Santos mártires coptos de Libia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono copto de los 21 mártires, obra de Tony Rezk.

Icono copto de los 21 mártires, obra de Tony Rezk.

El sábado pasado, día 21 de febrero, Su Santidad Tawadros II, Papa de Alejandría y Patriarca de la Iglesia Copta Ortodoxa, anunció que los 21 mártires coptos asesinados en el mes de enero por el IS en Libia serán incluidos en el Synaxarion Copto, conmemorándose su martirio el día 8 del mes Amshir, o sea, el 15 de febrero del calendario gregoriano, día en el que además la Iglesia Ortodoxa Copta conmemora la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo. Tengamos en cuenta que el calendario litúrgico copto es el juliano que tiene trece días de diferencia con el calendario gregoriano.

El asesinato de estos 21 cristianos coptos a manos del Estado Islámico fue un martirio en toda regla. El obispo copto católico de Giuzeh, Anba Anthonios Aziz Mina, dijo a la Agencia Fides que “aunque el video de las ejecuciones se ha realizado como si se tratara de una terrible representación cinematográfica con el objetivo de sembrar el terror, sin embargo en este vídeo se ve como algunos mártires en el momento de su terrible ejecución repiten las palabras “Señor Jesucristo”. El nombre de Jesús fue la última palabra que pronunciaron sus labios. Como en la pasión de los primeros mártires, se confiaron en Aquel que poco después los acogería en su seno. Así celebraron su victoria, la victoria que ningún carnicero les podrá quitar. Ese nombre susurrado en el último instante fue el sello de su martirio”.

La comunidad internacional, toda persona de buena voluntad, se estremeció al ver este vídeo y todos se solidaron con la Santa Iglesia Copta, maltratada y castigada por los asesinos de IS, pero que contaba con 21 nuevos mártires. El Santo Padre Francisco, en una comunicación con Su Santidad Tawadros II, le decía emocionado que “habían sido decapitados por el solo hecho de ser cristianos y que esos mártires lo eran de la Iglesia universal”.

Detalle de los rostros de los mártires en el vídeo difundido por sus verdugos.

Detalle de los rostros de los mártires en el vídeo difundido por sus verdugos.

En este blog hemos escrito infinidad de veces sobre santos mártires de los primeros siglos de la Iglesia y no puede pasar un solo día más sin que escribamos sobre estos nuevos santos contemporáneos. Por eso es de vital importancia saber quiénes eran, de donde venían, cómo vivían. Sabemos que procedían de aldeas cercanas a Minya en Egipto y que trece de ellos eran de la localidad de Al-Our, donde habían trabajado en los campos de trigo y de alfalfa, y donde habían jugado y correteado entre vacas, cabras y burros. Fue el hambre y la miseria quienes les empujaron hacia Libia buscando trabajo.

Aunque no dispongamos de mucha información, demos al menos algunos datos. El 6 de mayo del pasado año, tras varias semanas de vacilaciones, el joven Yusef Shukri hizo la maleta y se puso en camino hacia la ciudad de Sirte. Aquel mismo día, otros vecinos de El Our iniciaron el mismo viaje. Todos terminaron en manos de los asesinos de IS quienes los decapitaron en una playa de Tripolitania. Estos días, en Internet hemos podido acceder a algunas declaraciones de algunos familiares, quienes llenos de fervor y orgullosos de sus mártires, sólo han tenido palabras de fe, esperanza y amor.

Yusef Shukri es el primero que aparece desfilando con las manos atadas y el mono naranja. Su hermana Malak, que vio el terrible vídeo, dice: “Lo reconocí al momento. Murió degollado pero con el nombre de Jesús en la boca. Es un mártir. Nosotros vivimos en un pueblo de campesinos y aquí no hay trabajo; por eso mi hermano, después de hacer el servicio militar obligatorio decidió marcharse a Libia. Hablé con él el día 2 de enero y estaba muy preocupado porque a finales de diciembre, los del IS habían secuestrado a un grupo de emigrantes de nuestro pueblo que vivían en Sirte. Al día siguiente, mi hermano corrió la misma suerte”.

Instantánea de uno de los mártires pronunciando el nombre de Jesús antes de morir.

Instantánea de uno de los mártires pronunciando el nombre de Jesús antes de morir.

La alarma había saltado cuando el 28 de diciembre fue secuestrado Samuel Alhan, un fontanero de 30 años junto con otros seis cristianos coptos. Era mediodía, habían dejado Sirte y llevaban algo más de media hora en la carretera cuando unos encapuchados les dieron el alto y los secuestraron. Bebaui, hermano de Samuel dice: “Derramaron su sangre porque eran egipcios y coptos, pero su muerte no será en vano. Su asesinato servirá para que muchos conozcan realmente lo que es el Estado Islámico, que no son ni musulmanes ni cristianos; no tienen relación con ningún Dios”.

