Virgen de Monserrate, patrona de Orihuela

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle del busto de la venerada imagen, Orihuela (España).

Detalle del busto de la venerada imagen, Orihuela (España).

Aunque la ciudad de Orihuela, en la provincia de Alicante (España), tiene como patronas canónicas a las Santas Justa y Rufina, desde el año 1633 se unió en calidad de co-patrona la sagrada y venerada imagen de María Santísima de Monserrate. Para hablar de su origen, el historiador oriolano Ernesto Gisbert y Ballesteros, afirma que los datos son más legendarios que reales.

Cuenta la leyenda que la imagen de la que sería patrona de Orihuela, antiguamente conocida como Virgen de la Puerta, era venerada en la también legendaria iglesia de San Julián, siendo traída a Orihuela por San Trifón, discípulo del apóstol Santiago el Mayor, en época visigoda. Tras la invasión de los árabes en el año 711, se cumplió la firma del pacto de Teodomiro, mediante el cual se respetaría el culto cristiano en la ciudad, que entonces era conocida como Aurariola. Una vez, dejó de cumplirse el mencionado tratado y, por temor a que la imagen venerada fuese pasto de las manos musulmanas, se decidió por parte de los cristianos del lugar guardarla bajo una campana en la peña oriolana. Una vez finalizado el período de dominación musulmana, apareció en el año 1306 la imagen, tras el toque continuo de una campana durante tres días, en lo que se conoce como Cueva del Hallazgo.

La descripción de la imagen en el momento de su aparición fue la siguiente: “La imagen de la Virgen es de olivo incorruptible, de alzada 42 centímetros y está sentada en una silla, teniendo al ser encontrada un niño en su mano que tenía un pájaro entre sus dedos…”. Como en otros casos, cuando se sorteó su nombre salió el de Montserrat, entre los del Pilar y el Oreto, pues se la disputaban repobladores catalanes, aragoneses y valencianos respectivamente. Esto fue impugnado por los monjes benedictinos catalanes, que no querían duplicidades, y el Papa Sixto IV, en 1483, añadió una “e” al nombre de la Virgen catalana; además de suprimir la T intercalada que es propia de la nomenclatura original catalana, quedando en Monserrate. Entonces se hizo tradicional arrojar desde el puente un ramo que llevaba la Virgen a las aguas del río, como remedio contra las inundaciones que anegaban las huertas. Ya en el año 1483, según cuenta el historiador José Montesinos, S. S. Sixto IV erigió la Muy Ilustre Cofradía de la Virgen de Monserrate. En el año 1886 se la eligió Patrona del Regimiento de cazadores Nº 26 de caballería de Mallorca; y en el año 1920 fue coronada canónicamente.

Reproducción de la antigua imagen original, quemada en la Guerra Civil, sin vestiduras ni adornos. Orihuela (España).

Reproducción de la antigua imagen original, quemada en la Guerra Civil, sin vestiduras ni adornos. Orihuela (España).

Durante el periplo de la Guerra Civil, la imagen desapareció, según cuentan las crónicas, en una hoguera, aunque se conservan diversos enseres del ajuar de la Virgen. Tras la guerra, se mandó realizar una imagen al escultor oriolano José María Sánchez Lozano, quien utilizó la mascarilla, manos y Niño de una imagen antigua del siglo XVIII. La imagen fue de nuevo coronada en el año 1959 por el que fue obispo de la diócesis de Orihuela, D. Pablo Barrachina y Esteban, para sustituir a la desaparecida en el año 1936.

La representación antigua de la que hablamos se trata de una imagen de talla completa de pequeñas dimensiones. Al resultar una copia de la antigua patrona, perdida en el conflicto del año 36, la imagen es una Virgen sedente y coronada, siguiendo la herencia escultórica románica. Pero se trata de una imagen de transición al gótico y esto se advierte iconográficamente en la posición de los protagonistas. En ella el Niño es sujetado por la Madre con su brazo izquierdo y se sienta en su rodilla izquierda, presentando, por tanto, a una María muy cercana. En el brazo derecho lleva un ramo de plata, con el que se hace alusión al símbolo mariano por excelencia, la flor. Sin embargo, en este caso María no mira a su Hijo, como sí hacen otras imágenes góticas, ya que la Virgen de Monserrate, con rostro inexpresivo, mira al frente, en contraste con la cara infantil de su Hijo, quien esboza una sencilla sonrisa. Jesús está en actitud de bendecir a su pueblo con la mano derecha, y en la izquierda lleva el fruto de la Vida, que Cristo ofrece a su pueblo.

El culto a María de Monserrate estuvo siempre muy presente en la vida de la ciudad. De hecho, al inicio de las calles por las que se entraba a la ciudad existían pórticos o pequeños adoses arquitectónicos a modo de vitrina, en cuyo interior se hallaban pequeñas capillas con una imagen de la Virgen de esta advocación. Durante el mes de mayo se celebran misas marianas (de forma extraordinaria), en las que las homilías versan especialmente sobre la figura de María en la Iglesia.

Estandarte de la patrona de Orihuela (España), mayo 2011.

Estandarte de la patrona de Orihuela (España), mayo 2011.

Pero la fiesta de la Virgen de Monserrate por excelencia se celebra entre los días 6 de septiembre al domingo más próximo al 20 de ese mes. El primer día citado, se realiza el traslado de la imagen desde su santuario hasta la catedral, donde presidirá durante su estancia la capilla mayor del templo. En estas dos semanas se celebra un novenario, un besa-manto y el día 8 la procesión, tras la misa mayor de la Virgen, celebrada por el obispo de la diócesis.

Salvador Raga Navarro
PRESIDENTE
Asociación Cultural VIA VICENTIUS – GOGISTES VALENCIANS

Enlace consultado (13/10/2014):
– www.cofradiavirgendemonserrate.es

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es