Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Verdadera y prodigiosa imagen de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias.

Verdadera y prodigiosa imagen de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias.

Como ya vimos en el artículo de ayer, la Sierva de Dios Sor Patrocinio tuvo revelaciones de Jesús (el Cristo de la Palabra) y de la Santísima Virgen, concretamente la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias. Con el fin de entrar en más detalles y para que no fuera muy largo el artículo de ayer, me pareció mejor idea dedicarle este apartado único, que bien lo merece.

Aparición
Era el día 13 de agosto de 1831, antevíspera de la fiesta de la Asunción de María, en torno a las cinco de la tarde. La Sierva de Dios Sor Patrocinio se encuentra con toda la comunidad de Concepcionistas Franciscanas de Caballero de Gracia rezando y cantando la oración de la tarde en el coro de este convento. La Sierva de Dios desvió su atención hacia otro lugar y entró en un profundo éxtasis; así, vio a la Santísima Virgen acompañada de una resplandeciente luz, acompañada de muchos querubines. Le presentó una pequeña y bonita imagen suya, que llevaba el glorioso San Miguel Arcángel, diciéndole, así, que venía con los títulos del Olvido, Triunfo y Misericordias.

La Virgen Santísima le confió a la Sierva de Dios Sor Patrocinio que su imagen venía enriquecida con muchas gracias para los verdaderos devotos, que se encargase de extender su culto y que la dejara en la Comunidad. También le dijo que, desde entonces, le quitaba el permiso a Satanás para atormentarla por sí mismo -como vimos ayer, Sor Patrocinio sufría los tormentos y tentaciones del diablo- y pusiera la figura del dragón amarrado a los pies de la Sagrada Imagen, que ella misma le atara con una cadena y pusiera ésta en las manos de la Santa Imagen, en señal de que Satanás quedaba sujeto. Todo esto lo cumplió la Sierva de Dios con total obediencia.

Informados sus superiores de la Orden Franciscana y su confesor, mandaron a la Sierva de Dios a escribir de su puño y letra todo lo acontecido aquella tarde, para que quedara constancia de ello, escribiendo ella misma esta prolongada y santa conversación:

Clamaba mucho en esta ocasión por las necesidades que tanto afligen a la Santa Iglesia y el Dulce Amor se me manifestó severo, airado y como dando muestras de que quería castigarnos.
Díjele: “Esposo mío, ¿para cuándo son vuestras misericordias?”
Díjome: “Pide, Esposa mía, que cuanto pidas seré liberal para concedértelo”.
Pedía sin límites; entonces, mi dulce Amor me manifestó el lastimoso estado en que se hallaba la Santa Iglesia. Moría de dolor y mis angustias crecían sobremanera.
Díjome mi dulce Esposo: “Paloma mía, mi amor no puede verte afligida; aquí tienes a mi Madre, que siempre será tu guía, consuelo y amparo”
.

Aparición de la Virgen del Olvido a sor Patrocinio. Mural del convento concepcionista de Guadalajara, España.

Aparición de la Virgen del Olvido a sor Patrocinio. Mural del convento concepcionista de Guadalajara, España.

Manifestóse de nuevo la Benditísima Virgen con esta preciosísima, potentísima e invictísima imagen en sus soberanas manos.
Díjome la Soberana y divina Señora: “Hija mía ¿porqué se contrista tu corazón, si todas las misericordias y tesoros de mi Hijo voy a poner en tus manos, por medio de esta mi soberana Imagen, para que las distribuyas en mi nombre a los mortales, segura de que las que hicieses por amor a tus hermanos, esas mismas confirmamos mi Hijo y yo, que soy tu Madre, en el cielo?”
Díjele: “Señora y Reina mía, ¿no veis la España; no veis los males que nos afligen?”
“Hija mía, los veo; pero no puede mi amor ser más benéfico para con los hombres. Ellos se olvidan de mí y retiran las misericordías; y por esto, a esta Imagen le darás el título misterioso del Olvido; para darles a entender que me han olvidado; pero yo que soy vuestra tierna y amorosa Madre, quiero poner a vista de todos los mortales en esta Imagen mía, que jamás mis misericordias se apartan de ellos”
.

