Santa Sofía de Suzdal

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Sofía de Suzdal ataviada con el hábito de las religiosas ortodoxas. Óleo sobre tabla. Rusia.

Santa Sofía de Suzdal ataviada con el hábito de las religiosas ortodoxas. Óleo sobre tabla. Rusia.

Es una santa muy popular en Rusia, sobre todo en Suzdal, ciudad que pertenece a la actual Eparquía de Vladimir, distante unos doscientos kilómetros de Moscú.

Su nombre de pila era Solomonia Jur’jevna Saburova y nació a finales del siglo XV en un año no muy bien determinado. Muy poco se sabe de su juventud e infancia, salvo que fue piadosa y culta.

En el año 1505 se casó con el gran príncipe de Moscú Basilio Ivanovic, por lo que se convirtió en princesa de Moscú y de toda Rusia. Al demostrarse durante los años de matrimonio que ella era estéril, el marido decidió separarse de ella, divorcio contra el cual se opuso muy activamente San Máximo el Griego. Pero en el año 1525, sobre la base de unas pruebas completamente falsas, Solomonia fue acusada de brujería, creándose así un fundamento canónico sobre el que basarse para que la Iglesia admitiera el divorcio, cosa que Basilio consiguió inmediatamente.

Solomonia no fue procesada por ningún tribunal eclesiástico, cosa que hubiera sucedido si la acusación hubiera demostrado pruebas fiables, con fundamento, pero sin embargo fue forzada, hasta con gran crueldad, a fin de que aceptase recluirse en un monasterio. Y así, cambiando su nombre de Solomonia por el de Sofía, ingresó en el monasterio de la Protección de la Madre de Dios en Suzdal llevando una vida absolutamente normal. En el monasterio murió el día 16 de diciembre del año 1542.

Durante el tiempo que duró los trámites de divorcio y entrada en el convento, se corrió la voz de que en la noche anterior al divorcio, su marido se acostó con ella quedando embarazada y que ya de monja, dentro del monasterio, había parido un niño al que se le puso el nombre de Jorge, pero que desapareció, no se sabe como, siendo aun un bebé.

Ya desde el siglo XVI, siglo en el que murió, sus contemporáneos mostraron gran veneración hacia la infeliz princesa y, aunque no se inició ningún proceso de canonización,  sobre su tumba en la iglesia del monasterio se puso un icono suyo en el que se escribió “nueva taumaturga de Suzdal”.

Sepulcro de la Santa. Monasterio de la Protección de la Madre de Dios, Suzdal (Rusia).

Sepulcro de la Santa. Monasterio de la Protección de la Madre de Dios, Suzdal (Rusia).

Durante los siglos XVI y XVII, la Iglesia Ortodoxa Rusa admitió como probados muchos milagros ocurridos en su tumba, por lo que en el año 1650 (un siglo después de su muerte) se exhumó el cadáver por parte del Patriarca José de Moscú, el cual permitió que sobre su tumba se celebrasen los oficios de difuntos, lo que en la Iglesia Ortodoxa se denominan “panichida”. Pero, simultáneamente, en Suzdal se corrió la voz de que lo que había ordenado el Patriarca era que se celebrasen los oficios conmemorativos de los santos, o sea, “moleben”, lo que equivaldría a una canonización de Sofía. Tales dichos populares no tuvieron ninguna influencia sobre la posición oficial de la Iglesia que no consideraba santa a la princesa-monja, y fue en el siglo XIX cuando se admitió oficialmente celebrar sobre su tumba los oficios de los santos y no los oficios de difuntos.

En el año 1982, el Patriarca Pimén de Moscú con la aprobación del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, estableció la fiesta de todos los santos de la Eparquía de Vladimir e incluyó a Sofía en esta festividad. Esa fiesta se celebra el día 23 de junio. Fue confirmada de nuevo diez años más tarde por el Patriarca Alexis II.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es