San Vladimiro el Grande, Knjaz de Kiev

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo ruso del Santo.

San Vladimiro (en ucraniano: Volodymyr, en antiguo idioma nórdico: Valdamarr), es llamado también como Svyatoslavich, (sucesor de su padre) y se le conoce tradicionalmente como “el Bautista de Kyivan-Rus”. Fue Gran Príncipe de Kiev ((958-1015), siendo el que introdujo la ortodoxia en su tierra. Había nacido alrededor del año 958 cerca de Pskov, siendo hijo del príncipe Svyatoslav, nieto de Santa Olga y padre de los santos Boris y Gleb. Su nombre, de origen eslavo, se compone de los elementos wlodi – “regla” y mir – “paz” (regla de paz).

Según la tradición eslava, en el año 969 Svyatoslav transfirió la capital a Perejaslavl y designó a Vladimiro como el gobernador de Novgorod, a Yarospolk en Kiev y a Oleg como gobernador de los Drevlianos (la “gente de los árboles”, es decir, del oeste de los bosques de Kiev). Pero después de la muerte de Svyatoslav en el 972, en el año 976 comenzó una guerra fratricida entre Yarospolk y Oleg, el cual, poco tiempo después, fue asesinado. A fin de no correr la misma suerte, en el año 977, Vladimir se vio obligado a huir junto a su pariente, Håkon Sigurdsson, príncipe de Noruega. Allí reunió a un ejército de Varegos y reconquistó Novgorod; poco después Yaropolk fue asesinado por dos varegos y Vladimir se convirtió en el “Knjaz” tanto de Novgorod como de Kiev. Durante treinta y cinco años, Vladimiro amplió las fronteras de Kyiv-Rus y la convirtió en un poderoso estado de la Europa del este.

Aunque cuando era niño fue educado por su abuela Olga, parece que en su juventud era un devoto pagano y erigió estatuas en las tierras que gobernaba a los antiguos dioses eslavos. Tuvo cinco esposas, siendo padre de once príncipes, siendo los más conocidos Svyatopolk I, Yaroslav el Sabio, Mstyslav y los Santos Boris y Gleb.
Cuando era Knjaz, recibió en su corte a numerosos mensajeros religiosos que le proponían abrazar su fe. Según las “Primeras Crónicas”, en el año 987, después de consultar con sus boyardos, Vladimiro decidió enviar emisarios a fin de investigar la vida religiosa de sus vecinos. En las “Crónicas de Néstor” hay una interesante referencia sobre este hecho. Reunidos con los musulmanes, los enviados sentían que no había alegría entre ellos, especialmente porque para ellos eran tabú las bebidas alcohólicas y la carne de cerdo y como Vladimiro decía que la bebida era la alegría de todos los rusos, ellos no podrían vivir sin ella. Envió también emisarios que se reunieron con los judíos y con los católicos, pero no se mostraron excesivamente impresionados.

Bautismo del Santo. Fresco de Vasnetsov en Kiev, Ucrania.

Estuvieron en Constantinopla y asistieron a la Divina Liturgia en la Catedral de Santa Sofía. Los enviados le dijeron a Vladimir que allí, no sabían si se encontraban en el cielo o en la tierra. Y así, en diciembre del año 987, el príncipe Vladimiro se bautizó en las orillas del Mar Negro, probablemente en Kherson, recibiendo el nombre de Vasili (Basilio), por el emperador Basilio II de Constantinopla, también conocido como “el asesino de los búlgaros”. Poco después, tomó como esposa a Ana, la hija del emperador, y se volvió a Kiev. Junto con él fueron algunos sacerdotes griegos que bautizaron a los habitantes de la capital el día 1 de agosto del año 988. Este día se conoce oficialmente como la fecha de la cristianización de los rusos (de la Rus). El resto de la población de la Rus se fue convirtiendo lentamente, a veces por la fuerza, a lo largo de varios siglos.

