Santos Simón Zelotes y Judas Tadeo, apóstoles mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Miniatura de los Santos en un breviario romano del siglo XV.

San Simón, apóstol:
En la lista de los doce apóstoles es nominado en el undécimo puesto, llamándolo Simón el Cananeo (Mateo, 10, 4; Marcos, 3, 18). San Lucas, sin embargo lo pone en el décimo puesto y lo llama Simón Zelotes (Lucas, 6, 15 y Hechos, 1, 13). El significado de este doble apelativo es el mismo: “ardiente de celo” por la ley y por la práctica del culto (Gálatas, 1, 14), lo que el profetas Elías llamaba “ardiente de celo por Iahweh” (Primero Reyes, 19, 10). Muchos lo confunden con un primo del Señor llamado también Simeón (o Simón), hermano de Santiago el Menor, al que sucedió como obispo de Jerusalén desde el año 62 al 106, fecha de su martirio en tiempos del emperador Trajano. Los bizantinos y los coptos lo identifican con Natanael de Caná, entendiendo así erróneamente el apelativo de cananeo o con el director de la mesa en las bodas de Caná (Juan, 2, 8 y siguientes). Los bizantinos dicen que predicó en África y en Gran Bretaña, pero esto carece de cualquier valor histórico. Los latinos y los armenios dicen que predicó y murió martirizado en Armenia. Fortunato, obispo de Poitiers dice que los apóstoles Simón y Judas fueron sepultados en Persia, donde según la historia apócrifa de los apóstoles, habrían sido martirizados, concretamente en Suanir. Esta información aparece en el Martirologio Jeronimiano que conmemora a los dos apóstoles el 28 de octubre y el 29 de junio. Las tradiciones conservadas en el Breviario Romano lo hacen predicar en Egipto y con San Judas, en Mesopotamia, donde sufrirían el martirio. Los bolandistas, admitiendo la predicación del apóstol en Persia y en Egipto, considera como legendaria la predicación en otros lugares de África y sobre todo en Gran Bretaña.

En el siglo IX, el monje Epifanio afirmaba que en Bósforo había reliquias de San Simón y que una tumba del santo existía en Nicopsis, en el Cáucaso occidental y que allí, desde el siglo VI, había una iglesia a él dedicada por parte de los griegos. Esta tumba de Nicopsis es también recordada en la “Vita” georgiana de San Gregorio el Agiorita. Según el “Liber pontificalis”, en la antigua basílica de San Pedro en Roma existía una capilla dedicada a los dos apóstoles, capilla en la que era guardado el Santísimo Sacramento y la iglesia de San Saturnino de Toulouse presume también de poseer reliquias de ambos. Beda, en el 735, Adón en el 860 y Usuardo en el 875, así como el Martirologio Romano, fijaron su festividad el día 28 de octubre; esta fecha es confirmada por los sacramentarios gregoriano y gelasiano.

Milagros de los Santos. Iluminación de un manuscrito de la Leyenda Áurea, Jean le Tavernier (s.XV).

Normalmente se le representa junto con los demás apóstoles: representaciones del Cenáculo y de Pentecostés, en la Dormición de la Virgen, en los grandes mosaicos bizantinos que coronan al Cristo Pantocrator, etc. Pero particularmente, se le representa junto a San Judas Tadeo, junto al cual sufriría el martirio en su defensa de la fe en contra del culto a los ídolos. Por influencia de la “Leyenda Áurea”, en Occidente, su martirio es representado de forma diferente a como lo hacen las Actas apócrifas de los Apóstoles, pues es representado serrado en dos como el profeta Isaías, y se le pone como atributo una sierra. Su culto está muy difundido en todo el mundo cristiano, pero de manera especial en la región de Venecia y en Dalmacia. Pinturas, esculturas, vidrieras y otras formas artísticas se conservan en Venecia, Merlevenez, Guérande, Fidenza, Roma, Chartres, Reims, Colonia, Zadar, Blutenburg, Brera, Vich, etc.

