Contestando a algunas breves preguntas (XXXIV)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Tríptico de los mártires ingleses del Ushaw College de Durham.

Tríptico de los mártires ingleses del Ushaw College de Durham.

Pregunta: Saludos y muchas gracias por leer esto. Mi pregunta y duda es la siguiente: ¿Cuáles son los nombres de estos mártires que aparecen en este tríptico? Solo he logrado identificar a dos de ellos y que están en el centro y que son Santo Tomás Moro mártir de Inglaterra y Gales al igual que San Juan Fisher, obispo mártir ¿Me podrían ayudar a saber cómo se llaman el resto de los mártires?

Respuesta: Con mucho gusto lo hacemos aunque hemos tenido que asesorarnos previamente por el Ushaw College de Durham, que es donde se encuentra. De izquierda a derecha de la foto que nos has proporcionado, aparecen:

En el panel de la izquierda: Los Mártires de los Condados del Norte;
1.- Beato Tomás Percy, conde de Northumberland, decapitado en York en el año 1569 (a la izquierda)
2.- Beato Ricardo Hurst, granjero, ahorcado en Lancaster en el año 1628 (fondo central, vestido de verde)
3.- Beato Tomás Plumtree, sacerdote, ahorcado en el mercado de Durham en el año 1570 (a la derecha)
4.- Santa Margarita Clitherow, ejecutada en York en el año 1586 (en primer plano centro)

En el panel central:
5.- San Juan Fisher, obispo de Rochester, decapitado en Tower Hill el 22 de junio 1535 (izquierda, vestido de rojo)
6.- Santo Tomás Moro, decapitado en Tower Hill el 6 de julio de 1535 (derecha, vestido de gris oscuro)
Detrás de los dos santos está la Torre de Londres.

Los escudos de debajo de los dos santos son:
a) Diócesis de Rochester (izquierda)
b) Juan Fisher (centro)
c) Tomás Moro (derecha)

En el panel de la derecha: Mártires del Colegio de Douay;
7.- San Juan Boste, sacerdote del seminario, ejecutado en Durham en el 1594 (izquierda, sosteniendo un crucifijo)
8.- Beato Tomás Sherwood, estudiante de la iglesia, ahorcado en Tyburn en el 1577 (centro, sostiene el papel enrollado)
9.- Beato Juan Ingram, sacerdote del seminario, condenado con Boste, ejecutado en Gateshead en el año 1594 (derecha)
10.- San Cutberto Maine, protomártir de todos los sacerdotes del seminario, ejecutado en Launceston, Cornualles en el año 1577 (en primer plano, arrodillado y con un libro dorado).
Detrás de los cuatro santos aparece el Colegio de Douay.

Fachada de la Basílica de María Auxiliadora en Turín.

Fachada de la Basílica de María Auxiliadora en Turín.

Pregunta: He leído el artículo que publicaron ustedes el día 15 de diciembre del 2014 sobre los santos Octavio, Solutor y Adventor. ¿Me podrían decir qué relación tienen estos santos mártires de Turín con los salesianos? Muchas gracias por vuestra amabilidad.

Respuesta: Aunque solo de pasada este tema ya se tocó en nuestro artículo publicado el 24 de mayo del año 2013; por eso, yo te lo amplío más. La tradición dice que la actual basílica de María Auxiliadora está construida sobre el lugar donde dos de estos mártires sufrieron el martirio. Los salesianos, que tienen en la cripta de esta basílica las reliquias de algunos mártires de las catacumbas de Roma, consideran que el suelo sobre el cual está edificada la basílica es una tierra santificada por la sangre de estos mártires.

La tradición salesiana dice que fue la Virgen la que indicó a San Juan Bosco donde quería que edificara su templo, como así nos lo cuenta el propio Don Bosco en uno de sus sueños: “Recurrí de nuevo a la amable Señora y Ella me mostró otra iglesia bastante grande y con una casa al lado. Me llevó un poco más allá hasta un terreno cultivado y me dijo: “En este lugar, donde los gloriosos mártires de Turín, Adventor y Octavio sufrieron el martirio. Sobre esta tierra bañada y santificada con su sangre quiero que Dios sea honrado de modo muy especial”. Y así diciendo, adelantó un pie hasta ponerlo en el punto exacto donde tuvo lugar el martirio y me lo indicó con precisión”.

