La Virgen de los Lirios de Alcoi

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Conjunto escultórico de la Virgen de los Lirios y San Felipe Neri. Iglesia de San Mauro y San Francisco de Asís, Alcoi, Alicante (España).

Conjunto escultórico de la Virgen de los Lirios y San Felipe Neri. Iglesia de San Mauro y San Francisco de Asís, Alcoi, Alicante (España).

La advocación de la Virgen de los Lirios conmemora el milagro producido el 21 de agosto de 1653 en el Carrascal de la Font Roja de la villa de Alcoi cuando, en unos lirios silvestres, aparecieron unos bulbos que llevaban  grabada la imagen de la Purísima Concepción. Este hallazgo milagroso fue protagonizado por el sacerdote alcoiano Antonio Buenaventura Guerau, quien había acudido al paraje de la Font Roja del monte Carrascal con otros sacerdotes alcoianos. Antonio Buenaventura decidió pasar la noche en vigilia, recitando el Rosario y leyendo curiosamente el texto del Cantar de los Cantares que se relacionaba con el posterior suceso: «Como lirio entre espinas, así es mi amiga entre las vírgenes». Cuando clareó el día vio con sorpresa que, entre unos zarzales, había brotado un hermoso lirio. Al sacar de raíz toda la planta e invocar a María, halló admirablemente reflejada la imagen de la Inmaculada bellamente representada en el misterio de su Purísima Concepción. Muy cerca de allí, habiendo llegado uno de sus acompañantes, hallaron también entre zarzales otro lirio con la idéntica imagen. Los lirios fueron llevados a Valencia el 28 de agosto, donde se presentaron a las autoridades civiles y metropolitanas y se constituyó una comisión facultativa para su estudio.

El trasfondo de la cuestión estriba en el conflicto existente en el siglo XVI entre tomistas e inmaculadistas para la defensa o ataque al dogma de la Purísima Concepción de María, en el que se batieron el cobre agustinos y dominicos en la postura tomista; y jesuitas y franciscanos en la inmaculadista; y que se tradujo en muchas ciudades que juraron voto de defensa del misterio de la Inmaculada Concepción de María. Incluso los Austrias Felipe III y Felipe IV pidieron al Papa que fijara el misterio, pero éste se limitó a prohibir los ataques en público, pero no las discusiones teológicas. En esta dialéctica se sabe que Antonio Buenaventura Guerau se encontró un pasquín contra la Inmaculada, razón por la cual cambió su sermón asuncionista por otro en defensa de la pureza original de María. Y fue en una sucesión de hechos concatenados cuando, días después, ocurrió el hallazgo que relatamos.

Una década más tarde se inauguraba la Ermita de la Fuente Roja para testimoniar el prodigioso hallazgo de los lirios. Se dice que Antonio Buenaventura Guerau, al celebrar allí su primera misa, pidió a la Virgen hallar un tercer lirio y, muy cerca de la ermita, su deseo se hizo realidad. Este tercer lirio se presentó al Virrey de Valencia y el arzobispo ordenó la apertura de una “Información jurídica del Milagroso Hallazgo de la Imagen de Nuestra Señora en su Purísima Concepción”. Por indicación del virrey, el lirio fue enviado al rey Felipe IV, el cual mandó reservarlo en su oratorio.

Vista de la fachada de la ermita de la Font Roja, Alcoi, Alicante (España).

Vista de la fachada de la ermita de la Font Roja, Alcoi, Alicante (España).

Conocidos estos hechos por los alcoianos, se suscitó la devoción a la Virgen Inmaculada que fue nombrada desde entonces por la piedad popular como Virgen de los Lirios. La imagen de la Virgen de los Lirios fue encargada en el año 1764 y representaba una Purísima con un lirio a sus pies y, junto a ella, se colocaría la imagen de San Felipe Neri, a cuya Congregación pertenecía quien los encontró. Este grupo escultórico fue destruido durante la guerra civil y, tras acabar ésta, se realizó una igual, que es la que actualmente está allí.

En el año 1953, con ocasión del tercer centenario del milagroso hallazgo, la Virgen fue coronada canónicamente por el Arzobispo de Valencia. Esta imagen se halla en la iglesia de San Mauro y San Francisco de Asís y, habiendo otra en la ermita de la Fuente Roja, todos los años hay una romería desde dicha iglesia, que sufrió como otras graves daños en la guerra civil de 1936, hasta la ermita. Es tradicional que cada año un artista pinte un lienzo distinto relativo a esta advocación mariana y la done a la parroquia para ser albergado en su magnífico museo. Pero hay que decir que, desde el año 1653, se han construido sucesivamente tres ermitas en la Fuente Roja. La primera, de pequeñas dimensiones, fue inaugurada el día 21 de agosto de 1663, a los diez años justos del hallazgo milagroso. Consta que en los años 1720 y 1740 se realizaron diversas reparaciones ya que con el paso del tiempo se habían producido algunos desperfectos.

La primera piedra de la segunda ermita fue colocada el día 29 de junio de 1743 y duró hasta el año 1884, acordándose su demolición por ruina. El día 21 de junio de 1886 se coloca la primera piedra de la ermita que hoy conocemos, inaugurándose el domingo 14 de junio de 1891. Una Comisión Gestora Municipal, en sesión extraordinaria celebrada el 21 de julio de 1941, acordó declarar oficialmente patrona de la ciudad de Alcoi a la Virgen de los Lirios, cuyo patronato decretó la Santa Sede bajo el Pontificado de S.S. Pío XII, en 19 de diciembre de 1952. Además, el Hospital de Alcoi lleva el nombre de la Virgen.

Cerámica devocional de la Virgen de los Lirios, patrona de Alcoi, Alicante (España).

Cerámica devocional de la Virgen de los Lirios, patrona de Alcoi, Alicante (España).

La fiesta en honor de la patrona de Alcoi, la Virgen de los Lirios, se celebra desde los años siguientes a los hechos milagrosos del día 21 de agosto de 1653. Actualmente la fiesta se celebra entre los meses de agosto y septiembre, mes este en que suceden los actos centrales que culminan con la popular romería a la Font Roja. Es tradicional el rezo de la Sabatina, solemne Misa concelebrada en honor de la Virgen de los Lirios, la presentación de los niños a la Virgen, a los que se obsequia con una medalla de la misma, la procesión con la imagen por los alrededores de la Font Roja y una popular ofrenda de flores con la participación de la archicofradía, autoridades municipales y eclesiásticas, así como de entidades y devotos en general, en donde se convoca al pueblo a la romería. La romería comienza a las seis de la mañana con una “despertà” y, a continuación y acabada la misa que se celebra en la iglesia de San Mauro, la imagen peregrina de la Virgen de los Lirios sale camino del santuario, acompañada de miles de fieles que se turnan para portar su imagen. En estos diez kilómetros de subida se realiza una parada en el cementerio para rezar un responso por los alcoianos y alcoianas difuntos.

Salvador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es