San Judas Tadeo, apóstol:
San Judas Tadeo es uno de los doce apóstoles de Cristo y así aparece mencionado en los Evangelios canónicos y en los Hechos de los Apóstoles: Mateo, 10, 3; Marcos, 3, 18; Lucas, 6, 16 y Hechos, 1, 13. Desde el punto de vista etimológico, Tadeo significa “magnánimo, valiente”, aunque también se puede considerar una deformación Judas, Teuda, Tadeo.Y todos sabemos que Judas significa “alabanzas sean dadas a Dios”. En algunos códices de la antigua versión latina de la Biblia, se le denominaba Judas Zelotas y es un apóstol distinto al célebre Judas Iscariote, el que traicionó a Jesús.

No se sabe en qué momento empezó a formar parte del grupo de los doce y hay quienes afirman que San Judas Tadeo y Santiago Alfeo, ambos apóstoles, eran hermanos de sangre. El evangelista Juan lo menciona en la última cena (Juan, 14, 22). Después de Pentecostés asistió al primer Concilio de Jerusalén y desde el punto de vista histórico, no se sabe nada más de él.

Relicario de San Simón apóstol en la iglesia de Podeanu, Bucarest (Rumanía).

La tradición oriental dice que predicó en Palestina y en las regiones vecinas, pero tradiciones más tardías lo hacen predicador en Arabia, Mesopotamia, Armenia e incluso en Persia, junto con el apóstol Simón Zelotes. Los textos sirios más antiguos lo presentan como mártir en Arado (Beirut) mientras que otros textos dicen que murió pacíficamente en Odessa, cerca de Abgar. Si esto fuese cierto, sería el segundo apóstol que no murió mártir, pero pocos son los hagiógrafos que mantienen esta tesis.

La tradición mantenida en occidente, es que junto con San Simón Zelotes, predicó en Persia donde ambos sufrieron el martirio en la ciudad de Suanir, existiendo un texto latino del siglo VI escrito por un tal Abdías que llega a decir que San Simón murió aserrado por medio y San Judas, degollado con un hacha. En occidente ambos son celebrados el día 28 de octubre, aunque en muchas iglesias se le conmemora los días 28 de todos los meses del año. Los griegos lo conmemoran el día 19 de junio, los armenios el 16 de febrero y los coptos el 2 de julio. Se dice que San Judas Tadeo es el patrón de los imposibles. Esto es así porque Santa Brígida de Suecia escribe que un día se le apareció Jesús y le dijo: “Cuando quieras algo pídelo a Judas Tadeo”. A raíz de eso no sólo se le venera en las iglesias sino que también han aparecido numerosas novenas supersticiosas que, en el fondo, lo que han perseguido es simplemente un interés económico.

Iconográficamente se le representa siempre como un hombre maduro, barbudo y hasta viejo, con un hacha (haciendo mención al martirio y con un libro (mención de la Epístola). Sólo existe una pintura que lo representa como imberbe y casi adolescente: se encuentra en el Vaticano y es de un autor anónimo del siglo XV.

Pero, ¿qué decir de la Epístola o Carta Apostólica de Judas? ¿Es de él? Esta es una epístola canónica, que forma parte del Nuevo Testamento y que fue escrita en griego entre los años 62-65, antes de la caída de Jerusalén. La escribe un tal Judas que se llama hermano de Santiago (recordar que Lucas en 6-16, lo denomina Judas de Santiago), pero no todos los exégetas lo identifican con este apóstol.

Antiguo sepulcro de los Santos (s.IV) en la iglesia de San Giovanni in Valle, Verone (Italia).

Sea o no sea suya, los rasgos principales que caracterizan a esta Epístola son la denuncia de las herejías de los primeros tiempos, pone a sus destinatarios en guardia contra las falsas doctrinas, condena la lujuria y la adulación interesada, anima a estar firmes en la fe, anuncia que surgirán falsos profetas y maestros, alienta el amor a Dios y al prójimo, exhorta a la paciencia y concluye la carta con una oración.

Las reliquias de los dos santos, en los siglos III y IV se encontraban en Verona, pero actualmente están en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano. Reliquias pequeñas de ambos existen en otros países como España, Italia, Francia, Rumania y Alemania. En cuanto a su culto hay que decir que ha sido venerado siempre, desde el siglo I.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es