Santos Timoteo y Maura, mártires de Antínoe

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de los Santos en un fresco ortodoxo griego.

Detalle de los Santos en un fresco ortodoxo griego.

Hoy, día 3 de mayo, se celebra la festividad de dos esposos, Timoteo y Maura (o Mavra), que sufrieron martirio en Antínoe -provincia de la Tebaida, Egipto- en el año 286, en tiempos de Diocleciano. Hay que decir que la passio de estos mártires, muy rica en detalles, es considerada fantasiosa por parte de los Bolandistas. Aún así, vamos a relatarla porque sin ella no se comprende el culto a estos Santos. Por desgracia, no puedo extenderme en diálogos ni conversaciones floridas porque el artículo se haría interminable -sólo citaré algunas frases-, así que, quien entienda inglés y quiera un reporte detallado de la passio, aconsejo que lea este enlace.

Pasión de los Santos
Timoteo (en griego, “temeroso de Dios”) era lector de la comunidad cristiana local, es decir, se dedicaba a la lectura, conservación y cuidado de las Sagradas Escrituras, aunque es cierto que otras versiones lo hacen sacerdote. Era aún joven e hijo de Pigol, un sacerdote de Perapa, conocido por su piedad y su profundo conocimiento del Evangelio. Aún de noche, los trabajadores de la villa se reunían en torno a él para que les leyera las Escrituras. Su familia lo había casado con una muchacha cristiana llamada Maura o Mavra (en latín, “oriunda de Mauritania”, lo que remarca, posiblemente, el origen africano de la Santa), quien era todavía más joven que él, pues sólo tenía 17 años. Pero apenas veinte días después de la boda, la persecución se abatió sobre el joven matrimonio.

Icono ortodoxo americano de San Timoteo, lector y mártir de Antínoe.

Icono ortodoxo americano de San Timoteo, lector y mártir de Antínoe.

Timoteo fue denunciado ante el prefecto de la Tebaida, un tal Ariano, que mandó traerlo ante su tribunal. Una vez allí, lo animó a ofrecer un sacrificio para cumplir con el edicto. Además, Diocleciano había mandado que se confiscaran y quemaran cuantos textos cristianos hallaran, y sabiendo que Timoteo los guardaba celosamente en su casa, le instó además a que revelara su escondite. El lector se negó rotundamente a sacrificar a los dioses y tampoco quiso entregar los libros sagrados, de los cuales él era custodio, pues quería salvaguardarlos de la profanación. “¿No sabes que nadie entrega a sus hijos a la muerte?”, le dijo, “Esos libros, que yo mismo he copiado, son como mis hijos. Cuando los leo, los ángeles del Señor están conmigo”. Molesto por su obstinación, Ariano mandó entregarlo a la tortura para que cediese al sacrificio y a la entrega de los textos sagrados.

El relato de las torturas parece un poco exagerado, de ahí el recelo de los bolandistas. Dice la passio que los verdugos calentaron punzones de hierro hasta el punto de rojo vivo y se los clavaron en el oído, perforando los tímpanos con tanta violencia que le alcanzaron los ojos, de modo que éstos le saltaron de las cuencas y se quedó ciego (!!!). Al verlo sin ojos, los verdugos se burlaban de él y le decían que ofrecía un aspecto lamentable, a lo que él respondió: “Mis ojos corporales, que han visto demasiadas cosas indignas, han sufrido al ser cegados. Pero mi vista interior, los ojos de mi alma, siguen iluminándome”. Al oír esto, Ariano mandó atarle las manos a la espalda, meterle un trozo de madera en la boca -imagino que para hacerlo callar- y colgarlo boca abajo. Para incrementar su sufrimiento, el gobernador mandó colgarle una pesada roca del cuello, y así lo dejaron. Pero al rato, los sufrimientos del joven eran tan evidentes que incluso los verdugos se compadecieron de él y le pidieron a Ariano que tratara de convencerle de otro modo menos cruel. Pensando que así moverían el corazón del gobernador a compasión, le dijeron que se había casado hacía veinte días, y que su esposa era una mujer muy joven y muy bella. Ariano mandó entonces que le trajeran a Maura.

Maura ante Timoteo en el tribunal de Ariano. Grabado contemporáneo para un calendario alemán de Santos.

Maura ante Timoteo en el tribunal de Ariano. Grabado contemporáneo para un calendario alemán de Santos.

