Nuestra Señora la Virgen Conquistadora

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Ntra. Sra la Conquistadora (Puebla, México).

La imagen:

Es una imagen muy pequeña -apenas un poco mas de 42 centímetros- de talla española; sus características y marcada desproporción permite suponer que data del siglo XV. Su cara es de un moreno andaluz, su manto azul bordado en oro, de túnica blanca con recamados dorados, y corona de áureo metal. Está de pie, revestida con su propia túnica y manto de madera, es decir, de talla. Sostiene la figura de su Divino Hijo. Tanto la Madre como el Niño Jesús, presenta una cabeza mucho mayor que el cuerpo, algo común en las tallas de corte gótico.

Fernández de Echeverría nos la describe de este modo: “Tiene la santa imagen un codo de alto, lleva a su Divino Hijo en el brazo diestro y un cetro en la mano siniestra, aunque esta vestida de la misma talla, dorada y pintada…. Le sobreponen vestidos estofados de oro y plata, y su manto tendido desde los hombros con proporcionada falda, y le adornan con alhajas de que la han hecho donación los devotos, esta sobre una peana de plata y colocada en el centro del retablo principal de la capilla…” Acertada descripción de este personaje del siglo XVIII, de la cual ya no existe nada de la magnificencia de antaño, solamente la imagen de la Santa Señora en un nicho de plata que eclipsa su antiguo esplendor.

Historia:

Este titulo de la Madre de Dios se refiere a la maternal protección que obtuvieron los colonizadores europeos en la Conquista, pues ella fue la verdadera Conquistadora de estos Reinos.
La Virgen Conquistadora era conocida primero como Virgen de los Remedios. De acuerdo a tradiciones muy antiguas, la imagen se encontraba en el monasterio de la Rábida (España). Los futuros conquistadores la pidieron en donación al prior para que dicha imagen los acompañara en su conquista y toma de posesión del Nuevo Mundo ya que el Sumo Pontífice Alejandro VI con la Bula Apostólica “Inter cetera” del año 1492 ha entregado América a los Reyes Católicos para evangelizar.

Cortés conoció a la Virgen de los Remedios en Cozumel. Los historiadores citan esta frase que pronunció Hernán a Alvarado que llevaba precisamente la imagen: «Tu Virgen será la CONQUISTADORA y ella nos dará valor en las peleas y confianza en la victoria». Vuelven los historiadores: «Desde entonces la Virgen CONQUISTADORA acompañó a Cortés en lo más culminante de sus batallas, en las horas de incertidumbre y en los triunfos» Todo sucedía en el año de 1519. A la Virgen Conquistadora le fueron atribuidos muchos hechos extraordinarios: victorias en los combates, remedio a las sequías, en fin, cuantos buenos deseos le fueron implorados y que ella habría de satisfacer. Cortés donó la imagen de la Conquistadora a los tlaxcaltecas, quienes habían participado con él y sus soldados en la toma definitiva de la Gran Tenochtitlán.

La Virgen Conquistadora con el cuerpo incorrupto del Beato Sebastián de Aparicio.

Un dato decisivo, lo narra Salazar Monroy. Cuando llegaron los primeros misioneros franciscanos, se hospedaron en la casa de Maxixcatzin, y ahí supieron que la Virgen que había traído Cortés, se encontraba en Atlihuetzía. Don Gonzalo Acxotecatl Cocomitzin, vasallo de Ocotelulco quien fue uno de los guerreros aliados que ayudaron a Cortes en el Sitio de la Caída de Tenochtitlán. En prueba de amistad y agradecimiento, el Capitán extremeño la entregó a Acxotecatl, quien se bautizo con el nombre de su padrino, Gonzalo de Sandoval.
El bravo tlaxcalteca solía sacarla a relucir en los nexcuitillis –bailes rituales festivos- empuñándola como trofeo, por que efectivamente así la consideraba. Aparentemente los religiosos no dieron importancia a la noticia, pero comisionaron a Fr. Juan de Rivas para que al volver a Tlaxcala la recogiera, lo que así hizo, pues se la llevó a Chocamán y de ahí la trajo a Puebla al Convento de la Impresión de la Llagas de San Francisco.

En su capilla estaba ya la santa Imagen desde antes de 1582, cuando el templo mayor del referido convento concluía. Justamente en dicho año, el superior Fray Diego Rangel hizo las gestiones de un proceso jurídico para probar la autenticidad de la imagen de la Virgen Conquistadora, logrando un Testimonio Juramentado. Esta es la conclusión que también es corroborada por Salazar Monroy. «Practicada la Información Jurídica para determinar sobre la autenticidad de Virgen María la Conquistadora, por los testigos que previo juramento declararon, se llegó a la conclusión de que esa Virgen, después de que se la llevó Fray Juan de Rivas a Chocamán, la trajo a Puebla, donde se la entregó a los hermanos religiosos de su Orden, quienes la han conservado hasta la fecha». El parte del documento literalmente dice:

