Nuestra Señora de la Asunción del Barrio de Cuaco

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora de la Asunción, de Santa María Cuaco, San Andrés Cholula. México.

Nuestra Señora de la Asunción, de Santa María Cuaco, San Andrés Cholula. México.

La devoción por el misterio de la Virgen en su Asunción gloriosa a los cielos, fue una de las más antiguas manifestaciones marianas en los primeros tiempos de la evangelización en el territorio de la Nueva España. Tantos franciscanos, dominicos y agustinos, desarrollaron culto por este privilegio de la Virgen, de tal manera que a lo largo del territorio la pusieron como titular de en sus conventos e iglesias.

En Cholula es una de las devociones más populares en la zona, gracias a la acción pastoral de los franciscanos que evangelizaron la zona. No existe en Cholula templo o capilla que no celebre esta fiesta de la Madre de Dios y son varios los lugares que la tienen como patrona: Santa María Xixitla, Santa María Coronango, Santa María Coronango o el Santuario de Tzocuilac; Santa María Xinaxtla, o Tecmanitla del pueblo de San Bernardino Tlaxcalancingo, Santa María Acueyeca en San Francisco Acatepec, por mencionar algunos. Esta vez queremos hablar de la imagen titular del barrio de Santa María Cuaco, de la parroquia y municipio de San Andrés Cholula.

La parroquia de San Andrés Cholula lo componen sus ocho barrios, antiguamente los cronistas dicen que eran 10, dos de ellos se perdieron por las convulsiones sociales de estos dos últimos siglos. Todos cuentan con una notable arquitectura propia de la región. La mayoría de estos fueron hechos como pequeños adoratorios donde se concentraban las familias y que después, tras los cambios artísticos fueron desarrollándose en templos para el culto religioso de las familias que estaban alrededor, poniendo alguna imagen de mayor devoción al que nombraban por su patrón. Así surge el barrio de Santa María Cuaco, siendo el segundo de los barrios en antigüedad e importancia.

Es posible que el templo fuera una sencilla capilla para inicios del siglo XVII, y que el edificio actual se concluyó en la década de los ochentas de ese siglo, siendo dedicado en 1686 como reza la inscripción de una de sus puertas. Para esa época contaba con un retablo salomónico del que aún se conserva fragmentos donde se encontraba una imagen estofada de la santa patrona. La imagen actual es una escultura de finales del siglo XVII, aunque para algunos expertos fuera originalmente una imagen de la Virgen Dolorosa dada la expresión del rostro y después cambiado a la advocación de la Asunción. Este tipo de situaciones fue muy frecuente en Cholula, como la Virgen Asunta del Templo de San Pedro Mexicalzingo que originalmente era una Virgen Dolorosa (teniendo como caso similar a la Virgen del Rayo en Guadalajara).

La Imagen peregrina.

La Imagen peregrina.

Para finales del siglo XIX se cambió el antiguo retablo para dar paso al ciprés neoclásico para alojar a la imagen patronal, y la imagen estofada fue a parar, olvidada, debajo del altar. Hasta que en el año de 1982, un síndigo del barrio la mandó a restaurar, pero el escultor encargado robó la imagen y entregó una talla para ser vestida, que actualmente es la imagen peregrina.

La imagen del altar mayor goza de gran veneración entre los habitantes de tal manera que no es llamada la Nuestra Señora de la Asunción, sino simplemente “la Virgen de Santa María”. Al ser un barrio de gente pobre, la Virgen no tenía alhajas, sólo unos aretes en oro en forma de peras, y tanto los objetos que la adornaban eran de latón dorado. No fue hasta que un devoto en 1925 le regala su actual corona. Durante ese tiempo el templo, como los de los demás barrios, solo se abría para una misa al mes dedicado a su patrón o fiesta de alguna devoción particular, y rara la vez se hacía alguna otra celebración eucarística pues todo se concentraba en la Parroquia de San Andrés Cholula. Uno de los elementos que le dieron nuevos bríos y actividad al pequeño templo, fue la llegada de Don Antonio Juárez León, vecino del templo, que era el Mayordomo segundo y que sustituye a don Joaquín Gallegos como sacristán de la iglesia en 1970. Gracias a su visión, se le da mejoras al recinto, pero aún más será con la llegada en agosto de 1990 del nuevo Cura, don Emigdio Palacios Vega, que empieza a abrir la mayoría de los templos de los barrios en las comunidades que pertenecen a su parroquia. Don Antonio, junto con el sacerdote hacen del barrio de Santa María uno de los templos más activos de la cabecera parroquial, colocando el Santísimo Sacramento y celebrando misa dominical vespertina.

Don Antonio Juárez y su esposa Doña Beatriz Tolama, grandes devotos de la Virgen Patrona, en 1991 regalan a su imagen la palma y media luna de plata, a partir de monedas de ese metal que conservaba don Antonio como herencia familiar, y hecha por el orfebre Ramón Valencia, oriundo de Amozoc. En 1994 la imagen patronal deja de salir a procesiones, solo a la anual en la víspera de su fiesta, a sugerencia del Padre Emigdio Palacios, restaurándose la imagen que actualmente es la peregrina. En 1996 don Antonio Juárez propone hacer una aureola para la patrona, y logra convencer a otros vecinos del barrio para aportar la suma necesaria para adquirirla, con el mismo artista que hizo la palma y la media luna, teniendo como modelo la aureola de la Virgen de San Juan de los Lagos en un grabado del siglo XVIII, los colaboradores fueron: Salvador Rojas, Heriberto Pérez, Pedro Gallegos y la Sra. Enriqueta Juárez, esta última regaló aparte uno par de aretes de oro con de rubíes y perlas. Desde entonces, no han faltado de parte de los devotos en todo el pueblo donaciones ni ofrendas como muestra de su piedad.

La Virgen el día de su Tránsito.

La Virgen el día de su Tránsito.

Su fiesta
La preparación para la fiesta de la Virgen de la Asunción en el Barrio de Santa María Cuaco es todo un gran acontecimiento, un mes antes la imagen peregrina es llevada por la encargada del arreglo floral y sus colaboradoras (responsables de cargar la imagen de la Virgen y que para ser parte del grupo es “ser señorita”), hacia la casa de sus “padrinos”, junto con las urnas donde la imagen será acostada, quienes la reciben a una cuadra de su casa en medio de cantos, oraciones, flores e incienso y colocada en el sitio principal de la casa. Los padrinos buscaran entre sus conocidos y amistades, quien done los rosarios en ese mes, pues una vez terminado el rezo se da de cenar a los asistentes. Mientras en el templo se hace misas al medio día y en la noche, desde el día 1ero de agosto.

