Las Iglesias Bizantinas y el Rito Bizantino (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Su Beatitud Hieronymos II, arzobispo de Atenas y de toda Grecia y Primado de la Iglesia Ortodoxa Autocéfala Griega.

Su Beatitud Hieronymos II, arzobispo de Atenas y de toda Grecia y Primado de la Iglesia Ortodoxa Autocéfala Griega.

Siguiendo con el esquema de los dos primeros artículos de esta serie, tratemos hoy, aunque sea de manera somera, de las principales Iglesias ortodoxas autocéfalas.

La Iglesia Ortodoxa de Grecia
Tuvo su origen en la revolución griega del 1821 contra la dominación turca, revolución que obtuvo sus frutos diez años más tarde cuando Grecia obtuvo la independencia. Como la Iglesia Ortodoxa jugó un importante papel en esta revolución, los turcos ajusticiaron a San Gregorio V, que era el Patriarca de Constantinopla y a un numeroso grupo de obispos y metropolitas. Es por esto por lo que en el año 1833, para no depender exclusivamente de Constantinopla – que no nos olvidemos está en Turquía -, la Iglesia griega se declaró autocéfala, poniéndose bajo la autoridad de un sínodo de cinco obispos. Esta autocefalía fue reconocida por el Patriarca de Constantinopla en el año 1850.

En la guerra de los Balcanes de 1912, Grecia recuperó algunos territorios que estaban bajo dominio turco, extendiendo a ellos su Iglesia mediante un acuerdo con el Patriarcado Ecuménico. Debido principalmente a la insularidad del país, las diócesis griegas tienen la peculiaridad de que son muchas y muy pequeñas; valga como ejemplo decir que en el año 1993, o sea, hace solo veinte años, el Santo Sínodo estaba compuesto por ochenta y un obispos, lo que quiere decir que había otras tantas diócesis. Actualmente, su cabeza visible es Su Beatitud Hieronymos II, arzobispo de Atenas y de toda Grecia y Primado de la Iglesia Ortodoxa Autocéfala Griega. La web de esta iglesia es ésta.

Pero dentro del territorio griego existen otras dos jurisdicciones eclesiásticas ortodoxas: la correspondiente al arzobispado de Creta, que aunque es autónomo no es autocéfalo y depende de Constantinopla y la Iglesia del Dodecaneso, que a todos los efectos, sigue perteneciendo al Patriarcado de Constantinopla.

Asimismo, existe otra Iglesia ortodoxa, tenida por cismática, que estuvo formada por tres obispos que se opusieron a adaptarse al calendario gregoriano y siguen con el juliano. Al morir el último de estos obispos en el año 1955, pasó a depender de otra iglesia rusa disidente, quien consagró a nuevos obispos para que continuase existiendo con su propia jerarquía. Es una Iglesia muy minoritaria.

Su Beatitud Chrysostomos, arzobispo de Nea Justiniana y de todo Chipre.

Su Beatitud Chrysostomos, arzobispo de Nea Justiniana y de todo Chipre.

Iglesia Ortodoxa de Chipre
Fue el Concilio de Éfeso en el año 431 quién le concedió la autocefalía a la Iglesia de Chipre. Desde entonces, esta Iglesia está presidida por un arzobispo que es elegido por todos los obispos chipriotas. En el siglo VII, cuando los árabes invadieron la isla, el emperador Justiniano II evacuó a toda la población cristiana y la asentó en una localidad en los Dardanelos, donde fundó la ciudad denominada Νέα Ιουστινιανής; es por eso, por lo que el arzobispo de Nicosia asume el título de arzobispo de Nea Justiniana y de todo Chipre.

Gracias a la victoria de Nicéforos Focas sobre los árabes en el año 965, los cristianos volvieron a la isla, pero desarrollándose entre ellos un sentimiento antibizantino, debido a la opresión que ejercía sobre ellos la estructura del imperio. Durante la III Cruzada, Ricardo Corazón de León, conquistó Chipre y regaló la isla al rey de Jerusalén. De este modo, la Iglesia latina inició una cierta influencia sobre la Iglesia chipriota. Esto último se consumó con una bula papal de Alejandro IV, fechada en el año 1260. Desde mediados del siglo XIII hasta que la isla cayó en poder de los turcos en el año 1571, Chipre estuvo sometida a una serie de luchas entre Venecia y Génova, que competían entre si por el dominio sobre la isla, debido sobre todo a su situación geográfica, crucial para el comercio en el Mediterráneo.

