Los Siete Santos Fundadores

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional popular de los Siete Santos Fundadores de los Servitas.

La Orden de los Siervos de María, también llamados Servitas del latín “Ordo Servorum Beatae Virginis Mariae” (OSM) es una de las órdenes mendicantes de la Iglesia Católica.
El emblema de la Orden está compuesto por una corona de siete lirios, que se identifican con los Siete Santos Fundadores. Fue fundada en Florencia, probablemente en en el año 1233 por un grupo de siete mercaderes florentinos, Bonfiglio Monaldi,  Juan de Bonagiunta, Amadeo degli Amedei,  Manetto de Antella,  Sostenes degli Sostegni,  Hugo degli Ugaccione y Alejo Falconieri, más tarde conocido como Los Siete Santos Fundadores. Según la tradición, 15 de agosto de 1233, la Virgen se apareció a los siete nobles florentinos, pertenecientes a la hermandad de “Laude”, invitándolos a retirarse del mundo y a elegir la vida contemplativa.

El grupo de los siete abandonaron sus actividades y se retiraron a hacer vida comunitaria como eremitas en el Monte Senario, donde construyeron un convento, que se convertiría en uno de los santuarios más importantes de la Toscana y que se encuentra sobre la colina de su mismo nombre al norte de la ciudad, en el municipio de Vaglia, cerca de Florencia.

En el año 1304, el Papa Benedicto XI, dominico, con la Bula “Dum levamus”, dirigida al prior general Fray Andrea Balducci di Sansepolcro, aprobó la Regla y las Constituciones de los Siervos de María. Actualmente, la Orden tiene unos doscientos cincuentas frailes, ventisiete conventos en Italia (divididos en cuatro provincias religiosas) y otros cuatro conventos en Alemania.

Estos siete seglares floretinos, fundadores de la Orden, fueron canonizados conjuntamente, por el Papa León XIII el día 15 de enero del año 1888. Se les conmemora como los Siete Santos Fundadores el día 12 de febrero. Ellos propagaron de manera especial la veneración por los dolores que soportó María al pie de la Cruz. De esta Orden, merecen también ser recordados los Santos Felipe Benicio, Peregrino Laziosi y Antonio Maria Pucci, así como Santa Juliana Falconieri, también miembro de la Orden y fundadora de la Orden de las Siervas de María.

Se cuenta que en la ciudad italiana de Forlì, en el año 1282, mientras San Felipe Benicio intentaba acercar mediante consejos, a sus ciudadanos rebeldes con el Papa Martín IV, fue fuertemente contradicho por un joven llamado Peregrino Laziosi, que incluso llegó a abofetear a San Felipe. Algunos años más tarde, Peregrino se convirtió y entró en la Orden de los Servitas, siendo actualmente uno de sus santos más conocidos.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es