El 13 de agosto, día de la Dormición o de la Acostada de la Virgen, el templo es convertido literalmente en un jardín por la gran cantidad de flores que la adornan, por la tarde, la comunidad se concentra en la casa del padrino donde ofrece a la gente, nieve, helado y galletas. Inicia la procesión hacia la iglesia llevando la imagen de la Virgen y alrededor de ella niñas y jovencitas con pequeños canastos con fruta de temporada, (manzana, pera y durazno) y atrás de ella las urnas adornadas con frutas. Una vez llegando al templo en medio de cohetes y repiques de campana, se realiza la misa y terminando ella, es bajada del altar mayor la imagen patronal y se acuesta en las urnas. Durante el resto del día y la noche, las jóvenes se alternaran para velar a la Virgen mientras los jóvenes encargados de los juegos pirotécnicos regalan a los fieles que han visitado a la Virgen elotes, antiguamente estos debían ser robados en los campos que abundaban en los límites del barrio.

Cetro del Síndigo con la imagen patronal.

Cetro del Síndigo con la imagen patronal.

Al siguiente día, por la tarde, la imagen es llevada en procesión por las principales calles del barrio, y los vecinos desde sus casas avientan fruta o dulces a los fieles, durante la procesión se hace una estación el templo de San Pedro Colomoxco donde se canta una Salve a la Virgen. La Virgen llega de nuevo a su templo donde se realiza la misa, una vez terminada la homilía, es levantada la imagen y llevada por las encargadas a la sacristía donde se le cambiara su ropa que le han donado los padrinos, una vez concluida la celebración eucarística, la Virgen es devuelta a su altar donde es coronada. La Iglesia queda abierta a altas horas de la noche para recibir a los devotos. Las encargadas de las flores junto con sus colaboradoras y demás jóvenes del barrio hacen una velada pero esta vez en la casa de la misma encargada, donde los rezos y oraciones serán sustituidos por música y baile.

En la madrugada del día 15 de agosto, las jóvenes se dirigen al templo a cantarle sus mañanitas a la Virgen y una vez terminada esta, se invita al desayuno que consiste en tamales, atole y gelatina. Al medio día es la misa solemne de la festividad, el síndigo del barrio invita a otros síndigos y fiscales además de su lista de mayordomos para esta celebración, al que dará antes de que empiece una cera y una flor para alumbrar la misa. Después se realiza una Procesión con el Santísimo Sacramento y terminado, el Síndigo invita a todos a comer el mole en su casa. Por la noche habrá baile y quema de juegos pirotécnicos a cargo de los jóvenes del barrio. El domingo siguiente a la festividad, se hace el cambio de síndigo y mayordomía del barrio, los nuevos encargados del templo darán de comer en la casa del síndigo entrante, y hasta el siguiente domingo se hará entrega del inventario del templo y una vez recibido este por el síndigo y mayordomos entrantes, repartirán a la gente presente tortas de sardina y pulque, con esto concluyen las fiesta a la Virgen.

Templo de Santa María Cuaco, San Andrés Cholula, México.

Templo de Santa María Cuaco, San Andrés Cholula, México.

El templo
Tiene un arco que da entrada al atrio, la fachada es sobria, solo adornada con motivos vegetales en las enjutas del arco circular de la portada y en la parte superior la ventana al coro y encima de echo un nicho que posiblemente albergo una imagen de piedra. Llama la atención a primera vista su inigualable torre con arcos y adornada con azulejos de vivos colores. Aunque el interior es muy pobre, siendo víctima de la revolución artística del siglo XIX, sin embargo es posible que tuviese un retablo gracias a que aún se conserva parte del sotabanco y la base del nicho principal donde actualmente sirve de trono a la santa patrona. Sobresalen en este templo la imagen de la Virgen de la Asunción patrona del recinto, el Cristo de la Agonías, San Antonio de Padua y San Rafael Arcángel, este último dicen las fuentes orales que era el primitivo patrón del vecino pueblo de Comac, en una procesión al Santuario de los Remedios, la lluvia impidió regresar a su templo, por lo que dado que la iglesia de Cuaco estaba sobre el camino, se decidió guarecerse y evitar el maltrato de la imagen, lo que los encargados no lo negaron, pero al otro día no quisieron devolverles la imagen. También existe una imagen del Eterno Padre, que preside el altar Mayor, talla del siglo XVIII, propiedad de la Familia Juárez Castillo y donada al templo en 1925.

Agradezco el apoyo facilitado por el Presidente Municipal de San Andrés Cholula, el C. Leoncio Paisano Arias y la Dirección de Turismo del Municipio a cargo de la Lic. Verónica Nava Saavedra, Alejandra Santamaría Llerandi y Ana Esperanza Elías Cocolotl.

Tacho de Santa María

preguntasantoral_anticopia_articulo20160425


[1] Síndigo: En San Andrés Cholula es uno de los sistemas de cargo de gran arraigo cultural en la población, es el encargado del Templo y es el primero de sus mayordomos. Siendo el administrador y custodios de todos los bienes del recinto así como el organizador de sus festividades.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora de la Soledad y Santa Cruz de México

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la venerada imagen.

Vista de la venerada imagen.

Siguiendo en esta línea de presentar imágenes de la Virgen Solitaria que se veneran en la República Mexicana, esta vez hablaremos de la imagen que encuentra en el Centro Histórico de la Capital de país. El culto a esta imagen está ligada la historia del edificio que la alberga. La llegada de los Conquistadores españoles a tierras mexicanas se verificó un Viernes Santo de 1519, fundando la Villa Rica de la Veracruz, una vez consumada la Conquista florecieron numerosas Cofradías al Santo Madero en todo el Virreinato, aun entre los propios naturales, siendo una de las devociones más extendidos entre los fieles del siglo XVI.

En la Imperial Ciudad de México se establecieron varias cofradías en honor a la Santa Cruz, una de ellas se fundó en el barrio indígena de Quauzingo en náhuatl “en la pequeña arboleda”, donde habitaban los carpinteros, levantando los vecinos una Ermita para la explicación de la Doctrina Cristiana poniendo a la Santa Cruz como titular. Luis Alfaro y Piña afirma que fue “una de las primeras iglesias que se fabricaron poco después de la Conquista de México por los españoles”, siendo los Frailes Franciscanos quienes los atendían en sus necesidades espirituales, y dependiendo de la Parroquia del Barrio de San Pablo. Pero los franciscanos, ya no pudiendo atender la zona, pidieron renunciar estas comunidades para ser administradas por el clero secular, siendo Arzobispo de la ciudad, Fray Alonso de Montúfar. A la llegada de los primeros Agustinos, solicitaron al arzobispo una doctrina de indígenas que les permitiera impartir educación en lengua náhuatl.