En el 1925 los turcos cedieron Chipre a Inglaterra, originándose determinados hechos que tuvieron como resultado la independencia de la isla en el año 1960 bajo la presidencia del arzobispo Macarios. Esto originó un incidente eclesiástico, pues tres metropolitas depusieron al arzobispo de su cargo con el argumento de que era incompatible con su status como presidente de la república. A raíz de esto, se convocó un sínodo extraordinario compuesto por los obispos pertenecientes a los Patriarcados de Alejandría, Antioquía y Jerusalén, así como por el Arzobispado de Atenas, que resolvieron la cuestión a favor de Macarios, deponiendo a los tres obispos disidentes. Con posterioridad, como sabemos, se desarrollaron otros luctuosos eventos que han traído como consecuencia la partición de la isla en dos comunidades.

Su Beatitud Chrysostomos, arzobispo de Nea Justiniana y de todo Chipre, que tiene su residencia en Nicosia, es el cabeza visible de esta Iglesia. Su web es ésta.

Su Eminencia Damianos I Samartsis, arzobispo del Sinai, Faran y Raitho.

Su Eminencia Damianos I Samartsis, arzobispo del Sinai, Faran y Raitho.

Monasterio autónomo y archidiócesis del Sinaí
Desde los primeros siglos del cristianismo, algunos monjes se instalaron a los pies del Monte Sinaí, donde Yahvé dio su ley a Moisés. Como esta era una zona aislada y los monjes eran frecuentemente atacados, el emperador Justiniano I decidió fortificar el monasterio allí construido, alrededor del cual se instalaron una serie de familias que estaban al servicio del monasterio.

En un principio, este monasterio no era bizantino, sino que en él estaban instalados monjes coptos, sirios, latinos, etíopes y armenios, siendo el más famoso de todos ellos San Juan Clímaco, que vivió en el siglo VII. Aunque los árabes, normalmente, siempre han sido tolerantes con este monasterio, esto no ha impedido que muchas veces haya sido atacado por grupos de forajidos, que lo han saqueado en más de una ocasión y que provocaron la huida de los monjes hacia Egipto. Finalmente, el monasterio fue puesto bajo la jurisdicción del Patriarcado de Jerusalén, formando parte de la diócesis de Faran.

En el año 681, el obispo de Faran fue depuesto por hereje (monotelita) y la sede episcopal fue transferida al monasterio, asumiendo desde entonces los egumenos del Sinai el título de obispos de Faran. En el año 1575 el Patriarca de Constantinopla concedió al arzobispo del Sinai un status especial de autonomía, siendo esto confirmado a finales del siglo XVIII. En la actualidad, el egumeno-arzobispo es elegido por los monjes ancianos del monasterio, recibiendo la consagración episcopal de manos del Patriarca de Jerusalén. Este es el vínculo que une a este monasterio y a este patriarcado. Como todos sabemos, en este monasterio está sepultada Santa Catalina de Alejandría. El abad-arzobispo actual es Su Eminencia Damianos I Samartsis, quién ostenta el título de arzobispo del Sinai, Faran y Raitho. Su web es ésta.

Iglesia Ortodoxa de Finlandia
El cristianismo fue llevado a Finlandia por unos misioneros latinos a través de Suecia, aunque a una parte del país – a Karelia concretamente – llegó por medio de unos monjes bizantinos del monasterio ruso de Valaam. En el año 1617, Karelia pasó a manos de los suecos y los ortodoxos fueron perseguidos por los luteranos, pero los rusos la recuperaron en el año 1721 e incluso el zar de Rusia, conquistó todo el país en el año 1809. Desde finales del siglo XIX, los finlandeses ortodoxos empezaron a usar su lengua en la liturgia y cuando Finlandia se independizó en el año 1917, los finlandeses ortodoxos se enfrentaron al Patriarcado de Moscú, quién finalmente reconoció su autonomía en el año 1921. Dos años más tarde, la Iglesia de Finlandia se puso bajo la protección del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

Su Eminencia Leo Makkonen, arzobispo de Karelia y de toda Finlandia.

