Virgen del Buen Suceso de Sagunto

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de la imagen.

Detalle de la imagen.

La única patrona de la histórica ciudad de Sagunto, (Arse con los íberos y conocida también como Murviedro), es la Virgen del Buen Suceso. Esta advocación tiene dedicadas en la localidad una iglesia erigida en el año 1953 y una pequeña capillita en el casco urbano que guarda su imagen, de planta rectangular, que se erigió a partir de 1780 con una graciosa y diminuta cúpula de tejas, rematada con una cruz metálica sobre el tejado con alero. La fachada muestra una espadaña de arco gótico y está alicatada con azulejos verdes. Bajo el hueco de la campana hay un zócalo cerámico fechado en el año 1951 representando a Nuestra Señora del Buen Suceso. En el año 1886 se hizo una restauración parcial de esta ermita, que actualmente está regentada por la Asociación Parroquial del Buen Suceso. Afortunadamente, la imagen se salvó de los acontecimientos de 1936 y su coronación pontificia se produjo, curiosamente, en dos ocasiones distintas, en 1953 y 1962, siendo que su festividad se corresponde con el primer sábado de septiembre.

Dos tradiciones distintas nos hablan del hallazgo de esta imagen. Una de ellas nos dice que una barca había salido de Sagunto al rescate de un bulto misterioso que flotaba en el mar. Nadie conseguía acercarse a él. Varias barcas lo habían intentado, pero el bulto se alejaba insistentemente de ellas para continuar flotando. Por fin un sacerdote que iba en el último bote consiguió llegar hasta el bulto y atraparlo. Cuando lo subieron al bote, el sacerdote y la tripulación descubrieron que se trataba de una pesada imagen de la virgen tallada en mármol que, milagrosamente, no se había hundido. Cuando bajaron en procesión la imagen al pueblo construyeron una ermita en su honor, que es la capilla que he mencionado.

Pero otra tradición distinta relata que la estatua apareció flotando en las aguas del mar y llegó por sí sola a las costas saguntinas rodeada de cinco estrellas, cuando huía de un navío que intentó recogerla en alta mar. Entonces sería recogida por el capellán del convento de las madres servitas y colocada en una capilla lateral del convento. La historia real es menos prosaica, pues parece ser que fue un regalo del padre Onofre Salt en marzo de 1624 al convento servita. Respecto a la imagen, hay que decir que es una estatua de mármol de 40 cm. de altura.

Los festejos en honor a la Virgen del Buen Suceso destacan por los actos religiosos como la ofrenda de flores, las procesiones o las solemnes misas con sermón que se celebran en un marco incomparable como es la zona histórica de la ciudad de Sagunto, lo que aporta mayor emotividad a cada uno de los actos. Desde la ermita, localizada en el barrio de Santa Ana, tiene lugar una tradicional procesión que acabará en la iglesia del Buen Suceso, para celebrarse allí una solemne misa que cuenta con la colaboración del coro del templo y de otras agrupaciones corales. Después, los fieles pueden disfrutar de una mascletà en honor a la Virgen saguntina.

Vista de la minúscula ermita de la Virgen del Buen Suceso. Sagunto, Valencia (España).

Vista de la minúscula ermita de la Virgen del Buen Suceso. Sagunto, Valencia (España).

La procesión, que arranca desde el año 1632, es el punto álgido de la fiesta, recorriendo las principales calles de Sagunto. Recientemente se produjo también la consagración del altar de la parroquia de Nuestra Señora del Buen Suceso, en el que se instaló un retablo dedicado a la patrona y titular de la parroquia. El retablo, elaborado en madera con relieve por el artista valenciano Fernando Nácher, cuenta con 4,5 metros de alto por 3,5 metros de ancho y representa la figura de la Virgen acompañada por dos marineros, recordando así la aparición de la imagen de la patrona en el mar.

Salvador Raga

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es