El 23 de diciembre de 1574, el Rey Felipe II ordena que se les conceda la Parroquia de San Pablo, durante los siguientes años siendo administradores estos religiosos de la Parroquia, ampliaron la Ermita de Quauzingo o Coltzingo, dándole el título de la Asunción y haciéndola Ayuda de la Parroquia como Vicaría en 1600, después fue Priorato en 1612 perdiendo ese rango en 1619, y hasta 1633 en que fue separada de la Parroquia de San Pablo y se erige como Parroquia de Indios, aún administrada por los religiosos agustinos. Los frailes en los años siguientes levantaron un edificio digno de la categoría parroquial, de tal manera que en octubre de 1731 se hizo una solemne dedicación y bendición a la ampliación y embellecimiento de la Parroquia.

Pintura decimonónica de la Virgen que se encuentra en la Sacristía.

Pintura decimonónica de la Virgen que se encuentra en la Sacristía.

Pero en 1750 la Parroquia de Indios es entregada al Clero Secular por orden del Arzobispo Don Manuel Rubio y Salinas, en este tiempo será que se le sumará la advocación de la Soledad, nombrado un sacerdote que fungiría como administrador parroquia tras la secularización, el Bachiller Manuel de la Estrada, aquí entra en el escenario otro cura de que desconocemos su origen quizá como ayudante de la parroquia llamado don Antonio de Torres.

El padre Torres fue quien por devoción personal introdujo el culto a la Virgen Solitaria, pues usó una imagen de estatura natural que se hallaba en la Sacristía sin culto particular y con un vestido maltratado. El piadoso sacerdote devoto de Nuestra Señora, la vistió de nuevo e hizo que se le comenzase a dar culto público, asociándole al nombre de la imagen, la titularidad del templo que la resguardaba, creando así una advocación propia, sin imaginar que se extendería su culto durante el resto del siglo XVIII, más allá de la misma Ciudad de México; como ejemplos tenemos una copia de la escultura en el Templo de San Pablo Tecamac, en Cholula o un retrato que se encuentra en una colección particular en Ciudad Serdán, ambas en el estado vecino de Puebla. No es extrañar esa tan desarrollada difusión por su culto, pues se le había tomado como una imagen taumaturga, así pueden lo confirmar los exvotos ofrecidos a la venerable imagen y que ahora se encuentran en el Museo de la Intervenciones de Churubusco de la Ciudad de México.

Más aún, los testimonios de los cronistas de la época como Juan de Viera nos describen la imagen y su ya tan crecida devoción: “Aquí se venera una portentosa imagen de Nuestra Señora tan célebre por su hermosura como por sus prodigios. Está representada María Santísima de la estatura natural de una mujer, vestida de terciopelo negro guarnecido de oro fino, con sus tocas blancas de delicado cambrai, puestas las manos delante del pecho como quien ruega y coronada la cabeza con corona imperial de oro embutida en piedras. A este templo como su venerable santuario, ocurre todo el vecindario de México a buscar consuelo en sus aflicciones y faltan paredes donde colgar los votos y retablos que publican sus maravillas…”

Retrato del Protector del Templo, el Padre Gregorio Pérez.

Retrato del Protector del Templo, el Padre Gregorio Pérez.

Para 1753, se nombra al primer cura secular, recayendo el nombramiento en un eminente sacerdote del Arzobispado de México: el Doctor Don Gregorio Pérez Cancio. Este erudito presbítero se dará a la tarea de reedificar el templo dándole el aspecto que hoy en día se conoce y como primera acción crea la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad. La Cofradía fundada con autoridad Apostólica contaba con varias indulgencias papales, siendo su mayor fiesta el Viernes de Dolores en la que era sacada en procesión, con suma devoción y lucimiento, la Sacra Imagen de la Virgen. Grandes sumas de dinero en limosnas debió recoger la cofradía que a cuyas expensas se empezaron los trabajos de reconstrucción en 1772, siendo Virrey Antonio María Bucarelli y arzobispo, Alonso de Haro y Peralta. A esta labor titánica se involucraron los artistas más sobresalientes de la época, dando como resultado un magnífico templo neoclásico, fue concluida la obra en 1787, y dedicado con el beneplácito de los devotos el día 5 de septiembre de 1792. Valiosas eran las obras y alhajas que tenía el recinto para el mayor culto de la Virgen Solitaria que a través del tiempo ha sido blanco de los robos y alteraciones de su belleza original.

En 1903, el retablo neoclásico del Altar Mayor, tuvo que ser sustituido por un altar de mármol blanco de aspecto vagamente gótico. Pero el culto a la Santa Patrona aún permanecía vigente en el México de la Reforma y porfirista pues existen las estampas que el grabador José Guadalupe Posadas hizo retratando la venerable imagen. Para ese tiempo era un templo de gran actividad devocional pues existía una Asociación del Inmaculado Corazón de María, donde se reunían bastante damas para ejercicios devotos y caritativos o la Sociedad Filarmónica “Orquesta de la Santísima Virgen de la Soledad”, a la cual le correspondía tocar en la funciones religiosas de todos los Viernes de Cuaresma y la Semana Santa.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160415

Llegan los tormentosos aires revolucionarios y con ellos la persecución religiosa. Durante el Gobierno del Presidente Calles, con sus leyes anticlericales, en 1925 intentaron crear una Iglesia Católica Apostólica Mexicana, poniendo al frente a José Joaquín Pérez Budar, “El Patriarca Pérez”, para ello el Gobierno Callista les entregó el Templo de la Soledad y Santa Cruz, tomándolo en posesión por medio de la violencia y corriendo a al Señor Cura Silva, y los Vicarios Luis García y Laureano Fernández, el 25 de febrero del mismo año. Durante los primeros días se estableció el culto en el Templo, con el respaldo del Gobierno Federal y de Luis N. Morones, dirigente de la CROM, (Confederación Regional Obrera Mexicana). La intención principal era de romper lazos que unían al Clero Mexicano con la Santa Sede como se había sucedido en Inglaterra del siglo XVI, iniciativa que nunca trascendió.

La Virgen de la Soledad y Santos.

La Virgen de la Soledad y Santos.

Los legítimos Pastores de la Iglesia reaccionaron a través de su Arzobispo José Mora y del Río que envió una circular a todas las parroquias el día 27 de febrero, en la que declaraba en entredicho el Templo de la Soledad y Santa Cruz y que todo feligrés que se acercara a las puertas de la parroquia, aunque solo fuera a visitar la imagen de la Virgen, seria condenado con la excomunión. Al mes siguiente, el secretario del Señor Arzobispo, envió una carta al Presidente Calles en la que explica que el edificio fue hecho por sus mayores solo para el culto católico, apostólico y romano, siendo injusto que la indiscutible la voluntad de los constructores sea revocada por los herejes y cismáticos que se han apoderado de el por medio de la violencia. Mientras los nuevos moradores del templo, al no ver entradas pecuniarias con que sobrevivir empeñaron la imagen de la Virgen y objetos de valor en el Monte de Piedad, que después fueron rescatados por el Arzobispado.

