Santos y Beatos de la Familia Gabrielli de Gubbio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo de San Rodolfo Gabrielli. Museo de la catedral de Gubbio, Italia.

Introducción
La santidad familiar y parental no es una novedad entre los santos y beatos de las Iglesias Católica y Ortodoxas. Por ejemplo, se piensa en los beatos de la Casa de Saboya o en los santos mártires de la familia Romanov.
También, en la bella localidad de Gubbio (Perugia), en la región italiana de Umbría, tierra santificada por el florecimiento de una infinidad de testimonios del Evangelio, existe una estirpe de santos: son los santos y beatos de la familia Gabrielli.
La familia Gabrielli ha dado a la Iglesia tres beatos y un santo: San Rodolfo Gabrielli (26 de junio) obispo, hermano del Beato Pedro Gabrielli (1326-1345), pariente de la Beata Castora Gabrielli (14 de junio), y del Beato Forte Gabrielli (9 de mayo).

San Rodolfo Gabrielli
Monje y obispo de Gubbio
Martirologio Romano, 26 de junio: En Gubbio de Umbria, san Rodolfo, obispo, que trabajó en la predicación y distribuyó con prodigalidad entre los pobres todo aquello que podía sustraer de los gastos relacionados con su persona.

Treinta años de vida, de los cuales, al menos, cinco de episcopado. Lo encontramos en el Concilio Romano del año 1059, ya como obispo de Gubbio. Tenía veinticinco años y era el primero de los tres obispos santos que tuvo esta localidad umbra en un siglo: después de él, San Juan de Lodi y el tercero, el popular San Ubaldo. Lo que conocemos de San Rodolfo es sobre todo por lo que escribe su maestro, San Pedro Damiano, una de las personalidades más importantes del siglo XI.
Pedro Damiano había guiado el eremo de Fonte Avellana, que fue un vivero de ascetas. Entre estos, estaba el joven Rodolfo (que tenía consigo a su hermano mayor, Pedro. Posteriormente, también entraría en un monasterio su madre Ratia y otro hermano llamado Juan). Desde los monasterios y desde las ermitas, salieron los hombres de la renovación. Rodolfo, de Fuente Avellana fue nombrado obispo de su ciudad, Gubbio y con él comienza la renovación, bloqueando que el dinero andara detrás de los Sacramentos. Algunos daban dinero para que les absolvieran de sus pecados o para conseguir la ordenación de algún clérigo. Pero su muerte, con solo treinta años de edad, interrumpió esta obra por él emprendida; sin embargo, sería retomada después de él por San Juan de Lodi.

Lienzo de la Beata Castora Gabrielli. Museo de la catedral de Gubbio, Italia.

San Pedro Damiano comunicó la muerte de San Rodolfo al Papa Alejandro II en una carta, en la que le cuenta la vida del joven obispo, alaba su espíritu de oración y de penitencia y le manifiesta que realmente era un santo. San Pedro Damiano tenía también en gran estima la cultura teológica y bíblica de su discípulo. También por carta, le había formulado a Rodolfo (y al obispo Teodosio de Senigallia) “el revisar sus escritos y corregir lo que pudiera estar en desacuerdo con la doctrina católica y con la recta interpretación de las Sagradas Escrituras” (Juan Lucchesi). En suma, San Pedro Damiano, Doctor de la Iglesia, parece como si fuera un alumno inseguro que habla a sus profesores; así será mayor el prestigio de sus discípulos Rodolfo y Teodosio.

Del cuerpo de San Rodolfo, que fue sepultado en la catedral de Gubbio, no se ha encontrado rastro alguno después de los trabajos realizados en ella en el año 1670. En un altar de la iglesia romana de San Gregorio al Celio, se le representa en un cuadro dedicado a los santos y beatos de la familia Gabrielli; también en la catedral de Gubbio existe una pintura suya.

Beato Pedro Gabrielli
monje
De esta noble familia de Gubbio nació después del Milenio en el castillo de Camporeggiano cercano a Gubbio. Fue el primogénito de los tres hermanos Gabrielli, hijos de Rodolfo y de Rezia (Rotia), siendo un ejemplo para su hermano Rodolfo: así que, después de haber atendido a su hermano Juan, que estaba enfermo y a su madre viuda, entró en el monasterio de Fonte Avellana.