Cuando tuvo delante de sí a la joven esposa, Ariano le mandó acicalarse, peinarse y perfumarse, adornándose con bellos vestidos y joyas, y tratar de convencer a su marido de que obedeciese la ley, tras lo cual serían recompensados con muchas riquezas, pero no le dijo cuál era el motivo del tormento. Ella así lo hizo, creyendo que Timoteo tenía algún tipo de deuda económica, y acudió donde estaba colgado, quien supo de su presencia por el perfume que desprendía. Intentó hablar, pero el madero metido en su boca se lo impedía, así que Maura suplicó que se lo quitasen. Una vez retirado el leño, Timoteo pidió a gritos a su padre, que contemplaba cerca su suplicio, que le tapase la cara con un trozo de tela, porque el aroma que desprendía el cuerpo de Maura le provocaba deseos impuros y no podía soportarlo (!!!). Ofendida por estas palabras, Maura le preguntó por qué le hablaba así, y así supo que la causa del tormento de su marido era su negativa a sacrificar a los dioses y a entregar los textos sagrados. Timoteo la urgió a condenar las intenciones del gobernador y a sufrir por Cristo como él, pero ella estaba asustada y, a causa de su corta edad, temía no poder resistir los tormentos. Su esposo rezó al Señor para que diera fuerzas a la esposa, y después de esto, Maura se sintió en paz y dispuesta a seguir el camino de Timoteo, muriendo por la fe si era necesario.

Dirigiéndose a Ariano, Maura confesó su fe cristiana, que le había sido inculcada desde niña, y rechazó de plano sacrificar a los dioses, diciendo que tampoco le entregaría los textos sagrados que guardaba su marido. El gobernador mandó entonces que fuera torturada: con gran crueldad, le arrancaron la cabellera, con cuero cabelludo y todo. Era ésta una tortura habitual para las mujeres, pues además de producirles un indescriptible dolor, las injuriaba, ya que la cabellera era el principal atributo de belleza y dignidad de las mujeres antiguas. Como Ariano se burlara de ella diciendo que se había quedado calva, Maura le dio las gracias por ello, pues, si al obligarla a peinarse y acicalarse para su marido la había hecho pecar, al arrancarle el cabello, el pecado se había ido con él. (!!)

Vista del antiguo icono de Santa Maura venerado en Zakynthos (Grecia), al que se le atribuyen poderes milagrosos.

Vista del antiguo icono de Santa Maura venerado en Zakynthos (Grecia), al que se le atribuyen poderes milagrosos.

A continuación le cortaron todos los dedos de las manos y los tiraron al suelo y pisotearon en su presencia, pero ella seguía inquebrantable, tanto más cuando Timoteo la animaba desde su posición. De nuevo le dio las gracias a Ariano por ello, quien del mismo modo que la había hecho pecar al hacerla adornar sus dedos con joyas y anillos, al cortárselos, la había purificado de tal pecado. El padre de Timoteo, el sacerdote Pigol, estaba estupefacto al ver la fortaleza de su nuera, y cuando le preguntó cómo podía soportar el dolor de los dedos amputados, ella respondió: “¿No sucede, padre mío, que las viñas se adornan y cultivan podándoles las ramas? Del mismo modo me veo yo adornada y cultivada, y ni siquiera siento el dolor de los dedos cortados”.

Entonces, Ariano ordenó desnudar a Maura y meterla en un caldero de agua hirviendo. Ella dio gracias de nuevo porque el agua la lavaba de todos sus pecados, y afirmaba no sentirse escaldada. Pensando que sus soldados, sintiendo pena por la chica, no habían calentado suficientemente el agua, le dijo a Maura que si el agua no la quemaba; ella afirmó que estaba fría. Entonces le dijo que le salpicara en la mano, y cuando Maura lo hizo, la mano de Ariano se escaldó de tal manera que la piel le saltó, llena de ampollas.[1] Durante un momento fue presa del pánico y, temiendo la ira del Dios cristiano, mandó que liberaran a Maura, pero aún no había abandonado ella el lugar del tormento, cuando cambió de parecer y amenazó con llenarle la boca de brasas ardientes (!!!), ante lo cual, Maura no mostró temor alguno.

Entonces mandó traer un brasero lleno de brea y azufre para asar a la mártir en él. Cuando desnudaron a la joven y se dispusieron a meterla en el brasero, la multitud empezó a gritar furiosa: “¡Qué crueldad! ¡Cómo abusa ese tirano de esta inocente mujer!” Ariano pareció dudar ante esta acusación, pero de inmediato Maura se giró hacia los que clamaban su salvación y les dijo: “Que nadie me defienda, que cada uno se preocupe sólo por sí mismo. Yo sólo tengo un defensor: Dios, en quien creo.” El gobernador mandó entonces colocarla sobre el brasero, pero ella, mirando hacia las llamas, le recordó que el caldero no le había hecho el menor daño, y que cualquier tortura que inventase para ella sería inútil. Dándose cuenta de que no hacía más que perder el tiempo, Ariano decidió zanjar el asunto y ordenó que ambos esposos, Timoteo y Maura, fueran crucificados y sus cruces colocadas una frente a otra.[2] Mientras eran llevados al lugar de ejecución, la madre de Maura apareció y se arrojó en brazos de su hija, suplicándole que tuviese piedad de ella y que no se entregase a la muerte de esa manera. Pero Maura se desprendió del abrazo de su madre, recriminándole que quisiese impedirle ir a gozar de la misma muerte que su Señor Jesucristo.

