Santos mártires anglicanos de Melanesia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista del icono de los mártires anglicanos de Melanesia, exhibido en la catedral de Canterbury (Reino Unido).

Vista del icono de los mártires anglicanos de Melanesia, exhibido en la catedral de Canterbury (Reino Unido).

Pregunta: Yo tengo entendido que la Iglesia Anglicana, como protestante que es, no canoniza ni admite el culto a los santos, pero sin embargo, rastreando por Internet me he encontrado esta foto que les envío y que es de unos mártires anglicanos que, por lo que veo, si que son venerados. ¿Cómo puede ser eso? ¿Me podrían también hablar sobre estos santos en concreto? Muchísimas gracias desde Canadá

Respuesta: En el tema de si la Iglesia Anglicana es una Iglesia Protestante o no lo es, no quiero entrar porque sería alargar demasiado el artículo, pero si hablaremos sobre el posible culto dado por esa Iglesia a los santos y más concretamente a este grupo de mártires sobre los cuales tu preguntas. La Iglesia Anglicana no canoniza y entre los anglicanos no existe la veneración a los santos tal y como lo entendemos los católicos y los ortodoxos. Es verdad que en los templos anglicanos existen imágenes de Cristo, de María y de algunos santos, tanto a nivel de iconos, como vidrieras o retablos, pero ellos saben diferenciar entre utilizar imágenes en el culto y rendir culto a las imágenes; son dos cosas bien distintas.

Pero como en tu pregunta nos remites a unos mártires en concreto, yo me voy a extender algo más en este tema. En Melanesia existe una comunidad anglicana, llamada Comunidad Melanesia, que está formada por hombres, que han realizado votos simples de pobreza, castidad y obediencia y que desarrollan su labor apostólica en las Islas Salomón, Vanuatu y Papúa Nueva Guinea. Esta comunidad fue fundada en el año 1925 por Ini Kopuria, que era un policía de Maravovo y por el obispo melanesio John Manwaring Steward y lo hicieron para evangelizar aquellas islas a las cuales no había llegado aun el mensaje de Cristo. Tienen su Casa Madre en Tabalea, al noroeste de Guadalcanal, en las Islas Salomón.

Como cualquier comunidad religiosa cristiana, diariamente celebran la Eucaristía y reza el Oficio de las Horas. Los aspirantes realizan tres años de noviciado, finalizado el cual, realizan los tres mencionados votos, que renuevan cada cinco años. Algunos hermanos son ordenados de sacerdotes o diáconos, aunque la mayoría, no lo son. En un momento dado, si lo desean, al cumplirse los cinco años no renuevan sus votos y pueden secularizarse e incluso contraer matrimonio.

Durante los momentos de tensión étnica vividos en las Islas Salomón en los años 1999-2000, la hermandad participó activamente realizando numerosos esfuerzos pacificadores, con los que consiguieron un alto el fuego y un acuerdo de paz, firmado en Towsville en el mes de octubre del año 2000. Se requisaron las armas de los combatientes y se lanzaron al mar. Pero un líder rebelde, llamado Harold Keke, no cumplió el acuerdo y continuó causando disturbios. Entonces, el hermano Nataniel Sado, que conocía a Keke, fue a razonar con él, pero no regresó a la comunidad. El 23 de abril del 2003, seis hermanos más fueron a investigar qué había pasado pues se había corrido la voz de que Keke había asesinado al hermano Nataniel. Cuatro meses más tarde pudo comprobarse que el rebelde Keke también había asesinado a los otros seis hermanos. Keke se rindió ante el Comisionado de la policía y los cuerpos de los siete hermanos martirizados fueron exhumados y trasladados a Honiara, donde les realizaron las autopsias.

Fotografía del entierro de los mártires anglicanos de Melanesia.

Fotografía del entierro de los mártires anglicanos de Melanesia.

Pudo comprobarse que el hermano Nataniel fue torturado durante varios días y murió como consecuencia de las heridas sufridas, siendo sepultado en una tumba. Tres de los hermanos que fueron a buscarlo, al llegar habían sido abatidos a tiro y enterrados en una única tumba y los otros tres restantes, también habían sido torturados y fusilados al día siguiente, enterrados en una tercera tumba. Finalmente, los cuerpos de los siete hermanos mártires fueron sepultados en tumbas individuales en la Casa Madre de la Hermandad, en Tabalea el día 24 de octubre. El capellán de la Hermandad describió así el funeral: La comunidad en pleno, formada por los hermanos y novicios vestidos de blanco, se situó en la parte inferior de la colina que conduce a nuestra Casa Madre. Detrás de ellos, una gran muchedumbre y el Gobernador General esperaban la llegada de los amados hermanos. Uno a uno, los ataúdes fueron descargados de tres camiones y los gemidos de la multitud se hicieron más fuerte. Se organizó una multitudinaria procesión cantando: “Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. Llegados a la capilla, el llanto fue silenciado por el canto de la comunidad. Se pusieron guirnaldas sobre los ataúdes y, a medida que avanzábamos hacia el cementerio, nuevamente comenzaron los llantos y gemidos.

El martirio de estos siete hermanos anglicanos tuvo inmediatamente sus frutos, porque dos días después del entierro, fueron admitidos como novicios cuarenta y ocho nuevos hermanos, entre ellos, el primer hermano de origen filipino.

El 20 de enero del 2004, el primer ministro de Fiji presentó a la Hermandad como primer premio por los Derechos Humanos del Pacífico, por su sacrificio por encima de la llamada del deber de protegerse las personas vulnerables y construir la paz y la seguridad en las Islas Salomón durante el conflicto civil y la reconstrucción post-conflicto.

Vista de las reliquias de los mártires anglicanos de Melanesia.

Vista de las reliquias de los mártires anglicanos de Melanesia.

El 3 de agosto del año 2008, los siete hermanos mártires de la Comunidad Anglicana de Melanesia, fueron honrados durante la Misa de clausura de la Conferencia de Lambeth en la catedral de Canterbury. Sus nombres fueron añadidos al libro de los mártires contemporáneos y se colocó un icono – el que tú has enviado – en la capilla de los santos de nuestro tiempo. Cuando terminó la celebración eucarística, los obispos y demás celebrantes rezaron ante el altar de la capilla. Su icono está actualmente en la Catedral como recordatorio de su testimonio de paz. Verás que son venerados e incluso pintados con la aureola de los santos, pero lo que se dice canonizados, no lo están. Al menos, como lo entendemos nosotros.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es