Dos Santas de nombre Rosina

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Pintura de Santa Rosina en el altar de su capilla de Wenglingen, Alemania. Obra del padre Kögel (1730).

Pintura de Santa Rosina en el altar de su capilla de Wenglingen, Alemania. Obra del padre Kögel (1730).

Rosina, diminutivo de Rosa, nombre de origen latino, alude, naturalmente, a esta conocida y apreciada flor. Aunque hasta el siglo pasado este nombre era relativamente frecuente entre mujeres alemanas, e italianas e incluso hispanas, hoy, a diferencia de Rosa, está en desuso, quizá por considerarse anticuado o incluso cursi. Lo cierto es que incluso las llamadas Rosina tienen santa patrona, de hecho, dos al menos, y las dos mártires: una venerada en Wenglingen, Alemania, y otra en Cella, España. De ambas hay poquísima información, hasta tal punto que se puede afirmar que nada se sabe prácticamente de ellas; pero de todos modos, vamos a dar los datos que dispongamos sobre el tema, porque artística e iconográficamente, así como a nivel de culto, sí que han trascendido bastante y de hecho se las sigue venerando, por lo que será bueno que se las conozca en la medida de lo posible, al menos para que no sean confundidas con otras.

Santa Rosina de Wenglingen, virgen ermitaña mártir
La vida de esta Santa, que es llamada Rosina mayoritariamente, aunque también es la patrona de aquellas llamadas Rosamunda, es absolutamente desconocida, cabe decirlo ya de entrada. La primera mención que encontramos sobre ella en las fuentes se remonta a la tardía fecha de 1679, cuando se menciona una capilla en Wenglingen, en la parroquia de Apfeltrans, diócesis de Augsburgo (Alemania), la cual existía desde hacía algún tiempo y que estaba consagrada a esta Santa Rosina.

Iconográficamente, no está definida: a veces aparece como virgen, portando el lirio y coronada de rosas; otras, sin embargo, como virgen mártir, para lo cual adopta, curiosamente, la iconografía de Santa Dorotea de Capadocia (palma, espada y canasto con rosas, aludiendo a su nombre, Rosina); pero otras veces aparece simplemente como una virgen ermitaña, viviendo sola en medio del bosque con un crucifijo y una calavera, con lo cual es pasmosamente fácil confundirla con Santa Rosalía de Palermo, cuyo nombre, por cierto, también es derivado de Rosa y de Rosina.

Grabado estilo Épinal de Santa Rosina como virgen ermitaña, sin atributos de martirio.

Grabado estilo Épinal de Santa Rosina como virgen ermitaña, sin atributos de martirio.

¿Quién es entonces Santa Rosina de Wenglingen? ¿Virgen? ¿Ermitaña? ¿Mártir? ¿Todo a la vez? Se ignora. Estas diversas y escasas noticias, cuyas fuentes son completamente desconocidas, no tienen ningún valor histórico, aunque es cierto que en Wenglingen existe una leyenda sobre ella. Pero esta leyenda procede de dos manuscritos que se contradicen, pues el primero dice que sólo era una virgen ermitaña, y el segundo añade que fue martirizada en la soledad del bosque. La tradición local, no sabiendo por qué optar, se quedó con todo: virgen, ermitaña y mártir. Cuanto más azúcar, más dulce, ¿no?

Cuando se trata de ubicar la vida y el martirio de la Santa, el “cachondeo” es de órdago, pues hay quien dice que, siendo mártir, lógicamente debió vivir en el siglo IV -época en que fue martirizada Santa Afra, cristiana de la cercana Augsburgo-; pero también hay quien establece el “preciso” marco de “antes del año 1300” -vete a buscar- basándose sólo en el hecho de que a partir del siglo XIII es cuando empieza a ser venerada como patrona de Wenglingen. Vamos, que se ignora cuándo pudo vivir, además de quién fue.

Hay sin embargo constancia de que, desde tiempo inmemorial, se celebraba su festividad el día 11 de marzo, festividad que se mantiene hasta la actualidad. Aunque los historiadores Torsy y Dertsch identificaban a esta Rosina con una tal Santa Eufrosina, por parecerles similar el nombre, el hagiógrafo Stadler refutó la identificación, ya que ninguna Santa con ese nombre es festejada el 11 de marzo. Y hay quienes, en cambio, prefieren identificarla con una Rofina o Rufina, por las mismas razones, pero también las fechas de sus festividades son distintas. Hoy sólo se celebra en Wenglingen con una simple función religiosa, pero durante los siglos XVIII y XIX recibió una mayor veneración, como dan testimonio las imágenes existentes y el hecho de que el nombre de Rosina era utilizado de vez en cuando en Allgäu y en otras regiones alemanas.

La Santa con los atributos de martirio. Estampa perteneciente a la serie del ilustrador italiano Alberto Boccali ("Bertino").

La Santa con los atributos de martirio. Estampa perteneciente a la serie del ilustrador italiano Alberto Boccali (“Bertino”).

Lo cierto es que, a pesar de que su vida era totalmente ignorada, llegó a ser una de las Santas más veneradas en algunas zonas de Alemania, porque se cita que en la procesión del Corpus de Miesbach de 1769, la Santa era representada en una especie de “cuadro viviente” con actores disfrazados, y estas representaciones de folclore popular se reservaban sólo para los Santos más queridos y venerados.

Actualmente el culto se ha reducido, como decíamos, a una misa en su capilla el día de su fiesta. En ella aparece como siempre se la ha representado iconográficamente: como una virgen mártir con palma, espada y un canasto de rosas en alusión a su nombre. Así la pintó el sacerdote Kögel en 1730, copiando, en realidad, una imagen popular de Santa Dorotea de Capadocia y adaptándola un poco.