Crucifixión de los Santos. Óleo historicista de Henryk Siemiradzki (1885). Museo Nacional de Varsovia, Polonia.

Crucifixión de los Santos. Óleo historicista de Henryk Siemiradzki (1885). Museo Nacional de Varsovia, Polonia.

En fin, los soldados crucificaron a los dos esposos cara a cara, como se ha dicho, después que ellos besaran con gratitud los maderos en los que iban a ser clavados. Así, crucificados, permanecieron durante nueve días, animándose uno al otro a perseverar hasta la muerte. Timoteo animaba a su esposa durante el día, hasta caer la noche, y Maura lo animaba a él toda la noche, hasta la llegada del amanecer. Hacían esto para no desfallecer ni dormirse, para que el Señor no los encontrase adormecidos en el momento de su triunfo, aunque tuvieron algunos éxtasis y visiones estando clavados en la cruz, en los que veían a los ángeles rodeando el trono del Señor, que se narraban para confortarse mutuamente. El décimo día, murieron por fin, después de que Maura, gritando en voz alta, se dirigiese a la multitud que los contemplaba morir y los instaba a servir al Señor y mantenerse firmes en la fe.

Entre la realidad y la ficción
Es de entender, viendo la passio, que los bolandistas no la consideraran creíble, por estar adornada en exceso con diálogos floridos y disertaciones teológicas propias de autores tardoantiguos y medievales, más que de una comunidad de sencillos cristianos egipcios. Por otra parte, sólo una de las torturas aplicadas a cada uno de los esposos habría bastado para matarles. Verlos salir incólumes tormento tras tormento es otro recurso fantástico y edificante de muchas otras actas martiriales, y algunos episodios, como el del caldero, están copiados de otros textos y se han copiado a otros textos.

En cambio, la posibilidad de que un lector egipcio y su joven esposa fuesen torturados y crucificados por no querer entregar los textos sagrados que los edictos habían mandado confiscar y quemar, no sólo es perfectamente creíble, sino que tiene rigor histórico y es coherente en el contexto que estamos tratando. Por lo cual, no me parecería serio dudar de la existencia de estos mártires, ni tampoco de la naturaleza de su martirio. Es la passio lo que tiene poca credibilidad histórica, no ellos mismos, ni las causas de su martirio; por lo que si se eliminan los detalles fantasiosos de la passio (la palabrería, los tormentos que no hacen daño, la prolongada agonía en las cruces, etc.) el relato que nos queda tiene todo sentido y toda coherencia.

Martirio de los Santos. Grabado de Adriaen Collaert (1608) para la “Triumphus Jesu Christi Crucifixi” de Bartolomeo Ricci, SJ. Kirishitan Bunko, Sophia University, Tokyo, Japón.

Martirio de los Santos. Grabado de Adriaen Collaert (1608) para la “Triumphus Jesu Christi Crucifixi” de Bartolomeo Ricci, SJ. Kirishitan Bunko, Sophia University, Tokyo, Japón.

El relato finaliza afirmando que más tarde, Ariano se convirtió a la fe cristiana y fue martirizado, según narran las actas de los mártires Filemón y Apolonio. Otro detalle propio de las passio legendarias, en las que el torturador acaba siendo convertido y martirizado.

Culto de los mártires
Los Santos tuvieron una importante y rápida conmemoración, especialmente en Constantinopla, donde tenían una iglesia dedicada, cerca de uno de los palacios de Justiniano. De ello se desprende que sus reliquias, o quizá una parte de ellas, eran veneradas en esta iglesia, aunque actualmente no hay rastro de estas presuntas reliquias. Su festividad, como decía, se celebra el 3 de mayo, aunque en el calendario copto se ha trasladado al 16 de mayo. Como suele suceder en muchos otros casos, en el mundo cristiano occidental los mártires Timoteo y Maura van siendo cada vez más desconocidos, mientras que en la Iglesia Ortodoxa siguen siendo muy venerados.

