicentenaria, un antiguo ambón en la iglesia en el que se narra la vida de la Santa y que fue dañado en el 1680 y un cántico bretón del siglo XVI, son las únicas fuentes que nos han llegado sobre la vida de esta mártir. O sea, esta Santa es el resultado de una fantasiosa leyenda que, con todo, vale la pena conocer.

Historia de la Santa
La leyenda, muy literaria, nos dice que era la hija del rey de Mussic (?) en Cambrais, situado en el noroeste de Inglaterra, y que vivió en el siglo VI de nuestra era, cuando los bretones se marcharon de su isla para establecerse en la región armoricana. Era deseo de la joven consagrar su vida a Dios, pero su padre ya la había destinado a un buen matrimonio y, por más que ella insistió, éste no renunció a su proyecto. De modo que Nolwenn decidió entonces huir y hacerse ermitaña, y como en muchas leyendas de santos ingleses e irlandeses, escogió la Bretaña francesa como lugar de retiro. Sin embargo, antes de huir, repartió todas sus riquezas entre los pobres.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150704

Tenía unos 20 años cuando partió acompañada de su fiel nodriza. Como tantos otros santos bretones del otro lado de La Mancha, dice la leyenda que atravesaron el estrecho usando una rama de árbol como embarcación, aunque otras versiones mencionan un manto. Esto fue porque un pagano llamado Merdea Faus-Kreden puso en aviso al rey de la huida de su hija. Un poco más tarde, cuando los soldados del rey las alcanzaron, se las encontraron en el mar, sentadas sobre las ramas de un roble. El viento las condujo a través del mar hasta los aledaños de Vannes, donde se adentraron en un bosque buscando la soledad del mismo.

La Santa y su nodriza cruzan el mar sobre su manto. Pintura en el artesonado del techo de la capilla de la Santa en Pontivy, Francia.

La Santa y su nodriza cruzan el mar sobre su manto. Pintura en el artesonado del techo de la capilla de la Santa en Pontivy, Francia.

Llegadas a la desembocadura del río Blaret, remontaron su curso en busca de un páramo. No lejos de Bignan, en la villa de Bezo, un tirano local, de nombre Nizan, se prendó de Nolwenn y decidió hacerla su esposa, sin contar con su inquebrantable voluntad de consagrarse a Dios. Ella le mostró un rotundo rechazo, y Nizan, furioso, la hizo decapitar. En aquel momento se dice que Nolwenn se incorporó, tomó su cabeza en manos, la colocó contra su pecho, a la altura de su corazón, y prosiguió en su búsqueda de un lugar para reposar. Acompañada de su fiel sirvienta, llegaron hasta Hemborh, pero habiendo oído allí blasfemar a una mujer, decidieron proseguir en busca de un lugar tranquilo.

En la ciudad de Noyal, que daría el nombre de Noyala a la mártir, las dos mujeres contemplaron una discusión entre dos personas y siguieron adelante. Unos kilómetros más adelante, decidieron descansar, pues estaban fatigadas (¿una muerta puede fatigarse?). Entonces, de la cabeza cortada que Nolwenn aún sostenía en sus manos brotaron 3 gotas de sangre que hicieron brotar tres fuentes de agua cristalina. Como la mártir estaba limpia de todo pecado, se dice que estas gotas de sangre podían verse en el fondo de las fuentes, pero la realidad es que a día de hoy nadie las ha visto.

Nolwenn plantó su bastón en el suelo y se transformó en abeto, al mismo tiempo que su sirvienta hacía lo mismo, cuyo báculo se transformó en encina. Arrodillándose sobre una piedra que le sirvió de reclinatorio, dejó su cabeza sobre una roca y oró. Después de haber orado y descansado, Nolwenn y su sirvienta prosiguieron su camino hasta detenerse unos kilómetros más allá, por un camino tortuoso y estrecho que es conocido como “el camino santo” y que llegaba a un lugar desierto. En aquel valle tranquilo Nolwenn decidió que quería reposar, y tendiéndose en la hierba, entregó su cabeza a su nodriza y murió.

Martirio de la Santa por orden de Nizan. Vidriera decimonónica.

Martirio de la Santa por orden de Nizan. Vidriera decimonónica.

En el mismo sitio se edificaría la primera capilla en honor a ella, suponemos que sobre su misma tumba. En poco tiempo la veneración de esta mártir, que como ya adelantábamos pertenece al conjunto de los santos cefalóforos (los que transportan su cabeza) muy propios de leyendas celtas, llegó a ser tan difundida que Nizan, furioso, decidió destruir la capilla. Para ello mandó construir un dique y conducir las aguas hacia el pequeño edificio para que lo hundieran y arrastraran, en lugar de ello, el dique se hundió bajo sus pies y él se ahogó en la corriente de agua.