Los parroquianos y devotos reaccionaron con gran violencia en los días siguientes, de tal manera que el Barrio de la Soledad se vivía un ambiente de agresión en contra del “Patriarca Pérez”, tratando de recuperar como fuese posible el templo. Las agresiones y la tensión llego al punto que el Presidente Calles, ordenó a Pérez desalojar la Soledad para entregarle después el Templo del Ex convento de Corpus Christi. (Este caso se volverá a repetir con el Santuario de Loreto muy cerca de la Soledad, pues en el antiguo colegio, se hizo la Universidad Obrera, y los vecinos temieron que fuera destruida la imagen de la Virgen). Pero ni aun así se restableció el culto católico pues las instalaciones fueron entregadas a la Secretaria de Educación Pública que la convirtió en Biblioteca. La Parroquia fue desocupada totalmente por el Gobierno Federal el día 22 de julio de 1930, tomando de nuevo posesión el Arzobispado de México.

Grabado popular del siglo XX, de José Guadalupe Posada.

Grabado popular del siglo XX, de José Guadalupe Posada.

Los años pasaron y con el tiempo el fervor hacia la Venerable Imagen de María Santísima cayó en el olvido, y su templo fue presa de abandono, un tanto por lo sucedido en el tiempo de la Persecución Religiosa y por otro lado el aumento de habitantes en la Capital que hicieron de esa zona fuera habitada por gente de bajos recursos al mismo tiempo que trabaja ahí, de tal manera que los la sociedad etiqueto y no por pocas razones como una “cueva de gente de mal vivir y drogadictos”.

El Templo
Enclavada en el populoso barrio de la Merced, la parroquia de Santa Cruz y Soledad podría clasificarse por las formas clásicas de arquitectura, entre las construcciones de estilo renacimiento puro. La edificación de este inmueble localizado en la Plaza Santa Escuela, en la colonia Barrio de la Soledad, Delegación Venustiano Carranza. Esta primera parte de la obra fue ejecutada por el maestro Cayetano Signen. Los materiales utilizados fueron tezontle, piedra, cantera gris, madera y hierro principalmente, se erigió sobre 4 mil 145 metros cuadrados.

Su fachada está chapeada de cantera gris al igual que las pilastras que la sostienen. En su interior tiene 6 columnas almohadilladas aisladas que apoyan a la nave principal. De acuerdo a una descripción de la época, se trata de un magnifico templo de mampostería; su bóveda está revestida de cantera. Es de forma rectangular y consta de tres naves. El piso es de mosaico en colores rojo y blanco, tiene una bonita escalera de mármol; el altar mayor es de este mismo material; su techo lo forman bóvedas de cañón con lunetos en los tres primeros tramos de la nave central, misma que se ve interrumpida por una cúpula octagonal. Sobre el presbiterio se puede apreciar otra bóveda aunque éste es de platillo. Esta área tiene el techo formado por 8 pequeñas bóvedas de cañón. El piso es de mosaico verde y blanco, en tanto que la pila bautismal está realizada de madera con primorosos tallados.

La luz natural es muy buena pues cuenta con 8 ventanales en cada uno de sus muros laterales, además de igual número colocados en la cúpula. Tiene 2 inmensos campanarios. Por lo que toca a la parte que aloja al coro es espaciosa, ya que abarca las 3 naves y está sostenido por el mismo número de arcos. Su piso es de duela en la parte central y de ladrillo a los extremos. Mención aparte merece el hermoso barandal con 2 originales campanillas de hierro forjado.

Parroquia de la Soledad y Santa Cruz.

Parroquia de la Soledad y Santa Cruz.

Conforme a un inventario efectuado en 1925, la parroquia tenía pequeños tesoros como una corona de plata con una inscripción que decía: “José María Galván, México, Marzo 29-1912”, así como un estandarte de seda pintado que rezaba “Corazón de María” y estaba ricamente adornado con galón dorado. El Nicho que aloja a la patrona es de madera con hoja de oro; tiene a la Virgen de la Soledad con un vestido de terciopelo negro y bordado de plata.

Sin embargo, con el paso de los años, el templo fue perdiendo poco a poco su esplendor: para empezar en la gestión del Presidente Lázaro Cárdenas, su anexo fue destinado como una casa para los indígenas, por lo que la superficie quedó en 2 mil 635 metros cuadrados. Más adelante se abrió la escuela hogar “Liberación” que perteneció a la Beneficencia Pública, esto ocurrió en 1937. Dos años después, en la noche del 24 al 25 de marzo se registró un robo de 6 candelabros de bronce niquelado. La mala suerte no paró ahí y en 1941, hurtaron 2 copones de plata y un relicario del mismo material. Por si fuera poco, el 17 de enero de 1970, un choque de un camión de pasajeros dañó considerablemente una parte de la verja y agrietó un muro exterior.

El inmueble cuenta con bastantes obras de gran interés como varias esculturas de notable belleza como el Señor del Veneno, copia del que se encuentra en la Catedral, El Señor de los Azotes y la imagen peregrina de la Virgen, copia de la que se encuentra en el Mayor. Las pinturas todas del siglo XVIII de las que cabe destacar una Guadalupana en óvalo, Santa Mónica y Santa Gertrudis de autor anónimo y se encuentran en la Sacristía; El Hallazgo y el Regreso de la Santa Cruz a Jerusalén y la Virgen de la Soledad con Santos en el Templo, El retrato del Padre Gregorio Pérez Cancio del pincel de Francisco Martínez y Santa María Egipcíaca de Juan Correa que se encuentra en el antiguo Baptisterio. Afortunadamente, este inmueble que fue declarado Monumento el 9 de febrero de 1931, fue restaurado completamente en 1982, lo que permitió recuperar parte de esa belleza virreinal.

Grabado del siglo XVII con la Virgen de la Soledad.

Grabado del siglo XVII con la Virgen de la Soledad.

El Culto
La imagen que fue objeto de gran veneración en el siglo XVIII, con fama de milagrosa se pierde en la memoria de la gran ciudad siempre en constante crecimiento. El esfuerzo de clero al frente de la parroquia no ha dejado perder el amor a la Virgen, siendo de gran tradición el Viernes de Dolores como la fiesta a la Santa Patrona. Pero el templo es de los más concurridos el Viernes Santo para el Pésame a la Virgen, a pesar que el Templo está lejos del centro. Como curiosidad, la Sra. Edelmira Lomelí asegura que la Virgen es venerada especialmente por gente marginada como travestis y sexoservidoras.

Agradezco la ayuda del Párroco del Templo de la Soledad y Santa Cruz el Pbro. Benito Javier Torres Cervantes y de Magda de la Rosa Orozco, así también la colaboración del Maestro Alejandro Hernández García y de Raúl Alejandro Martínez Capetillo.

