Santa Tamara de Georgia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo georgiano de la Santa.

Pregunta: Tengo una nieta a la que sus padres le han puesto el nombre de Tamara. A mi me parece un nombre precioso pero no sabemos nada de esta santa. ¿Qué nos podríais decir sobre ella?

Respuesta: Santa Tamara es una santa real, nacida y muy venerada en Georgia y que fue una reina de la dinastía georgiana de los Bragrationi; reinó desde el año 1184 al 1213. Tradicionalmente es citada con el calificativo de “mephe” que en la lengua georgiana sería el equivalente al nombre “reina”. Tal denominación ha de atribuirse al hecho de que en el tiempo de su reinado, el Estado georgiano estaba en la cumbre del desarrollo económico, político y cultural, por lo cual, Tamara reinó en lo que podríamos llamar “la edad de oro de Georgia”. También en la literatura científica, a esta época que está a caballo entre los siglos XII y XIII, se le llama, en un sentido metafórico más que en un sentido real,“Época del Renacimiento georgiano”.

Tamara nació en el año 1160, siendo sus padres el rey Jorge III y su esposa Burdukhan, que era hija del rey de Alania; parece que tuvo una hermana menor llamada Resudan pero eso no puede confirmarse a ciencia cierta. Le pusieron ese nombre, de origen hebreo, porque la dinastía de los Bragationi se consideraba descendientes del rey David.
Durante su juventud hubo una gran agitación entre la nobleza, lo que originó que su padre tuviese que hacer frente a quienes querían destronarle para poner en su lugar a su sobrino Demna. Esos nobles rebeldes consideraban que Demna era el heredero legítimo de su asesinado padre David V, pero en realidad esto no era más que un pretexto para debilitar al rey Jorge III, que fue capaz de aplastar esta revuelta de parte de la nobleza, haciendo para ello auténticas barbaridades: asesinatos, mutilaciones de los ojos, castraciones, destierros, etc.

Y como el padre de Tamara no tuvo descendencia masculina, para evitar futuras revueltas trató de anticiparse legitimando su linaje en el trono de Georgia nombrando reina a su hija, aun en vida en el año 1178; Tamara fue nombrada co-regente con su padre, cosa que no agradó del todo a la nobleza por lo que muerto su padre en el año 1184, intentaron limitar sus poderes.
Sin embargo fue realmente una gran estratega; al principio cedió algo y poco a poco supo neutralizar esa oposición restableciendo el poder absoluto y reuniendo entorno a sí a los nobles y vasallos más fieles, entre ellos, a la élite militar.

La Santa representada junto a su padre, Jorge III. Fresco en una capilla del monasterio Vardzia, Georgia.

Combatió a los musulmanes y consiguió dos grandes victorias: una, en el año 1195 cerca de Sciamkori y otra, en el año 1203 en Basian, aumentando la fortaleza de su imperio dominando todo el Cáucaso y su influencia en el ámbito de todos los países cristianos de Oriente. Tamara se mantuvo como la única reina gobernante, siendo coronada en la Catedral de Gelati, cerca de Kutaísi.

Pero pese a todo esto, seguía habiendo ciertas reacciones por las terribles represiones efectuadas por su padre, por el hecho de que ella era mujer (lo que para algunos era una muestra de debilidad!!!), y de que era joven y para contrarrestar todo esto se vio obligada a hacer nuevas concesiones a la nobleza, aunque fue ayudada por su influyente tía Rusudam y por el Catholicós georgiano Miguel IV Mirianisdze que le ayudaron a legitimarse en el trono. Tuvo que recompensar el apoyo del Catholicós nombrándolo canciller, por lo que el clero tomó posesión de parte del poder político.

Conforme a lo exigido por la dinastía, la reina Tamara se casó con el príncipe Yuris, hijo del príncipe Andrés de Vladimir y Suzdal, a fin de ponerlo al frente del ejército y para que le diera un heredero al trono. Su influyente tía aprobó la elección y el matrimonio se efectuó en Georgia en el año 1185. Pero pronto, provocadas por el marido, se manifestaron unas tensas relaciones entre los dos esposos que se trasladaron a la nobleza, aunque Tamara consiguió el apoyo del Catholicós y de altos cargos de la corte.

Tamara consiguió convencer al consejo de nobles y a la Iglesia para que se aprobara su divorcio de Yuri, quién fue acusado de embriaguez y sodomía y desterrado a Constantinopla. Yuri hizo dos intentos de golpe de Estado, que resultaron baldíos.
La reina eligió a un segundo esposo, David Soslan, príncipe de Alan quién le ayudó a derrotar a los partidarios de su primer esposo. Tamara y David tuvieron dos hijos: Jorge Lasha en el 1191 y Resudan, en 1193.

