Santa Teresa de Jesús Jornet Ibars, virgen fundadora

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional de la Santa a partir de un retrato original suyo.

Estampa devocional de la Santa a partir de un retrato original suyo.

Hija de Francisco Jornet y Antonia Ibars, Teresa nació en Aytona (Lleida) el día 9 de enero del año 1843, siendo bautizada al día siguiente de su nacimiento. Recibió el sacramento de la Confirmación cuando tenía seis años de edad. Su infancia y adolescencia las pasó en Aytona y en la ciudad de Lleida en casa de su tía Rosa, cursando posteriormente estudios de magisterio en la ciudad de Fraga. Allí, tutelada por su tío abuelo, el beato carmelita descalzo Francisco Palau y Quer, obtuvo su diploma de maestra y con diecinueve años de edad ya había conseguido aprobar las oposiciones sacadas por el Ministerio de Educación. Su tío tenía in mente la fundación de varios Institutos religiosos dedicados a la enseñanza – cosa que posteriormente hizo -, y pensaba que su sobrina Teresa podría ser su colaboradora, llevando la dirección de los colegios por él fundados aunque no quisiera ligarse con un compromiso de vida religiosa.

Y en efecto, después de estar destinada como maestra durante un breve período de tiempo en la localidad barcelonesa de Argensola, en el año 1862 Teresa se asoció a las terciarias carmelitas que estaban reunidas bajo la dirección de su tío, haciéndose cargo de la dirección de las escuelas. Pero deseosa de conseguir una mayor perfección, en el año 1868 entró en el convento que las monjas Clarisas tenían en la localidad burgalesa de Briviesca, aunque dos años más tarde tuvo que abandonar el convento a causa de su mala salud; aun así, aquella experiencia la marcó para toda su vida. Se fue a Aytona y cuando se repuso volvió junto a su tío, siéndole confiada de nuevo la dirección de las escuelas dependientes del recién nacido Instituto. Esta experiencia hizo darle un cierto componente carmelitano a su espiritualidad, la hizo madurar y, ayudada por su tío, desarrolló su vida espiritual y organizó su vida de oración. Cuando el beato Francisco Palau murió en 20 de marzo del 1872, sumida en un mar de contrariedades, se separó definitivamente de la obra de su tío abuelo y volvió a su localidad natal.

Escultura ante el Asilo de la Comunidad en Valencia, España.

Escultura ante el Asilo de la Comunidad en Valencia, España.

En el mes de junio se fue con su madre al balneario termal de Estadilla, en Huesca y de regreso a casa, se detuvieron en Barbastro donde casualmente se encontró con el sacerdote Pedro Llacera, que admirado por sus cualidades no podía comprender cómo a sus treinta años de edad Teresa aun no había orientado definitivamente su vida y conociendo la idea de un antiguo párroco de Barbastro que tenía in mente una asociación que cuidara de los ancianos más desamparados, la puso en contacto con él. Así en el mes de junio de ese mismo año contactó de manera providencial con el sacerdote Saturnino López Novoa, que entonces era maestro de capilla de la catedral de Huesca y que estaba fundando una Congregación religiosa que se dedicase a la asistencia material y espiritual de los ancianos de ambos sexos. Teresa, iluminada por Dios, comprendió que aquel era su camino, que Dios la llamaba para esa tarea y así, abandonando su casa, el 11 de octubre entró a formar parte de un primer grupo de jóvenes que el padre Saturnino había reunido en Barbastro, recibiendo el hábito junto con sus compañeras. Como destacó desde el primer momento, el 27 de diciembre fue nombrada superiora general. Fue designada por la autoridad eclesiástica y posteriormente reelegida en los Capítulos Generales de la nueva Congregación.

En el mes de mayo del año siguiente, se fue con un grupo de hermanas a Valencia, donde una asociación católica les ofrecía una casa al recién estrenado Instituto. Ese mismo año, el arzobispo Mariano Barrios Fernández, aprobó las Constituciones confirmando a la madre Teresa como superiora de las “Hermanitas de los pobres desamparados”.

