Santas Menodora, Metrodora y Ninfodora, mártires de Bitinia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Ilustración de las Santas para el calendario ortodoxo del Prólogo de Ochrid.

Ilustración de las Santas para el calendario ortodoxo del Prólogo de Ochrid.

Pregunta: Otra cosa, sobre las hermanas mártires Metrodora, Menodora, Ninfodora… Me resultan chocantes ¿Usted, que opina? Muchísimas gracias. España

Respuesta: De las Santas Menodora, Metrodora y Ninfodora, vírgenes y mártires en la región de Bitinia (Asia Menor) se sabe lo que la tradición ortodoxa ha transmitido hasta hoy, dado que son prácticamente desconocidas en la católica. Los nombres, aunque extraños a nuestros oídos, tienen un bello significado: Menodora, “don de Menes” (o Menas, que bien puede hacer referencia a una antigua diosa griega de este nombre, o bien, a la música o la melodía, “menas” en griego); Metrodora, “don de una madre”; Ninfodora, “don de una ninfa” (las ninfas eran divinidades menores de la naturaleza en la cultura griega).

La única passio publicada hasta el día de hoy es aquella atribuida a Simeón Metafraste, que recoge su festividad el día 10 de septiembre. Las noticias de los Sinaxarios bizantinos en este mismo día no son sino un breve resumen de la passio anteriormente citada, a la que el hagiógrafo Tillemont le da un escaso valor histórico. Sin embargo, lo cierto es que quitando uno o dos detalles, el relato en sí es bastante verosímil, cosa que de todos modos, dejaremos a juicio del lector.

Según estas fuentes, durante la persecución de Maximiano Galerio (305-311), las tres hermanas Menodora, Metrodora y Ninfodora, cristianas de religión, habían abandonado su país de origen, Bitinia, y se establecieron en Pitia, no muy lejos de una fuente de aguas termales. Aquí vivían en la montaña, en continua oración y ayuno. Como su fama de santidad se extendiera por la región -pues muchos enfermos eran curados por sus oraciones intercesoras-, llamaron la atención del gobernador local -o fueron denunciadas a él-, un hombre llamado Frontón, que mandó traerlas a su presencia.

Detalle del martirio de las tres hermanas. Fresco ortodoxo griego en un monasterio del monte Athos (Grecia).

Detalle del martirio de las tres hermanas. Fresco ortodoxo griego en un monasterio del monte Athos (Grecia).

Una vez las tuvo delante, les ofreció posicionarlas con un buen matrimonio y suntuosos medios de vida si dejaban su vida eremítica, y con ello, de llamar la atención del pueblo, y desde luego, ofreciendo el prescrito sacrificio a los dioses. Ellas se negaron, aduciendo que los bienes temporales nada les importaban, y que sólo miraban por su salvación; de modo que morir no les preocupaba, sino que lo esperaban por poder reunirse con su Divino Esposo en la gloria eterna. Frontón dio orden de tomar a Menodora -la hermana mayor- y hacerla torturar delante de sus otras dos hermanas, creyendo que así las intimidaría. Menodora fue desnudada en público por cuatro hombres, que le arrancaron las ropas y la golpearon brutalmente, mientras un heraldo del gobernador la instaba a sacrificar. “¿Que sacrifique?”, le dijo ella, “¿No ves que ya me estoy ofreciendo yo misma en sacrificio a mi Dios?” Los golpes se abatieron sobre ella todavía más fuertes, mientras ella gritaba: “¡Señor mío Jesucristo, alegría de mi corazón, esperanza mía, recibe mi alma en paz!”. Así, Menodora murió en medio del tormento sin haberse retractado de sus palabras. Con esto, Frontón mandó devolver a las otras dos a prisión mientras meditaba qué hacer con ellas.

Cuatro días después, las mandó traer de nuevo y exhibió ante ellas el destrozado cadáver de Menodora. Las otras dos lloraron mucho el espectáculo pero no cedieron en su propósito, sino que se animaron mutuamente a perseverar en su propósito. Procedió entonces Frontón a torturar a Metrodora, pero el resultado fue el mismo: murió en medio de la tortura, gritando a Jesucristo hasta su último aliento.

