Santos Bonosa, Zósima y compañeros mártires de Porto

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Pintura decimonónica de Santa Bonosa. Iglesia de Santa Maria in Trastevere, Roma (Italia).

Pintura decimonónica de Santa Bonosa. Iglesia de Santa Maria in Trastevere, Roma (Italia).

La mártir de la que me propongo hablar hoy es muy poco conocida fuera de Roma, dado lo poco que se sabe de ella, pero se trata de una mártir histórica por las numerosas pruebas documentales y arqueológicas presentes. También es una Santa fácilmente confundible con una mártir de las catacumbas, por la disposición actual que presentan sus reliquias -en figura yacente de cera- y por el hecho de que existen muchas otras Santas de este mismo nombre -Bonosa, en latín, “la buena”, “la bondadosa”, “la que hace el bien”- que sí son mártires de las catacumbas, pero que en modo alguno deben ser confundidas con la mártir romana de la que hablamos aquí; fácilmente distinguible, por otra parte, porque es conmemorada junto con su hermana, Zósima, y otros compañeros mártires.

Información epigráfica
En el año 1837, cerca de una milla de las murallas de Porto (Portus Romanus, una bahía cercana a Roma -próxima al Capo Due Rami, “Cabo de las Dos Ramas”- que, a juzgar por el topónimo, era usada como puerto) fue descubierto un fragmento con una inscripción en mármol. En ella se hablaba del martirio de los Santos Eutropio, Bonosa y Zósima; y de una basílica a ellos erigida por un obispo llamado Donato en el mismo lugar donde los tres Santos estaban sepultados. Este epígrafe es la mención más antigua de la mártir Bonosa. En 1858, tras algunas exploraciones que se realizaron en varios puntos del territorio de Porto, salieron a la luz otros fragmentos de inscripciones que De Rossi reconoció como pertenecientes a la descubierta en 1837. De esta manera se pudo recomponer el texto casi al completo, datándolo entre los tiempos del Papa San Dámaso y de Sixto III. Esta inscripción decía:

“Sanctis martyribus et beati(simis) / Eutropio Bonosae et Zosi(mae) / Donatus episc(opus) tumulum ado(rnavit) / sed et basilicam con(iunc)tam tumulo / a fundamentis sanctae plebi D(ei) contruxit”.

El primer fragmento (año 1837) fue fijado en el atrio del episcopado portuense y posteriormente, en 1954, fue regalado a la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra del Museo Cristiano Pío Lateranense. En 1858, De Rossi, con otro grupo de fragmentos, recompuso una segunda inscripción, datándola en una época precedente a San Dámaso. En esta segunda inscripción aparece el nombre de Zósima, diciendo de ella que era “sancta soror”, es decir, hermana; evidentemente de Bonosa, como así viene indicada en el Martirologio Jeronimiano (Zosimae et Bonosae sororum), festejando a ambas Santas el día 15 de julio, cosa que posteriormente también hace el Martirologio Romano. La inscripción topográfica data del Martirologio Jeronimiano (in Porto Romano hoc est in insula) y confirma el lugar donde fueron descubiertas en los años 1837 y 1858 los fragmentos epigráficos relativos a estos tres mártires.

Martirio de Santa Bonosa. Grabado de Antonio Tempesta para "Istoria de molte sante vergini romane nel martirio", Istituto Nazionale dell'Arte Grafica, Roma (Italia).

Martirio de Santa Bonosa. Grabado de Antonio Tempesta para “Istoria de molte sante vergini romane nel martirio”, Istituto Nazionale dell’Arte Grafica, Roma (Italia).

En resumen, contamos con dos inscripciones datadas en torno a la época de San Dámaso que atestiguan la existencia de tres mártires llamados Eutropio, Bonosa y Zósima (estas dos últimas, hermanas entre sí) a los cuales un obispo de nombre Donato les construyó una basílica en el mismo lugar donde estaban sepultados, en la zona de Portus Romanus (Porto). En esencia, es la única información a la que deberíamos aferrarnos, no habiendo más datos fiables disponibles acerca de estos mártires, pero que bastan y sobran para autentificar su existencia histórica. Sin embargo, como viene siendo costumbre, con el tiempo esta breve y escueta referencia se vio “inflada” con la pertinente caterva de leyendas piadosas.

Passio de Santa Bonosa
Curiosamente, la passio que conservamos no hace mención alguna a Eutropio y Zósima, haciendo únicamente referencia a Bonosa. Esto ha hecho que los dos otros mártires hayan sido prácticamente ignorados u olvidados -a pesar de que Zósima era su hermana- y de que no los veamos representados artísticamente, al menos, yo no he sido capaz de encontrar más representaciones artísticas que las que muestran sólo a Bonosa, y que adornan este artículo. Esta passio, bastante tardía, no tiene ningún valor histórico precisamente por haber sido escrita siglos más tarde, concretamente, cuando se le dedicó una iglesia a esta Santa -a Bonosa, ella sola- en el Trastevere de Roma.

