La Sura de Maryam

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Maryam e Isa. Iluminación en un manuscrito persa. Año 1600.

Maryam e Isa. Iluminación en un manuscrito persa. Año 1600.

1. Introducción
Me ha parecido oportuno que en este día de Navidad podíamos analizar algún texto no bíblico que nos hable sobre el nacimiento de Jesús. Conocer lo que de Jesús dicen otras religiones, puede servirnos para establecer lazos entre sus seguidores y los cristianos. Podemos descubrir cómo Jesús es también importante para los que no lo siguen como su Dios y Salvador.

Para el cristiano que se acerca al Corán, la sura de Maryam es la más importante de todo el libro sagrado del Islam. En ella aparecen algunos personajes tanto del Antiguo (Adam-Adán, Nuh-Noé, Ibrahim-Abraham, Ishaq-Isaac, Yaqub-Israil-Jacob, Musa-Moisés, Harún-Aarón), como del Nuevo Testamento (Yibril-Gabriel, Zakariyya-Zacarías, Yahya-Juan). Pero, naturalmente, es Myriam-María e Isa-Jesús, quienes adquieren para los cristianos un papel destacado aquí.

Esta sura es la número 19 del Corán y tiene 98 aleyas (el equivalente coránico a versículo), y es por su extensión de tamaño medio. Quien la lee sin excesiva profundidad, se percata de inmediato, que el autor (Mahoma para los no musulmanes) tuvo que conocer bien la Biblia, pues los paralelismos, similitudes y guiños que encontramos en toda la sura son sorprendentes, no sólo en el contenido, sino también en las expresiones usadas. Merece destacar el pasaje del nacimiento de Juan el Bautista, donde se mencionan la ancianidad de Zacarías y la esterilidad de su mujer (también en Lc 1,7), la petición de una señal por parte de Zacarías (Lc 1,18), la respuesta de Dios (Lc 1,19) y hasta la sorpresa de la gente al verlo mudo (Lc 1, 22).

Pero quiero centrarme en un pasaje de esta sura, el que va de la aleya 16 a la 27, que para los cristianos tiene un especial significado. Se trata del anuncio y nacimiento de Jesucristo, que en el Corán es un profeta esencial, aunque no se acepta su muerte y resurrección, sino sólo su ascensión al Cielo. Es curioso el contrasentido coránico de tener en tanta estima a Jesucristo, pero no a sus seguidores, los cristianos, que son “infieles” que han desvirtuado su mensaje.

El arcángel Yibril anuncia a Maryam que será madre del profeta Isa. Ilustración inspirada en un tapiz persa.

El arcángel Yibril anuncia a Maryam que será madre del profeta Isa. Ilustración inspirada en un tapiz persa.

2. Pasaje de la Anunciación y Nacimiento de Jesucristo. Sura 19,16-27
Vamos a sumergirnos en este pasaje coránico que narra la anunciación y el nacimiento de Jesús. Veamos el texto completo con traducción de Abdel Ghani Melara Navio:

16. Y recuerda en el libro a Maryam cuando se apartó de su familia retirándose en algún lugar hacia oriente
17. Entonces se ocultó de ellos tras un velo y le enviamos a Nuestro espíritu que tomó la apariencia de un ser humano completo.
18. Dijo: Me refugio de ti en el Misericordioso, si tienes temor (de Él)
19. Dijo: Yo sólo soy el mensajero de tu Señor para concederte un niño puro.
20. Dijo: ¿Cómo habría de tener un niño si ningún mortal me ha tocado y no soy una fornicadora?
21. Dijo: Así lo ha dicho tu Señor: Eso es simple para Mí, para hacerlo un signo para los hombres y una misericordia de Nuestra parte. Es un asunto decretado.
22. Así pues lo concibió y se retiró a un lugar apartado
23. Y le sobrevino el parto junto al tronco de una palmera. Dijo: ¡Ojalá y hubiera muerto antes de esto desapareciendo en el olvido!
24. Y la llamó desde abajo: No te entristezcas, tu Señor ha puesto un arroyo a tus pies.
25. Sacude hacia ti el tronco de la palmera y caerán dátiles maduros y frescos.
26. Come y bebe, y alegra tus ojos. Y si ves a algún hermano dile: He hecho promesa de ayuno al Misericordioso y hoy no puedo hablar con nadie.

Analizaremos cada aleya, buscando las similitudes y diferencias con el texto bíblico neotestamentario, sobre todo con Lucas.