Tacho de Santa María

Bibliografía:
– Pérez Cancio, Gregorio Antonio, Libro de fábrica del Templo Parroquial de la Santa Cruz y Soledad de Nuestra Señora, años de 1773 a 1784, Introducción de Gonzalo Obregón, México, INAH, 1970.

Sitios consultados:
– www.academia.edu
– www.indaabin.gob.mx/dgpif/historicos/soledad.htm

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora de la Soledad de Acapulco

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle del busto de la Virgen de la Soledad venerada en Acapulco, México.

Detalle del busto de la Virgen de la Soledad venerada en Acapulco, México.

El Puerto de Acapulco es uno de los lugares más concurridos por el turismo, y en la época del Virreinato era la conexión con las fabulosas tierras del Oriente. Hoy en día es unos de los puertos más importantes del país y tristemente una de las más violentas. Es sede de la Provincia Eclesiástica cuya patrona es la Virgen de la Soledad.

Acapulco significa en lengua náhuatl “donde abundan los carrizos gigantes”, el lugar fue primeramente habitado por indígenas yopes, y una vez consumada la Conquista del territorio, Acapulco es anexada a la Corona Española el día 25 de abril de 1528, por orden del Rey Carlos V, bautizándola con el nombre de “Ciudad de los Reyes”. Pero es hasta 1550 que el Virrey Don Antonio de Mendoza funda el primer ayuntamiento del lugar, nombrando a su primer alcalde, Don Fernando de Santa Ana, y su parroquia en 1555, (aunque la construcción tardaría centurias en ser terminada), es hasta 1599 que se le dio el rango de Ciudad por el Rey Carlos II.

Poco después, por encargo de la Realeza Española, Fray Andrés de Urdaneta cruzó el Océano Pacífico desde el archipiélago de las Filipinas con la finalidad de encontrar la mejor ruta, que por más de 250 años comunicaría a las colonias asiáticas españolas con la Península Ibérica. De ahí surge la famosa y equivocadamente nombrada “Nao de China”, que en realidad era un barco tipo Galeón y que partía desde Acapulco y hacía el tornaviaje desde Filipinas. Fray Andrés de Urdaneta describe a Acapulco como un puerto “grande, seguro, muy saludable y dotado de buena agua”. De 1571 a 1815, Acapulco se convertía una vez al año y durante casi dos meses, en el punto de comercio más activo y dinámico de la Nueva España, superando incluso al puerto de Veracruz. En 1697, La población del puerto se triplicaba durante los días que llegaban los galeones cargados de bellas novedades de oriente, como: China, Japón, Ceylán, Damasco.

Sobre la imagen de la Virgen son pocos los datos que se tienen. Ciertos relatos la hacen regalo del emperador Felipe II, al Puerto que iba creciendo su actividad comercial de manera impresionante y que tantos beneficios aportaban a la corona hispana. La escultura era en una copia de la Virgen de la Guía aparecida milagrosa en la Isla de La Gran Canaria, aunque sin la imagen del Niño Dios. Y en el siglo XVII fue tomada como patrona de la ciudad, erigiéndole una modesta capilla para su veneración aunque aún conservaba su advocación original. Es hasta el año de 1742 que al ser restaurada cambia al nombre de la Soledad manteniendo aun el patronazgo sobre el Puerto, este caso no es aislado en el país, como ejemplo similar tenemos a la Imagen de la Virgen de Cosamaloapan en Veracruz. Es posible que el cambio de advocación se deba a los marinos, dada la creciente devoción a la Virgen Solitaria que tenían estos hacia efigies de ella que se tenía en Oaxaca, o la de Puebla y su relación con hechos milagrosos ocurridos en el mar.

Foto de la Virgen antes de la Coronación Pontificia.

Foto de la Virgen antes de la Coronación Pontificia.

En 1809 Don Juan José Villanisán aparece como Párroco de Acapulco dentro de la Arquidiócesis de México. Tocará a este Ilustre Bachiller, como Cura y Juez Eclesiástico, solicitar al Soberano Fernando VII, licencia para construir y trasladar nueva Capilla de Nuestra Señora de la Soledad, el 28 de Junio de 1809. Explica en la solicitud, que la Virgen de la Soledad se venera especialmente por los navegantes, quienes han entregado limosnas importantes para este fin, pero sobre todo, porque la Capilla actual, de modestas dimensiones, se encuentra en lugar indecente, junto a una pulpería. Firman con el Señor Cura, los principales del Puerto: Manuel de Orozón, Joaquín Aguiñiga, Francisco de Yrure, Simón de Adrián, Joaquín Doria, Juan Puyol, Nicolás Molina y Chico, Pedro de Jesús Piza, Francisco Suárez, Blas Pablo de Vidal, José María Vergara, Mariano Miguel de la Parra, y José Dimayuga. El Arzobispo de México Don Francisco Javier de Lizana, concede licencias eclesiásticas para el establecimiento de la Cofradía y el 16 de Julio del mismo año el Virrey Gobernador Don Pedro Garibay, junto con el Arzobispo de México, concede licencia para construir la Capilla.

En Agosto de 1810 un fuerte huracán hizo levantar el mar hasta bañar con sus olas las paredes del Templo. Inmediatamente se comienza la construcción, que quedará interrumpida por la Guerra de Independencia. Parecía una premonición, pues ese mismo año la Feria de la Nao de China fue suspendida, en el horizonte se avistaban ya los nubarrones de la guerra de Independencia.

En ese mismo año el 20 de octubre, el Cura Don Miguel Hidalgo y Costilla, ordena al Padre José Morelos y Pavón, apoderarse del Puerto de Acapulco dada su actividad comercial y así debilitar una de las fuerzas que sostenían al gobierno virreinal. Morelos llega con su tropa a las afueras de la ciudad el 11 de noviembre y a los dos días tienen el primer enfrentamiento con las tropas realistas que protegían el puerto. La campaña militar que el Generalísimo Morelos lanzó contra el Puerto y el Fuerte de San Diego durante un poco más de dos años, provoca grande incertidumbre en los habitantes de Acapulco, así como también las tropas que la guarnecían. Las autoridades y vecinos elevaron plegarias para que volviera la paz en la Nueva España y puestos de acuerdo, celebraron con toda solemnidad funciones religiosas en honor a Nuestra Señora de la Soledad, el 8 de Diciembre de 1812 se juró en el Fuerte de San Diego donde era resguardada, por Generala de las Tropas Realistas de Acapulco y Patrona de la Ciudad, en presencia de la oficialidad y el vecindario. En señal de tan devoto acto, el Gobernador interino de la Plaza D. Pedro Vélez, le puso a la Santísima Imagen la Banda de General y un bastón en las manos con puño de oro.

