Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Verdadera y prodigiosa imagen de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias.

Verdadera y prodigiosa imagen de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias.

Como ya vimos en el artículo de ayer, la Sierva de Dios Sor Patrocinio tuvo revelaciones de Jesús (el Cristo de la Palabra) y de la Santísima Virgen, concretamente la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias. Con el fin de entrar en más detalles y para que no fuera muy largo el artículo de ayer, me pareció mejor idea dedicarle este apartado único, que bien lo merece.

Aparición
Era el día 13 de agosto de 1831, antevíspera de la fiesta de la Asunción de María, en torno a las cinco de la tarde. La Sierva de Dios Sor Patrocinio se encuentra con toda la comunidad de Concepcionistas Franciscanas de Caballero de Gracia rezando y cantando la oración de la tarde en el coro de este convento. La Sierva de Dios desvió su atención hacia otro lugar y entró en un profundo éxtasis; así, vio a la Santísima Virgen acompañada de una resplandeciente luz, acompañada de muchos querubines. Le presentó una pequeña y bonita imagen suya, que llevaba el glorioso San Miguel Arcángel, diciéndole, así, que venía con los títulos del Olvido, Triunfo y Misericordias.

La Virgen Santísima le confió a la Sierva de Dios Sor Patrocinio que su imagen venía enriquecida con muchas gracias para los verdaderos devotos, que se encargase de extender su culto y que la dejara en la Comunidad. También le dijo que, desde entonces, le quitaba el permiso a Satanás para atormentarla por sí mismo -como vimos ayer, Sor Patrocinio sufría los tormentos y tentaciones del diablo- y pusiera la figura del dragón amarrado a los pies de la Sagrada Imagen, que ella misma le atara con una cadena y pusiera ésta en las manos de la Santa Imagen, en señal de que Satanás quedaba sujeto. Todo esto lo cumplió la Sierva de Dios con total obediencia.

Informados sus superiores de la Orden Franciscana y su confesor, mandaron a la Sierva de Dios a escribir de su puño y letra todo lo acontecido aquella tarde, para que quedara constancia de ello, escribiendo ella misma esta prolongada y santa conversación:

Clamaba mucho en esta ocasión por las necesidades que tanto afligen a la Santa Iglesia y el Dulce Amor se me manifestó severo, airado y como dando muestras de que quería castigarnos.
Díjele: “Esposo mío, ¿para cuándo son vuestras misericordias?”
Díjome: “Pide, Esposa mía, que cuanto pidas seré liberal para concedértelo”.
Pedía sin límites; entonces, mi dulce Amor me manifestó el lastimoso estado en que se hallaba la Santa Iglesia. Moría de dolor y mis angustias crecían sobremanera.
Díjome mi dulce Esposo: “Paloma mía, mi amor no puede verte afligida; aquí tienes a mi Madre, que siempre será tu guía, consuelo y amparo”
.

Aparición de la Virgen del Olvido a sor Patrocinio. Mural del convento concepcionista de Guadalajara, España.

Aparición de la Virgen del Olvido a sor Patrocinio. Mural del convento concepcionista de Guadalajara, España.

Manifestóse de nuevo la Benditísima Virgen con esta preciosísima, potentísima e invictísima imagen en sus soberanas manos.
Díjome la Soberana y divina Señora: “Hija mía ¿porqué se contrista tu corazón, si todas las misericordias y tesoros de mi Hijo voy a poner en tus manos, por medio de esta mi soberana Imagen, para que las distribuyas en mi nombre a los mortales, segura de que las que hicieses por amor a tus hermanos, esas mismas confirmamos mi Hijo y yo, que soy tu Madre, en el cielo?”
Díjele: “Señora y Reina mía, ¿no veis la España; no veis los males que nos afligen?”
“Hija mía, los veo; pero no puede mi amor ser más benéfico para con los hombres. Ellos se olvidan de mí y retiran las misericordías; y por esto, a esta Imagen le darás el título misterioso del Olvido; para darles a entender que me han olvidado; pero yo que soy vuestra tierna y amorosa Madre, quiero poner a vista de todos los mortales en esta Imagen mía, que jamás mis misericordias se apartan de ellos”
.

Miraba yo con gran ternura a tan divino simulacro; cuando vi que mi invictísima Reina cogió un pañuelo de manos del Príncipe San Miguel, y aplicándole a la soberana llaga del costado de nuestro amante Jesús, lo empapó la divina Señora en sangre de aquel divino y deífico Corazón; y después, aquel pañuelo, así empapado, le puso sobre esta encantadora Imagen, y después ví que la soberana Reina rociaba a este pueblo con la sangre preciosísima.