Miraba yo con gran ternura a tan divino simulacro; cuando vi que mi invictísima Reina cogió un pañuelo de manos del Príncipe San Miguel, y aplicándole a la soberana llaga del costado de nuestro amante Jesús, lo empapó la divina Señora en sangre de aquel divino y deífico Corazón; y después, aquel pañuelo, así empapado, le puso sobre esta encantadora Imagen, y después ví que la soberana Reina rociaba a este pueblo con la sangre preciosísima.

Díjome luego: “Hija mía, ¿me amas?”, hasta tres veces.
Díjele: “Señora, mira, Vos sabéis que os amo y deseo ser toda vuestra”.
“Pues a tu solicitud y cuidado dejo el culto y veneración de esta sagrada imagen mía con el título de Olvido, Triunfo y Misericordias. Ella será la consoladora del mundo y todo afligido encontrará en mí, por la mediación de esta mi imagen, el consuelo. Al alma que rendida a sus pies me pidiese alguna cosa, jamás se la negará mi amor. Será el consuelo del mundo y la alegría de la Iglesia Católica y, por su medio, mi Hijo y yo recibiremos culto. Tú, hija mía, alcanzarás victoria del poder de Satanás, y tu Comunidad perfección en servirme”
.

La Sierva de Dios vestida de seglar en su destierro en Francia, sosteniendo a la Virgen.

La Sierva de Dios vestida de seglar en su destierro en Francia, sosteniendo a la Virgen.

Entregóme la soberana Reina esta portentísima Imagen, este encanto de los Cielos y la Tierra, y empezó en el Cielo una celestial música entonando la Salve y otros sagrados cánticos; todos los cortesanos del Cielo se daban parabienes. La Santísima Trinidad la bendijo, igualmente la Santísima Virgen María y después todos los cortesanos del Cielo llegaron a adorar a su Reina y Señora en esta soberana y encantadora Madre del Olvido.

Sagrada Imagen
Al siguiente día, la madre abadesa y la Sierva de Dios Sor Patrocinio buscaron por el convento una “imagen que tenían”. En cierta vitrina guardaba la perla escondida. Al verla, y no fue fácil el hallazgo, la joven S.D Sor Patrocinio exclamó llena de gozo: “Ésta, ésta es”. Pero la superiora nunca había visto esa imagen en aquella Casa. En la Comunidad nadie había visto nunca esa Sagrada Imagen y la madre abadesa sometió a largos interrogatorios a las Hermanas, sin obtener resultado alguno. Pidió la ayuda de a la autoridades franciscanas, que regían el convento de San Francisco el Grande, y a los ojos de éstos y de las Hermanas Concepcionistas, la Sagrada Imagen apareció y desapareció hasta en tres ocasiones.

De lo que sucedió se redactó un informe detallado y se remitió a la Santa Sede para su conocimiento. Consta que SS. El Papa Gregorio XVI tuvo especial interés por este asunto y gran devoción a la Virgen del Olvido. La respuesta de Roma consistió en redactar una Bula, en la que se permite el culto público a la Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora del Olvido, Triunfo y Misericordias, con la concesión de muchas gracias espirituales e indulgencias y otros privilegios singulares. Esta Bula se conservó por mucho tiempo hasta que en la guerra se perdió, cuando el convento de Caballero de Gracia fue saqueado.

Durante la vida de la Sierva de Dios, esta imagen la acompañó a todos lados, incluso en sus largos años de exilio en Francia. A su muerte, la Sagrada Imagen de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias es colocada en el altar mayor de la Iglesia convento del Carmen (Guadalaja). También hay un bonito mural que muestra la aparición, en la capilla-sepulcro de la Sierva de Dios.

Retablo mayor de la Iglesia-convento del Carmen, Guadalajara (España).

Retablo mayor de la Iglesia-convento del Carmen, Guadalajara (España).

Promesas de la Virgen a la S.D. Sor Patrocinio
“En tus manos voy a poner esta Sagrada Imagen y con ella todas las misericordias de mi Santísimo Hijo”.
“Ha vinculado al Señor en esta portentosa Imagen el alivio, consuelo y remedio de todos, y la alegría de la Iglesia Católica”.
“Al alma, que rendida a sus pies
(de la Imagen) me pidiera alguna gracia, jamás se le negará mi amor”.
“Cualquier población que expusiese y venerase a la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias, se verá libre
(decía la Sierva de Dios) de las calamidades con que en otros puntos serían poblados, porque sería Ella como un pararrayos de la Divina Justicia, Arca de Noé y Refugio para librar a sus devotos”.