Aunque David Soslan era rey consorte, sin embargo estaba subordinado a su esposa Tamara, algo parecido a lo que ocurre actualmente en el Reino Unido. Aun así, él fue su sostén en la consolidación del reino y en su expansión en el exterior. Alarmado por los éxitos de Tamara y su esposo, el Sultán Süleymanshah II lanzó una ofensiva contra Georgia, pero fue derrotado en la batalla de Basian en el año 1203 como antes indiqué. Los cronistas de la época cuentan cómo la reina se retiró a rezar al monasterio de Vardzia y desde allí dirigió a sus tropas contra los musulmanes.

La Santa recibe a un delegado en audiencia. Ilustración rusa del siglo XIX.

Tamara fundó numerosos monasterios en Georgia: Bertubani, Betania, Qinzvisi y otros, así como fuera de su país, entre ellos en Antioquía, Jerusalén y en el Monte Athos (el monasterio Iviron). Con tal objetivo, envió dinero a dichos monasterios, pero el emperador bizantino Alejo IV le confiscó el dinero, lo que originó que Tamara, a fin de castigarlo por esta acción, cargara contra él arrebatándole en el año 1204 unos territorios junto al Mar Negro y creando el “Imperio” de Trebisonda. Hay quienes afirman que otro de los objetivos de Tamara fue “confraternizar como estado vecino” con los cruzados aprovechando que la Cuarta Cruzada estaba atacando Constantinopla. Ella, muy astuta, trató de usar por un lado, la debilidad del Imperio Bizantino y por otro, la derrota de los cruzados a manos de Saladino, haciendo que su país, Georgia, asumiera un importante papel como protector de los cristianos de Oriente, enviando misioneros de la zona del Cáucaso por todo el Mediterráneo oriental, evangelizando y consolidando monasterios incluso en Bulgaria, Chipre y Egipto. Se dice que en Jerusalén llegó a construir ocho monasterios.

En los últimos años de su reinado, Georgia era un país poderoso, que llegaba desde el Mar Negro hasta el Mar Caspio, llegando a acuñar monedas para los abjasios, kartvelianos, kakhetianos, armenios… Pero siendo tan poderosa, nunca gobernó a su pueblo con autoritarismo sino que siempre se rodeó de un consejo de nobles y clérigos que le ayudaban en las tareas políticas y militares. Hizo florecer el comercio en su país haciendo que prosperara hasta tal punto que se llegó a decir “que los campesinos eran como los nobles, los nobles eran como los príncipes y los príncipes eran como los reyes”.

Como he dicho, la contribución de Tamara al desarrollo de la Iglesia en todo el territorio de su reino y en los monasterios georgianos que fundó en los países vecinos fue decisiva. Favoreció la construcción de catedrales, iglesias y monasterios; tanto ayudó a la Iglesia, que en algunas monedas de su época, en el reverso se ponía “Tamara, campeona del Mesías”. (Esto me recuerda a otras inscripciones monetarias más recientes; ahí lo dejo).
Vale la pena destacar como especialmente notable el complejo de iglesias y de monasterios rupestres en Vardzia, en la Georgia meridional. En muchas de estas iglesias aun se conservan frescos representando a la reina, por lo que se cree que los rostros de dichos frescos son “como fotografías reales” de la cara de Santa Tamara. Existe una crónica de la época que es conocida con el título de “La vida de la gran reina Tamara”.

Vista del monasterio de Vardzia, Georgia, fundado por la Santa.

Tamara murió en el año 1213 después de haber coronado a su hijo Jorge. Cayó repentinamente enferma cuando estaba tratando cuestiones de Estado en el castillo Nacharmagevi, siendo trasladada a Tiflis (Tbilisi) y posteriormente al castillo de Agarani. Sus restos fueron llevados a la catedral de Mtskheta y posteriormente al monasterio Gelati, donde fueron puestos en un lugar secreto para evitar profanaciones.
Sin embargo, existe una tradición que dice que fue llevada a Jerusalén a fin de que su cuerpo estuviese sepultado cerca de la Basílica del Santo Sepulcro. Estuviera sepultada en un sitio o en otro, su tumba no se ha encontrado.
La Iglesia Georgiana la recuerda el día 1 de mayo y el tercer domingo de Pascua.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es