Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana.

Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana.

En la población de Copacabana, Bolivia, a orillas del lago Titicaca es venerada una imagen de la Virgen de la Candelaria que es mejor conocida como “Nuestra Señora de Copacabana”. Los cronistas narran que en esta región donde habitaron los aymaras y collas quienes adoraban a la Pachamama o madre Tierra, y en especial en este sitio tenían devoción por una imagen llamada Copacahuana, que era similar a la idea de europea de una sirena pues tenía rostro humano y cola de pez. Era adorado como dios del lago y creador de los peces; el nombre Copacahuana significa “lugar donde se ve la piedra preciosa” y es debido a que el ídolo estaba elaborado con una piedra color azul muy vistosa.

Al ser conquistada esta región por los españoles llegaron con ellos los misioneros dominicos y posteriormente los agustinos quienes se encargaran de evangelizar la región.

Hacía 1570 hubo terribles heladas y sequías que acabaron con los cultivos en la población lo que los llevo a recurrir a la intercesión divina y decidieron fundar una cofradía, pero no se ponían de acuerdo a qué imagen dedicársela. Por su parte el grupo de los Hanansayas que eran considerados como una especia de clase alta, eligieron a la Virgen de la Candelaria y por otro lado, los Hurinsayas, considerados la clase baja eligieron a San Sebastián.

En este ambiente de pugna aparece un descendiente de los emperadores incas y que por lo mismo debió haber pertenecido a los Hanansayas, y según cuentan las leyendas [1] en la noche se la apareció la Virgen con el niño en brazos rodeada de una brillante luz, lo que este hombre de nombre Tito Yupanqui, interpretó como una señal divina para que esculpiera una imagen de la Virgen de la Candelaria.

Al principio Tito Yupanqui realizó una tosca imagen en arcilla de la Virgen que fue puesta a un lado del altar pero al poco tiempo fue retirada por considerarse de muy baja calidad. Entristecido por eso decide partir a Potosí para aprender las técnicas de escultura y poder realizar una imagen más propia para el templo de Copacabana. Antes de empezar a esculpir la imagen definitiva hizo realizar una misa en honor de la Santísima Trinidad para que lo ayudase, comenzando a esculpirla el 4 de junio de 1582.

Tito Yupanqui, escultor de la imagen de la Virgen de Copacabana.

Tito Yupanqui, escultor de la imagen de la Virgen de Copacabana.

En Potosí, Tito se encontró con un pariente suyo, Alonso Viracocha, gobernador de los Hanansayas de Copacabana quien al ver la escultura de la Virgen quedó encantado y decidió llevarla junto con Tito Yupanqui, al obispado para que Monseñor Alonso de Ramírez Graneros los autorizara a fundar la tan deseada Cofradía de la Virgen de la Candelaria. Yupanqui aprovechó la ocasión y llevó también un cuadro de la Virgen el cual solo causó la risa de quienes lo vieron y el Obispo le prohibió pintar más imágenes religiosas. Tito desilusionado no se rindió y decidió retocar a la Candelaria hasta darle un mejor acabado y al presentarlo a los demás Hanasayas le dieron el visto bueno.

Tal parece que los Hurinsayas aceptaron que la Cofradía de la Virgen de Candelaria fuera fundada pero no así a la imagen esculpida por Yupanqui, diciendo que no aceptaban que una imagen digna de veneración pudiera salir de manos de Yupanqui y preferían mejor una traída de Lima o de España. Otra cosa que según la leyenda hizo que se opusieran fue que decían que la imagen del niño Jesús estaba oculta. Entonces Tito Yupanqui rogó a la Virgen su auxilio y al día siguiente el niño se había acomodado en brazos de su madre de modo que mostraba su rostro a los devotos.

Alonso Viracocha movido por la renuencia de los Hurinsayas le escribió a Tito para que pusiera a la venta la imagen de la Candelaria y varios pueblos quisieron comprarla pero al saber el corregidor de Copacabana, Jerónimo Marañón, lo que sucedía con esta imagen, la adquirió y dio la orden de que dicha imagen fuera entronizada en Copacabana, pueblo para el cual fue hecha. Con tal orden a los Hurinsayas no les quedó más que resignarse y la imagen fue entronizada el 2 de febrero de 1583.

Imagen de la Virgen de Copacabana sin las ropas que le ponen ni la peluca.

Imagen de la Virgen de Copacabana sin las ropas que le ponen ni la peluca.

La fama de la Virgen de Copacabana se extendió de tal grado, que Calderón de la Barca le dedico el auto sacramental “La aurora en Copacabana”. Durante el siglo XVII a la imagen de la Virgen se le comenzó a vestir y a poner una peluca conforme a la moda y hasta la actualidad aún perdura de esta manera.

El 1 de agosto de 1925, S.S. Pío XI aprobó la coronación canónica de la Virgen de Copacabana proclamándola “Reina de Bolivia” y el 7 de noviembre de 1940, su Santuario fue elevado al rango de Basílica menor. El 5 de diciembre de 1954 fue proclamada Patrona y Generala de la Policía Nacional y Carabineros de Bolivia y en 1968 se le nombró Patrona Principal de la Fuerza Naval de Bolivia. Las festividades en honor de la Virgen de Copacabana se celebran el día 2 de febrero y el 5 de agosto.

André Efrén


[1] Cabe decir que esta leyenda de la aparición en la versión oficial que da la Iglesia de la devoción a esta imagen no se menciona, quizás porque es más que claro que esta leyenda piadosa fue una forma de imponer la disposición de los Hanansayas a los Hurinsayas de que se venerase a la Candelaria en ese pueblo.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es