Hay la anécdota que los realistas en un acto de ofensa a los insurgentes, después de nombrar a la Virgen de la Soledad como generala, fusilaron una imagen de la Guadalupana. Morelos castigaría este insulto a la Madre de Dios, fusilando a aquellos sacrílegos de su imagen bendita, y al mismo tiempo ratificando el generalato de la Virgen Solitaria.

La Virgen de la Soledad y Jesus Nazareno en la Procesión del Vía Crucis.

La Virgen de la Soledad y Jesus Nazareno en la Procesión del Vía Crucis.

Así también queda establecida la fiesta y cultos a la Virgen, en las Constituciones proyectadas el 13 de enero de 1816 que había hecho su Cofradía; celebrándola el Viernes de Dolores, reza así la cláusula 16 de dichas Constituciones: “Celebrará cada año esta devota Cofradía la fiesta de Dolores de Nuestra Señora en su día, en que se deberá celebrar de cuenta de ella, en la Iglesia Parroquial de este Puerto, mientras no se concluya la Capilla que se está fabricando a la Santísima Virgen, el número de las Misas Rezadas que se pueda por la intención de los Cofrades vivos, y almas de los ya difuntos, también deberá costear los Viernes Santo por la noche el Pésame a Nuestra Señora de cuyos gastos llevará exacta cuenta el Mayordomo Tesorero…”

Después de la Guerra de Independencia, la imagen sufrirán cambios de tal manera que se le manda hacer una cabeza nueva a finales del año de 1840, tallada en la Ciudad de México con un costo de 30 pesos, a solicitud del Párroco de Acapulco Dn. José María Gómez Daza, costeada por damas devotas y su mayordomía, siendo bendecida por el Arzobispo de México Don Manuel Posada y Garduño. La Imagen fue devuelta a la veneración pública el día 17 de Marzo de 1841, estrenado un vestido de seda que fue costeado en 160 pesos y colectados por las devotas del lugar.

El 26 de Enero 1864 el Beato Pio IX crea la Diócesis de Chilapa, y el puerto de Acapulco forma parte del nuevo Obispado como sede de la Foranía. Durante los siguientes años se incrementaran los fieles y la devoción por la Virgen, que ni la Guerra de Reforma en el siglo XIX y la Revolución Mexicana en el XX, la opacarán. Llegamos al año de 1958, mediante la Bula “Quo Aptiore” del 18 de Marzo que el Papa Pio XII crea la Diócesis de Acapulco, pero toca a San Juan XXIII nombrar el primer obispo, siendo el Siervo de Dios José Pilar Quezada Valdéz. No pasó mucho tiempo y el pastor pidió la coronación pontificia para la patrona de su rebaño, enviando las preces y la documentación pedida para estos casos la Santa Sede, en respuesta se envía la aprobación el día 6 de diciembre de 1962, rezando así:

JUAN PP. XXIII. PARA PERPETUA MEMORIA
Se atestigua que por una singular fuerza sobrenatural la Imagen de la Bienaventurada Virgen de la Soledad se conserva piadosamente en la ciudad episcopal de la Diócesis de Acapulco, recientemente erigida, y que atrae amorosamente los corazones de los fieles cristianos.
En verdad, hace 150 años, con beneplácito de todo el pueblo, las autoridades religiosas, civiles y militares, ante aquella Venerable Imagen consagraron la ciudad de Acapulco a esta misma Madre Dolorosa.
Desde entonces este culto mariano ha venido aumentando felizmente y el día de la festividad de esa advocación de la Madre de Dios suele celebrase con especial solemnidad.
Y la Augusta Madre de Dios, invocada con devotos ruegos, como propicia protectora y medianera ha derramado y sigue derramando un cúmulo de gracias sobre los habitantes de Acapulco.
Manifestando los ardientes deseos del clero y del pueblo, puestos bajo su cuidado, del Venerable Hermano José Pilar Quezada Valdés Obispo de Acapulco, nos pidió que concediésemos la gracia de que dicha Imagen sea coronada con áurea diadema en nombre y autoridad nuestra.
Presentadas estas súplicas por el Venerable Hermano Angelo Dell Acqua, Arzobispo titular de Calcedonia y Sustituto en los negocios públicos de la Iglesia, decidimos conceder dicha gracia con mucho gusto.
Así pues, por fuerza de estas letras y en virtud de nuestra autoridad Apostólica, encomendamos al mismo Ordinario de Acapulco que el día que él elija, después de la Misa Solemne y conforme al rito y a las fórmulas prescritas, en nuestro nombre y con nuestra autoridad, imponga ÁUREA CORONA a la IMAGEN DE LA VIRGEN DE LA SOLEDAD tan venerada en la ciudad de Acapulco.
Nos no dudamos en nada, que estas solemnidades sagradas, redundaran en bien de la Religión y en provecho espiritual del pueblo.
Igualmente confiamos que los fieles cristianos de la ciudad y también de toda la Diócesis de Acapulco, se esforzaran cada día más y más en amar y venerar a la Madre de Dios.
No obstante cualquier cosa en contrario.
Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el día 6 del mes de Diciembre de 1962, quinto de Nuestro Pontificado.
JUAN PP. XXIII. H. J. Cardenal Cicognani Encargado de los negocios públicos de la Iglesia
.

Altar Mayor donde alberga el Nicho de la Virgen.

Altar Mayor donde alberga el Nicho de la Virgen.

Monseñor José Pilar Quezada envía una circular a todo el obispado, explicando los motivos que animaron a pedir la Coronación Pontificia de la Santa Patrona del Puerto y en una líneas expresa lo siguiente:  “… hemos podido advertir que muchos, tal vez desconocen lo que se refiere a la Imagen de Nuestra Señora de la Soledad, venerada en Acapulco desde tiempo inmemorial, y por lo mismo no le profesan la devoción que todo acapulquense ha de tenerle, puesto que es un tesoro que enriquece a nuestra Diócesis y un medio muy eficaz para fomentar en ella la devoción a la Madre de Dios que es también Madre nuestra”.

Grande fue el júbilo del prelado y el pueblo que se abarrotó en la Catedral para la Solemne Misa concelebrada por la mayoría del clero acapulqueño y coronar la Sacra Imagen de María, el 8 de Diciciembre de 1867, el mismo día que hacía más 150 años atrás, el pueblo fiel la había jurado por patrona.

En 1983 es elevada a Arquidiócesis por San Juan Pablo II quedando como sufragáneas las Diócesis de Chilapa-Chilpancingo, Ciudad Altamirano y Tlapa. Por tanto la Virgen Solitaria queda como Patrona Arquidiocesana, pero será Monseñor Felipe Aguirre Franco que proclamara el patronato el 15 de septiembre de 2009.

