Beata Victoria Díez Bustos de Molina

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de la Beata en su juventud.

Pregunta: Qué bonita foto, que linda joven, qué pena que la hayan matado, en cuales circunstancias, tú acaso saberías? Abrazos (Brasil)

Respuesta: Más abrazos a ti. La Beata Victoria Díez, virgen y mártir (12 de agosto),  nació en Sevilla (España) en el año 1903. Desde muy joven sintió vocación de enseñanza y completó sus estudios de Magisterio en 1923.  Tres años después se incorporaba como maestra a la Institución Teresiana, recién instaurada en Sevilla, llegando a ser presidenta de la Juventud Misionera de esta institución. Como maestra se esforzó en trabajar por sus alumnos y luchar contra el absentismo escolar, especialmente de las niñas, y así lo siguió haciendo tras ganar las oposiciones y estar destinada a Badajoz y posteriormente a Hornachuelos, Córdoba.  Su metodología pasaba por alternar las clases en el aula con excursiones y visitas; posteriormente, combinará todo esto con clases de pintura, de canto, y cursillos nocturnos para la formación de mujeres analfabetas y asistencia social a las familias pobres de Hornachuelos.

Con la llegada de la Segunda República, se prohibió impartir religión católica en las aulas, por lo que ella desarrolló una catequesis que supliera esta falta, siendo impulsora de Acción Católica. A pesar de su clara postura de creyente, lo que es de admirar en ella es que no buscó enfrentamiento ni enemistad con los que eran contrarios a su forma de pensar y a su espiritualidad, siendo colaboradora en el Ayuntamiento de Hornachuelos, tanto de gobiernos de derechas, como de izquierdas, llegando a ser Presidenta del Consejo Local y mostrando una clara capacidad de convivencia con una y otra ideología. Asimismo, y precisamente por ello, se ganó el cariño y el respeto del pueblo entero. Por desgracia, ello no le salvó la vida llegado el momento. Pensando en que vendrían tiempos difíciles para ella, había dejado escrito: “Si es preciso dar la vida para identificarse con Cristo, desde hoy dejo de existir”.

El 11 de agosto de 1936 Victoria fue detenida por dos milicianos que la llevaron al Comité para ser interrogada, y ya no le permitieron regresar a casa, siendo detenida junto con otras personas en una casa rural. Los esfuerzos diplomáticos que muchos allegados hicieron para tratar de liberarla fueron en vano. En la madrugada del día siguiente, fue conducida, junto con 17 varones, a los exteriores del pueblo, una marcha de 12 km en la cual fue consciente de que iba a morir, pues dijo a sus acompañantes: “Ánimo, adelante, Cristo nos espera”.

Fotografía de la Beata algún tiempo antes de su muerte.

Sus compañeros fueron siendo fusilados uno a uno frente a la boca de uno de los pozos mineros en la Mina del Rincón, quedando ella la última, quizá con la idea de atormentarla y desesperarla con tan horrible espectáculo. Finalmente, ella fue fusilada también.
Tres meses después, en noviembre, su cuerpo fue exhumado y enterrado en el cementerio de Hornachuelos, donde reposó durante 30 años. Luego, sus restos fueron trasladados a la cripta de la Institución Teresiana en la plaza de la Concha (Córdoba), y algunas otras reliquias en el altar mayor del convento de Santa María de las Escalonias en Hornachuelos. El papa San Juan Pablo II la beatificó  el día 10 de octubre de 1993.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es