Virgen del Castillo de Cullera

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de la Virgen del Castillo.

Detalle de la Virgen del Castillo.

La Virgen del Castillo es la principal de las devociones marianas de la villa marinera de Cullera. Junto a la fortaleza de su castillo encontramos el Santuario de la patrona de Cullera: Nuestra Señora del Castillo, versión local de una Virgen de la Encarnación, construcción que respira un notable aire neo-bizantino y que forma una unidad visual junto con la fortaleza.

La iglesia fue construida entre los años 1891 y 1897. Es en el presbiterio donde se encuentra el camarín con el trono y la imagen de la Virgen, del siglo XV y de estilo gótico, que en un principio recibía culto en la capilla gótica del castillo. Y es que en el 1248, los Sanjuanistas, aliados a D. Jaime I de Aragón, entronizaron una imagen de la Virgen en la capilla del Castillo, que en el año 1570 ya tenía una cofradía y el patronato de la Villa sobre el oratorio e imagen.

Esta imagen es muy pequeña, policromada, de 38 centímetros de altura, respondiendo al tipo habitual de vírgenes góticas de la Anunciación. El Niño mide unos 20 centímetros y sostiene en sus manos un osezno. En 1977 se vio la conveniencia de hacer una réplica exacta de la imagen original que saliese, como imagen peregrina, para los traslados y besamanos y que fue costeada por los cullerenses y sus majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía. Así pues, desde que se hizo y se bendijo la nueva imagen peregrina de la Virgen del Castillo, la imagen antigua y original no salió de su camarín excepto para ser restaurada en el año 2010.

El santuario actual, como he dicho, comenzó a construirse en 1891 por iniciativa del sacerdote Francisco Albiñana, siendo el arquitecto Joaquín María Belda. Se terminó seis años más tarde, en 1897, pasando a la custodia de la orden franciscana en 1922 hasta la Guerra Civil, durante la cual se perdieron importantes bienes artísticos del templo pero no la imagen de la virgen que fue salvada milagrosamente y escondida en casa de Don Antonio Renart Martí para ser en 1940 re entronizada nuevamente en su Santuario.

Exvoto cerámico a la Virgen del Castillo.

Exvoto cerámico a la Virgen del Castillo.

En 1919 se celebró la coronación canónica de la Virgen como Patrona de Cullera por el Arzobispo de Valencia, cardenal Enrique Reig y Casanova, según decreto de Su Santidad Benedicto XV. Es en el año 1944 cuando los Franciscanos regresarían al Santuario. En 1947 se construyó, de nueva planta, la Capilla de la Comunión que había quedado muy maltrecha. En el vestíbulo de entrada se puede admirar un zócalo con retablos cerámicos del siglo XVIII y XIX procedentes de la antigua ermita que hubo en el castillo desde el siglo XIV ordenada construir por los reyes de Aragón cuando Jaime I tomó la fortaleza y en el que destacan los fragmentos de exvotos antiguos que se conservaban en la ermita original. El interior consta de tres naves separadas por pilares y coro a los pies. Sobre la fachada principal se puede observar la robusta torre de las campanas con una cúpula de tejas vidriadas de reflejo cobrizo.

Cuenta la leyenda que un pastor de Utiel que apacentaba su rebaño en la barrancada de la ermita de Santa Marta escuchó un ruido procedente de una peña cerca de una cueva. Cuando se acercó, se encontró con dos imágenes de la Virgen. A una de ellas le faltaba un brazo y ésta fue la que entregó al clero de Cullera. La otra, la completa, se la llevó a su parroquia de origen en Utiel. Al abrirse el culto en ambos templos al día siguiente, se comprobó que se habían cambiado de pueblo, de manera que la completa había vuelto a Cullera y la incompleta apareció en la parroquia del pastor utielano. Esta imagen mencionada de la Virgen del Remedio, patrona de Utiel, es de pequeñas dimensiones y se parece mucho a la Virgen del Castillo de Cullera, que es de mayor tamaño. Lo más probable por tanto es que las dos fueran esculpidas por el mismo imaginero, posiblemente en algún taller local, ya que el mármol utilizado es del lugar.

Camarín de la Virgen del Castillo, Cullera (España).

Camarín de la Virgen del Castillo, Cullera (España).

