Iglesia de los Santos Silvestre y Dorotea

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada del templo. Roma (Italia).

Vista de la fachada del templo. Roma (Italia).

Iglesia de los SS. Silvestre papa y Dorotea virgen mártir
Via di Santa Dorotea, 23
Roma

La calle está dedicada a la iglesia homónima, aunque su dedicación completa es para los Santos Dorotea y Silvestre, como indica la inscripción sobre el portal: OMNIPOTENTI DEO IN HONOREM SS. SYLVESTRI PAPÆ AC DOROTHEÆ VIRGINIS ET MARTYRIS. La iglesia tiene orígenes muy antiguos, probablemente de finales del s.XI, aunque entonces su nombre era S. Silvestre ad portam Septimianam, por su cercanía a la Porta Septimiana.

La dedicación a Santa Dorotea fue añadida en el Cinquecento, cuando fue inhumado aquí el cuerpo de la Santa decapitada en Cesarea de Capadocia en tiempos del emperador Diocleciano (ss.III-IV). El actual edificio fue construido, con su convento anexo, entre los años 1750-56 por el arquitecto Giovan Battista Nolli, muy famoso por su importantísima planta de Roma.

La fachada cóncava de la iglesia está encuadrada en cuatro grandes pilastras que sostienen un pequeño ático y un gran frontón rebajado; el interior tiene una sola nave con seis altares laterales y un profundo ábside. A los pies del altar mayor está enterrado el cuerpo de Nolli, mientras que bajo el altar está el de Santa Dorotea.

La parte central de la nave está cubierta por una cúpula muy alargada sobre planta octogonal: cuatro largas secciones la dividen en otras tantas secciones decoradas por Giacinto Bocchetti en 1931 con episodios de la vida de Santa Dorotea y de otros santos franciscanos. De su estructura interna sobresale una alta linterna cilíndrica, cubierta por un techo de azulejos, sobre el cual se abren cuatro ventanas de arco.

Vista del altar mayor.

Vista del altar mayor.

En esta iglesia fue fundada en 1497 la Compañía del Divino Amor, que, entre otras generosas iniciativas, creó el Hospedal de los Incurables. Es interesante recordar que, en las dependencias anexas a la sacristía, San José de Calasanz, en 1597, instituyó la primera escuela popular gratuita de Europa, como recuerda la placa colocada en el portal lateral: LA IGLESIA ADYACENTE ACOGIÓ LAS FERVIENTES ORACIONES Y PROMESAS DE SAN JOSÉ DE CALASANZ, MIENTRAS ESTA CASA PARROQUIAL HOSPEDABA SUS NACIENTES ESCUELAS PÍAS POR PRIMERA VEZ EN OTOÑO DE 1597, ABIERTAS AQUÍ PARA LOS HIJOS DE TODO EL PUEBLO, ADELANTÁNDOSE A SU ÉPOCA CON SU SABIA INTUICIÓN DE CRISTIANO BENEFACTOR – LOS PADRES Y LOS EX-ALUMNOS DE LAS ESCUELAS PÍAS EN EL 350 ANIVERSARIO LO COLOCARON – 27 NOVIEMBRE 1947.

Queremos recordar que Santa Dorotea era una de esas iglesias en cuya entrada era habitual colgar, hasta el año 1871, listas denunciando a los que no cumplían con el precepto pascual. La calle tiene también una casa quattrocentesca, situada en el número 20, con ángulo a la calle de la Porta Septimiana, con una ventana característica enmarcada en un arco apuntado ricamente decorado: la tradición ha querido que ésta fuese la casa de la Fornarina, hija de un panadero que trabajaba en la tienda de la planta baja, donde una columna de la época romana, dejada a la vista, muestra los restos de un antiguo pórtico. La Fornarina, según la misma tradición, era el apodo de la bella Margherita Luti o Luzzi, la cual se asomaría a la ventana de arco para saludar a su célebre amante, el mismísimo Rafael Sanzio, que la inmortalizó en varias de sus obras, entre las cuales sea probablemente la más famosa La Fornarina, conservada en la Galleria Nazionale di Arte Antica en el palacio Barberini.

Vista del altar que contiene los restos de Santa Dorotea, mártir de Capadocia.

Vista del altar que contiene los restos de Santa Dorotea, mártir de Capadocia.

La tradición vincula a la famosa Fornarina con otras dos casas: una en la cercana calle del Cedro y otra en la calle del Governo Vecchio, por lo que es realmente difícil distinguir la verdad de la leyenda: la única certeza parece ser que la bella Margherita se acabó retirando al monasterio de Santa Apolonia.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es