“En la mui Noble e Mui Leal Cibdad de Tlaxcallan desta Nueba España, a 29 dias del mes de agosto de 1582 años el Ylustre Señor Alonso de Naba Alcalde Maior desta cibdad e su provincia por su mgd e por prescencia de mi el prescente Escriuano perscio el mui reverendo padre fray diego Rangel el guardian del conbento del bien abenturado e cerafico señor san francisco desta dha cibdad al qua lio el perscente escriuano doi fee que conozco e dixo que a los rreligiosos desta dha horden como a primeros pobladores de la Yglesia de Dios en esta dha nueva spaña conviene aueriguar e prouar de cómo una imagen de la serenissima reyna de loa angeles la virgen sacta Maria madre de Dios q. Don hernado Cortes marques del Valle capitán general e descubridor que fue desta dha nueva Spaña e la cavo la dio a don goncalo acxotecatl cocomitzi yndio capitan e principal desta dha cibdad por la muncha amistad que le tenia por aver seydo tan leal e amigo e heverle aiudado tamvien a la dha conquista para que la truxe sea esta dha cibdad por ser la primera desta dha nueva España donde se predico el sacto Euangelio e de como el dho don goncalo la truxo a esta dha cibda de la tubo en su poder mucho tiempo e para q se sepa q esta dha ymagen es la q esta al prescente en la cibdad de los angeles (Puebla) en el monesterio de la dha horden e lo firmo de su nombre fray diego Rangel. E por el dhoseñor alcalde maior bisto dho pedimento dixo que prescente los testigos de q se pretende aprouechar q su mrd esta presto de esaminarlos e se de por testimonio. Alonso de Naba. Paso ante mi, toribio de Medina Viya escriuano de su mgd”.

Retablo del Altar Mayor de la Capilla de la Virgen Conquistadora. Puebla, México.

Al concluirse iglesia Mayor, la capillita deslucía mucho, siendo demolida, comenzándose otra nueva para albergar a la imagen tan importante. Se dice que era tanto el fervor que inspiraba, que desde Tlaxcala acudían albañiles y peones, para trabajar por tandas, sin cobrar un solo centavo. La Cofradía que organizaron los franciscanos en la ciudad, fue tan importante y extendida como la del Rosario de los dominicos, llegando a contarse hasta cinco mil cofrades, mismos que cooperaron para el mayor lucimiento de su Reina y Señora. No se sabe bien la fecha de conclusión, pero la Santa Imagen fue colocada, con el beneplácito de todos, dentro de un nicho de plata y joyas, que tenia la forma del águila imperial bicéfala, emblema de la Casa de Austria, a la que pertenecían los soberanos españoles de ese tiempo. Este albergue argentífero tuvo un costo de tres mil pesos de oro.
En esta capilla fue puesto a la veneración de los fieles poblanos, el cuerpo incorrupto del Beato Sebastián de Aparicio, por la gran respuesta y el fervor hacia dicho personaje, que después de su beatificación en 1789 por el Papa Pío VI, los franciscanos y el pueblo prácticamente cambiaron la advocación y nombre de la capilla.

La Virgen Conquistadora se encuentra en el momento presente en el altar de la hoy Capilla del Beato Sebastián de Aparicio, (a pesar de la gran popularidad del Beato, la Capilla sigue teniendo canónicamente la advocación y titulo de «Nuestra Señora la Conquistadora») cobija su urna. Esta dentro de un arca de plata, rodeada del águila con dos cabezas y sobre esta una corona imperial. Don José Rivero Carballo con permiso del padre Fray Matías Campazas en 1948 analizo la imagen y dice que en la espalda, sobre el manto tiene escrito este verso: «EL ARCA DEL TESTAMENTO/ ES FIGURA DE MARIA/ LA LEY ESCRITA TENIA/ EN ELLA SU FUNDAMENTO. / LA LEY DE GRACIA SU ASIENTO/ TUVO EN MARIA, MI SEÑORA/ PUES DE ELLA FUE FUNDADORA/ Y EN AQUELLA GRANDE HAZAÑA/ ARCA DE LA NUEVA ESPAÑA.» Es por todo esto, una imagen histórica, además de los episodios de que fue testigo, por ser la mas antigua imagen cristiana documentada en el país.

Tacho de Sta. María

Bibliografía:

Felicidad de México. Fausto Zerón- Medina. Editorial Clío. México D.F. 1995.
Las Iglesias de la Puebla de los Ángeles. Eduardo Merlo Juárez / J. Antonio Quintana Fernández. UPAEP /Secretaria de Cultura del Estado de Puebla. Puebla, Pue. 2001.
Ciudad de los Ángeles. José Rivera Carballo. México, 1967.
Descripción de la Prov. del Sto. Evangelio en la Indias, en la Indias Occidentales que llaman Nueva España. Varios autores. Imprenta Mexicana. México, 1947.

Otras fuentes:

– Ciclo de Conferencias: “Imágenes Marianas en la Nueva España, Memoria y Permanencia”. Día 7 de Julio de 2011: “Una conquistadora, varias efigies”. Ponente: Mtra. Denise Fallena Montaño. Biblioteca Franciscana/UDLAP. Convento Franciscano de San Gabriel Arcángel, San Pedro Cholula, Puebla.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es