Emad Suliman dice que aquel primer secuestro puso a los yihadistas sobre la pista de resto de cristianos coptos que residían en Sirte. “Según nos han contado algunos musulmanes que vivían por los alrededores, los yihadistas les obligaron a revelar su domicilio. Los terroristas llegaron con un listado de objetivos preguntando nombre por nombre. Mi hermano Maged fue capturado por los muyahidines la madrugada del 3 de enero en el asalto a la casa que compartía con otros doce compañeros”.

Jalaf Henin, primo del más joven de los mártires, Milad Makkin, que sólo tenía 21 años de edad, dice que “desesperado por la falta de trabajo y forzado por la penuria familiar, se enroló en el pelotón que marchó hacia Libia. Primero fueron en autobús a Alejandría y desde allí marcharon a Libia. Nunca quisimos que se fuera porque escuchábamos que había problemas. De hecho, aplazaron el viaje durante unos meses, pero al final los amigos que allí vivían los llamaron y los convencieron. Ahora son mártires de Jesús y en el cielo están mejor que aquí”.

Instante del martirio, grabado en vídeo por los verdugos.

Instante del martirio, grabado en vídeo por los verdugos.

Isa, pariente del mártir Tawadros Yusef, que estaba casado y tenía tres hijos, en las puertas de la iglesia de la Virgen María, dice: “Se lo llevaron unos enmascarados. Capturaron a los cristianos y dejaron libres a los musulmanes”. Sania, una mujer copta de unos treinta años de edad, añade: “Aquí somos todos como una sola familia. Estos mártires eran nuestros mejores jóvenes, eran unos santos, rezaban, ayunaban y eran caritativos con toda la gente”.

Shenouda Nagaty Anis, hermano del mártir Lucas Nagati, ha dicho que “cuando lo hemos sabido, mi madre ha venido a casa y se ha deshecho en lágrimas, pero estamos orgullosos de ellos porque han mantenido la fe en Jesús hasta el último momento. Su hija nació después de irse a Libia y ya nunca la verá”.

Beshir Astafanous Kamel, hermano de los mártires Bishoy y Somaily Estafanos Kamel, de 25 y 23 años de edad, también dijo: “No consigo aun hacerme a la idea de que no los volveré a ver. Los han matado solo porque eran cristianos, pero el nombre de Jesucristo estaba en sus labios cuando fueron asesinados. Estaban orgullosos de ser cristianos y yo estoy muy orgulloso de ellos. Me alegra que los del Estado Islámico no cortaran en el video la parte en la que ellos expresan la fe en Jesucristo, porque esto nos ha ayudado a fortalecer nuestra fe. La gente del pueblo ya no está triste, sino alegre, se felicitan unos a otros, porque ahora tenemos a unos mártires en el cielo. Querido Dios, abre sus ojos para que se salven y dejen la ignorancia y las enseñanzas erráticas que han recibido”. Y añadía: “Hoy, hablando con mi madre le pregunté que haría si viese a los asesinos de mis hermanos por la calle y me dijo que le pediría a Dios que les abran los ojos para que se conviertan y los invitaría a casa porque nos han ayudado a entrar en el reino de los cielos”. ¡Esto es tremendo, son las palabras de una mujer casi analfabeta, de más de sesenta años, pero con una fe inquebrantable en Jesús de Nazareth!

Sepelio de los mártires.

Sepelio de los mártires.

Estos son los nombres de los mártires, esculpidos en los corazones de todos los cristianos e inscritos en el Libro de la Vida: Milad Makeen Zaky, Abanub Ayad Atiya, Maged Solaiman Shehata, Yusuf Shukry Yunan, Kirollos Shokry Fawzy, Bishoy Astafanus Kamel, Somaily Astafanus Kamel, malak Ibrahim Sinweet, Tawadros Yusuf Tawadros, Girgis Milad Sinweet, Mina Fayez Aziz, Hany Abdelmesih Salib, Bishoy Adel Khalaf, Samuel Alham Wilson, un trabajador de un pueblo de Awr aun no identificado, Ezat Bishri Naseef, Lucas Nagaty Anis, Gaber Munir Adly, Esam Badir Samir, Malak Farag Abram y Sameh Salah Faruq. Santos mártires coptos de Libia, rogad por nosotros.

Este artículo lo hemos confeccionado en base a diferentes informaciones aparecida durante todos estos días en diferentes medios de comunicación.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es