Nuestra Señora de Cupilco

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Rostro de Nuestra Señora de Cupilco.

En la región de la Chontalpa, en el municipio de Comalcalco, Tabasco, México, en la carretera que va de la capital del estado Villahermosa, a la población de Comalcalco se encuentra un peculiar Santuario multicolor en el pueblo de Cupilco, el que está dedicado a la Virgen de la Asunción mejor conocida como Nuestra Señora de Cupilco.

Según narra la leyenda en el año de 1638 (o 1634), en la playa de la barra de Tupilco en el municipio de Paraíso,  apareció una imagen de la Virgen de la Asunción a unos pescadores del poblado de Ayapa (población cercana a Cupilco) sobre un barquito de madera y al revisar este encontraron varios objetos de oro: una corona, una campana, una media luna y sus vestidos y un texto que decía que la imagen era de procedencia francesa. Movido quizá por el hallazgo muchos pobladores de la zona decían que donde apareció la imagen en determinadas fechas se escuchaba el sonido de una campana la cual nunca supieron donde se hallaba.
Ya con la imagen los pescadores entre rezos y cantos la llevaron a su pueblo, Ayapa pero a la mañana siguiente por ocho días la imagen estaba volteada viendo hacia el norte; al ver esto la gente decidió llevar a varios pueblos a la Virgen pero en todos sucedía lo mismo:la Virgenseguía cambiando de posición. Ayudados por algunos pobladores de Cupilco y llevándola por varios ríos la llevaron al fin a la población de Cupilco que no tenía más de 60 habitantes y entre todos se unieron para construir una pequeña choza a modo de capilla y desde que llegó a este lugar la Virgen no volvió a cambiar de posición. Poco tiempo después la choza se incendió y los objetos con los que venía la Virgen, incluyendo el barquito, se quemaron y sólo se pudo salvar la imagen de la Virgen.

Se dice del mismo modo que algunos años después un grupo de franceses llegaron a la región con intención de llevarse la imagen, pero al tratar de llegar los montes no les dejaron pasar pues los machetes se les quebraban, lo que logró que estos decidieran regresarse sin la imagen.
Hacia 1800 se habla de que alrededor de la capilla de la Virgen comenzaron a aparecer manchas de sangre donde se reflejaban figuras de soldados sin cabeza, rifles, armas, etc. La conseja popular dice que era un augurio de la guerra de Independencia de México que iniciaría en 1810, pero lo curioso es que en Tabasco la lucha de independencia fue casi inexistente; aquí no hubo las luchas ni el derramamiento de sangre como si los hubo en el centro del país.

Estatua en bronce del Arq. Ventura Azcuaga que representa a la coronación de la Virgen de Cupilco por San Juan Pablo II, se encuentra en el atrio de la catedral de Tabasco.

Del mismo modo aparecieron siete serpientes y una tuza, la cual una persona se la quizo comer y al ingerirla murió al poco tiempo. Seis de las serpientes fueron muertas y la última se escapó. Lo que quedó de esos animales se metió en frascos con alcohol el que se usaba para ungir a los enfermos con una señal de la Cruz y una rogativa a la Virgen, consiguiendo muchas curaciones lo que propicio el inicio de las peregrinaciones al lugar.
Otras leyendas dicen que la serpiente que escapó, creció y se volvió enorme y se escondió debajo del altar donde se venera a la Virgen y que en ciertas ocasiones se solía escuchar el sonido de la serpiente arrastrándose por debajo, otros dicen que si algún día la serpiente llega a salir será símbolo de que el fin del mundo está cerca. A estas leyendas de las serpientes se les ha tratado de dar varios significados: unos han sido la del demonio derrotado por María y otro quizá como una supervivencia del culto maya a Kukulkan, la serpiente emplumada. Todas estas leyendas que rodean a la imagen han hecho pensar que quizá la imagen haya sido llevada por algunos misioneros al lugar para tratar de acabar con algún culto ancestral a alguna deidad maya. Hay que decir que este misticismo y abundancia de leyendas casi fantásticas es algo común en la región maya de México y especialmente en las poblaciones indígenas; en muchas ocasiones los pueblos autóctonos, aun en los Santos e imágenes cristianas, suelen ver similitudes y darles propiedades que tenían los antiguos dioses.
Algo más que se dice sobre la imagen es que en ocasiones se ha encontrado arena de mar y caracoles donde está la imagen, y el cabello de ésta mojado, lo que ha dado pie a la creencia de que por las noches la Virgen sale a bañarse al mar o a caminar a la orilla del mar (milagro muy común de ser escuchado en diversas advocaciones y devociones).

