Problemas para comentar

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Acabamos de recibir el aviso de que no es posible comentar en el blog. Este problema afecta únicamente a los usuarios que no han iniciado sesión en el blog, por lo que tienen que superar las pruebas anti-spam que son el origen del problema.
Estamos investigando el problema y esperamos tenerlo solucionado esta misma tarde.

No es la primera vez que esto sucede, y el motivo es que los sistemas anti-spam son delicados, ya que los robots de spam cada vez son más sofisticados. Nos vemos en la obligación de añadir a nuestro blog estos sistemas anti-spam debido al gran número de comentarios spam que entraron en este blog cuando no los teníamos.
Esto genera una evidente molestia a los usuarios al tener que introducir el código alfanumérico captcha. El modo de evitar estas molestias es registrarse en nuestro blog e iniciar sesión antes de comentar, ya que así podréis comentar de una forma directa y sencilla.

Recordamos y recomendamos una vez más iniciar sesión antes de comentar en el blog. De este modo siempre podréis comentar, aunque haya un problema similar al que tenemos en este momento, a la vez que os resultará mucho más sencillo.
Recordaros que podéis iniciar sesión haciendo clic en Acceder, en el menú de la derecha, e introduciendo vuestro usuario y contraseña.

Cordiales saludos


ACTUALIZACIÓN:
El problema ya está solucionado. A modo de facilitar a los usuarios una vía de comunicación con los administradores para informar de cualquier problema que encuentren. Se trata de un nuevo formulario de contacto que avisará directamente a los administradores, para agilizar la detección y solución de errores. Lo podeis encontrar bajo la pestaña Contacto, en Informar de un problema.

Espero que hagais uso de este sistema para ser nuestros ojos en caso de que algo no funcione como debería

Insistir una vez más en que lo más cómodo es que inicieis sesión antes de comentar

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Martyrium: las mártires de la pureza

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de Santa María Goretti en la galería de Santos del Santuario de San Girio, Potenza Picena (Italia). Fotografía: Damiano Grenci.

Con este apelativo se conoce a un grupo de mártires (todas mujeres) que responden al perfil de mujer joven asesinada brutalmente durante un intento de violación (la Iglesia las engloba dentro de la causa martirial in defensum castitatis, “en defensa de la castidad”, grupo creado recientemente). El término fue acuñado a principios del siglo XX, cuando se hizo famoso el terrible caso de Santa María Goretti, una niña campesina italiana que había sido brutalmente masacrada por su joven vecino cuando ella rechazó primero el acto sexual, y luego se resistió enconadamente a la agresión. Sin embargo, este término de mártires de la pureza resulta un tanto impreciso en muchos casos, incluso inadecuado, por una serie de razones que, desde mi estricta opinión personal, expondré a continuación:

1. El término “mártires de la pureza” excluye a todas aquellas santas nacidas antes de María Goretti que fueron también asesinadas en un intento de violación. Semejante exclusión es injusta e incomprensible, pero es un hecho aunque muchos lo desconozcan. Se podría corregir incluyéndolas, pero esto parece complicado tratándose de santas muy antiguas, y algunas casi legendarias: Santas Eutalia, Dula, Eufrasia de Nicomedia, Domnina y sus hijas Verónica y Proscudia, Pelagia de Antioquía, Irene de Tesalónica, Saturnina de Arrás, Belina de Landreville, Tomaide de Egipto, Solangia de Bourges, Úrsula y compañeras, Sofía de Fermo, Laura de Constantinopla y compañeras trinitarias mártires; y las Beatas Margarita de Lovaina (2 de septiembre) y Marquesina Luzi.

Hay una tendencia, actualmente en boga, que pretende considerar a Santa Inés de Roma como la primera mártir de la pureza. Esto es incorrecto, probablemente algo devocional y piadoso nacido de los bellos escritos de San Ambrosio y otros autores al exaltar el candor de una niña virgen. Pero no es una mártir de la pureza, ni de serlo de facto, estaría incluida dentro de ellas, por ser anterior a María Goretti. Inés fue víctima de un proceso judicial romano basado en el edicto de persecución a partir de la denuncia de un prometido rechazado, si es que damos su legendaria historia por cierta. Pero las causas de su martirio no tendrían en principio nada que ver con la defensa de la pureza ni de la castidad, aunque así lo diga San Ambrosio, porque se trata de otro contexto histórico.

2.- El término “mártires de la pureza” excluye sistemáticamente a los varones, por entender que sólo la mujer tiene una integridad física y sexual que proteger (este concepto, ya se ve, es machista y perjudica tanto a ellas como a ellos). Existen algunos santos varones que fueron martirizados por rechazar el trato sexual, aunque no en un intento de violación, se ha de hacer notar: San Pelayo de Córdoba y San Carlos Lwanga, junto con sus compañeros, mártires de Uganda.

3.- El término “mártires de la pureza” excluye a todas aquellas mujeres de vida ejemplar que murieron en un intento de violación, aunque al ser esposas, viudas o madres de familia, no son vírgenes, pero también fallecen en la defensa de la integridad física, que tampoco es exclusiva de la virgen. Me consta que algunas mujeres entre las mártires de China y Japón, y otras de la Guerra Civil Española, responderían a este perfil.

Detalle de una estatua de la Beata Albertina Berkenbrock, virgen y mártir brasileña, con los atributos de pureza y martirio.

4.- Por último, aunque esto ya no lo digo yo, tanto desde algunos colectivos feministas como desde dentro de la propia Iglesia hay voces que sugieren que el término “mártires de la pureza” es anticuado y han propuesto denominaciones alternativas como “mártires de la integridad física” o “mártires de la dignidad de la mujer”, que no han prosperado hasta la fecha. El caso de la Beata Pierina Morosini, que sí llegó a ser violada antes de la muerte, tendría algo que decir al respecto. Hoy en día los partidarios de estas propuestas más modernas enfocan el martirio de estas personas como una defensa de la dignidad y de la integridad física más del hecho simplemente virginal y casto de la cuestión. Creen, y probablemente con razón, que esto calaría más entre la gente en el mundo actual en el que vivimos, que el ancestral tópico de la defensa de la virginidad como el (casi) único bien valioso de una mujer.

Pero vamos a ver concretamente las que sí están consideradas como mártires de la pureza: Santa María Goretti, Beatas Pierina Morosini, Antonia Mesina, Albertina Berkenbrock, Teresa Bracco, Lindalva Justo de Oliveira, Karolina Kozkówna, Marie-Clémentine Anwarite Nengapeta, Siervas de Dios Josefina Vilaseca, Concetta Lombardo, Santa Scorese, Marisa Porcellana, María Vieira, Angelina Zampieri, Marisa Morini, María de San José Parrá Flores, Coleta Meléndez Torres, Elena Spirgevidutè, Anna Kolesarova, Bodi María Magdolna, Verónica Antal, Isabella Cristina Mrad Campos, María Israel Bogotá Baquero, Bárbara Umiastauskaite, Marta Obregón Rodríguez, Esmeralda Rebenaque Rebenaque, y seguramente muchas más que desconozco.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es