De estos santos hermanos habla en sus escritos San Pedro Damiano. En una carta escrita al Papa Alejandro II, le afirma que Pedro y Rodolfo llevaban una vida ejemplar como ermitaños y que servían de modelo al resto de los monjes. Murió santamente pocos años después del siglo XI y fue sepultado en la catedral de Gubbio. Al igual que su hermano, está representado en un cuadro que se encuentra en un altar de la iglesia romana de San Gregorio al Celio, junto con los santos y beatos de su familia. El martirologio benedictino lo recuerda el día 26 de julio y junto con su hermano Rodolfo, el día 19 de octubre.

Lienzo del Beato Fuerte Gabrielli. Museo de la catedral de Gubbio, Italia.

Beata Castora Gabrielli
esposa, madre, terciaria franciscana
La beata Castora era hija del conde Pietruccio Gabrielli de Gubbio y vivió en el siglo XIV. Se casó muy joven con el jurista Santuccio (o Gualtiro) Sansoneri, conde de San Martín y Bassinario, en el territorio de S. Angelo in Vado (PS).
Fue un matrimonio muy difícil porque su esposo la maltrataba. Ella era un señora muy piadosa y profundamente caritativa. A la muerte de su esposo, con el consentimiento de su hijo Oddo, distribuyó sus bienes entre los pobres y vistió el hábito de la Tercera Orden de San Francisco (TOS), transcurriendo el resto de su vida en penitencia y oración. Murió el 14 de junio del 1391 en Macerata, desde donde, poco después, su cuerpo fue trasladado por su hijo a la iglesia de San Francisco en Sant’Angelo in Vado.

En la iglesia franciscana de Sant’Angelo es venerada actualmente la beata, cuyo cuerpo está incorrupto y que es invocada como patrona de los matrimonios difíciles. Como los otros dos anteriores, está pintada en un cuadro que se conserva en un altar de la iglesia romana de San Gregorio al Celio, existiendo también otra pintura de ella en la catedral de Gubbio.

Beato Fuerte Gabrielli
monje
Martirologio Romano, 9 de mayo: En el monastero camaldulense de Fonte Avellana, actualmente en las Marcas, el beato Forte Gabrielli, eremita.

Pocas y escasas noticias nos han llegado a nosotros sobre este beato eugubino: Fuerte Gabrielli. De la noble estirpe de Gubbio, se dedicó a llevar vida eremítica en el Monte Scheggia, en los confines entre las regiones italianas de Umbria y Las Marcas. Posteriormente, se puso bajo la dirección espiritual de san Londolfo de Fonteavellana y entró como monje en el cenobio, donde murió siendo muy anciano, el día 9 de mayo del 1040, durante el priorato del beato Gil de Arezzo.
Fue beatificado por el Papa Benedicto XIV en el 1756 y su cuerpo reposa en la catedral de Gubbio. Como de los otros anteriores, existe una pintura en la iglesia romana de San Gregorio al Celio y en la catedral de Gubbio.

Vista del altar que contiene el cuerpo del Beato Fuerte Gabrielli. Catedral de Gubbio, Italia. Fuente: Gubbio.name.

Oración a Todos los Santos
Oh espiritus celestes, vosotros, santos venerados en las tierras de Umbria y vosotros, todos los Santos del Paraíso, dirigid vuestra mirada piadosa sobre nosotros que estamos peregrinando en este valle de dolor y de miserias.
Vosotros gozáis ahora de la gloria que merecisteis por sembrar de lágrimas esta tierra de exilio. Dios es ahora la recompensa por vuestros trabajos, el principio, el objeto y el fin de vuestros gozos. Oh almas bienaventuradas, interceded por nosotros.
Obtenednos a todos nosotros, el poder seguir fielmente vuestras pasos, seguir vuestros ejemplos de celo y de amor ardiente a Jesús y a las almas, de copiar en nosotros vuestras santas virtudes, a fin de que lleguemos a ser signo de su presencia y un día, partícipes de vuestra gloria inmortal. Amén.

Damiano Grenci

Bibliografía y sitios
– AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II appendice – Ed. Città Nuova
– C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
– Grenci Damiano Marco – Archivio privato iconografico e agiografico: 1977 – 2011
– Sito Web di santibeati.it
– Sito Web di wikipedia.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es