En ella se nos dice que Bonosa era de estirpe noble y que fue martirizada en el año 207, en tiempos del emperador Septimio Severo, “qui sese Pertinacem appellari voluit”, cosa que no tiene demasiado sentido si tenemos en cuenta que el emperador Publio Helvio Pertinax fue asesinado en el año 193. Se nos dice también que Bonosa, en la persecución desatada por Severo, fue capturada y torturada con crueldad -algo inconcebible si es que en realidad era noble-, siendo azotada y descoyuntada en el potro, mientras padecía una larguísima prisión. Durante este calvario, la mártir logró convertir a la fe cristiana nada menos que a cincuenta soldados (¿todo el regimiento presente en el pretorio?), a los que ella instruyó y luego envió al obispo de Roma para que los bautizara (!!). También estos soldados fueron torturados y martirizados con ella, que fue decapitada en los idus de julio en las puertas de la ciudad, con sólo 15 años de edad. Como se ve, no se hace ninguna mención a su hermana Zósima, ni al mártir varón llamado Eutropio; por lo que, teniendo en cuenta los errores cronológicos y lo exagerado de la cifra de los soldados convertidos, además de la omisión de sus otros dos compañeros de martirio, esta passio no tiene, como decíamos, ningún valor histórico.

Grabado de la urna de Santa Bonosa tal cual está en la iglesia de Santa María de la Merced y San Adrián en Roma (Italia).

Grabado de la urna de Santa Bonosa tal cual está en la iglesia de Santa María de la Merced y San Adrián en Roma (Italia).

Reliquias de los mártires
Demos ahora algunos datos sobre las reliquias. De Rossi dice haber descubierto, en la biblioteca de la escuela de medicina de Montpellier (Francia), un documento escrito en el año 1256, en el que Godofredo, monje de Claraval, se refiere a las reliquias de los Santos Eutropio, Bonosa, Zósima y Vicente que, desde Porto, fueron trasladadas a Claraval en el año 1227 por el cardenal Corrado d’Urach, a la sazón obispo de Porto en tiempos del Papa Honorio III. Este monje se acercó a Porto a fin de recabar información sobre estas reliquias, que se afirmaba habían estado puestas bajo el altar de la basílica portuense dedicada a San Lorenzo. Sin embargo, en Roma, en el Trastevere; había una iglesia dedicada a Bonosa, como ya hemos dicho, en la cual se veneraba a esta Santa con gran devoción, invocándola, curiosamente, como protectora contra las epidemias y enfermedades contagiosas, especialmente contra la viruela (¿acaso a causa de su nombre, Bonosa?). El monje, interesado por el tema, consiguió que el rector de esta iglesia le escribiese la gesta de la mártir y, siempre según De Rossi, esta sería la base de la passio que hemos relatado, posteriormente editada por Esteban Cappello, rector de la iglesia y publicada en el 1589 en las Actas Sanctorum.

Parece, por tanto, que las reliquias de estos mártires -Eutropio, Zósima y Bonosa, y un nuevo añadido, Vicente- fueron llevadas por el cardenal d’Urach a Claraval en 1227, pero como en 1256 consta la veneración de las reliquias de Santa Bonosa -trasladadas desde la iglesia de San Lorenzo en Porto- en su iglesia romana de Trastevere, parece que lo que marchó a Claraval fue sólo una parte de las mismas, quedando la mayoría en esta iglesia. La mención más antigua de la iglesia de Santa Bonosa en el Trastevere se encuentra en una Bula del Papa Calixto II, fechada el 17 de abril del 1121. También aparece en el Catálogo de Cencio Camerario en el 1192. Santa Bonosa fue venerada allí hasta que, en el año 1480, realizaron unos trabajos de restauración en el altar mayor. En agosto de 1838, después de haber estado durante un período de tiempo en la iglesia de San Apolinar, sus reliquias fueron llevadas nuevamente al Trastevere.

Vista actual de las reliquias de Santa Bonosa en la iglesia de Santa María de la Merced y San Adrián, Roma (Italia). Fotografía: Alvaro De Alvariis.

Vista actual de las reliquias de Santa Bonosa en la iglesia de Santa María de la Merced y San Adrián, Roma (Italia). Fotografía: Alvaro De Alvariis.

Sin embargo, debido a unas obras de reestructuración urbana, esta iglesia fue demolida en el año 1888 y no fue reconstruida en ninguna otra parte, por lo que ya no existe. Quedándose las reliquias de la Santa “sin hogar”, las monjas Canosianas las llevaron en peregrinación por varios templos e Institutos de la ciudad de Roma. Finalmente, en 1958 fueron puestas definitivamente en el segundo altar de la nave lateral izquierda de la parroquia de Santa María de la Merced y San Adrián, en la Via Tirso. Bajo este altar – que está dedicado a las Santas Felicidad y Bonosa – se encuentran actualmente dentro de una figura de cera en una urna de vidrio y junto a un vaso de cristal, de ahí, como decía, fácilmente confundibles con una típica mártir de las catacumbas o cuerpo santo. Su fiesta es el 15 de julio, día del martirio y en el cual está inscrita ella y sus compañeros en el Martirologio Romano.

Como decía al principio, existen otras mártires de nombre Bonosa: una cuyos restos están en el altar a la derecha de la iglesia de los Santos Marcelino y Pedro al Laterano, dentro de una caja de plomo colocada en una urna de mármol verde antiguo; y al menos, otras dos que son mártires extraídas de las catacumbas romanas: una venerada en el pueblo italiano de Paciano y otra, junto a un compañero varón llamado Magno, venerados en la iglesia de San Martín de Tours en Louisville (EEUU), aunque es posible que haya otras.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi), Ed. Città Nuova, Roma 1988.

Enlaces consultados (04/01/2013):
– http://www.enrosadira.it/santi/b/bonosa.htm

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es