Si lees de nuevo el artículo que escribimos sobre estos santos comprobarás que Adventor y Octavio fueron martirizados en Turín, pero Solutor fue sacrificado a orillas del río Doria Riparia, que es un afluente del Pó, o sea, que lo que dijimos en el artículo es coincidente con lo dicho por Don Bosco: en territorio ocupado por la ciudad de Turín, solo fueron martirizados dos de ellos. Aunque las reliquias de estos tres santos no se conservan en la basílica de María Auxiliadora, sin embargo, en su fachada exterior hay estatuas de ellos.

Vista del conjunto escultórico de los Santos, obra de Nanni di Bianco (1408-1415). Iglesia de Orsanmichele, Florencia (Italia).

Vista del conjunto escultórico de los Santos, obra de Nanni di Bianco (1408-1415). Iglesia de Orsanmichele, Florencia (Italia).

Pregunta: El San Severino que el Martirologio Romano menciona el 8 de noviembre y del que dice que era un soldado romano martirizado en tiempos de Diocleciano, ¿es uno de los cuatro mártires de la Vía Labicana?

preguntasantoral_anticopia_articulo20150901

Respuesta:
Bueno, esta es una pregunta que no es fácil de contestar y que daría para un artículo mucho más completo y también mucho más complejo. Aun así, comprendiendo que el artículo sería engorroso, prefiero darte una respuesta más corta que espero te aclare algo o quizás, te suscite nuevas dudas.

Entre los siglos VI-VII el culto de estos cuatro mártires de la Vía Labicana se confundió e incluso se mezcló con el de los mártires de Panonia, que estaban en la basílica romana del Monte Celio, muy cerca de la Vía Labicana, y cuyos restos habían sido trasladados a la ciudad a fin de protegerlos de las incursiones de los bárbaros, que como bien sabes, se iniciaron a finales del siglo V. Esta asimilación o confusión del culto podría explicar el por qué Severino se convierte en Severiano, nombre de uno de los mártires de Panonia (los Cuatro Coronados), que a su vez fue tomado del grupo de los cuatro mártires de Albano (Segundo, Severiano, Carpóforo y Victorino).

Este lío del Martirologio entre los mártires de Panonia, los mártires de la Vía Labicana y los cuatro mártires de Albano, ha hecho que muchos hagiógrafos hayan ido de cabeza realizando numerosos estudios históricos, por lo que la última palabra aun no está dicha, aunque algunos han pretendido reconstruir los nombres de los mártires de Panonia, que como bien sabes son conmemorados el 8 de noviembre. En este ir y venir se ha perdido la conmemoración de los cuatro mártires romanos de la Vía Labicana, que incluso han sido suprimidos en la última edición del Martirologio Romano. Hay quienes defienden que es “probable” que los restos de un San Severino que el Papa Gregorio XVI regaló a la iglesia de los Santos Francisco y Mateo en Nápoles y que finalmente fueron donados a mediados del siglo pasado al “Opus Dei”, sea el de uno de estos mártires de la Vía Labicana, cuya conmemoración también se celebraba el día 8 de noviembre.

Martirio de los Santos. Lienzo barroco de Jacopo Ligozzi, s.XVII.

Martirio de los Santos. Lienzo barroco de Jacopo Ligozzi, s.XVII.

Este San Severino ¿era un soldado mártir en tiempos de Diocleciano? ¿Fue martirizado el 8 de noviembre? Eso nadie lo puede afirmar por completo. Como he dicho antes este Severino sería producto de la asociación al culto que en Roma se tributada a los Cuatro Coronados, uno de ellos llamado Severiano. Hay quienes incluso ha llegado a llamarlo Severo. En Roma su culto fue en detrimento, mientras que en Nápoles fue en aumento.

¿Se puede asegurar al cien por cien que este Severino procedía de la basílica al Celio o era uno de los cuatro de la Vía Labicana? Pues no, porque en tiempos de Gregorio XVI, el culto a estos últimos mártires había caído en el olvido y se le llamaba Severino a uno de los mártires de Panonia y no al mártir de la Vía Labicana. Todo un lío, ¿verdad?