16. Y recuerda en el libro a Maryam cuando se apartó de su familia retirándose en algún lugar hacia oriente
Cuando buscamos en el Corán las referencias biográficas a otros personajes-profetas de especial significación habitualmente el relato comienza con la expresión “Y recuerda en el libro a…” Es una expresión en imperativo que parece dar la impresión de tener dos significados no excluyentes: a) como una advertencia del autor coránico al escribano para que no olvide al personaje y su especial importancia a la hora de poner por escrito sus señas biográficas o bien, b) un mensaje al lector-creyente islámico para que tenga presente en todo momento a dicho personaje, sus obras, fidelidad, entrega y sumisión a Allah y siga su ejemplo.

Mariam e Isa bajo la palmera en el desierto. Iluminación persa medieval.

Mariam e Isa bajo la palmera en el desierto. Iluminación persa medieval.

Esta forma de dirigirse e interpelar directamente al lector la encontramos en algunos escritos bíblicos, como en los libros proféticos y sapienciales, por ejemplo, y de forma más directa y personal en las epístolas y algunos pasajes de Lucas, como al comienzo de su evangelio (Lc 1, 3) y en Hechos (Hch 1,1). Sin embargo, hemos de reconocer que la forma de dirigirse al lector en el Corán es más concisa y tensa, con una prosa que recuerda en todo momento la trasmisión oral originaria. Por el contrario, la introducción de Lucas y su interpelación a Teófilo suele olvidarse por el lector al poco de ir navegando por el evangelio, debido en parte a la cuidadosa narrativa y preocupación literaria de todo el escrito, carente en todo caso en el texto coránico.

Sigue esta aleya comentando que “… Maryam … se apartó de su familia retirándose en algún lugar hacia oriente”. No cita ni su lugar de residencia ni da las razones por las que se aleja de su familia. Esta huída no es citada en la Biblia, por lo que carecemos de otra fuente que nos aclare a qué se refiere el autor coránico. Por el uso del verbo “retirarse”, su virginidad y la aparente ausencia de esposo, ¿podría ser algún tipo de retiro espiritual o cambio de vida radical? No lo sabemos con seguridad: podría significar simplemente “irse”, sin el matiz de “apartarse de algo o alguien”, pero en todo caso, dados los pocos detalles que el Corán ofrece, debió de ser algo importante en la vida de Maryam. Tampoco el retirarse “…hacia oriente” queda claro, aunque podría significar la lejanía del destino.

17. Entonces se ocultó de ellos tras un velo y le enviamos a Nuestro espíritu que tomó la apariencia de un ser humano completo.
Sigue el relato con una frase oscura que podría ser un fallo del traductor o una literalidad dificultosa para un castellanohablante: “… se ocultó de ellos tras un velo…”. ¿Se refiere a que se mantuvo oculta de su familia sin querer tener contacto con ellos? ¿Se refiere literalmente a que se puso un velo o pañuelo para ocultarse de los habitantes de su nuevo lugar de residencia?

A continuación la aleya se nos vuelve cercana para los cristianos. Se nos narra el envío del espíritu, que en este caso se refiere a Yabril-Gabriel, para anunciar a Maryam el nacimiento de Jesús. Un dato curioso que se menciona es que el ángel “tomó la apariencia de un ser humano completo”, dato que en la versión de la anunciación de Lucas no aparece. Tampoco en las otras apariciones en la Biblia de este ángel a Daniel (Dan 9,21-24), y a Zacarías (Lc 1,19). Es cierto que Tobías no reconoce a otro arcángel, Rafael (Tb 5,5), lo que indica que dicha apariencia humana es clara.

Maryam entronizada junto a su hijo Isa. Miniatura de Shaykh ‘Abbāsī, de la dinastía persa Safavid.

Maryam entronizada junto a su hijo Isa. Miniatura de Shaykh ‘Abbāsī, de la dinastía persa Safavid.

18. Dijo: Me refugio de ti en el Misericordioso, si tienes temor (de Él).
Al igual que en el texto de Lucas (Lc 1, 30), Maryam tiene temor a la aparición del ángel, incluso invocando la protección de Allah.
El adjetivo “Misericordioso”, aparece también después en la aleya 26. En la Biblia al Dios judío y cristiano también se le llama Misericordioso en multitud de ocasiones, como por ejemplo en numerosos salmos, en Ex 34, 6 y Num 14,18.