David Garrido

Bibliografía:
– GOMIS, fray Juan Bautista, OFM, La Sierva de Dios Sor Patrocinio, Gráficas Pontón, 1987.

Enlaces consultados (09/01/2014):
– http://forosdelavirgen.org
– http://www.sorpatrocinio.org/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Sierva de Dios Madre Patrocinio O.I.C

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Verdadero retrato de sor Patrocinio a la edad de 46 años.

Verdadero retrato de sor Patrocinio a la edad de 46 años.

Tal día como hoy, hace 123 años, moría santamente en la iglesia-convento del Carmen (Guadalajara), sor Patrocinio O.I.C, conocida como la Monja de las Llagas. Una de las personas más relevantes en el siglo XIX español. El día 27 de abril de 1811 nacía en una finca agrícola llamada Venta del Pinar, perteneciente al término municipal de San Clemente (provincia de Cuenca), la niña María de los Dolores Josefa Anastasia Quiroga y Capopardo. Sus padres eran don Diego Quiroga y Varcárcel y doña Dolores Capopardo del Castillo, ambos de ilustres familias venidas a menos. Recibió el bautismo el 5 de mayo.

Los primeros años de su infancia fueron agitados por causa de la Guerra de la Independencia que sufría España, también fueron agitados por causas más cercanas, y es que su madre Dolores y una de sus hermanas, Ramona, llegaron a tomarle un odio tan extremo que continuamente le hacían sufrir. Cuentan que, en una ocasión, su hermana Ramona, en presencia de ella, agarró de malas maneras unas muñequitas vestidas de monja que tenía María de los Dolores y con una cuerda las ahorcaba. diciendo con burla y sarcasmo “Mira, Dolores, mira tus monjitas”, hecho que apenaba a la niña. Pero aún más grave fue lo que sucedió por parte de la maldad de su madre, y es que quería cometer un gran delito: un día, queriendo deshacerse de ella, le quiso dar para comer una tortilla envenenada, con la gran suerte que la sirvienta, consciente de sus malas intenciones, se la dio a comer a un gato doméstico, que pocas horas después murió.

Al fallecer su padre, don Diego, la Venerable marchó a Madrid con su familia y allí, en la capital, realizó varios estudios que la llevaron a ingresar como educadora de niñas en la Casa de las Comendadoras de Santiago en Madrid. Por tres años permaneció allí y su parienta, la marquesa de Santa Coloma, como también las Señoras Comendadoras, quisieron retenerla allí, apreciando su gran labor, sabiduría y virtudes. Estas virtudes, además de su gran belleza, tampoco pasaron desapercibidas para el joven Salustiano Olózaga, que por aquel entonces era un novato abogado (y futuro líder del partido progresista), quien la pretendió como esposa, a lo que ella se negó, viendo clara su vocación en la Orden de la Inmaculada Concepción. Años más tarde, la Providencia los volvió a reunir.

Pañito que se conserva, y que llevaba en su llaga del costado.

Pañito que se conserva, y que llevaba en su llaga del costado.

El día 20 de enero de 1830 profesó como monja en el Convento de Caballero de Gracia de Madrid, perteneciente a las Concepcionistas Franciscanas, orden fundada por Santa Beatriz de Silva. Tomó el nombre en religión de Sor María de los Dolores de San Rafael, mientras que el definitivo de Sor Patrocinio vendría después por voluntad en la Virgen durante un éxtasis (según las crónicas de Padre Gomis). Asistieron a la profesión notables autoridades de la época que también hicieron de padrinos suyos, como fue el caso de la marquesa de Santa Cruz.

