San Vitores de Cerezo: presbítero y mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

"San Vitores, natural del arzobispado de Burgos". Grabado ubicado en la obra de Lucas Antonio Güemes, "Historia de la vida, sepulcro, reliquias y congregación del ínclito mártir San Vítores". Burgos: Imprenta de Pascual Polo, 1849.

Pregunta: Deseo conocer la vida de San Víctor Presbítero y mártir, ya que no es posible encontrarlo con mi poco conocimiento sobre la búsqueda de internet, por mas que lo intento. Se trata de un Santo que fue decapitado por predicar. En el acto recogió su propia cabeza,  continuo hablando sobre lo que predicaba. De esta manera me interesa saber sobre su vida, ya que el sacerdote a que asistí a la ceremonia de su onomástica el día 26 de Agosto, pronunció esta versión sin extenderse mas sobre su vida y costumbres. Creo se trata de este Santo o bien de San Victorino no estoy muy seguro. Ruego me lo indiquen enviándome la respuesta a mi correo electrónico asignado y en donde lo puedo encontrar o bien el sistema a seguir para su localización por Internet. Soy entusiasta de la vida de los santos. Muy agradecido de antemano.

Respuesta: Por los datos que usted aporta, el San Víctor por el que usted pregunta es San Víctor (o Vitores) de Cerezo del Riotirón, del que realmente se sabe muy poco y lo poco que se sabe es más por leyendas que por la historia propiamente dicha, ya que ordenado por el obispo burgalés Don Luís de Acuña, en el siglo XVI fue redactada su historia por el humanista Andrés Gutiérrez de Cerezo. O sea, antes no se sabía nada, al menos por escrito.

Según este escrito,  Víctor (o Vitores, como se le llama en su pueblo), nació en Cerezo de Riotirón (Burgos) en una fecha no determinada entre los siglos IX-X. Se ordenó de presbítero pero las incursiones de los moros impedían su apostolado, por lo que se retiró a los montes de Oña viviendo como ermitaño durante siete años.

Entretanto, los moros iban a entrar en la población de Cerezo después de varios años de asedio ya que los habitantes, por falta de alimentos, estaban a punto de rendirse. En esto, un ángel se le apareció al eremita Víctor y le ordenó que fuese a su pueblo para liberar a sus vecinos.

Víctor obedeció, pero antes entró en el campamento de los moros a predicarle el evangelio a muchos cristianos que habían renegado, con el fin de que volviesen a la fe de Cristo. Fue arrestado y conducido ante el jefe del campamento que estaba aquejado por un fuerte ataque de gota: Lo curó e intentó convertirlo, pero fue hecho prisionero y como continuase predicando el evangelio dentro de la prisión, mandaron matarlo.

Víctor rogó que lo crucificaran y durante tres días permaneció en la cruz haciendo desde allí muchos milagros. Finalmente lo bajaron de la cruz y lo decapitaron en Quintanilla de las Dueñas. Él se levantó, cogió su cabeza con sus manos y se dirigió a su pueblo, Cerezo, donde realizó numerosos prodigios y dio instrucciones a sus conciudadanos para que resistieran.

Relicario de San Vitores. Parroquia de Fresno de Riotirón, Burgos (España).

Fue sepultado en una gruta en el valle de Cubilla, donde más tarde se construyó un pequeño monasterio para los monjes de Fresno. El día 20 de mayo de 1464, sus reliquias fueron llevadas a un convento de frailes dominicos que estaba entre Cerezo y Belorado. Poco tiempo después el convento pasó a manos de los frailes franciscanos.

Harold

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es