Díjome luego: “Hija mía, ¿me amas?”, hasta tres veces.
Díjele: “Señora, mira, Vos sabéis que os amo y deseo ser toda vuestra”.
“Pues a tu solicitud y cuidado dejo el culto y veneración de esta sagrada imagen mía con el título de Olvido, Triunfo y Misericordias. Ella será la consoladora del mundo y todo afligido encontrará en mí, por la mediación de esta mi imagen, el consuelo. Al alma que rendida a sus pies me pidiese alguna cosa, jamás se la negará mi amor. Será el consuelo del mundo y la alegría de la Iglesia Católica y, por su medio, mi Hijo y yo recibiremos culto. Tú, hija mía, alcanzarás victoria del poder de Satanás, y tu Comunidad perfección en servirme”
.

La Sierva de Dios vestida de seglar en su destierro en Francia, sosteniendo a la Virgen.

La Sierva de Dios vestida de seglar en su destierro en Francia, sosteniendo a la Virgen.

Entregóme la soberana Reina esta portentísima Imagen, este encanto de los Cielos y la Tierra, y empezó en el Cielo una celestial música entonando la Salve y otros sagrados cánticos; todos los cortesanos del Cielo se daban parabienes. La Santísima Trinidad la bendijo, igualmente la Santísima Virgen María y después todos los cortesanos del Cielo llegaron a adorar a su Reina y Señora en esta soberana y encantadora Madre del Olvido.

Sagrada Imagen
Al siguiente día, la madre abadesa y la Sierva de Dios Sor Patrocinio buscaron por el convento una “imagen que tenían”. En cierta vitrina guardaba la perla escondida. Al verla, y no fue fácil el hallazgo, la joven S.D Sor Patrocinio exclamó llena de gozo: “Ésta, ésta es”. Pero la superiora nunca había visto esa imagen en aquella Casa. En la Comunidad nadie había visto nunca esa Sagrada Imagen y la madre abadesa sometió a largos interrogatorios a las Hermanas, sin obtener resultado alguno. Pidió la ayuda de a la autoridades franciscanas, que regían el convento de San Francisco el Grande, y a los ojos de éstos y de las Hermanas Concepcionistas, la Sagrada Imagen apareció y desapareció hasta en tres ocasiones.

De lo que sucedió se redactó un informe detallado y se remitió a la Santa Sede para su conocimiento. Consta que SS. El Papa Gregorio XVI tuvo especial interés por este asunto y gran devoción a la Virgen del Olvido. La respuesta de Roma consistió en redactar una Bula, en la que se permite el culto público a la Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora del Olvido, Triunfo y Misericordias, con la concesión de muchas gracias espirituales e indulgencias y otros privilegios singulares. Esta Bula se conservó por mucho tiempo hasta que en la guerra se perdió, cuando el convento de Caballero de Gracia fue saqueado.

Durante la vida de la Sierva de Dios, esta imagen la acompañó a todos lados, incluso en sus largos años de exilio en Francia. A su muerte, la Sagrada Imagen de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias es colocada en el altar mayor de la Iglesia convento del Carmen (Guadalaja). También hay un bonito mural que muestra la aparición, en la capilla-sepulcro de la Sierva de Dios.

Retablo mayor de la Iglesia-convento del Carmen, Guadalajara (España).

Retablo mayor de la Iglesia-convento del Carmen, Guadalajara (España).

Promesas de la Virgen a la S.D. Sor Patrocinio
“En tus manos voy a poner esta Sagrada Imagen y con ella todas las misericordias de mi Santísimo Hijo”.
“Ha vinculado al Señor en esta portentosa Imagen el alivio, consuelo y remedio de todos, y la alegría de la Iglesia Católica”.
“Al alma, que rendida a sus pies
(de la Imagen) me pidiera alguna gracia, jamás se le negará mi amor”.
“Cualquier población que expusiese y venerase a la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias, se verá libre
(decía la Sierva de Dios) de las calamidades con que en otros puntos serían poblados, porque sería Ella como un pararrayos de la Divina Justicia, Arca de Noé y Refugio para librar a sus devotos”.

David Garrido

Bibliografía:
– GOMIS, fray Juan Bautista, OFM, La Sierva de Dios Sor Patrocinio, Gráficas Pontón, 1987.

Enlaces consultados (09/01/2014):
– http://forosdelavirgen.org
– http://www.sorpatrocinio.org/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es