Las llagas en Sor Patrocinio
Siendo el día 30 de junio de 1829, festividad de San Abdón y San Senén, aún estando de novicia la Sierva de Dios sor Patrocinio y a la edad de 19 años, recibió el primer estigma, que fue en el costado, semejante a la del mismo Redentor. Transcurridos unos meses, en las vísperas de fiestas importantes, recibió los estigmas de las manos y pies, recibiendo por último el de la cabeza, que podemos interpretar como la corona de espinas. A lo largo de su vida la acompañaron y fue sobrecogedor ver la gran efusión de sangre que brotaba de todas ellas. Fueron testigos oculares de estos hechos extraordinarios la madre abadesa y el Ministro General de la Orden Franciscana, entre otros muchos eclesiásticos y religiosas que dejaron constancia escrita de la veracidad de estos hechos (por esta razón, pasó a conocerse como la Monja de las Llagas). En un breve período de tiempo se le apareció el Cristo de la Palabra, bonito lienzo que tenían olvidado debajo de una escalera las Hnas de Caballero de Gracia, y le dijo: “Esposa mía, cuídame tú, porque mis esposas me han abandonado”. Y en el artículo de mañana veremos la aparición de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias, advocación mariana que siempre acompañó a la Vble sor Patrocinio.

La madre Patrocinio y la reina Isabel II, en una de sus visitas.

La madre Patrocinio y la reina Isabel II, en una de sus visitas.

Aparte de los estigmas y apariciones de Jesús y María, también recibió las tentaciones y tribulaciones del diablo: golpes, visiones fantasmagóricas, tormentos, etc; a fin de que resplandeciera su virtud. En una ocasión, tuvo una lucha demoníaca de tal magnitud que, en un arrebato, fue arrastrada hasta el mismo tejado del convento de Caballero de Gracia.

Persecución y destierros
De este suceso acontecido pronto se hicieron eco los enemigos de la fe, que malintencionadamente enredaron lo sucedido; y esto le costó un proceso judicial por “una impostura artificiosa y fanática y una tentativa de subvenir el Estado y favorecer la causa del Príncipe rebelde”. Fue enjuiciada con mucho alboroto de jueces, médicos, autoridades eclesiásticas, etc; todo por pensar que la “fama” de sus llagas y visiones eran perjudiciales a la corona reinante. De tal manera se sucedieron los hechos, que fue condenada por orden judicial y civil a salir del convento y entrar en la casa de arrepentidas de Sta María Magdalena, en Madrid. Siendo condenada finalmente el 25 de noviembre de 1836 “a que sea trasladada, con la decencia, seguridad y recato debidos a su estado, a otro convento que se halle al menos a distancia de 40 leguas de esta Corte”. De ahora en adelante, la Sierva de Dios Sor Patrocinio empieza un éxodo de convento en convento que socavó su salud: Talavera de la Reina (Toledo), Torrelaguna (Madrid), Madrid, etc. En Madrid finalmente se establece en dos de los conventos de la Orden, allí recibe la visita de la Reina Regente y su hija doña Isabel II, amistad que se fue acrecentando con el tiempo y se hizo estrecha, pero nunca, como se ha dicho, tuvo que ver en la política de la época. La propia monarca la describe así: «Dicha santa madre (Madre Patrocinio) jamás quiso mezclarse en política; y yo declaro que los que hayan querido decir o hayan dicho que había intervenido en asuntos políticos son unos viles y calumniadores». Y es que la Vble Patrocinio fue sólo consejera en lo espiritual de la Reina y de su marido don Francisco de Asís. Durante esta estancia en la capital es elegida maestra de novicias y en el año 1849 es víctima de un atentado.

Firma y fotografía de la Sierva de Dios a los 76 años.

Firma y fotografía de la Sierva de Dios a los 76 años.

Pero aquí no acaba su padecimiento. En 1849, el presidente Ramón Mª Narváez dio orden de desterrarla de Madrid, también se la intentó implicar en el atentado del Cura Merino contra la reina Isabel II. Es en 1852, por las presiones del político y jurista Juan Bravo Murillo al Nuncio de Su Santidad en España, que la Vble Sor Patrocinio tiene que marchar a Roma con el pretexto de que allí se pronunciarían con mayor acierto sobre su santidad, no llegando al destino, ya que enfermó en Francia y allí permaneció. En octubre de 1853 vuelve a España y se instala en Madrid. Aquí lleva a cabo sus fundaciones y reformas de monasterios, inaugurando escuelas gratuitas para la educación de niñas pobres en muchos de estos conventos y propagando la adoración perpetua al Santísimo, innovando de esta manera en la Orden de las Concepcionistas Franciscanas.