Si algún día pudiera demostrarse que este San Severino que envió el Papa Gregorio XVI a Nápoles fue sacado de las catacumbas romanas (o sea, que es un cuerpo santo) y no las sacó de la basílica al Celio, podríamos pensar que la identificación de este Severino con el festejado el 8 de noviembre es puramente casual, y que lo mismo que se llama Severino, se podría haber llamado Félix, Teodoro, Victorio o cualquiera de los otros nombres inventados a tantos cuerpos santos innominados inicialmente. Ya en este blog hemos escrito en abundancia acerca de la extracción de cuerpos santos de las catacumbas entre los siglos XVI al XIX.

Aun así, ¿por qué la Congregación del Culto Divino, al incluirlo en el Martirologio Romano, lo hizo romano y martirizado en tiempos de Diocleciano, lo ha querido vincular a este Severino con el 8 de diciembre, dando a entender que es uno de los cuatro mártires de la Vía Labicana? Pues vete tú a saber el por qué: posiblemente, por el capricho de un alto jerarca en ese Dicasterio. Este tema podríamos complicarlo aun mucho más si nos atenemos a los nombres que otros hagiógrafos dan a los Cuatro Coronados llamándolos Claudio, Nicostrato, Simproniano y Castorio, según una inscripción atribuida al Papa San Melquíades, pero, ¿para qué vamos a liar más la guita?

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santos Adventor, Octavio y Solutor, mártires de Turín

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo decimonónico de los mártires de Turín con la Virgen y el Niño. Diócesis de Turín, Italia.

Lienzo decimonónico de los mártires de Turín con la Virgen y el Niño. Diócesis de Turín, Italia.

San Máximo, obispo de Turín en el siglo V, en su sermón número 12 invitaba a sus feligreses a celebrar solemnemente el natalicio de todos los santos mártires, exhortándoles a honrar de manera especial a “aquellos que derramaron su sangre entre nuestras casas… siendo especialmente venerados aquellos cuyas reliquias poseemos”. Pero aunque San Máximo no menciona ningún nombre ni da detalle alguno sobre su martirio, está claro que tanto él como quienes le escuchaban conocían la historia de estos mártires, que no les quedaba tan lejana en el tiempo.

¿Quiénes eran estos mártires turineses que el santo obispo no menciona por sus nombres, pero que sin embargo, San Ennodio de Pavía (+531), en su viaje de Pavía a Briançon a finales del siglo V, dice haber visitado en su basílica a lo largo de su camino? Porque San Ennodio de Pavía si que nos dice que se trata de los mártires Adventor, Octavio y Solutor. En esta estrofa de San Ennodio identificamos fácilmente a los mártires de Turín a los que hacía referencia San Máximo un siglo antes: “Octavii meritis da, Adventor, redde, Solutor, candida ne pullis vita cadat maculis”. Y los identificamos gracias al Martirologio Jeronimiano que en los inicios del siglo VI, dice el 20 de noviembre: “Taurinis civitate, sanctórum Octavi, Solutoris et Adventoris” (en la ciudad de Turín, los santos Octavio, Solutor y Adventor).

Una “passio” de mediados del siglo V, dependiente de la “passio” de San Mauricio de Agaune (el de la Legión Tebea), que fue escrita entre los años 432 y el 450, trata de completar a su manera aquello que no dice ni San Máximo, ni San Ennodio, ni el Martirologio Jeronimiano, porque según esta “passio”, estos tres mártires turineses habían sido soldados de la famosa Legión Tebea, los cuales, durante la masacre a la que esta se vio sometida en Agaune, consiguieron escapar.

La Virgen se le aparece a los tres mártires. Pintura de Luigi Vacca (XVIII-XIX), iglesia de los santos mártires, Turín.

La Virgen se le aparece a los tres mártires. Pintura de Luigi Vacca (XVIII-XIX), iglesia de los santos mártires, Turín.

Adventor y Octavio fueron capturados en Turín y allí mismo fueron asesinados, mientras que Solutor, que era más joven y más ágil, aunque estaba herido, consiguió escapar, escondiéndose en un foso de arena. Fue descubierto y decapitado a orillas del Doria Riparia (afluente del río Po), en medio de un pantano que ¡milagrosamente se secó! Una matrona cristiana de Ivrea llamada Juliana, recogió los cuerpos de los tres mártires y los sepultó en las cercanías de Turín, construyendo sobre sus sepulcros una pequeña capilla, convertida posteriormente en una basílica a finales del siglo V, en tiempos del obispo Víctor. Como vemos, la historia de estos tres santos es parecida a la de San Alejandro de Bérgamo.