Interpretación
Esta leyenda, lógicamente, no es aceptada absolutamente por nadie medianamente serio, pero sin embargo, su estirpe real, su origen insular, desembarco en Armórica, el reyezuelo, la decapitación, la santa cefalofora y varios pintorescos detalles más calaron en la gente que empezó a considerar que aquel era un lugar santo, por lo que se inició un incipiente culto.

Está claro que todos estos mitos no son suficientes para identificar a esta Santa, tanto más cuando su nombre es el mismo de la parroquia, siendo ésta la que debería haberlo tomado de la santa y no al revés. O sea, que a la Santa le pusieron el nombre de Santa Noyale porque el lugar se llamaba así, como ya hemos indicado.

Cuadro de altar e imagen de la Santa cefalófora. Capilla de la Santa en Pontivy, Francia.

Cuadro de altar e imagen de la Santa cefalófora. Capilla de la Santa en Pontivy, Francia.

Así, Noyal es el nombre de este lugar galo-romano muy conocido en la Bretaña francesa, que deriva de “novalia”, o sea, tierra recién deforestada. Ejemplos los hay y muchos: Noyal-Muzillac, Noyalo, Lann-Noyal, Noyal, Noyal-sous-Bazouges, Noyal-surBrutz, etc. y en ninguno de ellos hay ninguna traza de culto a esta Santa. Sólo en Noyal-Pontivy.

En bretón la llaman “Noluèn” o “Noaluèn” que fue deformándose en “Noyal-Guen” y como en el antiguo bretón “guen” significa, como decíamos, blanco, puro y por extensión santo, pues ahí la tenemos. Es curioso el hecho de que desde siempre, el culto a esta legendaria Santa ha estado asociado a San Juan Bautista, que es el santo patrono de todos aquellos que mueren por decapitación.

Culto
El centro de su culto, por tanto, es Noyal-Pontivy, la mayor parroquia de la diócesis de Vannes y una de las más importantes, ya que fue el centro de la poderosa señoría de los Rohanos, los cuales construyeron en su territorio un castillo, en torno al cual se formó la ciudad de Pontivy. Su iglesia parroquial es una imponente construcción gótica, iniciada en el año 1420 en el mismo lugar donde existía una capilla románica dedicada a Santa Noyala.

Uno de los escasos ejemplos donde la Santa no aparece como cefalófora. Iglesia de la Santa en Questembert, Francia. Fuente: www.heiligen-3s.nl

Uno de los escasos ejemplos donde la Santa no aparece como cefalófora. Iglesia de la Santa en Questembert, Francia. Fuente: www.heiligen-3s.nl

En este mismo pueblo hay también una capilla dedicada a la Santa, capilla que data del año 1708 y que es conocida como la Petite-Sainte-Noyale. Algunos kilómetros más lejos existe una tercera capilla construida sobre otra anterior, de la que existen algunas trazas datadas de mediados del siglo XIV. Muy cerca, escondida detrás de una vaya, hay una triple fuente monumental, adornada con nichos y agujas y que está dedicada también a la santa y a San Juan Bautista. Al lado de ella se ven dos rocas, que según una leyenda popular, dicen que era la cama y el reclinatorio de la santa. En el siglo XV, era conmemorada en la diócesis de Vannes el día 6 de julio y aun hoy en día, su culto es muy celebrado en Noyal-Pontivy, aunque curiosamente, el 24 de junio (día de San Juan Bautista) y el 4 de julio.

Conclusión
Estamos ante una Santa totalmente legendaria, inexistente, mítica, de la cual no hay ni ha habido nunca traza de reliquias que puedan considerarse auténticas, y cuyo único vestigio es el centro de culto de Pontivy, que da nombre a la mártir y no al revés.

Asimismo, la cantidad de elementos comunes que comparte con otros santos nórdicos y celtas -cefaloforia, vida ermitaña y posterior martirio, navegar las aguas con un tronco a modo de barco- nos hace ver que estamos ante una mera leyenda cuyos datos se van copiando de un Santo a otro.

La Santa es recibida en el cielo por Jesús y María. Vidriera decimonónica en Pontivy, Francia.

La Santa es recibida en el cielo por Jesús y María. Vidriera decimonónica en Pontivy, Francia.

Sin embargo, el conjunto cultual dedicado a la Santa es de una gran riqueza y valor artístico y patrimonial, así como encantador es su entorno natural. Esta leyenda ha generado numerosas representaciones iconográficas y artísticas, relatando paso a paso sus vivencias, que vale la pena conocer y conservar.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum: enciclopedia dei Santi, Città Nuova Editrice, Roma 1984.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es