19. Dijo: Yo sólo soy el mensajero de tu Señor para concederte un niño puro.
El ángel manifiesta su lugar junto al Señor: es su enviado, su mensajero, aunque da la impresión por la expresión “…para concederte…” de la parte final de la aleya, que es el mismo ángel el que concede la gracia y no como en Lucas, en donde queda nítido que el ángel se limita a anunciar la concepción y el nacimiento por obra del Espíritu Santo. Evidentemente, el texto coránico en conjunto da a los ángeles el papel jerárquico que les corresponde, por debajo de Allah, por lo que a pesar de estas palabras algo confusas está claro que es Allah el realizador de esta concepción milagrosa.

Las palabras “…un niño puro…”, se pueden referir a la importancia que Isa-Jesús va a tener entre los hombres, en su fidelidad, en la bendición que recibe de Allah, o bien, por la respuesta posterior de Maryam, a la propia concepción virginal.

20. Dijo: ¿Cómo habría de tener un niño si ningún mortal me ha tocado y no soy una fornicadora?
Es impactante la similitud con Lc 1, 34. No hay duda que el autor tuvo que beber de fuentes bíblicas, aunque una vez más, el texto coránico es menos delicado que el bíblico en sus expresiones al mencionar la virginidad de Maryam de una forma más ruda. Sin embargo, al igual que en Lucas la afirmación de esta condición virginal es muy clara, sin matices, no dejando lugar a dudas para el lector. Además si escudriñamos en otros textos del Corán, encontramos en la sura 66 que Maryam es ejemplo de las que escuchan al Señor y dice que “guardó su vientre”, con lo que se refuerza lo anterior de una forma tajante, nítida.

Portada en DVD de Maryam al-Muqaddasah ("La Honorable y Bienaventurada Santa María"), serie iraní del año 2002 sobre la vida de Maryam según la tradición islámica.

Portada en DVD de Maryam al-Muqaddasah (“La Honorable y Bienaventurada Santa María”), serie iraní del año 2002 sobre la vida de Maryam según la tradición islámica.

21. Dijo: Así lo ha dicho tu Señor: Eso es simple para Mí, para hacerlo un signo para los hombres y una misericordia de Nuestra parte. Es un asunto decretado.
El ángel manifiesta que la concepción milagrosa es algo muy sencillo para Allah, a su alcance. En esto se parece al texto de Lc 1, 37 “…porque nada hay imposible para Dios…”. Se manifiesta la omnipotencia del Altísimo, Dueño y Señor de la naturaleza, cuyas reglas son modificadas si es necesario para “…hacerlo un signo para los hombres…”, signo que haga especial a ese Niño desde su misma concepción. Ningún hombre en la tierra podrá decir que este Niño es como otro, ninguno que no es más que otro nacido de mujer.

Con las palabras “…y una misericordia de Nuestra parte”, ¿quiere dar a entender el autor coránico que la presencia de este Niño es un regalo?, ¿quiere indicar, incluso, que su venida tiene una misión redentora? Está claro que a la primera pregunta podemos contestar que sí, pues el que viene será luz y guía. La misión redentora, no está planteada, pues podemos ver luego en la aleya 30 que se proclama claramente como profeta.

En esta aleya encontramos la expresión: “Es un asunto decretado.” Puede referirse simplemente a la voluntad de Allah para que lo anterior se disponga. Cuando un rey decreta, ordena y pone por escrito su mandato para que se cumpla por todos. El verbo “decretar” tiene, por tanto, un matiz más solemne que “mandar”.

Buscándole otro sentido, nos recuerda a otros pasajes bíblicos. Nos referimos, por poner unos ejemplos, a:
“… era preciso que se cumpliese la Escritura…”, en Hch 1, 16
“ …cuanto a Él se refería en todas las Escrituras.”, en Lc 24, 27
“… porque esto sucedió para que se cumpliese la Escritura…”, en Jn 19, 36
“… pues así está escrito…”, en Mt 2, 5.

Pero esta expresión tan manida, ¿se refiere en el Corán, como en la tradición bíblica cristiana, al cumplimiento en lo anunciado y profetizado como con un significado de “madurez y plenitud de los tiempos”? Evidentemente hay una diferencia: si para el cristiano Jesús está destinado a cumplir las promesas mesiánicas, aquí es un profeta más. Para el Islam la plenitud de los tiempos es la manifestación de Mahoma, su gran profeta.

Pequeña miniatura persa de Mariam e Isa.

Pequeña miniatura persa de Mariam e Isa.

22. Así pues lo concibió y se retiró a un lugar apartado
Acostumbrados al texto de Lucas, resulta curioso que no encontremos en este pasaje coránico una respuesta de Maryam tras el anuncio de los planes divinos. El asentimiento que la Virgen presta en Lc 1, 38: “…he aquí la esclava del Señor, hágase en mí …”, no aparece por ningún lado. ¿La causa?, no la sabemos con seguridad, aunque pudiera deberse simplemente a que se da por hecho en la religión islámica (Islam = sumisión) que Maryam debe responder afirmativamente a los designios divinos con una fidelidad absoluta.