¿Por qué el escritor de esta “passio” relaciona a estos tres mártires con la Legión Tebea? Esto no puede explicarse, aunque es muy probable que, siguiendo la costumbre de los hagiógrafos del Piamonte en aquellos tiempos, todos los mártires de los cuales no se conocía con detalles sus historias, quedaban automáticamente relacionados con la Legión Tebea. La Legión Tebea era como un saco en el que cabían todos los mártires no suficientemente identificados; era lo que hoy denominamos: “un cajón de sastre”.

Como he dicho antes, el Martirologio Jeronimiano conmemora a estos tres santos mártires el día 20 de noviembre, cosa que también hace el Martirologio Romano, pero en el Jeronimiano, el 15 de marzo aparecen un Octavio y un Solutor, intercalados en una larga lista de mártires africanos. Estos dos mártires africanos debemos identificarlos con estos sobre los que estamos escribiendo hoy.

Miniatura del códice de Bérgamo.

Miniatura del códice de Bérgamo.

Desde siempre, ha ciudad de Turín ha venerado a estos tres santos. En el año 1006 la antigua basílica que se había erigido sobre sus sepulcros fue renovada e incorporada a un monasterio benedictino dedicado a San Solutor y que fue construido por el obispo Gezón. Al primer abad, llamado Román, le sucedió San Goslino, que murió en el año 1061. Las reliquias de estos tres santos mártires se conservaban en una preciosa urna y cerca de ella, hasta el año 1536, estuvieron las tumbas de la matrona Santa Juliana y del abad San Goslino. En ese año, los franceses ocuparon Turín, destruyeron el monasterio y la iglesia, arrasando al mismo tiempo cuatro suburbios de la ciudad y once iglesias.

Los cuerpos de los santos se salvaron y fueron transferidos al interior de la ciudad, concretamente al Priorato de San Andrés y colocados provisionalmente en la capilla de la Consolata. En el año 1568, el Comendador de la Abadía de San Solutor, con el permiso del Papa San Pío V, donaba a los jesuitas todos los bienes de la abadía a condición de que erigiesen un templo en honor a los tres mártires. Construido el templo, el 19 de enero del 1575, con el permiso del Papa Gregorio XIII, se hizo el solemne traslado de las reliquias, puestas en una urna de nogal revestida de bronce dorado. En esta solemne ceremonia intervino todo el episcopado de la región del Piamonte, el duque Emanuele Filiberto, la nobleza al completo y un inmenso gentío. Aquiles Gaglialdi, que fue el primer rector de la iglesia dejó por escrito toda esta tramitación y todos estos actos.

Estos tres mártires son considerados como los santos protectores de la ciudad de Turín y normalmente, se les representa vestidos de soldados y con la corona del martirio. Así aparecen, junto a los santos Máximo, Juan Bautista y Segundo, en una miniatura de un códice de Bergamo de tiempos de Amadeo VI.

De la antigua basílica no queda traza alguna ya que como he dicho fue destruida por los franceses, pero la actual está decorada con mármoles de distintos colores y bronces barrocos, portando en su fachada unas bellas esculturas atribuidas a Borelli. El interior está adornado con frescos del pintor y arquitecto Andrea Pozzo, de Taricco y de Federico Zuccari. En el año 1629 el coro fue decorado con los frescos de Isidoro Bianchi. En el año 1730, Filippo Juvarra diseñó y realizó el altar mayor, en el cual, Gregorio Guglielmi en el 1766 pintó un cuadro con la Virgen y los tres santos.

Altar mayor. Aparece la urna de los mártires.

Altar mayor. Aparece la urna de los mártires.

El pasado siglo, el pintor y litógrafo italiano Francesco Gonin pintó los frescos del ábside y Luigi Vacca pintó el “Martirio de San Adventor y el martirio de San Solutor en presencia de Santa Juliana”. La urna se encuentra en el altar mayor de la iglesia.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Cardinali, A. y Cigniti, B., “Bibliotheca sanctórum, tomo II, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Enlace consultado (30/11/2014):
– www.eltestigofiel.org/lectura/santoral.php?idu=4241

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es