Fundaciones
La reina Isabel II, sabedora de la buena formación que se le daba a las niñas, le propone la fundación de más conventos y escuelas, fundando la Sierva de Dios en los Reales Sitios de La Granja, Lozoya, El Escorial, El Pardo y Loyola. Reformando también varios de ellos, sumando un total de 20, incluido el convento del Carmen, donde pasó su vejez y donde le llegó la muerte. Con las autorizaciones de los obispos franceses inició la fundación de una nueva Orden de la Inmaculada, con votos simples solamente y adaptada a las costumbres francesas, pero finalmente no la pudo llevar a cabo.

Extraditación
Pasados estos años tranquilos, la Sierva de Dios, que también gozaba de don de profecía, mientras rezaba vio cómo la corona de la Virgen caía y se quedaba enganchada en el vestidito del Niño Jesús, en este hecho vio la abdicación de la reina y el estallido de la revolución. Por expreso deseo del cardenal Cirila (arzobispo de Toledo) es conducida a Francia nuevamente, con el fin de salvar su vida, a pesar de que la madre estaba preparada para el martirio. Una vez en Francia, consiguió licencia para fundar conventos allí, cosa significativa ya que poco tiempo antes, la Virgen se apareció a Santa Bernardette diciéndole: “Soy la Inmaculada Concepción. En España, mientras tanto, muchos religiosos/as sufren persecución y varios de ellos/as alcanzan la palma del martirio, como la Sierva de Dios les profetizó años antes.

No acabando aquí las pruebas que le mandaba la Providencia, se ve sorprendida por la guerra francoprusiana que comenzó en 1871. Huyendo de este conflicto bélico, se encontró con el embajador de España en París, que a la sazón era Salustiano Olózaga, antiguo pretendiente y causante de difamaciones contra la Sierva de Dios. Él le ayudó a salir en tren hasta Bayona, en Guethary (Francia), visitó al nuncio de SS. Pío IX en París, quien en su nombre renovó sus facultades para fundar y reformar conventos tanto en Francia como en España. En 1877 volvió a España por decisión de rey Alfonso XII, tras permanecer 6 años en el país vecino. Ya establecida en el convento del Carmen, prosiguió con la tarea de fundar y reformar en Almonacid de Zurita, Madrid, Puebla de Alcócer, Cabeza de Buey, etc.

Tumba y capilla de la Sierva de Dios.

Tumba y capilla de la Sierva de Dios.

Muerte y proceso de canonización
A principios de la década de los años 90 del siglo XIX, se agravó su enfermedad de corazón e hígado yle produjo grandes fatigas y ahogos. Viéndose a las puertas de la muerte, pidió la bendición apostólica de SS. León XIII, siendo recibida un día después. También dejó a sus hijas consejos como éste: “La verdadera vida espiritual no consiste en hacer muchas cosas, sino que las que se hagan sean sólo por Dios, por su amor, caridad y obediencia a Jesús”, y pidió recibir la muerte en el suelo y no en cama, donde permanecía durante la enfermedad. El 27 de enero de 1891, en el convento del Carmen de Guadalajara, “sin mayor agonía”, en torno a las 4 de la tarde, a los ochenta años de edad, sesenta y dos de vida religiosa concepcionista y cuarenta y dos de abadesa en distintas comunidades; moría santamente, mirando fijamente a la Virgen del Olvido, la Madre de los Pobres, como se la conocía en Guadalajara.

Después de una vida llena de dones de Dios y de la Santísima Virgen del Olvido, pero también de dificultades, incomprensiones, destierros y calumnias, que incluso después de su muerte acompañaron a su persona, el proceso ordinario de beatificación y canonización se abrió en 1907, en 1930 se aprobaron los decretos de sus escritos y en 1995 se reconoció el valor jurídico de proceso informativo. En la actualidad, la causa permanece sin novedad y se espera un definitivo milagro para la beatificación, que quiera Dios que se obre pronto.

David Garrido

Bibliografía:
– GOMIS, fray Juan Bautista, OFM, La Sierva de Dios Venerable Sor Patrocinio, Gráficas Pontón, Guadalajara, 1987.
– RUIZ-ALBERDI, Cristina Mª, Breve resumen de la vida de Sor María de los Dolores y Patrocinio, Asociación Virgen del Olvido.

Enlaces consultados (07/01/2014):
http://www.franciscanos.org/
http://www.sorpatrocinio.org/
www.ssantabenavente.com

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es