Durante la persecución religiosa en el Estado la imagen tuvo que ser ocultada en diferentes casas para no ser destruida y cada noche en secreto se le rezaba el rosario. Algunos hablan de que se tuvo que esconder detrás de las paredes de las casas; durante esta época los sacerdotes en el estado fueron expulsados así que la celebración de la misa se suspendió casi por completo, y los que lograron la supervivencia de la fe en ese periodo fueron los catequistas y rezadores que se dedicaban a rezar el rosario en las casas a escondidas y a recordarles las enseñanzas del catecismo a los creyentes.
El 6 de mayo de 1990 la Virgen de Cupilco salió de su Santuario en peregrinación acompañada por todos sus fieles hijos y devotos de Cupilco hasta llegar a la ciudad capital de Tabasco, Villahermosa, para el 11 de mayo de ese mismo año ser coronada por el papa San Juan Pablo II cono reina de Tabasco, durante la visita del Pontífice al Estado.

Fachada del Santuario de Nuestra Señora de Cupilco.

Debo mencionar que aunque fue coronada Reina de Tabasco, la Virgen de Cupilco no es la patrona oficial de la diócesis, por lo cual se le considera la Patrona “Popular” pues la gran masa de devotos la llama “Patrona de Tabasco” a pesar de no existir nada oficial.

El Santuario en el que se venera la imagen, es una construcción de principios del siglo XIX y es considerada la más bella de las llamadas iglesias policromas de Tabasco. Es un estilo neo barroco indígena que tendrá sus antecedentes en la época colonial con el barroco indígena texcocano y algunos otros estilos indígenas que se desarrollaron en esta época. Considerada la mayor y mejor obra artística de lo chontales de Tabasco (etnia indígena del Estado a la que pertenece Cupilco).
Su fachada de dos torres tiene el blanco como base y adornado con colores vivos como amarillos, azul, rojo y rosa con adornos vegetales de flores y nopales. En el interior del templo, que consta de tres naves, se encuentran varios pilares cuyos capiteles están adornados también en colores vivos donde se ven repetidas representaciones del rostro de Cristo e imágenes del Niño Jesús a manera de ángeles y flores. Las festividades en honor a la Virgen del Cupilco se celebran el 18 de mayo, el 15 de agosto que es la fiesta mayor por ser el día de la Asunción y el 25 del mismo mes fecha en que se le cambia de vestidos, aunque esto se hace también cada mes en un ritual donde solo participan las mujeres pues la creencia popular dicta que al ser la Virgen una mujer solo las mismas le pueden cambiar de ropa.

El color de la piel de la Virgen, un poco moreno, ha sido a causa de las veladoras que por muchos años le pusieron y estando esta sin protección alguna. En ocasiones se le suele vestir con la vestimenta típica del Estado con tiras bordadas de flores de colores y el vestido en color blanco, debido a que este traje blanco antes solo lo usaba la esposa del gobernador del Estado, simbolizando ya sea intencional o no, que la Virgen es la esposa del Espíritu Santo; actualmente se encuentra en construcción el que será el Museo dela Virgende Cupilco donde se expondrán los vestidos y las joyas de la imagen.

                                                                   André Efrén Ordóñez Capetillo

BIBLIOGRAFÍA:
– Cámara Domínguez, María Teresa, “Tabasco mi casa”, México, Universidad Tecnológica de Tabasco, primera edición, 2005.
– Ruíz Abreu, Carlos, “El Estado de Tabasco”, México, Gobierno del Estado de Tabasco, primera reimpresión, 2005.
– Sámano, Víctor Manuel, “Los Milagros del Papa”, en Crónicas, revista bimestral, Instituto de Cultura de Tabasco, diciembre 1991.
– S/A, “Leyendas de Tabasco”, México, Legaria Ediciones, primera edición, s/a.

Consultado el Línea
– Santuario de la Asunción de María de Cupilco: http://santuariocupilco.jimdo.com/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es