De todos modos, algunas fuentes árabes (Yahya de Antioquía, al-Rudhrawari, al-Makin, Al-Dimashqi, e ibn al-Athir), presentan de forma diferente la conversión de Vladimiro: el emperador Basilio II de Constantinopla en el año 987 se encontró en dificultades por las revueltas de Bardas Skleros y Bardas Phokas. Basilio pidió ayuda a la Rus de Kyiv, que hasta entonces era un enemigo y Vladimiro estuvo de acuerdo a cambio de tener un vínculo matrimonial. También aceptó convertirse al cristianismo y convertir a su pueblo a la nueva fe. Después del bautismo en el año 988, Vladimiro envió a seis mil guerreros y sitiaron la estratégica ciudad de Chersones Taurina en el 989, quitándosela a Bardas Phokas y dándosela de nuevo a Basilio.

Detalle del Santo en el Monumento al Milenio de la Cristianización de Kiev, Ucrania.

La conversión de Vladimiro fue un acto político, pero aun así, no hubo un cambio superficial en lo referente a la fe, porque Vladimiro cambió de vida y destruyó las estatuas paganas existentes en la Rus de Kyiv, reemplazándolas por iglesias cristianas. También trató de vivir en paz con sus vecinos y desde entonces, sólo tuvo una esposa. También se preocupó especialmente de los pobres, cosa inusual en aquellos momentos y trató de difundir el cristianismo más allá de sus fronteras. La “Primera crónica” dice que “él ordenó que todos los pobres y enfermos fueran a su palacio para recibir comida, bebida y dinero y para los que no pudieron ir, llenó unos carros con pan, carne, pescado y miel y los distribuyó por la ciudad”. En su capital, Kyiv (Kiev), en el año 989, construyó la Iglesia de los Diezmos en honor de la Dormición de Nuestra Señora y ayudó a la construcción de algunos monasterios en el Monte Athos. Después de la muerte de su esposa Ana en el año 1011, Vladimiro se casó con una princesa germana, hija del conde Kuno von Enningen.

En el último año de su vida, sus hijos Svyatopolk, establecido en Turov y Yaroslav el Sabio, que gobernó en Novgorod, desafiaron sus órdenes. Después de ser derrotado Svyatopolk, Vladimiro cayó enfermo siendo ya anciano y murió en Berestovo, cerca de Kiev, el día 15 de julio del año 1015. Fue sepultado en la Iglesia de los Diezmos y le sucedió su hijo Svyatopolk.

La veneración de San Vladimiro
El clero de la Rus empezó a venerar a Vladimiro debido al apoyo que prestó a la Iglesia, pero fue canonizado mucho más tarde. La mención más antigua existente de él como San Vladimiro, se encuentra en la “Crónica Hypatian” del año 1254, celebrándose por primera vez en el año 1263, el 15 de julio como el día de su fiesta (28 de julio de acuerdo con el calendario juliano). Existe una mención del año 1635 en la que se dice que su cuerpo no se había descompuesto, pero fue desmembrado distribuyéndose entre sus numerosas fundaciones sagradas que empezaron a venerarlos como reliquias.

Vista de un relicario del Santo venerado en Kiev, Ucrania.

La Iglesia Ortodoxa Rusa, cuando se refiere a San Vladimiro y a su abuela Santa Olga, los menciona como santos “iguales a los Apóstoles” y como el Gran Príncipe de Kiev. Su culto está muy extendido en Rusia, Ucrania y otros países eslavos, siendo considerado como el santo patrono de los ciegos y de los enfermos de la vista. Iconográficamente se le representa con vestimentas reales de color rojo, intercalado con diseños de oro y con una corona sobre su cabeza. En su mano derecha sostiene una cruz (en algunos iconos el tamaño de esta cruz es relativamente grande), llevando una espada en su mano izquierda. A veces, se le representa con un libro en la mano, el cual contiene una oración por su pueblo, recién bautizado.

Troparion (Himno) de San Vladimiro
¡Santo Príncipe Vladimiro, eres como un mercader que busca perlas finas. Mediante el envío de mensajeros a Constantinopla, a través de la fe ortodoxa, encontraste a Cristo, que es la perla preciosa. Él te ha elegido para ser otro Pablo, llevándose en el bautismo la ceguera física y espiritual. Nosotros celebramos tu memoria, pidiéndote que ruegues por todos los cristianos ortodoxos y por nosotros, tus hijos espirituales!

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es