Su Eminencia Leo Makkonen, arzobispo de Karelia y de toda Finlandia.

La Iglesia Ortodoxa de Finlandia no es una iglesia autocéfala propiamente dicha, teniendo la obligación su arzobispo de ser consagrado por el Patriarca Ecuménico. Actualmente, su cabeza visible es Su Eminencia Leo Makkonen, arzobispo de Karelia y de toda Finlandia. Su web es ésta.

Iglesia Ortodoxa del Japón
Fue fundada en el año 1861 por San Nicolás Kasatkin, sacerdote ruso que se convirtió en el primer obispo ortodoxo del Japón, quién antes de morir en el año 1912 había convertido a la ortodoxia a más de veinte mil japoneses, había traducido las Sagradas Escrituras al japonés e introdujo este idioma en la liturgia.

Esta Iglesia se ha visto expuesta a los acontecimientos bélicos entre Rusia y Japón, llegando a estar bajo la jurisdicción de la Iglesia Ortodoxa Rusa de América. Cuando en el año 1970, el Patriarca de Moscú la declaró autocéfala, retornó a la influencia moscovita aunque manteniendo su independencia. Aun así, el cabeza visible de esta Iglesia tiene que ser confirmado por el Patriarca de Moscú. La mayor parte de las Iglesias Ortodoxas, incluido el Patriarcado Ecuménico, no le reconocen esta autonomía.

Su Eminencia Daniel Iuda Ikuo Nushiro, arzobispo de Tokio y metropolitano de todo el Japón.

Su Eminencia Daniel Iuda Ikuo Nushiro, arzobispo de Tokio y metropolitano de todo el Japón.

Su cabeza visible es Su Eminencia Daniel Iuda Ikuo Nushiro, arzobispo de Tokio y metropolitano de todo el Japón. Su web es ésta.

Iglesia Ortodoxa China
Tiene sus orígenes en el año 1686, cuando el emperador chino acogió a un grupo de cosacos para que formaran su guardia personal. Ellos y sus descendientes asimilaron la cultura china pero mantuvieron su fe ortodoxa. En el siglo XIX, la Iglesia Ortodoxa Rusa envió misioneros a China, aunque las conversiones fueron muy pocas, pero después de la revolución bolchevique, muchos rusos emigraron a China, aumentando así la población ortodoxa, principalmente en Manchuria.

La situación cambió radicalmente cuando se produjo la revolución china y la Iglesia Ortodoxa, al igual que la Iglesia Católica, se vio perseguida y tuvo que huir. Aun así, en China continuaron unos treinta sacerdotes ortodoxos rusos y el Patriarcado de Moscú les reconoció su autonomía en el año 1957. De esta Iglesia se sabe muy poco y, al igual que la Iglesia Católica, cuenta con un numeroso grupo de mártires que han sido oficialmente canonizados.

Su Beatitud Sawa Michal Hrycuniak, metropolita de Varsovia y de toda Polonia.

Su Beatitud Sawa Michal Hrycuniak, metropolita de Varsovia y de toda Polonia.

Iglesia Ortodoxa Polaca
Cuando Polonia conquistó su independencia después de la Primera Guerra Mundial, en su territorio permanecieron más de cuatro millones de ortodoxos, la mayor parte de ellos, bielorrusos y ucranianos, dependientes del Patriarcado de Moscú. Pronto, entre el propio clero, surgió la idea de constituir una iglesia autocéfala, pero el propio arzobispo de Varsovia, partidario de esta idea, fue asesinado por un monje afín a Moscú. A raíz de esto, el gobierno polaco recurrió al Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, quién el 13 de noviembre de 1924 le concedió la autocefalía, que no fue reconocida por Moscú aduciendo una presunta interferencia anticanónica de Constantinopla en los asuntos internos de la Iglesia Rusa.

Esto fue fuente de discordia durante muchos años, no solo entre los propios ortodoxos, sino entre estos y los católicos polacos. Durante estos conflictos – recordemos que entre ellos hubo dos guerras mundiales – muchos templos ortodoxos fueron destruidos, siendo el propio metropolita católico ucraniano Andrés Sheptyckyj, quien tuvo que salir en defensa de los ortodoxos ante la intransigencia de los católicos polacos.