Volviendo a la de Cullera, es durante las fiestas patronales cuando tiene lugar la esperada ‘Baixà de la Mare de Déu’ (bajada en castellano), en que se traslada la imagen de la Virgen desde el Santuario hasta la Iglesia dels Sants Joans, situada en el pueblo, para que resida más cerca de los habitantes de Cullera durante estos señalados días. Ya en 1631 y 1651 se bajó la Virgen a los campos durante una prolongada sequía y el temor a la peste. Es por eso por lo que anualmente la imagen es llevada a la orilla del mar, introduciéndose los portadores hasta que el agua les llega a la cintura; luego se celebra misa sobre la playa y al anochecer del último día de fiestas la Virgen es devuelta solemnemente a su santuario de la montaña. Esta tradicional celebración tiene lugar el fin de semana siguiente a la Semana Santa. El 1 de mayo de 2007, lamentablemente para todo el pueblo de Cullera, la falta de vocaciones provocó que los Padres Franciscanos dejaran el santuario después de casi un siglo como custodios de la Virgen.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160103

Salvador Raga Navarro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Virgen de la Naranja de Olocau del Rei

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Virgen de la Naranja, patrona de Olocau del Rei, Castellón (España):

Imagen de la Virgen de la Naranja, patrona de Olocau del Rei, Castellón (España).

No es extraño observar en muchas pinturas o tallas de la Virgen María cómo se encuentran representadas diversas frutas, por lo que el pueblo las ha bautizado con el nombre de la fruta considerada y multiplicándose así las advocaciones marianas. Un caso paradigmático de lo comentado es el de Olocau del Rei, pequeño municipio situado en la parte más occidental de la comarca de Els Ports, cerca de Morella y lindando ya con la provincia de Teruel. Así, en una de las capillas de su iglesia parroquial se venera la imagen de la Virgen de la Naranja, a pesar de que  en esta zona, ni por su altura ni por su climatología, se cultivan naranjos.

La explicación a este misterio es transmitido por tradición oral cuando se cuenta que una familia valenciana llevó a Olocau del Rei un hijo que tenían enfermo, posiblemente tuberculoso, buscando en su aire puro, clima seco, frío y de montaña, junto con sus buenas aguas, la curación del joven. Lograda esta, el padre, que cultivaba naranjos, regaló a la Iglesia de Olocau, en agradecimiento, una talla románica, esculpida en madera que portaba una bola en su mano. La datación de esta ofrece dudas pero se conviene en situarla entre los siglos XIII al XV y de autor desconocido. Es una interesantísima escultura de madera policromada, de un metro de altura, sedente en escaño bajo como muchas de las vírgenes románico-góticas, que tiene al niño Jesús sobre sus rodillas y sostiene en su mano derecha una bola. Como esta bola estaba pintada de un color amarillo-anaranjado, el pueblo siempre la consideró como un cítrico en vez de la tradicional «bola del mundo» que pudo ser la intención de su autor. Este es el motivo por el cual el pueblo la bautizó con el nombre de Virgen de la Naranja aparte del origen valenciano y naranjero del donante. El niño Jesús tiene en su mano, esta vez la izquierda, otra bola pero de tamaño más reducido.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150920

De entre las peripecias furtivas que sufrió la imagen está sus sucesivos intentos de robo, cosa que parece ser que se consiguió durante la invasión francesa aunque pudo ser recuperada poco después. La imagen se veneraba en una ermita inhóspita de un paraje aislado distante tres kilómetros del pueblo pero, a consecuencia de haberse intentado en 1924 venderla clandestinamente, hoy se le rinde culto en la iglesia parroquial. Durante la guerra civil fue destrozado el altar, pero se salvó la imagen que fue llevada a Castellón donde fue recuperada en 1939 por Manuel Milian Boix, cura párroco de Olocau. Incluso se cuenta en el pueblo que hace ya muchos años, un alcalde vendió la Virgen y el pueblo se sublevó indignado hasta el punto que peligró la integridad física del alcalde, consiguiendo anular la venta. Dicho alcalde tuvo que abandonar el pueblo más tarde debido a las presiones de sus habitantes.

Vista de la minúscula ermita en la montaña.

Vista de la minúscula ermita en la montaña.

