El Señor de los Guerreros o del Tizonazo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

La venerada imagen del Señor de los Guerreros o Señor del Tizonazo.

La venerada imagen del Señor de los Guerreros o Señor del Tizonazo.

Entre las devociones populares del norte de México, escasas en folclor y variedad como en el centro y sur de la República, se encuentra la venerada imagen del Jesús crucificado conocida como “El Señor de los Guerreros” o “Señor del Tizonazo” la cual se encuentra en la pequeña iglesia del poblado de San José del Tizonazo, o simplemente El Tizonazo, en el estado de Durango. La población no llega ni a las 200 personas, pero el lugar es un centro importante de peregrinación en el norte de México, ya que anualmente concurren multitudes para las festividades religiosas que coinciden usualmente con la cuaresma, iniciando el primer viernes de marzo y prolongándose toda la semana.

Fuera de esta celebración las visitas y peregrinajes son escasos. Cabe recalcar que en esta festividad anual el número de personas dobla por mucho a la población local y se vive una fiesta típica mexicana alrededor de la devoción. El pueblo posiblemente fue fundado hacia 1602 por misioneros jesuitas; la actual capilla fue terminada en 1644 pero ha sufrido diversas restauraciones a través de los años.

La imagen del crucificado es una antigua talla de madera, al parecer de principios del siglo XIX y está colocada en el retablo principal de la diminuta iglesia del poblado. La devoción y la fama de esta imagen taumaturga eran conocidas en la región desde fines del siglo XIX, pero es hasta el siglo XX que la fama trascendió a otros estados de la República Mexicana, en especial Chihuahua y Coahuila. La escultura de la imagen del Señor de los Guerreros recientemente fue restaurada por Lourdes Rodríguez, especialista de la Comisión de Arte Sacro de la Arquidiócesis de Durango.

Los testimonios narran que el jueves 26 de junio de 1958, la imagen de Cristo crucificado, después de ser llevada en peregrinación anual a Indé y de regreso a El Tizonazo, comenzó a sudar copiosamente en su retablo, fenómeno que duró más de cinco horas y sobre el cual se levantaron actas y testimonios juramentados.

Interior de la Iglesia de San José del Tizonazo, Durango, donde se venera al Señor de los Guerreros.

Interior de la Iglesia de San José del Tizonazo, Durango, donde se venera al Señor de los Guerreros.

El Padre Reynaldo González testificó que la imagen de Cristo crucificado comenzó a experimentar un brillo muy luminoso y gotas de sudor empezaron a resbalar por su cuerpo, por lo que le limpiaron con una toalla; sin embargo, la imagen continuó sudando por más de cinco horas. El Padre Agustín Guillén también fue testigo del sudor, por lo que se levantaron actas que se entregaron al arzobispado de Durango. Más de mil personas fueron testigos presenciales de este fenómeno. La presidencia municipal de Indé levantó un acta firmada por 318 testigos del prodigio.

A partir de entonces y con ayuda de la prensa, la devoción se extendió y comenzaron las grandes peregrinaciones y festividades en honor al “Señor de los Guerreros”, llamado así porque al parecer la imagen estuvo relacionada con una familia de nombre Guerrero.

Esta advocación es famosa en el norte de México, pero debido a la migración también ha traspasado fronteras incluso desde antes de la milagrosa sudoración. Prueba de la existencia del culto se encuentra en el salón de los retablos donde hay algunos fechados en el siglo XIX, el de 1881 en testimonio por la curación del Sr. Francisco Aliciano Cordero. El que testifica el Sr. Pedro Rubio, en 1901, a raíz de su curación en Nuevo México, Estados Unidos y muchos más que pueden verse en las dependencias anexas al templo. En la actualidad se está edificando un santuario con mayor capacidad para recibir a los fieles que aumentan año tras año.

Los fieles acercándose a la imagen del Señor de los Guerreros, recientemente restaurada. Los pies son cubiertos con tela a fin de que los besos y el contacto no deterioren la antigua imagen.

Los fieles acercándose a la imagen del Señor de los Guerreros, recientemente restaurada. Los pies son cubiertos con tela a fin de que los besos y el contacto no deterioren la antigua imagen.

Las capillas y templos dedicados a esta advocación están presentes incluso fuera de Durango. En el poblado de Las Ánimas, cerca de Parral, Chihuahua se encuentra una capilla centro también de devoción con una réplica del Señor de los Guerreros, que en octubre de 2011 fue víctima de un sacrilegio cuando un fanático religioso, conocido como “el loco de la Biblia”, entró al santuario y decapitó a varias imágenes del recinto. Este santuario al sur del estado de Chihuahua tiene una tradición antiquísima de culto al Señor de los Guerreros. Otros focos de devoción en el mismo estado se encuentran en La Cruz, Jiménez, Cd. Chihuahua y Cd. Juárez donde hay capillas y parroquias en su honor.