En el 1874, cuando Teresa emitió los votos temporales, se abrió una nueva casa en Zaragoza, inmediatamente seguida por otras fundaciones. En doce años llegaron a tener cuarenta y siete casas abiertas en toda España, en las cuales atendían a los ancianos abandonados. En 1876 les era concedido el decreto de alabanza y el 24 de agosto de 1887 fueron aprobadas provisionalmente las Constituciones, consiguiéndose la aprobación definitiva de las mismas, diez años más tarde.

Uno de sus lemas.

Uno de sus lemas.

En el año 1885 Teresa había agregado a su Congregación a las “Hermanitas de los pobres inválidos” de Santiago de Cuba, adonde había enviado a un grupo de religiosas, que fue el primero de otros muchos envíos de hermanas que consiguieron abrir casas de la Congregación en casi todos los países de América Latina, donde aún continúan.

Cuando en el 1877 emitió los votos perpetuos, comenzó una lucha que duraría mucho tiempo. El Instituto francés de las “Pequeñas hermanas de los pobres” inició una campaña en la que pretendía o la fusión con la Congregación española o el cambio de nombre de las “Hermanitas de los pobres desamparados”. Ella, con fortaleza, pero también con caridad hizo valer los derechos de su Congregación de llevar una vida independiente, aunque en el año 1882 llegó a un acuerdo aceptando que sus hermanas tomaran el nuevo nombre de “Hermanitas de los ancianos desamparados”.

Consumida por sus esfuerzos y débil salud, aunque aún era joven, murió en Llíria (Valencia) el 26 de agosto del 1897, con cincuenta y cuatro años de edad. En aquel momento, su Congregación tenía más de mil doscientas hermanas y ciento tres casas-asilos abiertas, en las que eran atendidos los ancianos pobres.

Urna de la santa en Valencia, España.

Urna de la santa en Valencia, España.

Su espiritualidad era eminentemente cristocéntrica y mariana. Cristo era el origen, el centro, el impulso y la meta de su vida espiritual. Era la razón de su existencia y a Él tenía que servir en todo momento tanto en la adoración eucarística como en la atención a los ancianos. Como Cristo pobre, vivió en pobreza absoluta y totalmente abandonada en las manos de la Divina providencia. Asimismo, María era también otro pilar en el que se sostenía, no sólo por su anterior vinculación con la familia carmelitana, sino también porque desde que llegó a Valencia conoció a la Virgen de los Desamparados. De hecho, en el punto 171 de las Constituciones se dice: “Consagración filial de nuestro humilde Instituto a ella, esforzándonos con amorosa fidelidad a hacerla real y actuante en la comunidad y en la intimidad de nuestra vida espiritual”.

Sus restos permanecieron en Llíria hasta el 1 de junio de 1904, cuando fueron exhumados y llevados a la Casa Madre de Valencia, donde aún continúa. Su Causa de beatificación no se iniciaba porque ella, antes de morir, había insistido en que su Instituto dedicara todos sus fondos a la asistencia de los ancianos y no se promoviera ninguna Causa por motivos de santidad de ninguna de sus hermanas. Aun así, como empezaron a aparecer algunas curaciones debido a su intercesión, la autoridad eclesiástica solicitó la apertura de la Causa, que tuvo una duración muy breve.

Urna de la santa en Valencia, España.

Urna de la santa en Valencia, España.

El proceso informativo se inició en la archidiócesis de Valencia el 23 de abril de 1945, concluyéndose el 7 de marzo del año siguiente. El decreto sobre sus escritos fue promulgado el 4 de abril de 1948 y la introducción de la Causa, el 27 de junio de 1952. El decreto de “non cultu” se aprobó el 27 de noviembre de ese mismo año. Fue declarada Venerable el 22 de enero de 1957, beatificada el 27 de abril de 1958 y finalmente canonizada por el Beato Pablo VI, el 27 de enero del 1974. Su fiesta se celebra el día de su muerte, o sea, el 26 de agosto.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Pietromarchi, E., “La beata Teresa de Jesús Jornet e Ibars”, Roma, 1958
– VV.AA. “Bibliotheca sanctórum, tomo VII2, Città Nuova Editrice, Roma, 1988.

Enlace consultado (12/12/2014):
– www.hermanitas.net

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es