El Señor y la Virgen del Milagro de Salta, Argentina

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de las dos veneradas imágenes y el templo homónimo en Salta, Argentina. Estampa devocional.

Vista de las dos veneradas imágenes y el templo homónimo en Salta, Argentina. Estampa devocional.

Pregunta: Buenas, hermano. Quisiera saber la historia del Señor y la Virgen del Milagro que tienen como patrono en la ciudad de Salta, Argentina. Bendiciones.

Respuesta: Fue fray Francisco de Vitoria, que era obispo de Tucumán, cuando ya había regresado a España, quien decidió enviar hacia América dos cajas; una con la imagen de un Cristo crucificado para la iglesia de Salta; y la otra con una Virgen del Rosario para la iglesia de Córdoba, ambas localidades en el Virreinato de la Plata, actual Argentina.

Era el año de 1592 cuando en el puerto del Callao, en Perú, la gente pudo divisar desde la orilla dos cajones que flotaban sobre las aguas y, al rescatarlos, se dieron cuenta que tenían inscrito algo que decía: “Un Cristo crucificado para la iglesia matriz de Salta, provincia de Tucumán, remitido por fray Francisco de Vitoria, obispo de Tucumán”, y el otro “Una Señora del Rosario para el convento de predicadores de la ciudad de Córdoba, provincia de Tucumán, remitido por fray Francisco de Vitoria, obispo de Tucumán”.

Nunca se supo qué sucedió con el barco y la tripulación que traía consigo ambas imágenes, es posible que haya naufragado. La gente de Perú, llena de devoción, llevó en procesión ambas imágenes hasta Lima, donde según la tradición fueron veneradas por Santo Toribio de Mogrovejo, Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres.

Las autoridades civiles hicieron lo debido y, poco tiempo después, enviaron ambas imágenes a sus respectivos destinos: la Virgen del Rosario a Córdoba, donde se convirtió en la patrona, y el Cristo a Salta. Al llegar la imagen del Cristo a Salta las autoridades organizaron un recibimiento y una misa en su honor, y la imagen se ubicó definitivamente en el altar de Ánimas. Posteriormente a las celebraciones por el recibimiento de la imagen, ésta quedó totalmente olvidada por muchos años.

Imagen del Señor del Milagro de Salta, Argentina.

Imagen del Señor del Milagro de Salta, Argentina.

La imagen de Nuestra Señora, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, ya se encontraba en Salta, pues pertenecía a una familia devota de la ciudad que, cada 8 de septiembre, para celebrar la Natividad de la Santísima Virgen, llevaba la imagen a la iglesia para los oficios, y por una razón desconocida ese año se decidió dejarla unos días más en el templo.

Era el año de 1692, un siglo exacto desde la llegada del Cristo a Salta, y la imagen de la Inmaculada se encontraba en un nicho tres metros sobre el suelo. El 13 de septiembre de ese año, a las 10 de la mañana, un terrible terremoto asoló la ciudad. Cuando había pasado el terrible suceso, muchas personas, acompañados del sacristán Juan Ángel Peredo, decidieron ir a la iglesia para rescatar al Santísimo Sacramento y grande fue su sorpresa al encontrar la imagen de la Inmaculada echada al pie del altar, con el rostro hacia arriba mirando al Sagrario, y su rostro se mostraba pálido y demacrado, como implorando misericordia por sus hijos de la ciudad de Salta. La imagen no había sufrido ningún daño, pero el dragón que llevaba a sus pies se encontraba en malas condiciones y también la media luna. La imagen fue llevada a un altar improvisado fuera de la iglesia, donde toda la gente le imploraba intercediera por ellos ante su Hijo.

El 15 de septiembre de ese año, la tierra no dejaba de temblar constantemente y la gente se encontraba durmiendo en la intemperie por miedo a morir en un terremoto. Un sacerdote de la compañía de Jesús, el padre José Carrión, escuchó una voz que le decía que, mientras no sacasen en procesión al Santo Cristo abandonado en el altar de Ánimas, no cesarían los temblores. Con algo de dificultad sacaron la imagen en procesión, a la cual acudieron las autoridades civiles y militares, así como los pobladores, implorando el cese de los terribles temblores, y tal como había escuchado el jesuita, inmediatamente cesaron los temblores y desde ahí, las imágenes de la Virgen y el Cristo fueron llamados como el Señor y Nuestra Señora del Milagro, y se juró que cada año se repetiría la procesión del 15 de septiembre en su honor.

Detalle del busto de Nuestra Señora del Milagro de Salta, Argentina.

Detalle del busto de Nuestra Señora del Milagro de Salta, Argentina.

El 8 de octubre de ese año, el cabildo de Salta calificó de milagroso lo sucedido en Salta, y el 13 de octubre de ese mismo año se nombró a Nuestra Señora del Milagro patrona y abogada de Salta, celebrándose la festividad de Nuestra Señora del Milagro el 13 de septiembre y la del Señor del Milagro el día 15 de septiembre.

En 1844, debido a que el Santo Cristo libró nuevamente a la ciudad de Salta de un terremoto, se labró una cinta en plata que se puso a la imagen del Cristo con el lema: “Tú eres nuestro y nosotros somos tuyos”.

Análisis que se han hecho a la imagen de Nuestra Señora muestran que originalmente fue una imagen de candelero, que sólo tenía tallados la cabeza y las manos, y posteriormente se le talló un cuerpo con manto, el cual posteriormente fue, una vez más, modificado para poderla vestir, y que las extremidades de la imagen se articularon.

En 1902, el Papa S.S. León XIII concedió la coronación pontificia de la Virgen del Milagro, la cual se llevó a cabo el 13 de septiembre de ese año.

André Efrén

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es