La Casa de la Virgen
La Catedral de Acapulco, dedicada a Nuestra Señora de la Soledad, es la iglesia principal del puerto de Acapulco, ubicada en el centro de la ciudad, frente a la plaza Álvarez. Es la sede episcopal de sus pastores desde 1958. Combina arquitectónicamente estilos que se amalgamaron durante y después de la construcción, ya que se pueden admirar detalles tanto de la arquitectura neocolonial, como del estilo morisco y bizantino, este último en la cúpula y las torres. El interior de la iglesia se encuentra decorado con azulejos y mosaicos dorados. El espacio que ocupa el edificio ha estado destinado al culto público desde la creación de la Parroquia en 1555. A mediados de los años 1900, se emprendió una nueva construcción con base en un proyecto de Adamo Boari en 1904. En 1909, aún en construcción, los terremotos de julio provocaron daños fatales en el edificio, por lo que se habilitó una cubierta con armadura de madera, misma que permaneció hasta 1938, año en que el paso de un huracán la destruyó. A partir de 1940, se le encargó al arquitecto Federico Mariscal el diseño y reconstrucción de la parroquia, proceso que se vio concluido hasta ya entrada la década de los años 1950, transformándose la arquitectura del edificio de neocolonial con detalles románicos a una nueva con marcada influencia bizantina y morisco.

Vista de la fachada de la catedral de Acapulco, México.

Vista de la fachada de la catedral de Acapulco, México.

El Culto
La Imagen de la Virgen de la Soledad, se resguarda en el Altar principal de la Catedral, donde se ve con su corona y aureola, vestido y manto negro primorosamente bordado en hilos dorados y con perlas. Lleva en su pecho la banda y en su manos el basto de mando como Generala. Sus conmemoraciones principales son el Viernes de Dolores y el 15 de Septiembre, donde los habitantes se postran ante su soberana patrona en la catedral. El Viernes Santo es sacada para la procesión del Viacrucis y siendo protagonista del Rosario del Pésame y la procesión del Silencio.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160409

Agradezco la colaboración del Profesor Alejandro García Lugo.

Tacho

Bibliografía:
-FARES DEL RÍO, Ramón (2011). «La leyenda y la historia». Acapulco: arquitectura y ciudad (primera edición). Acapulco, Guerrero: Academia Nacional de Arquitectura Capítulo Acapulco, Pretextos Comunicación, S. A. de C. V.
-Revista “Catedral”, Chilapa, Gro. 20 de Septiembre de 1953

Sitios consultados:
– http://capulhuachistoriaytradicion.blogspot.mx/2014/03/virgen-de-la-soledad-del-puerto-de.html
– http://ephemeridesacapulcanae.blogspot.mx/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa María la Redonda

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Cuadro de Santa María la Redonda conservado en el Museo de América en Madrid, España.

Cuadro de Santa María la Redonda conservado en el Museo de América en Madrid, España.

Pregunta: Hola. He estado buscando información sobre la imagen de la Virgen que adjunto (izqda). Encontré una referencia en el catálogo del Museo de América (Madrid). En él aparece una imagen del s. XVII-XVlll,con el título de “Nuestra Señora de la Asunción; Santa María de la Redonda”. Al parecer el nombre deriva de una talla de Nuestra Señora de la Asunción, la cual está en la iglesia de Santa María de la Redonda (Cd. de México), y por ello en el catálogo la obra tiene ambos nombres. He buscado iconografía de Nuestra Señora de la Asunción y no corresponde con la imagen que adjunto, y la única imagen que sí corresponde es la de Santa María de la Redonda (de acuerdo a la información del Museo de América). Agradeceré información que permita identificar de qué personaje mariano se trata (el adjunto), así como referencias sobre sus características iconográficas; datos relacionados con su historia, advocación, atributos y su aparición en la la pintura en América (periodo virreinal y posterior). Saludos. México

Respuesta: La imagen de Santa María la Redonda por la que preguntas y en la que se basa el cuadro que se encuentra en el Museo de América de Madrid, aunque no lo pareciera el significado de su curioso nombre de “la Redonda” tiene una explicación más sencilla de lo que parece.

Hacia 1524 llegan los primeros doce franciscanos a la recién conquistada ciudad de México por petición del conquistador Hernán Cortés, este grupo de franciscanos estaban al mando de fray Pedro de Gante, quien algunos biógrafos dicen era hijo de Maximiliano I de Habsburgo, emperador del Sacro Imperio Romano. Fray Pedro de Gante, reconocido como evangelizador y defensor de los indios, vio a bien fundar una capilla dedicada a la Asunción de María, aunque la construcción que actualmente se conserva es del siglo XVII, época en la que se reconstruyó en su totalidad el templo.

 Imagen de la Asunción de María, conocida como "Santa María la Redonda", venerada en su templo en la colonia Guerrero en la ciudad de México. Fotografía cortesía de Tacho de Santa María.

Imagen de la Asunción de María, conocida como “Santa María la Redonda”, venerada en su templo en la colonia Guerrero en la ciudad de México. Fotografía cortesía de Tacho de Santa María.

La imagen de la Asunción que preside el templo se cuenta que, originalmente, el sacerdote Rodrigo de Sequera trajo de España la cabeza y las manos, se las entregó al padre guardián del convento de los franciscanos y este se las mostró a una piadosa noble indígena, quien le pidió se las diera para mandar a esculpirle un cuerpo a la imagen, milagrosamente, al llegar la mujer a su casa con la cabeza y las manos, la estaban esperando tres escultores dispuestos a esculpir un cuerpo para la imagen, los escultores entraron en una habitación y al pasar tres días sin saber de ellos, la mujer entro en la habitación y su sorpresa fue encontrar la imagen de la Asunción terminada tal como la admiramos hoy, y los escultores habían desaparecido milagrosamente, por lo que muchas personas comenzaron a considerarla una imagen milagrosa y le pedían favores.

preguntasantoral_anticopia_articulo20151021

La curiosidad es que el templo, en su nave central, tiene una rotonda en forma de octágono, por lo que inmediatamente los indígenas comenzaron a llamarle ”Santa María la Redonda”, por ser el altar en el que estaba la imagen de una forma redondeada, y desde aquí tanto a la imagen como al templo se le quedó este nombre.

Debido a la gran devoción que suscitó la imagen en los primeros años, los franciscanos, cada año en la fiesta de la Asunción, hacían una procesión que iba desde el convento de san Francisco hasta el templo de santa María la Redonda, pero se cuenta que, en una ocasión, los clérigos seculares querían apropiarse del templo y quitárselo a los franciscanos, y decidieron impedir el paso de la procesión, al momento de llegar a mitad del camino los sacerdotes se opusieron a que esta continuara y a empujones tiraron a uno de los franciscanos, quien fue sostenido por el mismo fray Pedro de Gante, la situación fue tal que los indígenas, molestos por no dejar continuar la procesión y por la ofensa hecha a los franciscanos, hicieron escapar a los clérigos seculares tirándoles piedras y puños de tierra, y a parte de entonces ya nunca más hubo quien impidiera la procesión anual de la Asunción.