No se entiende que Maryam, tras la concepción, se retire. Pero, ¿no leímos ya en la aleya 16 que se había retirado? ¿Es una simple reiteración o tiene un significado? Por los siguientes versículos da la impresión que se va al desierto, lugar, como vemos en innumerables pasajes en la Biblia, propio de retiro y recogimiento. ¿Podría ser que su embarazo fuera del matrimonio provoca que se aparte de todos por temor al escándalo? Es curioso que no aparece la figura de san José. Es lógico pensar que Maryam estaba soltera en la versión coránica, pues en aquella época, y más para los musulmanes, sería impensable no citar al marido: una mujer adulta sin su esposo no era socialmente admitida fuera de un clan familiar.

23. Y le sobrevino el parto junto al tronco de una palmera. Dijo: ¡Ojalá y hubiera muerto antes de esto desapareciendo en el olvido!
¿Debajo de una palmera? Este entorno del nacimiento de Isa-Jesús en el Corán es totalmente distinto del bíblico. Recuerda más bien al pasaje de Agar e Ismael en el desierto de Berseba (Gen 21 14-21). Incluso se ve en ambos pasajes la desesperación de las protagonistas por verse sola con sus hijos pequeños en el desierto y sin nada con que darles de comer. Pero la misericordia del Altísimo consuela a los afligidos.

Otros pasajes bíblicos reflejan también la benevolencia de Dios con la comida y bebida:
El pueblo judío es alimentado por el maná y las codornices en Ex 16, 12 y ss
Elías bebe del torrente de Querit y es alimentado por cuervos en 1 Rey 17, 4-6
Multiplicación de panes y peces en Jn 6, 1-15.

Tras parir a Isa, Maryam encuentra alimento en la palmera. Miniatura persa del Corán.

Tras parir a Isa, Maryam encuentra alimento en la palmera. Miniatura persa del Corán.

24. Y la llamó desde abajo: No te entristezcas, tu Señor ha puesto un arroyo a tus pies.
25. Sacude hacia ti el tronco de la palmera y caerán dátiles maduros y frescos.
26. Come y bebe, y alegra tus ojos. Y si ves a algún hermano dile: He hecho promesa de ayuno al Misericordioso y hoy no puedo hablar con nadie
.
Maryam, en su desesperación, recibe la llamada de Allah. La expresión “…desde abajo…” pudiera significar una llamada desde el interior, algo así al equivalente al de profundis bíblico.

La salvación de Allah viene aquí en forma de arroyo y dátiles. La comida no sólo fortalece su cuerpo cansado por el parto y las penalidades de su retiro, sino que además es cura del ánimo abatido por la precariedad vivida. Una mujer sola, soltera, con un niño recién nacido y en el desierto no es precisamente la mejor de las situaciones en la Palestina de hace dos mil años.

La frase posterior es algo confusa. ¿Da a entender que Maryam pretende disimular y silenciar sus penalidades ante los conocidos o familiares que puede encontrarse alegando un ayuno o realmente estaba ayunando estando embarazada?

3. Epílogo. Finalización del relato
En las aleyas posteriores continúa el relato con la vuelta de Maryam con su familia. Pese a su nuevo ánimo (recuerda algo al regreso del hijo pródigo: Lc 15, 18-21), no es bien recibida por sus allegados, reprendiéndola por el deshonor familiar de haber tenido un hijo fuera del matrimonio. Es defendida nada menos que por el niño Isa-Jesús, el cual a su tempranísima edad es capaz de dar discursos de una profundidad pasmosa. Pero todo esto lo podemos analizar otro día. El espacio que tenemos hoy no da para más.

Sin embargo, algo de esto podéis ya ver en este vídeo, el capítulo final de “Maryam al-Muqaddasah” -La Honorable y Bienaventurada Santa María-, serie del director iraní Shahriar Bahrani, rodada en el año 2002 y que cuenta la historia de Maryam según la tradición del Corán. El vídeo reproduce la búsqueda de los Reyes Magos, el nacimiento de Isa, el retorno de Maryam entre los suyos y la presentación de Isa ante el Templo. Recomendamos verlo porque es muy emocionante.

FELIZ NAVIDAD A TODOS

David Jiménez

Bibliografía:
– El Corán.
– Sagrada Biblia.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es