Santa Rosina, virgen mártir compañera de Santa Úrsula
Y yendo a conocer a nuestra segunda Santa Rosina, cabe hablar de que cada 15 de mayo, en la localidad de Cella, Teruel (España) se celebra la festividad en honor a la Santa patrona de la población, que es Santa Rosina, procesionando con el bellísimo busto de la Santa hasta la iglesia parroquial.

Cuando se trata de hablar acerca de la Santa, localmente se admite que se conoce poco de su vida y afirman que fue martirizada a orillas del Rin en Alemania, conservando la cabeza, que es la reliquia insigne venerada en esta localidad de Cella.

Sobre la historia de la reliquia, cabe decir que don Sebastián, arzobispo sipontino, nuncio apostólico con potestad de legado (ad latere) del papa Julio III, ante el emperador don Carlos, concedió el 3 de diciembre de 1550 a don Miguel de Sais, noble zaragozano y ecónomo del estado doméstico del Príncipe de las Españas, licencia para recibir las reliquias de la cabeza de Santa Rosina y de la cabeza de Santa Celícola, “y cualesquiera otras reliquias que le han sido dadas en Alemania y poder llevarlas a España o a otras regiones y colocarlas en alguna iglesia, capilla, oratorio u otro lugar sagrado donde puedan ser veneradas”. Existe el pergamino que da la fe de la autenticidad de la reliquia de Santa Rosina.

Busto de Santa Rosina venerado en Cella, Teruel (España).

Busto de Santa Rosina venerado en Cella, Teruel (España).

Combinando lo que popularmente se conoce de la mártir y lo que dice la auténtica de la reliquia, podemos afirmar que estamos ante una presunta compañera de Santa Úrsula, es decir, una de las Once Mil Vírgenes. Naturalmente, los que estamos familiarizados con el tema de Santa Úrsula y sus compañeras sabemos que, por más documentos que en el siglo XVI demuestren la procedencia alemana de la reliquia, ello no implica su autenticidad. El tema de las Once Mil Vírgenes es complejo y como sabemos, del vaciamiento del Ager Ursulanum proceden prácticamente todas las reliquias europeas y ultramarinas atribuidas al singular ejército de la mártir de Colonia, pero de ahí a que en verdad correspondan a santas mártires y no a cristianos que quisieron ser enterrados cerca de la santa patrona, va un trecho. En fin, que la autenticidad de la reliquia de Santa Rosina, como la de cualquier otra pretendida compañera de Santa Úrsula, está en entredicho.

Tenemos, sin embargo, una hermosísima imagen, el busto de la Santa, que es del siglo XVII. Y el relicario, que es es de plata repujada. Según un inventario realizado el año 1720, la reliquia (el cráneo de la Santa) se guardaba en una caja de plata sobredorada. Dicho relicario, junto a otras pertenencias, fue robado, pero el 16 de noviembre se hallaron varios efectos. Y dice la tradición que allí encontraron la reliquia. Para guardarla se hizo un nuevo relicario, que es el actual y que fue obra de Manuel Gallen, natural de Morella y con taller en Valencia.

Como decíamos al principio, su fiesta se celebra el 15 de mayo. Se la invoca para conseguir que llueva sobre los campos, por eso, familiarmente, los devotos la llaman Santa Rosina “la meona”, ¡cosas del afecto popular!

Conclusiones
Y esto es lo que podemos decir de estas dos Santas mártires llamadas Rosina, que no deben confundirse entre sí. Bien poco, al fin y al cabo. Nada se sabe de Santa Rosina de Wenglingen, ni en qué época vivió, ni si era virgen, ni si era ermitaña, ni si fue martirizada en los bosques donde vivía en soledad, como pretende la leyenda, ni por quién. A pesar de eso, tuvo un importante culto que hoy casi ha desaparecido pero que sigue manteniéndose tal día como hoy, el 11 de marzo.

Busto de la Santa venerado en Cella, Teruel (España).

Busto de la Santa venerado en Cella, Teruel (España).

Y sobre Santa Rosina, virgen mártir y presunta compañera de Santa Úrsula, sólo cabe decir que se la venera como patrona de una localidad española, se la invoca para la lluvia y que su cráneo procede de Alemania, junto con otras reliquias que el emperador Carlos hizo traer de allí, cuyo traslado está autentificado mediante un documento de la época, pero que no puede autentificar, en modo alguno, que ese cráneo pertenezca en realidad a una mujer que fuese martirizada junto a Santa Úrsula de Colonia. Entre otras cosas porque el nombre de Rosina ni siquiera es conocido ni mencionado en las presuntas recopilaciones de nombres de las Once Mil Vírgenes, tan válidas históricamente como el cuento del unicornio.

A pesar de lo poco habido y por haber, creo que las llamadas Rosina agradecerán tener información sobre su santa patrona -la que quieran escoger de las dos, o las dos- y en cualquier caso, el conocerlas nunca está de más. Al fin y al cabo, no se sabe nada de ellas pero por si acaso hubiera dos mujeres reales tras este cúmulo de incertidumbres y leyendas -y porque el cráneo de Cella a alguien tendrá que pertenecer, ¿no?- lo mejor es estar sobre aviso.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum: Enciclopedia dei Santi, Ed. Città Nuova, Roma 1984.

Enlaces consultados (28/02/2014):
http://www.diocesisdeteruel.org/noticiassantarosinacella12.html
https://www.heiligenlexikon.de/BiographienR/Rosina_Rosamunde.htm
http://www.santiebeati.it/dettaglio/44550

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es