La Junta Provincial del Grupo de Agrios solicitó del Ayuntamiento de Olocau en vista de la coincidencia de esta advocación mariana con su fruta, el poder subir al pueblo el segundo lunes del mes de mayo y participar en todos los actos festivos: misa, comida de hermandad etc., conjuntamente con la corporación municipal y las gentes de Olocau. Y así se hizo durante varios años, tras haber tomado el acuerdo de proclamarla patrona de los “naranjeros”. Muchos años después ya resultaba incómodo desplazarse hasta Olocau y, puesto que la imagen no podía sacarse de allí, los naranjeros de la Plana decidieron sacar una copia fiel de la citada escultura y colocarla en un altar lateral de la Basílica de Nuestra Señora del Lledó, patrona de Castellón de la Plana. Obtenidos los permisos, se encargó la realización de la nueva talla al escultor villarrealense José Ortells, costeando el importe de la misma, Luis Sanz Cabrera, exportador de naranjas de Vila-Real, que era en aquel momento el presidente del Sindicato.

La ermita de Nuestra Señora de la Naranja es una pequeña construcción del siglo XIII, situada sobre un cerro casi inaccesible, desde el que se domina visualmente gran parte del término y lugar en el que se debían realizar cultos religiosos antes de la construcción de la ermita. La ermita es de planta rectangular con un porche delantero cerrado por uno de sus lados, y que se apoyaba en un pilar sobre el que descansan dos vigas de madera. Desde él se accede al recinto cerrado de la ermita que es de proporciones cuadradas. Los muros son de mampostería y están revocados y la cubierta es de teja árabe y el alero de losas de piedra.

Salvador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Virgen de la Luz de Navajas

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Grabado de la Virgen de la Luz, patrona de Navajas, Castellón, España.

Grabado de la Virgen de la Luz, patrona de Navajas, Castellón, España.

Cuando en el año 1670 se realizaron unas reformas para sustituir el viejo retablo mayor de la iglesia parroquial de Navajas, apareció en un hueco una imagen de la Virgen en un relicario de madera dorado. Era una tablilla cuadrada de 20 x 20 centímetros en la que aparecía sobre fondo negro, la imagen de la Virgen cubierta por una toga. Sobre su autoría siempre se ha comentado que podría ser una pintura italiana del s.XVI.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150915

Se le adjudicó inicialmente la advocación de la Virgen del Sagrario, pero el pueblo fue consultado y por mayoría se eligió el de Virgen de la Luz. Es en el año 1810, cuando el pequeño icono de la Virgen fue escondido en la casa de un devoto de la Vall de Almonacid para regresar cuando aquellos abandonaron su asedio. En 1894 se bendijo su nuevo camarín que se había construido en la capilla del Sagrario del templo parroquial. Ya consolidada esta devoción, en 1904 fue aprobada canónicamente su cofradía. Es en julio de 1936 cuando fue destruido el icono y es por lo que fue repuesto en 1939 por una copia idéntica, al igual que el relicario actual.

En tiempos modernos se hizo pública la aparición en el Convento de las Dominicas de Castellón de un retablo que podría ser el original de la patrona de Navajas, obra de Juan de Juanes del siglo XVI, y que se daba por desaparecido desde la Guerra Civil Española. Este retablo fue posiblemente ocultado por temor a las represalias de los moriscos durante las revueltas moriscas de la sierra de Espadán y es el que hemos mencionado que se retiró durante unas obras en la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción de Navajas en 1670.

La anterior advocación bien pudo ser la de la Inmaculada Concepción, ya que bajo este nombre está puesta la iglesia parroquial y era grande la devoción por esta advocación por parte de los reyes de Aragón, cosa que motivó que promocionaran su culto, regalando iconos de esta imagen en lugares de su influencia.

Procesión de la venerada imagen por las calles de Navajas, Castellón (España).

Procesión de la venerada imagen por las calles de Navajas, Castellón (España).

La iglesia de la Inmaculada de Navajas es un edificio construido en el siglo XVIII en mampostería que presenta planta de nave única con la fachada a los pies, con puerta de acceso tipo retablo, enmarcada por pilastras y cuerpo superior con hornacina para la imagen de la Virgen. Su construcción se largó desde  1792  a 1794 y se realizó sobre el asentamiento de otra anterior. La torre campanario es de 1795 aunque  se considera que es un templo sencillo que define tres naves con capillas poco profundas, crucero y cúpula. Posee un hermoso camarín de finales del XIX dedicado a la Virgen de la Luz, patrona de la villa. Además, la fuente de la Virgen de la Luz atrae desde tiempos remotos a los que buscan agua en su manantial.

