Santuario de la Balma en Zorita del Maestrat

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Virgen en su santuario de la Balma, Castellón (España).

Imagen de la Virgen en su santuario de la Balma, Castellón (España).

Uno de los santuarios más enigmáticos con los que podemos encontrarnos en la Comunidad Valenciana es el de Santa María de la Balma de Zorita del Maestrazgo, en un paraje llamado “de la Balma” por ser el lugar donde apareció en el siglo XIV la imagen de esta Virgen. “Balma” es un nombre de origen celta para referirse a una oquedad o cavidad pétrea. No es aventurado suponer que en esta gruta habitaron anacoretas buscando remotamente su tranquilidad espiritual. Este se convirtió en centro de peregrinaciones desde época medieval para la curación de enfermos y endemoniados, casi siempre confundidos por epilépticos, conociéndose esta romería ya desde el año 1408. Pero podemos afirmar que como lugar de culto tiene sus orígenes en épocas precristianas. Por ello año tras año se realizaba un ancestral ritual de expulsión de demonios llamados “caspolines i malignes” que fue parte de la España más negra y oscura.

Físicamente, se trata de un edificio enclavado en la roca, de estilo renacentista y construido entre los siglos XVI y XVIII. En el año 1438 había tres altares; el del culto a Santa María Magdalena, el de San Blas y el de la Virgen. Se trata de un santuario con gruta, compuesto de iglesia, hospedería y estación veraniega a la que se accede bajo la mirada vigilante de un rotundo almez, árbol simbólico de estas tierras por ser el tipo de árbol relacionado con el hallazgo de la patrona de Castellón, la Virgen de Lidón. Esta iglesia tan irregular tiene un original púlpito y una artística reja que cierra el camarín, en cuyo centro está la imagen de la Virgen de la Balma. Junto a la capilla se halla otro habitáculo que resulta impactante, ya que de sus muros penden los exvotos, con una larga serie de objetos que reproducen partes del cuerpo humano aportadas, en acción de gracias, por personas anónimas que agradecían así su curación por la intercesión mariana.

Interior del Santuario de la Balma, Castellón (España).

Interior del Santuario de la Balma, Castellón (España).

El santuario como tal se conoce ya en el siglo XIV, mitad edificio y mitad gruta que cuenta con un curioso campanario del siglo XVII. Junto a él, la hospedería es de importancia histórica y fue edificada en el siglo XVI adaptándose al abrupto terreno. A la llegada al santuario uno se encuentra con la cruz cubierta, cruz protegida por una cúpula sostenida por cuatro pechinas que muestra unos frescos obra del artista Cruella (1860), alegóricos de las virtudes. En el acceso a la hospedería tropezaremos con una larga escalinata que facilita la entrada a la gruta alargada y el mirador que, bordeando el precipicio sobre el cauce del río Bergantes, sirve de acceso a la iglesia. La fachada se prolonga formando un curioso campanario de dos cuerpos. El santuario está declarado Monumento Histórico Artístico desde el año 1979.

Respecto a la imagen de la Virgen diremos que es objeto de veneración desde su hallazgo por un pastor en el siglo XV. La tradición cuenta que el hallazgo de la virgen de la Balma fue por un pastor manco de un brazo, que súbitamente observó un gran resplandor que provenía de una imagen de la Madre de Dios que le indicó su voluntad de construir una ermita allí mísmo, en la Balma, para ser refugio de toda la comarca. A pesar de que la imagen fue intentada llevar al pueblo, esta volvía a aparecer misteriosamente en su gruta inicial por lo que se construyó su ermita donde la Virgen había señalado. Así se hizo y el pastor manco recuperó la movilidad de su mano. Se dice que su imagen fue la tercera en encontrarse en el Reino de Valencia, imagen sedente de madera de unos 70 centímetros de altura con el Niño sentado en su rodilla izquierda. María en su mano derecha sostenía una manzana.  Esta imagen desapareció en la guerra civil y en 1940 fue sustituida por otra que los devotos no aceptaron y que hoy se guarda en la Sala de las Danzas. La que se venera hoy es de tipo maniquí y lleva cabellera postiza. Además, esta Virgen es venerada de igual manera en la localidad de Rossell.

Vista exterior del Santuario de la Balma, Castellón (Valencia).

Vista exterior del Santuario de la Balma, Castellón (Valencia).

La primera semana de septiembre son las fiestas patronales de Zorita y, a la vez, del mismo santuario de la Balma. Por ello, ante su cruz cubierta se representa anualmente la lucha entre el bien y el mal. El 8 de septiembre, un ángel, encarnado por un niño, lucha y derrota a Lucifer, representado por un hombre maduro con el rostro tiznado y ataviado con una extraña vestimenta, en la que predominan las pieles, y que durante el combate lleva en la mano una serie de bengalas. El ángel consigue desarmar al demonio tirándolo al suelo y colocando un pie sobre su cabeza en señal de victoria. Posteriormente se realiza la procesión, en el transcurso de la cual se interpretan varias danzas ancestrales, con el acompañamiento del “tabalet” y la “dolçaina“, “llauradorets“, “pastorets“, “gitanetes“, “les verges“, etc… que bailan estas danzas ancestrales vistiendo faldas de tres colores, amarillo, verde y azul, camisa blanca y pantalón corto atado con cintas y calzando alpargatas. En suma, un lugar mágico, enigmático y con profundas connotaciones espirituales e históricas para los valencianos…

preguntasantoral_anticopia_articulo20160212

Salvador Raga Navarro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es