En el 1939, Rusia se anexionó una parte de Polonia y la iglesia ortodoxa polaca fue absorbida por Moscú, pero otra parte de Polonia pasó a dominio alemán; las hostilidades bélicas terminaron cuando los soviéticos conquistaron Varsovia en enero de 1945, pero no así para la Iglesia ortodoxa, que se vio perseguida no solo por los soviéticos sino también por sus satélites comunistas polacos. Esto fue aprovechado por el Patriarcado de Moscú para declarar nula la autocefalía concedida por Constantinopla. Desde entonces, existe una estrecha relación entre la jerarquía ortodoxa polaca y el Patriarcado de Moscú. Su cabeza visible es Su Beatitud Sawa Michal Hrycuniak, metropolita de Varsovia y de toda Polonia. Su web es ésta.

Iglesia Ortodoxa de Albania
El cristianismo llegó a Albania en el siglo IV y desde entonces se ha mantenido la fe, aunque dependiendo unas veces de Roma y otras de Constantinopla. En el año 1019, el emperador Basilio II puso a la diócesis de Albania bajo la jurisdicción de Ochrid en Macedonia y cuando esta fue suprimida, pasó a depender directamente de Constantinopla. Cuando en la Guerra de los Balcanes a inicios del siglo XX, Albania consiguió su independencia, se inició un movimiento de constitución de la Iglesia albanesa independiente, que no fue reconocida por Constantinopla, quién depuso a los obispos que habían sido consagrados de manera unilateral recurriendo a la jerarquía serbia y a la griega. Se inició así un cisma que duró hasta que Constantinopla reconoció oficialmente la autocefalía en el año 1937.

Su Beatitud Anastasios Yannulatos, arzobispo de Tirana, de Durrës y de toda Albania.

Su Beatitud Anastasios Yannulatos, arzobispo de Tirana, de Durrës y de toda Albania.

El gobierno comunista de Enver Hoxha la persiguió hasta casi aniquilarla y lo mismo hizo con el resto de religiones, asesinando a los clérigos católicos, ortodoxos y musulmanes y quemando templos y mezquitas. El arzobispo ortodoxo de Tirana murió en la cárcel en el año 1973. Cuando desapareció el gobierno comunista, no quedaba jerarquía ortodoxa, por lo que Constantinopla, reconociéndole nuevamente su autocefalía, puso al frente de la misma a un Exarca Patriarcal que era profesor en Atenas. Poco a poco esta iglesia ha ido creciendo, al igual que la Iglesia Católica de rito latino y la Iglesia Católica Uniata de rito bizantino.

Su cabeza visible es su Beatitud Anastasios Yannulatos – el profesor ateniense al que antes hemos mencionado – que es arzobispo de Tirana, de Durrës y de toda Albania. Su web es ésta.

Iglesia Ortodoxa Checa y Eslovaca
Cuando después de la Primera Guerra Mundial se constituyó Checoslovaquia, su población era mayoritariamente católica, pero poco a poco y por diversos motivos, parte de su clero y de sus fieles – casi un millón de personas – decidieron pasarse a la Ortodoxia, guiados por un sacerdote llamado Mateo Pavlik, que en el año 1921 fue consagrado obispo por la Iglesia Ortodoxa Serbia, cambiando su nombre de Mateo por el de Gorazd (está canonizado y es San Gorazd de Praga).

En el período comprendido entre las dos guerras mundiales, rivalizaron los patriarcados de Serbia y de Constantinopla a fin de “gobernar” a esta iglesia recién nacida. Esta lucha entre ambos patriarcados casi aniquiló a la rama constantinopolitana de la incipiente iglesia, cosa que fue aprovechado por el Patriarcado Serbio, que siempre se encontró con el rechazo de Gorazd que no quería ninguna intromisión serbia en su iglesia, llegando incluso a recurrir a Moscú, quién le envió un exarca. La autocefalía se la concedió el Patriarcado de Moscú en el mes de diciembre del año 1951.

Con motivo de la caída del régimen comunista y la creación de dos países independientes: Chequia y Eslovaquia, esta iglesia se ha reorganizado decidiendo dividir el territorio en dos provincias metropolitanas, aunque bajo un solo Santo Sínodo. Su cabeza visible es Su Beatitud Simeón, metropolita de todas las tierras checas y eslovacas. Su web es ésta.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es