Santa Silvia: madre de San Gregorio Magno

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Silvia, anónimo italiano del siglo XV.

Santa Silvia, anónimo italiano del siglo XV.

Ayer, día 3 de noviembre, celebramos la festividad de Santa Silvia, madre de San Gregorio Magno. Etimológicamente, Silvia significa “habitante de la selva, señora de los bosques”. Era la madre del Papa San Gregorio Magno que murió en el año 604. La iglesia venera como santos a los padres de este gran Papa (Gordiano y Silvia) y a dos tías suyas, cuñadas de Silvia (Társila y Emiliana o Amelia).

Algunos autores han creído que Silvia era originaria de Sicilia por el hecho de que San Gregorio Magno construyó varios monasterios en aquella isla dotándolos, pagándolos con sus propios bienes y creyendo que eran suyas aquellas propiedades sobre las que se construyeron dichos monasterios. Su marido, San Gordiano, era de la región de Roma y allí tenía su casa en el lugar denominado Clivo de Scauro sul Celio. O sea, pudiera ser originaria de Sicilia pero vivía con su esposo en Roma. Tuvieron dos hijos: San Gregorio y otro del que se hace mención en algunos escritos de este santo aunque sin mencionar su nombre.

En el año 573 Gregorio cambió su casa paterna convirtiéndola en monasterio por lo que se puede deducir que en esa fecha su padre Gordiano habría muerto. Entonces, Silvia se retiró a hacer vida eremítica o casi monástica en una pequeña residencia cercana a la iglesia de San Sabas en el Aventino, como así se narra en los documentos llamados “Cella nova”. Ella tendría un pequeño huerto del que recogía legumbres frescas que le enviaba casi a diario a su hijo en un plato de plata. Un día, encontrándose Gregorio a un pobre y no teniendo nada que darle, le regaló el plato de su madre.

Por un escrito o sermón de San Gregorio fechado en el año 592, se sabe que su madre Silvia estuvo presente en la muerte de su tía paterna Santa Társila. Pero ese mismo episodio lo narra también en el libro de los “Diálogos” y allí no comenta nada sobre la presencia de su madre, lo que le hace pensar a los hagiógrafos  que Santa Silvia debió morir entre el 592 y el 594, pues en esta última fecha es cuando San Gregorio escribe “Los diálogos”. Después de la muerte de San Gregorio se pintó su imagen con las de sus padres Gordiano y Silvia en la iglesia de San Andrés al Celio.

Estampa devocional basada en un modelo ortodoxo.

Estampa devocional basada en un modelo ortodoxo.

Sin dudas, en aquella familia compuesta por los santos Gordiano, Silvia, Társila y Emiliana, Gregorio debió criarse y educarse en un ambiente ejemplar. Los padres transmitieron la santidad a su hijo; el ejemplo y las enseñanzas de la madre tendrían un gran peso que Gregorio no podría ignorar. Gregorio fue primero monje, después diácono, posteriormente “nuncio pontificio” y finalmente, papa, uno de los papas más importantes de la historia de la Iglesia. Juan el diácono escribió la vida de San Gregorio en el año 870 y en ella dice que existía un oratorio dedicado a Santa Silvia cerca de la iglesia de San Sabas. En el atrio de esta iglesia, hay una antigua inscripción que recuerda que era la casa o residencia de la santa, de la familia de San Gregorio. Del sepulcro de Santa Silvia no se sabe absolutamente nada. Como podremos comprobar, sobre Santa Silvia se sabe bien poco.

El Papa Clemente VIII hizo inscribir su nombre en el Martirologio Romano, celebrándolo el día 3 de noviembre. En el año 1968, el Beato Papa Pablo VI le dedicó una parroquia en la ciudad de Roma.

Existen poquísimos documentos iconográficos de esta santa. Había una pintura, hoy desaparecida, en el monasterio romano de San Andrés ad Clivum Scauri. Existe también una escultura realizada por René Fermín en el siglo XVII, asimísmo una pintura de Moretto de Brescia, del siglo XVI en la que Santa Silvia aparece con otros santos. Una escultura de Nicolás Cordier del siglo XVI y que se conserva en el monasterio de San Gregorio al Celio en Roma. Y poca cosa más.

Para hacer este artículo nos hemos basado en los estudios sobre los santos antiguos de Roma del profesor italiano Angelo Maria Raggi.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es