Nuestra Señora de Guadalupe: reina de México y emperatriz de América (V)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen del Templo de San Nicolás de Bari, en Sevilla, España, obra del pintor novohispano Juan Correa del siglo XVII.

Imagen del Templo de San Nicolás de Bari, en Sevilla, España, obra del pintor novohispano Juan Correa del siglo XVII.

El culto guadalupano se extiende por el mundo
Desde épocas tempranas el culto a la Virgen de Guadalupe de México se comenzó a extender fuera del territorio de la Nueva España, pasando tanto a Europa a través de España como a Centro y Sudamérica.

En Estados Unidos la devoción entró desde Texas debido a que este territorio en un principio perteneció a México y desde 1731 hay registros de la devoción guadalupana en aquel sitio y de la fundación de una parroquia bajo su patrocinio y la fiesta del 12 de diciembre era una de las más celebradas en ese territorio. Del mismo modo en California, hacía 1770 el beato Junípero Serra puso en veneración una imagen de la Virgen de Guadalupe en la misión de San Carlos.

Actualmente el culto a la Virgen de Guadalupe en Estados Unidos se ha ido incrementando debido a la constante migración de mexicanos hacia el país del norte; en especial es celebrada en la catedral de San Patricio en Nueva York, a la cual además cada año es enviada desde la Basílica de Guadalupe en México una imagen peregrina de la Virgen y de San Juan Diego que es recibida entre grandes celebraciones por parte de la comunidad latina cada 12 de diciembre. En 1945 una imagen de la Virgen de Guadalupe fue coronada el Filadelfia debido a la gran devoción a la imagen y proliferación de cofradías guadalupanas de mexicanos.

En América Latina la Virgen de Guadalupe está presente en la mayoría de los países: en mayor o menor grado en Perú por ejemplo tal parece que su culto se difundió desde el siglo XVII, pues que el virrey conde de Alba de Liste, anteriormente había sido virrey de Nueva España y quiso llevar la devoción guadalupana consigo hasta el virreinato del Perú, al grado que la armada la eligió como su patrona. La devoción a la Virgen en Lima en especial se ha difundido mucho siendo celebrada particularmente en el templo de San Francisco de Asís donde se encuentra el sepulcro de San Francisco Solano y en el convento de Santo Domingo, se venera una imagen suya, lugar en el que viviera San Martín de Porres y se conservan las reliquias de Santa Rosa de Lima.

Imagen de Nuestra de Guadalupe venerada en su Basílica en Santa Fe, Argentina.

Imagen de Nuestra de Guadalupe venerada en su Basílica en Santa Fe, Argentina.

En Argentina la Virgen de Guadalupe tiene gran devoción desde el siglo XVIII, en Santa Fe donde es venerada y donde se narra una leyenda muy particular. Tal parece que fue un mercedario de nombre Miguel Sánchez, devoto de la Virgen de Guadalupe, quien llevó la devoción a Santa Fe. Según narra la leyenda le tenía especial devoción pero no tenía ninguna imagen suya y deseaba fervientemente tenerla y en una ocasión hojeando unos libros encontró una sencilla estampa de la Virgen de Guadalupe, entonces le pidió a su superior que le dejara salir a buscar un marco adecuado para la imagen a lo que el superior accedió. Al salir de la portería de repente apareció una mujer que le obsequió un maravilloso marco dorado que le quedaba exacto a la estampa. Después de esto a la mujer no se le volvió a ver y muchos pensaron que había sido la misma Virgen quien había traído un marco para su estampa.

Posteriormente el padre Miguel Sánchez colocó el cuadro guadalupano en una pequeña ermita dedicada a la Virgen de la Merced y en aquella ermita se celebró la primera misa del lugar dedicada a la Virgen de Guadalupe.

Algunos años después el culto estaba siendo olvidado, pero un ermitaño de nombre Francisco Javier de la Rosa se encargó de reconstruir la ermita, de aumentar la devoción guadalupana y el mismo construyó el retablo del templo. Debido al aumento de la devoción fue necesario reemplazar la pequeña estampa por una escultura la cual fue encargada a España y es una Inmaculada de tez clara que fue modificada para ser similar a la Guadalupe mexicana con un manto más barroco. Esta imagen, que aun se venera, es probablemente del siglo XIX pero se piensa que podría ser más antigua. Hacia 1899 S.S. León XIII declaró a la Virgen de Guadalupe como “Titular y Patrona principal de la diócesis de Santa Fe” y en 1928 se le concedió a su santuario el título de Basílica.

