San Saturnino y su iglesia en Roma

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fachada principal de la iglesia. Fotografía: Felice Stasio.

Fachada principal de la iglesia. Fotografía: Felice Stasio.

San Saturnino, mártir del s.IV:
Cuando el Papa Pablo V, a principios del siglo XVII, hizo construir el gran palacio que aún domina en Roma la colina del Quirinal repitiendo su nombre, aparecieron en los trabajos de demolición una antigua basílica perteneciente a los benedictinos de San Paolo fuori le Mura, basílica que estuvo dedicada durante muchos siglos al mártir San Saturnino.

Ésta no era la única iglesia romana dedicada a este mártir, cuyo culto era muy antiguo como lo demuestran documentos de remota antigüedad. Durante un tiempo, otra basílica estuvo a lo largo de la via Salaria Nuova, cerca de las catacumbas de Trasone, donde San Saturnino había estado sepultado. De esta iglesia quedaban todavia algunos restos en el siglo XVII; hoy ha desaparecido completamente. Las reliquias de San Saturnino se llevaron desde la via Salaria Nuova hasta la iglesia de los Santos Juan y Pablo al Celio.

Durante un tiempo, en el lugar donde estaba el mártir, habia una inscripción en verso atribuida al Papa Dámaso I en el siglo IV. También esta inscripción se perdió, pero el texto fue reproducido por unos copistas medievales y era conocido por algunos estudiosos. La inscripción del Papa Dámaso nos da las únicas y escasas noticias sobre este personaje, célebre durante algún tiempo y que era venerado con un culto muy vivo. Nos aseguró algo más importante aun: que era un mártir llamado Saturnino (un nombre muy común entre los paganos), que era un diminutivo del nombre de Saturno, la divinidad que simbolizaba el tiempo y su flujo continuo.

Parece que Saturnino procedía del África romana, concretamente de Cartago y esto es muy posible pues este nombre estaba muy difundido por aquella región africana. Habría venido desde África a Roma y dice el Papa San Dámaso que, gracias a su martirio, ocurrido probablemente en la última etapa de la persecución de Diocleciano, se convirtió en ciudadano de la ciudad eterna.

Interior de la iglesia. Fotografía: Felice Stasio.

¿Qué posición y condición tuvo Saturnino en Roma? Es difícil precisarlo. Sabemos sin embargo que, antes de la condena, su verdugo Graciano intentó hacerle renegar de la fe y lo torturó con garfios. Pero Saturnino permaneció fiel a Cristo y con su ejemplo convirtió a su propio verdugo, que se hizo cristiano. Posteriormente, sobre San Saturnino se tejió una serie de leyendas fantasiosas, metiendo su figura en las legendarias “passio” de San Marcelo y de San Ciríaco, junto con otros personajes como Largo y Esmaragdo, Sisinio y Aproniano, Papías y Mauro.

Según estas narraciones, el anciano Saturnino fue condenado a transportar piedra y argamasa para la construcción de las gigantescas Termas de Diocleciano, hasta que su intensa actividad apostólica hizo que sus perseguidores acabaran con él cortándole la cabeza, interrumpiendo así, para siempre, sus conversiones al cristianismo.

Vista del altar mayor del templo. Fotografía: Felice Stasio.

Vista del altar mayor del templo. Fotografía: Felice Stasio.

La iglesia de San Saturnino:
Es una iglesia romana situada en la plaza que lleva su nombre, en el distrito Trieste. Esta iglesia fue construída por el arquitecto Clemente Busiri Vici, en la segunda mitad de los años treinta del siglo pasado siendo consagrada en el año 1940. La construcción de esta iglesia fue concedida por el Papa Pío XI, en la audiencia del 22 de junio de 1932, siendo sede parroquial desde el 1 de enero de 1935 con el decreto del Cardenal Vicario Francesco Marchetti Selvaggiani “Assidua vigilantique cura”. Su territorio urbano se segregó de las parroquias de Sant’Agnese Fuori le Mura, de la de Santa Teresa de Ávila y de la de San José en la via Nomentana.

El día 29 de noviembre del año 1987 acogió las reliquias de su santo titular: un mártir romano de inicios del siglo IV extraido de las catacumbas de Trasone. Dos papas le han realizado una visita pastoral: el Beato Pablo VI en el año 1968 y San Juan Pablo II en el año 1989. En el año 2003, el Papa Juan Pablo II se asignó un título cardenalicio. Entre los sacerdotes que han realizado en ella su ministerio sacerdotal está el Siervo de Dios Pirro Scavizzi, que es el último sacerdote romano al que se le ha abierto una Causa de beatificación.

Urna con las reliquias del Santo, ubicadas bajo el altar mayor. Fotografía: Felice Stasio.

Exteriormente, la fachada del edificio es un gran nicho, dentro del cual se encuentra la entrada de travertino, enmarcada con una ventana rectangular dividida en cuatro partes por una cruz. Sobre el nicho aparece el escudo de armas del Papa Pio XI. El interior es muy sencillo y consta de una sola nave con capillas laterales. El altar está dominado por un gran relieve que representa la “Decapitación de San Saturnino con un ángel que lleva la palma del martirio”. Bajo la mesa de altar mayor, en una urna de mármol, están las reliquias del santo mártir. Una placa muestra la traducción al italiano del poema dedicatorio hecho por el Papa San Dámaso I.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es