Salvador Raga Navarro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Virgen al Pie de la Cruz de Puçol

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen original de la Virgen al Pie de la Cruz. Puçol, Valencia (España).

Imagen original de la Virgen al Pie de la Cruz. Puçol, Valencia (España).

Es en la mañana del último domingo de agosto, cuando los devotos puzolenses emprenden una gran romería desde la parroquia de Puçol hasta la montaña del lugar conocido como Cabeçol, en la que participan más de dos mil personas. Allí se imponen las pañoletas y las medallas de la Virgen a todos los bautizados en el último año, aunque muchos bautismos de niños de la localidad se hacen en ese día, como una señal para demostrar que pertenecen a la hermandad de la Virgen. A continuación, se celebra una ceremonia religiosa oficiada por el sacerdote de Puçol.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150805

Y es éste el lugar de peregrinación, pues nos remontamos a un 6 de septiembre de 1570 cuando un ermitaño de Puçol, llamado Pedro Muñoz, encontró un relieve en yeso que contenía una imagen de la Virgen.  Resulta que, en las inmediaciones del convento cartujo de Valldecrist de Altura, se levantaba una ermita dedicada a San Julián (de la que apenas quedan restos), en la que estuvo como ermitaño el tal Pedro Jerónimo Muñoz, al que se tenía por persona de grandes virtudes. Éste había sido dirigido en su juventud por el Beato franciscano Nicolás Factor, hasta que decidió retirarse a la citada ermita en 1590, donde adoctrinaría a los vecinos de la comarca del Palancia con el beneplácito de los religiosos. Éstos llegaron a testificar acerca de la excelencia de sus virtudes, de su devoción al Santísimo Sacramento, a San Vicente Ferrer y a su hermano Bonifacio Ferrer, así como de la veracidad acerca de las muchas curaciones y otros sucesos milagrosos que se le atribuían.

Grabado de la imagen.

Grabado de la imagen.

Fue entonces, desde su retiro de San Julián, cuando observó cómo caían cinco estrellas sobre un montecillo próximo a El Puig. Cuando comunicó el ermitaño la visión a su cordial amigo, el venerable Fray Pedro Nicolás Factor, religioso franciscano que entonces era guardián del convento de la Vall de Jesús de la Santa Recolección, ambos intuyeron que debía tratarse de un prodigio, pues allí comenzaron a cavar, con la esperanza de encontrar el misterio tan ansiado.

Como se había hecho de noche, resolvieron retirarse, pero dos labradores, que estaban sobre aviso de la búsqueda, continuaron cavando y se encontraron un relieve en yeso con la imagen de la conocida como Virgen al Pie de la Cruz enmarcado en un cuadro, y lo llevaron a su casa, con intención de apropiárselo. Como al día siguiente Pedro Muñoz vio que el hueco en la tierra era mayor que el que él había dejado, fue cuando tuvo la determinación inspiradora de acudir, con el patriarca San Juan de Ribera, a casa de los dos labradores para recuperar la imagen santa y llevarla consigo.

Sin embargo, como consecuencia de un incendio posterior en su vivienda, el entonces arzobispo de Valencia, el Patriarca Juan de Ribera, le rogó que lo depositara en la primitiva iglesia de Puçol. De ella pasó, el 28 de octubre del año 1607, a la actual Parroquia de los Santos Juanes y, con el tiempo, esa imagen se ha convertido en la patrona  de Puçol. Todavía hoy el reverso del cuadro aparece calcinado como consecuencia de aquel fuego. En el año 1925 fue nombrada patrona canónica de Puçol, siendo clavarios todos los sacerdotes hijos del pueblo. Recibió aquel acto el nombre de «fiesta de los capellanes».

Otro grabado de la venerada patrona de Puçol, Valencia (España).

Otro grabado de la venerada patrona de Puçol, Valencia (España).

Tal es la devoción que le tiene el pueblo, que en la conocida como Casa Social tenemos un relieve con un bello azulejo que la representa. Esta advocación servita tiene además un convento en Sagunto y tuvo uno en Valencia, de cuyo rastro sólo nos queda el nombre de una calle. De origen no menos antiguo, encontramos la antigua ermita de Nuestra Señora al Pie de la Cruz, que se encuentra en la entrada de la urbanización Monte Picayo.

La ermita primitiva fue levantada en los siglos XV o XVI por los padres franciscanos del que fue Convento de la Vall de Jesús y que se hallaba en las proximidades del lugar de su hallazgo. Ésta fue reconstruida en el año 1959, dándole el aspecto actual el matrimonio Alicia Cerezo y Jesús Gómez, momento a partir del cual fue dedicada a Santa Alicia.

