Nuestra Señora de la Encarnación de Cholula

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Ntra. Sra. de la Encarnación del Divino Verbo. Foto de Tomás Xicale.

Nuestra Señora de la Encarnación del Divino Verbo, de la Capilla Real de los Naturales de Cholula

“¡Oh Madre del Verbo Eterno y tan piadosa que con serlo, os dignáis de serlo de los hombres! ¡Bendito sea vuestro vientre purísimo, que mereció nueve meses ser custodia de la Divinidad!”
Ejercicios devotos para los 9 días antes de la Purísima Encarnación del Hijo de Dios, Jesucristo Señor Nuestro. Sor Juana Inés de la Cruz.

Como ya lo había escrito en el artículo dedicado a Nuestra Señora de Tzocuilac, en Cholula existen imágenes de la Madre de Dios que son objeto de las más tiernas devociones, y toca hoy hablar de la imagen de Nuestra Señora de la Encarnación del Divino Verbo o como la llaman sus devotos simplemente como “La Virgen de la Encarnación”, que se venera en la Capilla Real de los Naturales, en el municipio de San Pedro Cholula, Puebla.

No se tiene la certeza el origen de la imagen, lo único que sabemos es que pertenecía al Presbítero Porfirio Armijo y su hermana Angelina, ambos la conservaban en su casa ubicada en la esquina de las antiguas calles de la Constancia y Jerusalén, hoy calle 3 norte y la avenida 4 poniente en el Centro Histórico de San Pedro Cholula. La Imagen suponemos, había sido heredada por su familia.

Fotografía del padre Armijo y su hermana Angelina, propietarios de la imagen de la Virgen de la Encarnación de Cholula. Fotografía de Alicia Cocolotl.

El padre Armijo era párroco de la comunidad vecina: San Andrés Cholula, durante su gestión animaba pequeñas peregrinaciones por las tardes con los niños del catecismo y de la escuela parroquial con sus catequistas, desde San Andrés hasta su casa para orar ante la imagen de María Santísima. Tal vez por la edad o por que había sido cambiado a la distante parroquia de San Rafael Tlapanalá, pensó donar la imagen a la Capilla Real, más o menos en el año de 1945, siendo ayudado para entronizarla por las jóvenes catequistas. El lugar en la Capilla Real donde fue colocada al principio, fue al lado de la gran pila del agua bendita frente a la puerta de acceso al recinto donde por mucho tiempo recibió veneración por parte de los fieles cholultecas. El 18 de junio de 1999 un sismo afectó como a muchos templos de la región, a la Capilla Real, por tanto la imagen de la Virgen fue trasladada a la Capilla de los Mártires Mexicanos dentro del curato parroquial, lo cual supuso un aumento de su culto cuando regreso a su capilla.

La imagen de la Virgen ha cambiado de sitio dentro de la misma Capilla Real, hasta ser colocada en la capilla donde actualmente se le venera, que es en la primera de lado de la Epístola, donde todos sus devotos poco a poco han ido adornando el espacio a la Madre de Cristo.

Vista de la imagen en el día anterior a su festividad.

La imagen es de tamaño regular de buena factura, muestra a María de pie, ligeramente inclinada hacia adelante, sus manos a la altura del pecho lleva una paloma, aludiendo el momento en que pronuncia las palabras del Evangelio de Lucas: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según Su Palabra”. La imagen esta dentro de un nicho de madera dorada protegido con cristales cuyo interior muestra un barroquismo inigualable, quizás de finales del siglo XVII siendo parte de algún retablo que anteriormente pudo haber contenido otra escultura de menor tamaño y después se ajustó para la Virgen.

Es la imagen más visitada dentro del inmueble religioso, pues es raro no ver fieles en oración ante Ella cuando permanece el templo abierto, sin mencionar los días 25 de cada mes para la práctica piadosa de la “Caminata de la Encarnación” y los domingos cuando se celebra la misa en su capilla. El día 25 de marzo aunque no hay las fiestas que comúnmente se hacen como las patronales, llegan muchos devotos para honrar a la Santísima Virgen, incluyendo gente que vienen de la cercana la ciudad de Puebla, y estados de alrededor.

En la Capilla Real, ciertas fiestas marianas, preside la Imagen de la Virgen de la Encarnación recibiendo culto especial, como el mes de Mayo en el ofrecimiento de flores y concluirlo con la solemne coronación el 31 de Mayo; o el 13 de Agosto día del Tránsito de María, su imagen es sacada de su nicho y llevada a la nave principal donde es recostada en una cama y rodeada por flores y frutas de temporada, (manzana, pera y durazno). El día 14 durante la noche se le hace una alfombra de aserrín y se vela a la Virgen; son quizás, los únicos días en que los fieles pueden venerar y observarla directamente sin los cristales de su nicho. El día 15 de la Asunción ya sea en la madrugada y por la mañana se levanta a la Virgen y se le cantan las tradicionales “mañanitas”, para que posteriormente sea devuelta a su capilla.

La piedad de sus devotos, no ha sido defraudada y se habla de muchos prodigios otorgados por la mediación de la Virgen en esta su imagen de la Encarnación. Se pueden contar entre los más agradecidos a los matrimonios que obtuvieron la gracia de concebir un hijo, las jóvenes para pedir un excelente matrimonio, y llegar a buen término un embarazo.

Vista de la capilla donde se venera la imagen. Fotografía de Enrique López-Tamayo Biosca.

Ya desde su llegada a la Capilla Real, ha circulado entre los cholultecas la idea de que la Virgen por la noches sale a caminar por la calles para velar y cuidar a sus hijos y es por eso que la suelas de sus zapatos se desgastan y que hay que cambiárselos. Hay quienes afirman que en las noches de lluvia aparece un poco lodo en ellos. Hermosos y poéticos relatos de la piedad popular que nadie se atreve a comprobar o desmentir, pero que sin duda forman parte de nuestra cultura religiosa.

Nuestra Señora de la Encarnación, objeto de creciente devoción, brota de la gente que la practica, cuando la visita, le ora y la invoca, uniéndose así a la piedad milenaria de la Iglesia en su amor a la Soberana Madre de Cristo.

Nota: Dado que no hay textos bibliográficos que hablen del tema, toda la información recabada fue por fuentes orales, es por eso que agradezco a los señores Antonio Juárez León, Delfina Tolama Cortés y Rosa Juárez Sevilla, por todos sus recuerdos y dedicada a sus devotas Celia Rivera Zárate y Marcela María Huelgas de López Tamayo…

Tacho de Santa María

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es