Santas Visia y Sofía de Fermo: un enigma por resolver

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa de Santa Sofía, mártir de Fermo, perteneciente a la serie de ilustraciones de Alberto Boccali ("Bertino").

Estampa de Santa Sofía, mártir de Fermo, perteneciente a la serie de ilustraciones de Alberto Boccali (“Bertino”).

Últimamente me está dando por meterme en camisa de once varas a la hora de hablar de mis queridas mártires, y para no perder costumbre, aprovechando que hoy, día 12 de abril, se celebra a las Santas Visia y Sofía, voy a seguir complicándome la vida hablando de esta pareja de vírgenes mártires, ambas veneradas en la catedral de Fermo (Italia) que plantean un problema hagiográfico todavía sin resolver. Adelanto que yo tampoco lo resolveré porque ni soy una gran hagiógrafa ni tengo el don de la ciencia infusa, pero al menos podemos presentar los datos que tenemos gracias al trabajo de investigadores previos y, como siempre, que cada cual saque sus conclusiones.

Santa Sofía, virgen mártir de Fermo
Muy poco es lo que se sabe de esta Santa, y ofrece muy poca certeza. La tradición local de la ciudad de Fermo asegura que fue una virgen conciudadana que, en el año 250, en tiempos de la séptima persecución de Decio, sufrió el martirio, siendo probablemente decapitada. Esto se deduce porque su cráneo se conserva en dicha catedral de Fermo. A esta virgen mártir vecina de Fermo se la conmemora localmente el día 30 de abril.

Sin embargo, el hagiógrago Lanzione sostiene que esta virgen mártir Sofía de Fermo no es más que un desdoblamiento de la viuda mártir Santa Sofía de Roma -la madre de las niñas mártires Pistis, Elpis y Ágape, de las que hablé el mes pasado-. No parece posible, tampoco, identificarla con otras mártires del mismo nombre.

Baronio, haciendo gala de su habitual escaso rigor, introdujo a la mártir de Fermo en el Martirologio Romano apoyándose únicamente en una lista de Santos venerados en Fermo. Esta lista fue transmitida por monseñor Giulio Ricci de Fermo al “hermano Flaminio” el día 5 de agosto de 1581. El tal Flaminio era sacerdote del Oratorio y amigo de Baronio; lo que hace pensar que la introducción de esta mártir en el Martirologio fue más un asunto de favor entre amigos que una decisión seria y meditada.

Para más inri, la dicha lista no daba ninguna información sobre esta presunta mártir de Fermo, por lo que es imposible ampliar detalles sobre la misma. Aparte del cráneo conservado en una urna en la catedral de esta ciudad italiana, nada más parece poder saberse sobre esta enigmática y oscura mártir.

Martirio de Santa Sofía de Fermo. Grabado de Jacques Callot.

Martirio de Santa Sofía de Fermo. Grabado de Jacques Callot.

Santa Visia (o Vissia), virgen mártir de Fermo
Si se sabe poquísimo de la mártir Sofía de Fermo, menos es lo que se sabe de su presunta compañera, conmemorada el 12 de abril en el Martirologio Romano: nada. Sin embargo, en la catedral de Fermo hay una lápida con el siguiente elogio dedicado a la mártir: “Firmi in Piceno Sanctae Vissiae virginis et martiris, quae nobilibus orta natalibus virginitatem martyrio illustravit, patriam suam magis ipsa nobilitavit. Eius sacrum caput honorifice asservatur in hac Ecclesia Metropolitana, ubi corpus etiam conditum esse perhibetur”. Vamos, que fue una virgen noble que adornó su virginidad con el martirio y contribuyó así a ennoblecer su ciudad natal, Fermo, en cuya catedral se conservan su cuerpo y su cráneo.

Esto lo confirma el historiador Ughelli, que en el segundo tomo de su obra “Italia Sacra”, hablando de la diócesis de Fermo, dice que el cuerpo de la Santa se conserva en la catedral. Por otra parte, Ferrari, en su “Catalogus sanctorum Italiae”, habla de “sagradas reliquias” de Visia en la iglesia madre de Fermo y en efecto, en la catedral de Fermo, entre los muchísimos relicarios que se guardan, hay una urna barroca de ébano decorada con metal dorado que contiene el cráneo de la Santa.

Concluyendo
Es la coincidencia de dos urnas con dos cráneos de vírgenes mártires locales lo que ha hecho pensar que pudieron ser martirizadas, si no juntas, al menos sí en la misma época, y por decapitación; aunque lo cierto es que esto es sólo una presunción: no hay prueba de ello, ni ninguna tradición que las vincule en un mismo martirio. Lo único que comparten, junto a la virginidad, el martirio y el ser presuntamente oriundas de Fermo, es que Baronio las introdujo a ambas el día 12 de abril, a pesar de que Sofía era venerada localmente el día 30, pero ello no parece obedecer a ninguna vinculación concreta, sino a una decisión unilateral de Baronio.

En resumen: poco más puede decirse de estas vírgenes mártires de Fermo que, aún hoy, constan en el Martirologio juntas el día 12 de abril. Se sabe muy poco de ellas, sus cráneos se conservan en la catedral de Fermo, y se las considera vírgenes mártires, pero no se sabe si vivieron en la misma época, fueron martirizadas juntas, o cómo. Posiblemente Santa Visia sí sea una mártir local, pero, ¿y Sofía? ¿Será realmente un desdoblamiento de la célebre viuda mártir romana, o es también una mártir local? Son enigmas que, a día de hoy, siguen sin respuesta.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca sanctorum (Enciclopedia dei Santi), Città Nuova Editrice, Roma 1987.

Enlace consultado (24/03/2014):
http://www.santiebeati.it/Detailed/91652.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es