Ninfodora, que era la menor, se había quedado sola. Debido a esto, Frontón pensó que a ésta la vencería con facilidad. Fingió que se sentía conmovido por su juventud y hermosura, y le hizo nuevas propuestas. Como no le sirviese de nada, mandó colgar al sol los dos cadáveres amoratados de sus hermanas e hizo que los contemplara, pero ella insistió en que no iba a ser menos que sus dos hermanas y que no quería nada de este mundo. Entonces fue golpeada con varas de hierro, hasta que murió.

Relicario con el cráneo de Santa Ninfodora. Monasterio de San Pablo, monte Athos (Grecia).

Relicario con el cráneo de Santa Ninfodora. Monasterio de San Pablo, monte Athos (Grecia).

Los cadáveres de las tres hermanas fueron parcialmente quemados -la intención era incinerarlos completamente, pero dice la passio que una lluvia torrencial extinguió la hoguera y un rayo abatió a Frontón y su esclavo- y los restos enterrados en Pitia. Siempre, según estas mismas fuentes, el culto a las tres hermanas, que fueron sepultadas juntas, fue in crescendo, pues en el lugar de su sepultura empezaron a realizarse numerosos milagros.

Pero, aunque esta passio deba ser tomada con cautela según Tillemont -a pesar de que encontramos pocos elementos inverosímiles en ella-, según A. Müfid Mansel, la fuente de aguas termales a la que hace referencia la passio debe identificarse con la de Drepanon-Helenópolis en Bitinia; y las tres ninfas que se veían en los monumentos junto a Heracles, como protectoras de dicha fuente, en la época cristiana fueron identificadas con estas tres mártires. Es decir, que al menos el lugar en que pudieron vivir estas vírgenes eremitas está ubicado.

No se ha conservado el recuerdo de la iglesia donde se conservaban las reliquias de las tres hermanas y su culto prácticamente se ciñe al ámbito de la Iglesia Bizantina, aunque la catedral italiana de Cesena dice poseer una reliquia insigne de Metrodora. Otras fuentes mencionan que la mayor parte de las reliquias de las mártires están en la catedral de la Protección del monasterio ruso de San Pantaleón en el Monte Athos (Grecia), aunque una mano de Metrodora ha quedado en el monasterio local del Pantócrator.

Hay que llegar al siglo XVI para ver introducida la memoria de estas tres mártires en el Menologio del cardenal Sirleto y en el Martirologio de Galesini. Fue el cardenal Baronio, como suele suceder, quien las introdujo en el Martirologio Romano.

Apolytikion (himno) de las Santas, Tono 1:
“Que todos los que se regocijen en su triunfo, honren a estas tres vírgenes mártires, que están unidas a Dios como hermanas y que derraman ampliamente claros surcos de gracia: Menodora, Metrodora y Ninfodora, que en todo fueron valientes, rueguen por siempre a la Trinidad por nosotros”.

Cráneo de Santa Metrodora. Monasterio Hurezi, Rumanía.

Cráneo de Santa Metrodora. Monasterio Hurezi, Rumanía.

Apolytikion (himno) de las Santas, Tono 4:
“¡Oh Santas mártires, vosotras trocasteis la horrible tortura y la muerte amarga por la vida eterna! Fuisteis tres vírgenes que confesasteis a la Santísima Trinidad ante un malvado tribunal, y por ello fuisteis inmoladas, siguiendo el camino del Cordero Inmolado. ¡Rogad por nosotros que conmemoramos vuestra santa memoria!”

Kontakion, Tono 4:
“Invencibles en vuestra lucha por la Santísima Trinidad, y mediante vuestro amor entre hermanas, vencisteis a los enemigos de vuestra vida espiritual, y junto a las cinco vírgenes prudentes, habéis entrado victoriosas en las mansiones celestiales, donde os regocijaréis por siempre con los ángeles ante el Rey de todos”.

Meldelen

Enlaces consultados (07/02/2014):
http://christopherklitou.com/icon_10_sept_metrodora_menodora_nymphodora.htm
www.eikonografos.com
http://www.johnsanidopoulos.com/2013/09/the-venerable-virgin-martyrs-menodora.html
http://ocafs.oca.org/FeastSaintsViewer.asp?SID=4&ID=1&FSID=102557)
http://www.oca.org/FStropars.asp?SID=13&ID=102557
http://www.orthodox.cn/saints/menologia/9-10_en.htm

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es