En Guatemala y debido a que durante el periodo colonial fue parte del virreinato de la Nueva España su culto está muy extendido. En 1680 ya existía una capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe y durante el siglo XVIII se le declaró patrona de la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.

De la misma manera, en Uruguay la Virgen de Guadalupe es la titular de la diócesis de Canelones; su veneración comenzó cuando el indio Santos Pérez Llamac trajo una escultura de madera de la imagen guadalupana desde Cuzco, Perú.
En La Habana, Cuba, tuvo una parroquia dedicada a ella donde fue coronada y se le derramó una lluvia de pétalos de flores llevados desde México para tal evento.

Imagen de la Virgen de Guadalupe, venerada en su Santuario en Guatemala.

Imagen de la Virgen de Guadalupe, venerada en su Santuario en Guatemala.

En Europa como ya mencioné al principio, el culto empezó en España y particularmente en Sevilla. Allí es donde hasta la actualidad tiene más devoción esta imagen mexicana. En los primeros siglos se llegaron a venerar imágenes de la Virgen hasta en ocho sitios diferentes en Sevilla: en los conventos de San Leandro, Santa Paula, Santa Ana, Santa Teresa y los templos de San Nicolás, San Onofre, Santa María la Blanca y de San Martín. Un famoso sevillano devoto de la Virgen de Guadalupe fue sin duda el virrey de Bucareli; fue tanto su afán por propagar la devoción a la Virgen, que cuenta la leyenda que cuando falleció, la Virgen de Guadalupe de los diversos retablos de Sevilla lloraron lagrimas.

Del mismo modo se veneran imagen de la Virgen de Guadalupe en varias localidades españolas: se conserva un cuadro en la Colegiata de San Isidro en Madrid, en el Santuario de la Macarena en Sevilla y es famoso un Santuario construido a instancias de San José María Escrivá.

Tan usual fue el traslado de imágenes guadalupanas al viejo mundo que se le nombro “La Guadalupana” al armario situado en la cámara del almirante en la nave capitana, en el que siempre viajaba la Virgen de Guadalupe.

En Italia la devoción guadalupana se difundió especialmente al ser expulsados los jesuitas de la Nueva España y refugiarse en aquel país, en especial el jesuita e historiador Francisco Javier Clavijero, que fue de los principales difusores del culto. Se dice que en Roma en el templo de San Nicolás in Carcere, se resguarda una imagen guadalupana del siglo XVIII que dice al calcé que abrió los ojos durante varios días ante la presencia de muchas personas. Recientemente el papa San Juan Pablo II inauguró en las grutas vaticanas, junto a la tumba de San Pedro una pequeña capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe de México.

Se veneran imagen de la Virgen de Guadalupe de México, en Notre Dame en Paris, en Elvas, Portugal y en Geertruidenberg, Holanda. Debido a los misioneros españoles y mexicanos el culto a Guadalupe desde épocas coloniales se difundió por Asía siendo muy venerada en Nagasaki, Taiwán, Hong Kong y Macao; en la India en 1969 se levantó el primero templo dedicado a la Virgen de Guadalupe. En Israel en la Basílica de la Anunciación existe un mosaico de Nuestra Señora de Guadalupe.

En Filipinas, la devoción a la Virgen de Guadalupe es muy temprana debido a que en un principio religiosamente dependió de la arquidiócesis de México-Tenochtitlán. Por lo cual su veneración viene desde el siglo XVII, siendo venerada especialmente en Manila en el Santuario del Nazareno negro donde en el 2012 se obsequió y fue entronizada una réplica del ayate de San Juan Diego, debido a que la que era venerada en aquel sitio fue destruida en 1945 por una bomba y en Cebú donde tiene un Santuario; el 16 de julio de 1935 S.S. Pío XI declaró a la Virgen de Guadalupe como patrona de Filipinas.

Capilla de la Virgen de Guadalupe en las grutas vaticanas.

Capilla de la Virgen de Guadalupe en las grutas vaticanas.

En África su culto es un poco más reciente y es debido a los misioneros mexicanos. En Nairobi existe un Santuario dedicado a ella.

Como se puede apreciar el culto a la Virgen de Guadalupe de México desde épocas muy tempranas se ha extendido alrededor del mundo teniendo especial auge en América Latina, lo que le valió ser nombrada “Emperatriz de América” por los pontífices.

André Efrén

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es