Salvador Raga

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Virgen de Monteolivete

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista del venerado icono en su ermita de Monteolivete, Valencia (España).

Vista del venerado icono en su ermita de Monteolivete, Valencia (España).

De entre los iconos bizantinos marianos en Valencia ya hemos tratado el de Nuestra Señora de Gracia de la iglesia de San Agustín y ahora nos ocupa el de Nuestra Señora de Monteolivete. Su aspecto antiguo hace casi siempre difícil su datación pero los de este tipo suelen situarse después de la conquista de Valencia ya que hacían falta objetos de culto cristiano para consolidar el nuevo orden. De los que se han conservado parece ser que los más antiguos son del siglo XIV, y otros se realizaron en el siglo XVI. La característica que  hacía tan especiales a los iconos para el culto era no sólo el poder que se les atribuía de obrar milagros sino el de no estar hechos por la mano humana al ser retratos auténticos. Por ello, a través de la imagen representada se hacía presente la divinidad.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150708

En nuestro caso, el icono de Nuestra Señora de Monteolivete se encuentra en la parroquia de Monteolivete de Valencia. Cuenta la tradición que, encontrándose un soldado nacido en Ruzafa en Tierra Santa, fue hecho prisionero por los musulmanes pero logró escapar y refugiarse en el Monte de los Olivos de Jerusalén. Mientras estaba escondido, se le apareció la Virgen encima de un olivo pronosticándole que pronto regresaría a casa. En el lugar de la aparición dejó un icono con su imagen.

El soldado, de nombre Pedro Aleixandre, se durmió con la imagen en su regazo, pero fue despertado por una algarabía. Pensando que los musulmanes se acercaban para prenderlo, pronto se dio cuenta que en realidad se encontraba en su lugar de nacimiento, en la huerta de Ruzafa, ya que de manera inexplicable y milagrosa había vuelto a su tierra tal y como le pronosticara la Virgen.

Azulejo a la entrada de la ermita de Monteolivete.

Azulejo a la entrada de la ermita de Monteolivete.

Las autoridades decidieron que la imagen que traía consigo quedara custodiada en la iglesia de San Valero de Valencia pero, hasta por tres veces la imagen volvió al lugar original de su regreso, señal inequívoca de que quería permanecer en ese lugar. Desde entonces ese entorno pasaría a llamarse Monteolivete en recuerdo del Monte de los Olivos. En esta es donde sacerdotes de origen napolitano daban culto al icono que aún se conserva, que data posiblemente del siglo XIV y es de procedencia sienesa.

Los orígenes por tanto más antiguos del edificio se remontan al siglo XIV con la construcción de la ermita dedicada a la veneración de la Virgen. No obstante, la actual configuración del templo procede de un edificio de nueva planta realizado entre los años 1767 y 1771 con azulejo en la entrada. En el año 1826 se instalaron en la ermita los monjes del Convento de San Vicente de Paul y fueron desamortizados en el año 1835. Su edificio anexo que también ocupaban es hoy sede del Museo Fallero. En el año 1942 es declarada parroquia, teniendo por ello una capilla dedicada a San Vicente de Paul.

Respecto a la obra pictórica en el transcurso de la restauración se concluyó que se podía fechar en el siglo XIV, al tiempo de limpiarse y reintegrarse la mano que le faltaba. Es uno de los mejores conservados en Valencia, aunque está muy restaurado. Tiene las características generales de un icono bizantino, pero en cuanto a su aspecto presenta un rostro de mayor delicadeza, muy veneciano y más occidentalizado. En los iconos bizantinos la Virgen siempre lleva el pelo tapado por una cofia mientras en los occidentales lleva un velo blanco muy ligero, influenciado por las madonnas de la escuela de Siena.

Vista de la ermita-parroquia de Monteolivete, Valencia (España).

Vista de la ermita-parroquia de Monteolivete, Valencia (España).

En este icono lleva una especie de chal bajo el maphorion, de un tejido más consistente, cruzado sobre uno de los hombros. Con este chal las mujeres sujetaban y tapaban al niño y su pecho mientras les daban de mamar. El maphorion de la Virgen de Monteolivete, es de color azul y está adornado con bandas verticales.

Salvador Raga

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es