A pesar de que las manifestaciones de devoción popular son escasas en el norte de México el fenómeno cultual en torno a la venerada imagen del Señor de los Guerreros es prueba de que el agreste desierto mexicano no es ajeno, desde su propia identidad, a las expresiones de fe que tanto identifican a la nación por su folclor y tradiciones.

Súplica al Señor de los Guerreros
Acto de contrición: Jesús dulcísimo, Jesús mi redentor, aquí tienes postrado a tus sacratísimas plantas, con un corazón contrito y humillado, al mayor de tus pecadores implorando tu clemencia. Yo no te pido Señor, bienes caducos del mundo, ni riquezas, ni honores; solo quiero Dios mío, que me rocíes con tu preciosísima sangre para ser purificado, y que quede mi alma más blanca que la nieve. Bien conozco misericordiosísimo Padre, que mis lágrimas son muy poco agua para lavar la horrible lepra de mis pecados, y que aunque se hiciera un baño con la sangre de todos los mártires, con lágrimas de todos los penitentes y con las oraciones y suspiros de todos los santos, no tendría valor suficiente para limpiarme; por esto, Jesús amabilísimo, te pido una gota de tu purísima sangre, pues solo ella tiene virtud infinita para purificar mi alma, mas como no debo esperar este inestimable don si no me aparto y me arrepiento de mis pecados con un verdadero dolor, te suplico me concedas la enmienda de apartarme de las ocasiones de ofenderte y confesar enteramente mis culpas. Amén.

Iglesia de La Cruz, Chihuahua, un crucifijo moderno asume la advocación del "Señor de los Guerreros" (11TV noticias).

Iglesia de La Cruz, Chihuahua, un crucifijo moderno asume la advocación del “Señor de los Guerreros” (11TV noticias).

Se rezan 5 credos en honor de las cinco llagas de Jesucristo Nuestro Señor y después de cada uno, se dice la siguiente jaculatoria: Señor de los Guerreros/ Escucha la queja/ De la pobre oveja/ Que llora a tus pies.

Oración a la Santísima Virgen de los Dolores: Tristísima y dolorosísima Virgen María, mi Señora, que puesta en pie delante de tu Unigénito Hijo, mi Señor Jesucristo, lo estabas mirando penar, agonizar y morir por los pecados del mundo sin poderlo remediar. Vuelve esos purísimos ojos bañados en lágrimas; mírame Señora, y veras cual me tiene la culpa; alcánzame de tu crucificado hijo, misericordia y el favor que te pido, si ha de ser para la gloria de Dios y bien de mi alma. También te suplico, Señora y Madre mía que des en mi nombre, a vuestro Santísimo Hijo, las gracias por los beneficios que en todo tiempo me ha concedido, tanto en el alma como en el cuerpo. Amén.

Oración final
Oh Divino redentor y padre mío, Señor de los Guerreros, cuyo amor por mi desgracia, ha menospreciado, hollado la sangre vuelto a abrir las llagas, renovando la muerte tantas cuantas veces me he abandonado al pecado, ¿cómo osaré presentarme ante Vos a vista de tales excesos de ingratitud y malicia? Estoy tan confuso que no me atrevo a levantar los ojos para miraros, y me parece que todas las criaturas se sublevan continuamente contra mí para echármelos en cara. ¡Ah, amable salvador mío! ¿Qué me habéis hecho para trataros con tanta inhumanidad habiéndome siempre amado con un ardor y ternura sin igual? ¿No sufriste bastante por mi salvación durante vuestra vida mortal? ¿Era necesario que yo cometiese nuevos atentados contra vos, que llevase mi furor hasta aumentar nuevas llagas a las primeras? ¡Qué aflicción, que desagrado no habré causado a vuestro amoroso corazón arrebatándonos el fruto de vuestra sangre, y privándome a mí mismo de todas las ventajas que me procurasteis derramándola por mí en la Cruz!

Santuario del Tizonazo, centro del culto al Señor de los Guerreros.

Santuario del Tizonazo, centro del culto al Señor de los Guerreros.

¡Ah, ¿arrojareis de vos, Salvador mío, a un pecador contrito y humillado, habiendo mandado que llamara? ¿Desechareis esta oveja descarriada, que vuelve a vos después de sus extravíos, habiendo vos corrido tanto tiempo en pos de ella para reducirla? ¿Desechareis este hijo prodigo que viene a arrojarse a vuestros pies, vos que habéis llorado tanto su pérdida? ¿Me dejareis gemir siempre bajo el peso insoportable del pecado, habiendo vos convidado con tanta bondad a los que están cargados, lleguen a descargarse a vuestros pies? En fin, ¿Me negareis el perdón, por haber abusado muchas veces de nuestra bondad, y recaído en mis delitos? ¿Seré yo el único a quien neguéis el perdón? ¡No Salvador mío, no! De vos espero vuestra gracia para vivir santamente; y después de esta vida, iros a gozar y alabar eternamente en la gloria. Amén.

Poncho

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es