La rotonda del templo el cual le da nombre a esta advocación de "Santa María la Redonda".

La rotonda del templo el cual le da nombre a esta advocación de “Santa María la Redonda”.

Hay que decir que hace algunos años la imagen original se extravió y la sustituyeron por una de yeso, por suerte hace poco tiempo la imagen fue encontrada nuevamente arrumbada en un templo y se pudo identificar como Santa María la Redonda, la cual fue restaurada y devuelta a su templo original. La imagen antiguamente llevaba una palma en las manos como se muestra en el cuadro del Museo de América, este símbolo es particular de la Asunción y significa el triunfo de María, especialmente en el centro de México es común ver a las imágenes de la Asunción con este símbolo en las manos, aunque curiosamente actualmente la imagen de Santa María la Redonda ya no lo lleva.

Otra curiosidad de este templo es que al estar frente al famoso barrio de Garibaldi de la ciudad de México, es el templo por excelencia de los músicos, por lo que en su interior es venerada Santa Cecilia y cada domingo hay una misa amenizada con mariachis. Espero haber respondido satisfactoriamente a sus preguntas.

André Efrén

Enlaces consultados (20/10/2015):
– www.jornada.unam.mx/2004/07/11/034a1cap.php?origen=opinion.php&fly=2
– http://leyendascoloniales.blogspot.mx/2015/03/el-barrio-de-santa-maria-la-redonda.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora del Carmen de Catemaco

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora del Carmen de Catemaco.

Nuestra Señora del Carmen de Catemaco.

En el estado mexicano de Veracruz, existe una población llamada Catemaco la cual es célebre por dos motivos, el primero, desgraciadamente, es por la gran cantidad de practicantes del esoterismo y la hechicería que viven en ese sitio, y el otro motivo es el de este artículo, la imagen de Nuestra Señora del Carmen, patrona de la ciudad y diócesis. Sobre esta imagen se narran dos versiones, la legendaria que el pueblo cuenta de generación en generación, y la que se considera histórica que es la que esgrime la iglesia y los cronistas.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150716

La leyenda nos dice que en el siglo XVII la Virgen del Carmen se apareció a un pobre pescador llamado Juan Bautista Catamax en una cueva conocida como “El Tegal” a orillas de la laguna de Catemaco, donde encontró a la imagen y en la roca de esta misma cueva quedaron grabados los pies de la Virgen. Posteriormente la imagen fue llevada en procesión a San Andrés Tuxtla, cabecera municipal, pero a la siguiente mañana la imagen milagrosamente había regresado a la cueva de Catemaco, y aunque varias veces se la llevaron, el portento volvía a repetirse, por lo que se decidió dejarla definitivamente en el pueblo de Catemaco. (No está de más decir que este milagro se cuenta de muchas otras imágenes).

La Iglesia Católica y algunos cronistas prefieren una versión menos legendaria sobre la llegada de esta imagen, los datos nos indican que un par de religioso carmelitas procedentes de Puebla que iban rumbo al puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, en 1714 llevaban entre sus pertenencias la imagen de la Virgen del Carmen hecha en Valencia, España, pero al pasar por Catemaco, los torrenciales hicieron que el río creciera y no pudieron pasar, por lo que se quedaron un tiempo en ese lugar evangelizando a los indios, y rezando el rosario a la Virgen del Carmen cada tarde. Cuando los religiosos carmelitas decidieron emprender el camino de nuevo, los indios les suplicaron dejaran la imagen con ellos, a lo que los religiosos accedieron con la condición que le construyeran un templo, lo que poco a poco se fue volviendo realidad.

Cueva "el Tegal" a orillas de la laguna de Catemaco donde supuestamente se apareció la Virgen del Carmen.

Cueva “el Tegal” a orillas de la laguna de Catemaco donde supuestamente se apareció la Virgen del Carmen.

Los pobladores en 1719 comenzaron a construir una sencilla ermita para la Virgen del Carmen, que fue declarada parroquia en 1896, formando parte de la diócesis de San Andrés Tuxtla, no fue sino hasta el 15 de agosto de 1953 que se puso la primera piedra de la actual Basílica y que se concluyó en 1961 en estilo neoclásico. En 1955 el obispo Lorenzo Arteaga, sin avisar previamente, mandó a restaurar la imagen de la Virgen y en su lugar puso la imagen peregrina, debido a esto y pensando la gente que les habían robado su imagen intentaron linchar al obispo, por lo que el ejército tuvo que intervenir. En 1964 el Santuario de la Virgen del Carmen de Catemaco fue elevado a Basílica Menor y el 1966 la Virgen fue coronada pontificalmente. La Virgen del Carmen de Catemaco es, junto a San Andrés apóstol, la patrona de la diócesis de san Andrés Tuxtla.

En la Basílica de Catemaco se reúnen diferentes tipos de religiosidad entre las procesiones, cabalgatas y procesiones de la Virgen por la laguna, también se suelen ver yerberos que con manojos de plantas tratan de hacer limpias o personas dedicados al mundo esotérico que quieren hacer “curaciones” con la Virgen del Carmen, como entendemos pues todo esto contrario a la verdadera fe católica pero que es tolerado hasta cierto punto.

Vista de la fachada de la Basílica de la Virgen del Carmen de Catemaco, Veracruz.

Vista de la fachada de la Basílica de la Virgen del Carmen de Catemaco, Veracruz.

La Virgen del Carmen a través de los años ha recibido montones de ex votos en oro y plata, cadenas, medallas, milagritos y del mismo modo arreglos florales tanto en la Basílica como en la cueva en que supuestamente se apareció, debido a esto la imagen ha sufrido varios actos sacrílegos cinco en total, en una de ellos le fue robada la corona de oro que según la tradición le obsequio el general Álvaro Obregón en 1914. El pasado 12 de abril de este año en curso por la noche la Basílica del Carmen de Catemaco sufrió el peor de los robos y sacrilegios del que se tenga recuerdo, pues no sólo fueron robadas las joyas de la Virgen sino también la imagen del niño Jesús y la imagen de la Virgen fue mutilada quitándole los brazos y tirando su cabeza al suelo, hecho que causo indignación en todo el pueblo mexicano por ser una advocación tan querida, el día 16 del mismo mes de abril el obispo de san Andrés Tuxtla y todos los fieles católicos de la diócesis se unieron en un acto de reparación por el terrible sacrilegio cometido.

André Efrén

Bibliografía:
– Freyre, Gabriel, “La compañía de María”, Tomo 1, México, Apolo, primera edición, 2011.
– Martínez Mata, José, “La Virgen del Carmen de Catemaco”, México, s/ed, 2003.

Enlace consultado (23/06/2015):
– www.catemaco.info

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es