Siervo de Dios Santiago Rem, sacerdote jesuita

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de una escultura del Siervo de Dios colocada en la capilla de la Virgen “Madre tres veces admirable”, en Ingolstadt, Alemania.

Santiago Rem nació en junio de 1546 en Bregenz, Vorarlberg (Austria). Recibió su formación humanística en la escuela superior de Dillingen en Baviera y allí también dio comienzo a sus estudios teológicos y seguidamente, con toda probabilidad a través de la sabiduría e influencia de San Pedro Canisio, ingresó en la Compañía de Jesús.
Hizo el noviciado en Roma junto a San Estanislao de Kostka y vuelto a su patria, terminó sus estudios teológicos en Dillingen en el año 1573 siendo ordenado de sacerdote en Ausburgo.

Más tarde se convirtió en vice-rector de la escuela de Dillingen, posteriormente, del colegio jesuita de Mónaco y finalmente, del colegio San Ignacio de Ingolstadt. Allí fue director espiritual del clero y de los principales miembros de las congregaciones marianas, los estudiantes de secundaria a los que formó en la verdadera devoción a María, en el fervor religioso y en el espíritu de la fe, especialmente, a través del llamado “Coloquium Marianum”.

El Siervo de Dios Santiago Rem trabajó durante treinta y tres años en Ingolstadt con gran celo, consiguiendo abundantes frutos. Profesaba una profunda devoción mariana ante la imagen de la “Madre tres veces admirable” – copia de la imagen existente en la Basilica romana de Santa María la Mayor, regalo de San Francisco de Borja – siendo guía de vida religiosa entre los jóvenes estudiantes, a través de una profunda veneración e imitación de la Santísima Virgen, consiguiendo un alto grado de perfección.

Tenía muchísimo afecto hacia la memoria de las pobres almas del Purgatorio: el Siervo de Dios es representado a menudo postrado en oración ante la Madre de Dios a favor de dichas almas purgantes.
El día 6 de abril del 1604, en Ingolstadt, el padre Santiago Rem tuvo una aparición mariana en la capilla universitaria del colegio en presencia de muchos estudiantes, mientras todos estaban muy atentos en una prueba musical del cántico Mater te admirabilis.

Capilla de la Virgen “Madre tres veces admirable”, en Ingolstadt, Alemania. En una esquina se aprecia la escultura del Siervo de Dios, adherida a la pared.

Santiago Rem murió el día 12 de octubre del 1618. En el anuario del colegio de Ingolstadt puede leerse: “Este año le hemos regalado al cielo a un hombre, que según todos pensamos era un santo… Fue un hombre de altas virtudes, siendo la mayor de todas el saber esconderse”.

En el 1931, con ocasión de la apertura del proceso de beatificación del Padre Santiago Rem, fueron reconocidas sus reliquias y se trasladaron desde la sepultura primitiva a la catedral de Nuestra Señora de Ingolstadt. El proceso informativo concluyó en el año 1949. El 21 de junio de 1957 fue firmado el decreto sobre sus escritos, pero en el 2010, la diócesis de Eichstätt ha abierto un suplemento al proceso de canonización, estando a la espera del éxito resultante.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es