Prueba de ello es que el 3 de mayo 1803 se documentó un milagro atribuido a estos Santos en la isla de Corfú. El hieromonje Masellos de Platytera estaba leyendo el Oficio en honor a estos dos Santos cuando, de repente, tuvo el súbito presentimiento de que algo terrible estaba ocurriendo cerca del monasterio. Corrió a las puertas del mismo y se encontró con que un caballo desbocado corría por el camino, arrastrando a su jinete por el suelo, quien se había enganchado con la pierna en uno de los estribos. Invocado a los Santos Timoteo y Maura, Masellos se atrevió a cortar el paso al furioso caballo y logró calmarlo y desenganchar al herido jinete, que no era otro que Ioannis Kapodistrias, diplomático griego del Imperio Ruso y, más tarde, líder de la independente Grecia. Cuando Kapodistrias se recuperó de sus heridas, atribuyó su salvación a la intercesión de los mártires Timoteo y Maura, a los que tomó como patronos e hizo espléndidas donaciones al monasterio, tomando también a Masellos como director espiritual. Más tarde, él mismo, junto con algunos de sus parientes, se hizo enterrar en el monasterio de Platytera. Este milagro llegó a ser muy conocido en toda Corfú, hasta el punto de que se hicieron pintar tres iconos representando el milagro, dos de ellos en el mismo monasterio de Platytera, y el tercero en el monasterio de la Santísima Madre de Dios de Aixoni de Glyfada. Para más detalles, consultar este enlace.

Curiosamente, cuando no son venerados juntos, es la esposa, Maura, la que recibe una mayor veneración por sí sola, probablemente porque, según la passio, sufrió más torturas que su marido. Citaré dos ejemplos. En la isla de Zakynthos se sigue venerando un antiguo icono de Santa Maura, de origen griego, con revestimento de plata, que está considerado milagroso. Detalles sobre su origen y culto ancestral y actual se pueden encontrar aquí.

También hay una gran cantidad de milagros y apariciones documentadas sobre Santa Maura -ella sola, sin Timoteo- donde realizó curaciones y salvó personas, identificándose sin tapujos (“Soy Santa Maura” “Me llamo Maura, y procedo de Heliópolis”) [3]. Como sería muy largo relatar todos estos milagros y apariciones, de nuevo me remito a un enlace externo para quien quiera ampliar.

Sirvan estas citas simplemente como ejemplo para ver el importante culto y veneración que, en la Iglesia Ortodoxa, siguen teniendo nuestros mártires de hoy. Naturalmente, existen otros muchos Santos de nombre Timoteo y otras Santas llamadas Maura (entre ellas, una mártir en Rávena y una virgen en Troyes) que, por supuesto, no deben ser confundidos con los mártires de Antínoe.

Muerte de los Santos en la cruz. Fresco ortodoxo en el monasterio de San Juan el Nuevo de Suceava, Rumanía.

Muerte de los Santos en la cruz. Fresco ortodoxo en el monasterio de San Juan el Nuevo de Suceava, Rumanía.

Apolytikion de los Santos
“Venid, creyentes todos, y honremos hoy al mártir San Timoteo y a su co-atleta y mujer Santa Maura, esposa de Cristo, alabando su valiente resistencia. En su propia crucifixión largamente siguieron los pasos del Salvador, que fue sacrificado por nosotros y fue clavado en la Cruz a causa de los pecados de todos”.

Troparion de los Santos
“Ya que habéis soportado tantas heridas y tormentos y habéis recibido de Dios las guirnaldas de la victoria, alzaos en intercesión ante Dios por nosotros, que con anhelo celebramos vuestra sagrada memoria, ¡oh gran mártir Timoteo y gloriosísima Maura! para que Él conceda la paz a toda su Iglesia y rebaño, pues Él es, verdaderamente, la fuerza de todo rebaño fiel”.

Meldelen


[1] Exactamente el mismo evento fantástico se produce en el martirio de otros Santos, como por ejemplo, Parasceve de Roma, quien, metida en un caldero de líquido hirviendo y afirmando no sentir ningún dolor, salpicó los ojos del emperador Antonino, haciendo que se quedara ciego.
[2] Y no ambos crucificados de espaldas en la misma cruz, como se ve en algunas obras de arte contemporáneo, que sin duda malinterpretan el texto original.
[3] Heliópolis es una de las ciudades más importantes del antiguo Egipto, capital del nomo XIII, en el Bajo Egipto. Su nombre griego, “ciudad del Sol”, revela que fue la sede principal del culto a Ra, dios solar egipcio. En antiguo egipcio era llamada Iunu, y en copto se la conoce como On. Suponemos que la afirmación de Santa Maura de proceder de ese lugar era como afirmar su origen egipcio, quizá para no ser confundida con otras Santas de nombre Maura.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es