Santos Félix, Régula y Exuperancio, mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Los Santos se presentan ante Cristo. Tabla de 1506, Museo Nacional de Suiza, Zurich (Suiza).

Los Santos se presentan ante Cristo. Tabla de 1506, Museo Nacional de Suiza, Zurich (Suiza).

Hoy se celebra la festividad de unos Santos típicamente cefalóforos, es decir, que en la iconografía aparecen portando sus cabezas cortadas en las manos. Poco se sabe de estos mártires y lo tardío de las fuentes que nos hablan de ellos -s.IX a lo sumo- ofrece pocas garantías de que estemos ante un relato histórico, además de los añadidos legendarios y la incerteza de la cronología y la ubicación geográfica que suele rodear a los mártires relacionados con la Legión Tebana, lo que es el caso.

Pasión de los mártires
Según una leyenda que procede del siglo IX, Félix y Régula eran hermanos que, siguiendo a la Legión Tebana y huyendo de una masacre, atravesaron los Alpes, llegando al territorio de Glaris y desde allí, pasaron a Zurich donde, en tiempos del emperador Decio, sufrieron martirio a causa de su fe. Existen algunos documentos del siglo XIII que los asocia a su esclavo Exuperancio.

Hay algunos detalles, sin embargo, que cabe matizar. En primer lugar, que a Félix y Régula se los considera hermanos carnales pese a que en los textos son llamados “hermanos en Cristo”, lo que en realidad no los define como parientes, sino como correligionarios: es decir, que ambos eran cristianos. Quizá por esta inexactitud es por lo que en otras tradiciones se los considera marido y mujer, esposos, aunque ya vemos que, estrictamente hablando, no se especifica ninguna relación entre ellos salvo que profesaban la misma fe.

Los Santos torturados con ruedas. Tabla del Maestro del Martirio de los Apóstoles (1485-95). Museo Keresztény, Esztergom (Hungría).

Los Santos torturados con ruedas. Tabla del Maestro del Martirio de los Apóstoles (1485-95). Museo Keresztény, Esztergom (Hungría).

En segundo lugar, los tres -también Exuperancio- serían prófugos de la Legión Tebana, estacionada en Wallis, que ya sabemos que fue diezmada por negarse a atacar a una comunidad cristiana (en este punto, recomiendo leer el artículo dedicado a San Mauricio para ampliar). Estos fugitivos cristianos fueron capturados en la actual Zurich y, tras sufir algunas espantosas torturas como la rueda o el caldero, ejecutados por decapitación en la isla de Limmat, donde hoy se alza la Wasserkirche.

Al ser sus cadáveres arrojados colina abajo, rodando, dice la leyenda que se incorporaron, tomaron sus cabezas y, tras remontar de nuevo la colina, llegaron hasta un lugar donde hoy se alza el Grossmünster. De ahí que sean calificados como cefalóforos, o “portadores de cabezas”, mito frecuente en las tradiciones nórdicas que, sin embargo, conoce cierto alcance en la iconografía cristiana.

Sin embargo, existe una tradición local que sitúa el martirio en Hispania, en el actual pueblo de Torrijo de la Cañada, el las riberas del río Manubles. Esta villa es denominada Turigium según fuentes antiguas – de ahí la confusión con Turicum, que es el nombre antiguo de Zurich- y se hallaba cerca de Bílbilis, la actual Calatayud. Aquí se menciona que los “hermanos en Cristo” Félix y Régula (no se menciona al esclavo Exuperancio) fueron arrestados por Daciano por haber predicado en la ciudad y degollados el 11 de septiembre de 300 en las riberas del Manubles. Se repite el mito del transporte de las cabezas amputadas hasta un monte cercano, donde se sepultaron hasta su traslado a la parroquia.

La versión hispana plantea mayores problemas, ya que pese a que el praesus Daciano es un personaje probablemente ficticio, generalmente no se sitúa su llegada a España hasta el 304, y por otra parte no parece más que una adaptación local de la leyenda germana, cosa que sucede con otros mártires, como Marina de Antioquía, Marta de Astorga y otros tantos. Por no mencionar que si realmente hubiese sido Daciano el magistrado encargado de su proceso, estamos colocando el martirio en tiempos de Diocleciano, no de Decio.

Detalle del martirio de los Santos. Fresco de Hans Leu der Ältere, c. 1497–1502. Cripta de Grossmünster, Zurich (Suiza).

Detalle del martirio de los Santos. Fresco de Hans Leu der Ältere, c. 1497–1502. Cripta de Grossmünster, Zurich (Suiza).

Culto y reliquias
A principios del siglo IX, sobre su tumba se levantó un monasterio, que fue ricamente adornado por Luís el Tedesco en el año 853. La presencia de sus reliquias en Zurich es aceptada desde finales de ese mismo siglo IX, extendiéndose la veneración a estos santos, no solo a través de toda Suiza, sino fuera de la misma. En tiempos de la Reforma protestante, el culto decayó por razones obvias.

Recientemente, algunos estudiosos como Germán Morin y Ervino Poeschel, quisieron ver en ellos a dos santos procedentes del norte de África, atribuyendo su culto en Zurich sólo a un traslado de reliquias; lo cual es recurrente en el caso de otros Santos, como Restituta de Abitinia o Julia de Cartago. Egloff se opuso a esta tesis, aunque sin aportar documentación histórica alguna.

La representación más antigua de estos dos hermanos es un bajorrelieve en piedra del siglo XII que se encuentra en la catedral de Zurich, en el que sólo aparecen con el atributo de la palma del martirio. Pero ya en 1106 tenemos una miniatura del Pasionario de Stocarda, donde los dos hermanos aparecen con su esclavo Exuperancio, siendo representados con el típico aspecto de Santos cefalóforos, ya sabemos, con las respectivas cabezas entre sus manos después de la decapitación. Así se les representa en el sello (sigilo) de la Catedral y desde el 1225, en el sello del Consejo Municipal de Zurich, en una miniatura del siglo XV de la Zentralbibliothek de Zurich y en una pintura de Hans Leu el Viejo (1506) conservada en los locales del Landesmuseum; también en una escultura de 1520 en la iglesia de Reute, en Breisgau.

Cripta de la Wasserkirche, Zurich (Suiza). Lugar del martirio de los Santos.

Cripta de la Wasserkirche, Zurich (Suiza). Lugar del martirio de los Santos.

Los Santos son patronos de la ciudad de Zurich en Suiza y de Torrijo en España, los dos lugares donde tradicionalmente se ubica su martirio, aunque ya sabemos que el segundo es sólo una adaptación local de la ubicación auténtica, la de Zurich.

En cuanto al parentesco de los dos mártires, Félix y Régula, ya fueran hermanos o esposos, lo único que parece probado es que eran cristianos, y como tal murieron mártires. La tercera figura, la del esclavo Exuperancio, no aparece en todos los textos sobre el tema, lo que añade un velo de incertidumbre sobre el mismo.

Como todos los Santos cefalóforos, se los invoca contra los dolores de cabeza y todo tipo de dolencias similares.

Relicario de los Santos en su iglesia de Zurich, Suiza.

Relicario de los Santos en su iglesia de Zurich, Suiza.

Por último, decir que también en Torrijo de la Cañada y en Zaragoza se conservan presuntas reliquias de estos mártires -Félix y Régula, que no Exuperancio- aunque, a menos que esté documentado que procedan de Zurich, se entenderá que su autenticidad sea puesta en entredicho.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca sanctorum (Enciclopedia dei Santi), Ed. Città Nuova, Roma 1984.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es